‘Ecología y Biogeografía post posteriores a agosto de 2009’

Los suelos de los manglares y su fertilidad ante los huracanes y el ascenso del nivel del mar

 manglares-fertilidad-del-suelo-y-huracanes

Los Manglares y los autores del estudio: Fuente: Colaje Imágenes Google.

 Los ecosistemas litorales, generalmente muy dinámicos, protegen la costa de las adversidades causadas por los desastres naturales. Empero la naturaleza es sabia y el hombre no. Por talmotivo, las legislaciones con vistas proteger a ambos brillan por su ausencia o resultan ser muy deficientes. El papel de manglares y otras comunidades costeras, a menudo pantanosas, resultan ser la primera línea de defensa ante la erosión y desastres naturales que provienen de los mares y océanos. También lo serían ante el previsible aumento del nivel del mar frente al calentamiento climático. Empero deseamos disfrutar de la orillita del mar destrozándola, y con el transcurso del tiempo primero nos lamentamos, para a la postre volver a tropezar en la misma piedra. Y así, se estima que “La cobertura mundial de manglares se ha reducido a la mitad en un periodo de cuarenta años”. Erradicamos estas comunidades como si fueran malas hierbas. para a la postre llorar como plañideras de los estragos originados por los “desastres naturales”, que como veis no lo son tantoNosotros ocupamos actualmente el primer puesto en el ranquin de los eventos catastróficos.

 Pues bien, la noticia sobre la que versará el post que os mostramos hoy (en inglés y español-castellano) demuestra que, “seguramente” los suelos de los manglares y los ecosistemas que sobre ellos se asientan se necesitan mutuamente.  Ya hablemos de huracanes y tifones, aunque posiblemente también de tsunamis, estos eventos les proporcionan nutrientes imprescindibles como lo son el nitrógeno y el fósforo, entre otros. Del mismo modo, allí depositan sedimentos y los redistribuyen a la par que elevan las zonas afectadas sobre el nivel del mar, evitando la erosión costera, y el mentado ascenso de las aguas marinas. Tal aporte de nutrientes y materiales ayuda a restaurar o a la recuperación espontánea del ecosistema natural, obviamente si no existen otras obras humanas en sus alrededores que alteren tal dinámica natural, física y químicamente. De no ser así, pueden ocurrir los hechos que comenta la segunda entrevistada en la nota de prensa que podéis leer abajo, a la que no responderé aquí ya que tendría que explayarme en demasía. Tan solo diré que efectivamente puede haber huracanes tan devastadores como para dañar los manglares irreversiblemente, aunque para saberlo hay que dar tiempo al tiempo, ya que podrán tarderse varios decenios. También es cierto que pudieran generar floraciones algales. Sin embargo, los materiales marinos no atesoran ingentes cantidades de fósforo y nitrógeno, al contrario de lo que puede suceder a causa de nuestras que nuestras actividades y los residuos que allí se depositan. No se puede desear todo, ya que la naturaleza sigue su curso, al contrario que con harta frecuencia nuestros deseos y codicia.

 Interesante ejemplo de la importancia de los suelos en la auto-restauración de los ecosistemas tras padecer eventos catastróficos y causados por las manazas del ser humano.

 Juan José Ibáñez

 Continúa…..

(más…)

Etiquetas: , ,

Protistas del Suelo y Videojuegos

 protistas-del-suelo

Colaje: Fuente: Google Imágenes

 ¿Sabéis lo que es el Pac-Man?…. Y ¿Qué son los Protistas?. Según este estudio los segundos se comportan como los elementos de aquel primitivo videojuego.  Pululan por la matriz del suelo engullendo microbios y organismos más pequeños. Es decir los autores del estudio que os mostramos hoy constatan la manoseada frase darwiniana de que “el pez grande se come al chico?. Francamente no he leído frase más espuria desde hace mucho tiempo. Y así comenzaba la nota de prensa sobre la que versará este post, por lo que pasé a leer por encima el artículo original. Obviamente, ninguna mención al Pac-Man (la mente calenturioanta del púmillas). Veamos cómo funciona este entramado de “publicaciones salami”, haciendo uso de instrumental sofisticado, en este caso relacionado con la secuenciación genómica que, precisamente no aporta mucho a la taxonomía, en mi modesta opinión. Empero no saber de estas últimas ni del objeto de estudio no importa últimamente demasiado en esta lamentable Tecnociencia en la que se ha convertido la indagación investigadora. Pero reitero que leáis por favor en qué consisten esas denominadas publicaciones fragmentadas o Salami. Como investigador sé muy bien de que hablo y lamentablemente es una práctica bastante común. Ahora bien, darle al instrumental oneroso y sofisticado, para publicar varias artículos como este, uno para bacterias, otro para hongos y por ejemplo este: “La piel de la tierra es el hogar de protistas parecidos al Pac-Man”, si bien dicen poco más, se me antoja lamentable. Pero el problema no termina ahí. Entre los escasos comentarios que los autores vierten, se constatan muchas imprecisiones que convierten las conclusiones tanto en confusas como en confundentes. Pongamos algunos ejemplos.

Se dice, traducido al español castellano: “El mejor predictor de qué tipos de protistas existen en una muestra es la precipitación anual en el sitio. Esto puede parecer intuitivo porque los protistas dependen del agua para moverse”…. Y yo de mis pies para andar.  Tanto las bacterias como una inmensa cantidad de invertebrados del tipo de los tardígrados, nematodos, rotíferos, etc., son también taxones acuáticos. También dentro de los nematodos, por ejemplo, los rabditidos deambulan por la matriz del suelo ingiriendo microorganismos, si bien existen muchos más taxones, por supuesto. De hecho, se sabe mucho más de los protistas que lo que los autores desean que el lector considere. En consecuencia sobre la siguiente frase: “Como parte de un proyecto más grande para comprender todos los microbios en el suelo”, desde luego siguiendo esta línea de investigación, defiendo que ¡va a ser que no!, sino todo lo contrario, “vamos para atrás como los cangrejos”. Del mismo modo, discrepo abiertamente de este otra aseveración: “Identificar millones de protistas minúsculos en el suelo solía ser imposible, pero la tecnología desarrollada recientemente para clasificar protistas en función de su código genético permite caracterizarlos a gran escala.. De hecho la imposibilidad estribaba en que la taxonomía, desgraciadamente es otra disciplina actualmente considerada marginal, por lo que el número de expertos desciende en cada grupo taxonómico y especialmente, los que permanecen en activo, son tan escasos que pueden contarse con los dedos de una mano. Y que decir si algún insensato solicita financiación para obtener proyectos subvencionados de tal guisa. Ya podéis imaginaros, ni un centavo, salvo contadas excepciones. Empero estas técnicas de secuenciación masiva s.l., así como la obsesiva creencia que con instrumental sofisticado se soluciona todo, darán a muchos lectores la sensación del poderío tecnológico, de grandes logros y otras sandeces. Sin embargo, nadie puede enumerar rigurosamente cuantas especies biológicas en sentido estricto existen. Una cuestión es la variedad genética que se encuentra en el suelo de un taxa y otra bien distinta su número de especies.  El problema suele complicarse dada la falta de genomas de referencia del material genético (y su variabilidad inter e intra-específica) de tantos grupos taxonómicos casi todos los cuales engloban cientos o miles de especies conocidas. Y podría seguir y seguir……

Lo más pernicioso de este tipo de estudios estriba en que dan la impresión de que se progresa mucho mediante la tecnología, cuando en realidad no pasa de ser como “matar malamente moscas a cañonazos”. Primero el aprendizaje del conocimiento previamente adquirido, seguidamente la reflexión de cómo puede mejorarse  mediante las nuevas tecnologías. Empero da la impresión de que los autores se han saltado el primer e imprescindible requisito “conocimiento”. Dicen también haber muestreado 46 muestras de suelos de seis continentes. ¡Impresiona! ¿Verdad?. Empero tan hecho significa no más de ocho muestras por continentes, mientras la cantidad de hábitats y suelos, en cada uno de ellos es superlativamente mayor.  Como corolario cabe dudar de la densidad del muestreo y de su representatividad. Otra frasecita que me hace temblar “la acidez del suelo, en lugar de la precipitación, es lo que generalmente predice qué bacterias y hongos hay en el suelo”. Eso ya lo sabíamos desde hace decenios y algunos de los autores del presente estudio se aferraban a sus chupetes. En donde la acidez del suelo es mayor la razón hongos/bacterias tiende a crecer ¿vale?. También existen muchos Protistas que soportan el déficit hídrico y, con las más variadas estrategias, por lo que no van haciendo ñam-ñam a su alrededor. Me temo que o estos investigadores saben muy poco de biología del suelo, o intentan aparentarlo a toda costa.

En fin prefiero parar aquí, y ellos que sigan con sus intrascendentes de “publicaciones salami” en la línea de laTecnociencia. ¿Qué Dios nos pille confesados”. Quizás sus aserciones a nivel geográfico tengan algun valor, pero solo si son corroboradas desde distintas perpectivas. ¡así solo no!

 Juen José Ibáñez

Continua……

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Los suelos de Rapa Nui guardan el misterio del significado del Moai de la Isla de Pascua: La Agricultura

isla-da-pascua-fertilidad-suelos-rapa-nui

Isla de Pascua, Rapa Nuí, Moái, fertilidad de suelos, minería extractiva, sustentabilidad. Fuente: Colaje Imágenes Google.

 Y los Rapa Nui  imploraron a sus Dioses para que el suelo permitiera suministrarles alimentos con los que saciar su hambre, construyendo con gran esfuerzo monumentales esculturas. Y su Dios, conmovido, les recompensó su más que generoso trabajo, fertilizando los suelos justamente mediante tales monumentos.

Tal narración se asemeja a un fragmento de algún texto sagrado ¿verdad?. Pues va a ser que no. Se trata de una metáfora de lo que allí al parecer ocurrió. Trabajo duro en la cantera de donde extraían los materiales litológicos para crear sus obras escultóricas, que a le vez fertilizaban la tierra, dando lugar a la siembra de policultivos. Gran parte de la agricultura se encuentra justamente en el enclave de tal actividad extractiva. Más trabajo, más monumentos, más fertilidad del suelo, mayor producción agraria, sostenibilidad.

Esta es la curiosa historia de la isla de Pascua que nos narra el estudio que os mostramos hoy en dos versiones. La primera procede de USA y es más completa y rica en detalles, mientras que la segunda ha sido redactada en español, y como en los medios de comunicación de masas españoles la edafología les genera una seria alergia, pues ¡se nota, se nota!, con independencia de su potencial calidad. Añadimos una tercera noticia por su indudable interés.

La relación entre suelos y esta misteriosa cultura que, por la razón que sea, ha atraído tanta atención y actividad investigadora, por fin parece aclararse gracias a una estudiosa edafóloga. Los suelos y la agricultura son el corazón del secreto de las Islas de Pascua, tanto o más que los archiconocidos Moái. Prefiero que descubráis poco a poco esta asombrosa historia. Empero tan solo un brevísimo comentario. La minería extractiva, como podemos observar en la actualidad, contamina y genera  graves problemas medioambientales y de salud pública, aunque solo sea por ese polvo fino que es suspendido en el aire (las conocidas PM de diferente tamaño). También produce materiales que pueden llegar a degradar el paisaje. Pues bien, los Rapa Nui, lograron en parte por observación y en parte por serendipia que tales materiales y los desechos de ellos derivados, dieran lugar a que florecieran los alimentos. En fin….. eso si es sustentabilidad.

Otra nota de prensa reciente, que añado al final del post, defiende que la cultura isleña no colapsó, sino que siguió su curso, a pesar de las tropelías de sus conquistadores europeos. Por tanto, de ser cierto, sus costumbres serían sustentables, pero aparecieron los del viejo continente y …..

Os dejo pues con esta asombrosa historia de los Moái que levantaban los Rapa Nui, implorando a su dios o dioses, surgieron efecto, ya que Pascua significa “celebración”. ¿Islas de Pascua?

Juan José Ibáñez

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Castores Inundaciones, Humedales y Suelos Hídricos

castores-inundaciones-grande

Los castores y sus Presas en la Lucha contra las inundaciones, Fuente: Colaje Imágenes Google

 Las ripisilvas, esos frondosos bosques en galería que bordeaban los cauces fluviales de los ríos del hemisferio norte, atesoraban antaño unos grandes ingenieros, capaces de crear pequeñas presas con sus consiguientes humedales, e incluso cambiar los cursos de los ríos (ver una de las fotos del colaje que encabeza este post). Hoy, lamentablemente han desaparecido de gran parte de sus hábitats, debido al interés económico de su caza, como por ejemplo, la obtención de las apreciadas pieles de que hacen gala. ¿Quedarán ripisilvas en el mundo que no estén alteradas/transformadas por la acción humana, de un modo u otro?. Comienzo a dudarlo, salvo pequeños enclaves en áreas muy recónditas, despobladas y algún parque natural. No obstante, nos llegar noticias que, actuado como especies invasoras, en algunos lares, también se encuentran causando estagos puntualmente. ¿que paradoja, no?. Pues bien, nos ha llegado una nota de prensa que habla de la reintroducción del Castor con vistas a frenar las grandes inundaciones que pudieran avecinarse como consecuencia del cambio climático, a la par que paliar los efectos de las sequías. Si la segunda opción resulta más que razonable, temenos que la primera quizás “podría” acarrear consecuencias no deseables. Todo dependerá de las propiedades del enclave, su ubicación, instalación y monitoreo. En principio, devolver esta interesante especie a la naturaleza y nichos ecológicos habituales, creadora de hábitats propios que en el pasado desaparecieron junto con estos roedores se me antoja una noticia excelente. Ahora bien, como podréis analizar en la nota de prensa y otro material adicional que os proporciono hoy, la cohabitación de los seres humanos y los castores, ha sido y sigue siendo un tanto problemática. Estos pequeños mamíferos construyen presas en donde se estanca el agua, creando ambientes también propicios para otras especies y como corolario incrementando la biodiversidad. Tales “estanques” ayudan a regular el caudal, aumentando la humedad ambiental, propiciando la génesis de pequeños humedales y, como no suelos hídricos y posiblemente Gleysoles en enclaves que carecían de ellos (incremento de la edafodiversidad y todo lo que acarrea), como mínimo desde hace muchas décadas e incluso siglos. Ahora bien, otro tema distinto es su valor con vistas a paliar los efectos de las inundaciones, cuestión muy debatida desde hace décadas. Si la noticia que os proporcionamos hoy, traducida del suajili al español-castellano por nuestra cuenta (google), se titula “Castores, los aliados contra las inundaciones en Reino Unido”, también podéis encontrar otras de la siguiente guisa: “Matan a todos los castores de un río, acusados de provocar inundaciones” ¿¿??.  Terminada la entradilla podréis entender las razones, al leer el material que os incluimos abajo. Resulta difícil de entender que tal iniciativa pro-castores, una entre otras cientos de ellas que se llevaron a cabo en el pasado, resurja como una acción novedosa y más aún se ofrezcan razones que de hecho siguen siendo muy debatidas por otros colegas.

 Volvemos a la cantinela de siempre. Al “calor del calentamiento climático: ¡todo vale”” Reitero que en materia de preservación nada que objetar, excepto su novedad, ya que no atesora niunguna. Ahora bien, en lo concerniente a paliar o evitar el efecto de las inundaciones esperemos que a sus promotores “no les salga el tiro por la culata”. Empero como os deje ya comienzan a surgir las evidencias. Por favor, buscar en Internet, Barrunto que la idea de estos últimos debíó consistir en la mentada introducción de una especie extinguida en sus ecosistemas, aunque como en otoño de 2019,  llovió en demasiá sobre UK, dando lugar a serias inundaciones, lo más estratégico debieron pensar era “vender gato por libre” o “castor por inundación”.

 Os dejamos ya con la nota de prensa traducida por nosotros, así como el material adicional aludido.

 Juan José Ibáñez

 Continúa…..

  (más…)

Etiquetas: , , , , ,

Degradación ecológica de los márgenes Fluviales: Erosión, Contaminación, Obras de Acondicionamiento

ripisivas-erosion-contaminacion

Erosión de los márgenes fluviales, contaminación y degradación de los ecosistemas fluviales y la calidad de las Guas: Fuente: Colaje Imágenes Google.

 Hemos coinvertido el sistema cardiovascular de Gaia en un estercolero que da síntomas, no ya de enfermedad sino de deterioro prácticamente irreversible.  Al margen de desastres naturales y antrópicos, la vida de nuestros ríos enferma debido a su elevada contaminación y también a la erosión. Ya nadie duda que todo ha sido motivado por las prácticas de manejo de la agricultura industrial, que ha persistido tanto el abuso en la aplicación de agroquímicos, como en no respetar la extensión natural de las ripisilvas que bordeaban los márgenes fluviales, los caudales ecológicos, todo tipo de obras de acondicionamiento, así como soslayar cualquier principio de precaución. Desde el punto de vista social y natural, no cabe la menor duda que la ingente cantidad de pesticidas y fertilizantes que son vertidos sin control, o mal depurados, resulta ser de suma gravedad.  Ahora bien, la erosión de los márgenes fluviales, también resulta ser devastadora.

Durante las últimas décadas del siglo XX, los procesos de erosión y desertificación despertaron en el sur de Europa un gran interés, siendo su estudio científico y monitoreo, financiado generosamente por las autoridades científicas, tanto nacionales como continentales. Sin embargo, recuerdo que gran parte de la investigación se ha venido realizando en laderas y microcuencas experimentales, soslayando casi siempre la de los márgenes fluviales. En países con déficits hídricos, la construcción de presas y embalses ha sido una bendición en lo concerniente a la producción de alimentos, aunque nefasta desde el punto de vista ecológico. Abajo os dejo unos post previos en los que explico el problema con mayor minuciosidad. Recientemente, se ha observado que la erosión de los bordes de los ríos, con la consiguiente producción y liberación al cauce de los sedimentos producidos es de suma gravedad en áreas agrarias. Empero en lugar de restaurar las ripisilvas, que era lo más racional y económico, se han construido los más variopintos tipos de infraestructuras, como esos asombrosos, ridículos y onerosos “filtros vegetativos (ver post abajo). Es decir mejor desviar el dinero hacia infraestructuras innecesarias, que restaurar lo que jamás debió degradarse, que además, suele ser más económico y saludable para Gaia y el Hombre.

Pues bien la noticia que os vamos ofrecer hoy explica palmariamente que la erosión de los márgenes fluviales sigue siendo un problema de primera magnitud ambiental en ciertas áreas, superando al ocasionado por la contaminación. La única objeción a las conclusiones de los autores (y me refiero a la nota de prensa, que no al artículo original) ha consistido “once again” en generalizar los resultados. La erosión puede alterar más las comunidades de macro-invertebrados fluviales en algunas ocasiones, pero lo contrario también es cierto en otras.  Tampoco debemos soslayar el periodo de monitoreo, porque nos podemos llevar muchas sorpresas: a veces la contaminación y otras la sedimentación de los materiales previamente erosionados. Sin embargo, el desastre ha llegado a tal punto, como para que la restauración ecológica sea denostada por los ciudadanos, cuando son afectados por inundaciones. Parece que nos olvidamos, pero debemos recordar, que cuando tan hecho ocurre, en buena parte ha sido propiciado por nuestra sociedad. como por ejemplo, una expansión del sellado urbano desmesurada y paupérrimamente planificada. Cabría recordar que las ripisilvas frenan la erosión y a la vez depuran parte de los contaminantes que se vierten  a los ríos desde los espacios agrarios circundantes.

¡Mal está lo que mal acaba!.

Juan José Ibáñez

Continúa……..

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

El Guano, una genuina piedra preciosa: ¿Gaia y Gea son una sola unidad indivisible

triazolita-guano

¿La triazolita es el Guano?. Fuente Colega imágenes Google: Triazolita, descubierta en Chile, se cree que derivó del guano de cormoranes

 Ya os explique en otro post el hermoso, fructifero y heurístico  progreso científico del que goza actualmente la mineralogía. ¿Lo sabías?. Claro que la mayoría posiblemente no, ya que este tipo de estudios no interesan a los medios de comunicación de masas. Sin embargo, lo he venido explicando en post como el siguiente: “Diversidad de los minerales de La Tierra y sus relaciones con la vida”. Redactando esta entradilla, así como recopilando el material suplementario (que no menor ni en cantidad ni en calidad) que os expongo abajo, hoy si he disfrutado a lo grande. Espero que a vosotros os ocurra lo mismo.

Ciertamente este post podía haber dado lugar a tres o cuatro adicionales, sin embargo a fecha de su redacción (14 de noviembre de 2019) me he visto obligado a evitarlo, por cuanto una parte muy interesante del mismo, aunque no la mayoritaria, ha sido publicado bajo copyright en un fascinante artículo de National Geographic. Más concretamente hablo del siguiente: “Las rocas de la Tierra pueden absorber una cantidad de carbono impresionante”. Os recomiendo que lo leáis completo, sin perderos detalle. Personalmente editaré mi post reproduciendo unos pequeños fragmentos de este último exclusivamente. No se trata de hacer competencia ilegal (yo saldría perdiendo y además detesto tales actitudes) sino recordar a los amantes de las ciencias del suelo unos descubrimientos que me han fascinado, especialmente por su belleza. Esa es la razón por la que suelo dilatar un año, o más, muchos de mis post sobre las noticias originales. No intento aprovecharme de nadie, sino reflexionar sobre ciertos hechos científicos reemplazando la novedad del tema, por la reflexión e informaciones posteriores que pudieran contradecir a los cazadores de noticias de última hora. Espero que desde National Geographic se entienda mi posición. Tampoco hago uso de su maravilloso museo de fotografías. Eso si, gran parte del texto ,lo he obtenido de páginas Web y traducido por mi incompetente amigo Google Translate, retocado un poco. Pero a lo que vamos.

En un post previo ya hablé de la importancia de ese formidable fertilizante natural al que en España se denomina Nitrato de Chile (Las Aves y los Suelos (Suelos Ornitogénico): El valor del Guano). Por casualidad, repasando otras notas de prensa topé con una que mostraba un mineral precioso, de nombre estrambótico y el vocablo guano. Me despertó la curiosidad, indagué …. y esta vez (¡uno de esos casos excepcionales que me ocurren de vez en cuando!) causó mi regocijo.  Dado que tenéis material más que de sobra como para entender el valor de lo descubierto, me limitaré a elaborar unos breves comentarios.

Cuando este abono o suelo ornitogenético se deposita en los fondos marinos, cerca de las zonas de subducción de la tectónica de placas, se sumerge en el manto terrestre, sufriendo todo tipo de transformaciones hasta convertirse en un mineral hermoso. Se han descubierto otros muchos en ese ambiente, como podréis leer tanto abajo, como  en el post sobre diversidad mineral previamente enlazado y que redacté hace ya más de tres años. Curiosamente, uno de los interlocutores vuelve a ser el mismo. Reitero que me fascina este tipo llamado Robert Hazen, en su forma de capitanear la mineralogía por unos derroteros que los denominados expertos en geodiversidad debían seguir, aunque ni siquiera lo citan, como en el caso de la edafodiversidad. Si se quiere inventariar la geodiversidad, hay que seguir sus pasos y los míos, antes de acomodarse sobre unas plataformas teóricas enclenques que no conducen, se mire por donde se mire, al progreso de la ciencia. Pues sí, Gea convierte las heces del guano del cormorán en piedras preciosas y otras sustancias cerrando un círculo fascinante, si las conclusiones obtenidas hasta la fecha por el proyecto DCO (Deep carbón Observatory) son corroboradas.

Como veréis abajo,  los autores dicen constatar que existe mucha más vida y biomasa en las profundidades de la litosfera y el manto terrestre (debajo del suelo), que entre este los recursos edáficos y biosféricos conjuntamente. Del mismo modo, postulan la génesis abiótica de ingentes considerables cantidades de hidrocarburos como el metano, o que también en el seno de este planeta existe más agua acumulada que en su superficie.   Pues bien la génesis del mineral que procede del guano, se produce justamente en donde la ciencia cree que se genera la mayor concentración de diamantes.

La documentación que he leído da lugar a preguntase cuestiones muy relevantes que, en un futuro necesitarán respuesta por parte de la ciencia. Por ejemplo: (i) ¿la vida se originó y evolucionó en las profundidades del planeta?; (ii) ¿realmente podemos defender que el ecosistema más grande de la Tierra se encuentre a decenas y centenares de Km de profundidad?; (iii) puede ser este cosmos subterráneo el lugar donde pudo/puede originarse la vida en otros planetas?. Finalmente Robert Hazen afirma, quizás con cierta ligereza: “Ahora comprendemos que la biosfera y la geosfera terrestres son un sistema integrado y complejo, y que el carbono es la clave. Idea más que sugerente pero que habrá que plantearse con más datos y reflexión.

Os dejo con el material mentado, estando seguro que os fascinará.

Juan José Ibáñez

Continua……….

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

LA MATERIA ORGÁNICA DEL SUELO: COMPONENTE IMPRESCINDIBLE DEL PLANETA

som-antonio-y-concha

Fuente: Composición ofrecida por los autores de este post

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en su cartel conmemorativo del año internacional del suelo en 2015, contempla los siguientes once servicios ecosistémicos del suelo: regulación del clima; ciclo de nutrientes; hábitat de organismos; regulación de inundaciones; fuente de productos farmacéuticos y recursos genéticos; base de infraestructuras humanas; suministro de materiales para la construcción; herencia cultural; suministro de alimentos, fibras y combustibles; retención de carbono; purificación del agua y, por último, reducción de la contaminación.

La importancia del suelo, por tanto, para el desarrollo de la vida en el planeta es fundamental, por lo que parece lógico pensar que el suelo es un recurso natural que las políticas de los países deberían cuidar y conservar.  Sin embargo, no es así, la degradación de los suelos debido a la erosión, el agotamiento de los nutrientes, la pérdida de carbono orgánico, el cambio de uso, o, el sellado, entre otras agresiones, son algunos de los problemas más importantes que afectan a grandes extensiones, y a los que no se les está dando la importancia que requieren. De hecho, y según informes publicados por la FAO: “la erosión se lleva de 25 a 40 000 millones de toneladas de la capa arable del suelo (depósito de la materia orgánica) cada año, lo que reduce significativamente los rendimientos de los cultivos y la capacidad del suelo para almacenar y completar el ciclo del carbono, los nutrientes y el agua”. Esta pérdida de rendimiento sería equivalente a eliminar 1,5 millones de kilómetros cuadrados de tierras agrícolas o, aproximadamente, toda la tierra cultivable en la India.

La materia orgánica del suelo es un elemento clave de la calidad del suelo porque regula muchas de sus funciones básicas  tales como: el almacenamiento de carbono; el almacenamiento y disponibilidad de los nutrientes para las plantas; la biodiversidad del suelo; porosidad; estructura; aireación; capacidad de retención de agua; conductividad hídrica; calor y temperatura del suelo.

La cantidad y el tipo de materia orgánica representa uno de los mayores bienes de que dispone el planeta para la supervivencia de las especies, incluida la especie humana. En 2009 la revista NATURE publica un artículo, encabezado por Johm Rockström, del Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo (Suecia), titulado “Un espacio operativo seguro para la humanidad”, donde se identifican y cuantifican que límites planetarios no se deben transgredir para ayudar a evitar que las actividades humanas provoquen un cambio ambiental inaceptable. Propone nueve procesos del sistema terrestre y los umbrales asociados. Dice que es necesario definir los límites planetarios para: el cambio climático; la tasa de pérdida de biodiversidad (terrestre y marina); la interferencia con los ciclos del nitrógeno y del fósforo; el agotamiento del ozono estratosférico, la acidificación oceánica; el uso global de agua dulce; el cambio de uso de la tierra; la contaminación química y la carga de aerosoles atmosféricos.

De las nueve propuestas, en cuatro interviene de forma decisiva la materia orgánica del suelo: cambio climático; tasa de pérdida de biodiversidad; interferencia del ciclo del nitrógeno y del fosforo y cambio de uso del suelo. Analizaremos, brevemente, como interviene la materia orgánica en estos procesos.

La relación entre la materia orgánica y el carbono orgánico es conocida desde hace décadas cuando se analiza la fertilidad de los suelos. Es más reciente el conocimiento de cuál es el papel que juega el carbono orgánico en relación con el cambio climático y su influencia en el control del CO2 atmosférico. Hoy se sabe, que el carbono del suelo representa casi tres veces el carbono de la atmósfera, y cuatro veces el carbono de la biomasa de las plantas. Luego los suelos son sumideros y reservorios de carbono, de hecho, el suelo es el segundo reservorio de carbono terrestre (tras las bolsas de petróleo) con un contenido total de 2500 billones de toneladas en los primeros dos metros de profundidad. La estabilidad y la sostenibilidad a largo plazo de la incorporación de este carbono dependen, en gran medida, de la mejora de las prácticas y técnicas agrícolas que permitan asegurar que los ingresos de carbono sean mayores que las pérdidas de este elemento por mineralización.

En cuanto a la tasa de pérdida de biodiversidad del suelo, tal es su importancia que fue el objeto en la campaña conmemorativa del día mundial del suelo del año 2020 “Mantengamos vivo el suelo, protejamos la biodiversidad del suelo” y que, próximamente, se plasmará en la celebración del Simposio Mundial sobre la Biodiversidad del Suelo (GSOBI21). Durante tal evento se intentarán alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible a través de la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad del suelo, ya que muchos investigadores afirman que la pérdida de biodiversidad, es una amenaza mayor que el cambio climático.

El suelo es uno de los ecosistemas más complejos de la naturaleza y uno de los hábitats más diversos de la tierra. Albergan más del 25% de la biodiversidad de nuestro planeta, no hay ningún lugar de la naturaleza con una mayor concentración de especies, un solo gramo de suelo puede albergar millones de seres vivos y varios miles de especies de bacterias. Sin embargo, esta biodiversidad apenas se conoce, actualmente, solo se ha descrito el 1% de las especies de microorganismos del suelo. No obstante, el desarrollo de tecnologías moleculares está ayudando a caracterizar y cuantificar la biodiversidad del suelo a diferentes escalas, lo que abre grandes expectativas.

Todos estos organismos interactúan entre sí y contribuyen de forma decisiva en los ciclos globales que hacen posible la vida; son almacén de carbono y descomponen ciertos contaminantes, entre otros procesos. Si estas interacciones se interrumpen pueden causar un impacto irreversible para la vida en la tierra incluidos los humanos.

En relación a los ciclos de nutrientes, tres son los elementos, en sus distintos estados, que mantienen viva la planta y a los organismos, y que se definen como nutrientes primarios: nitrógeno, fósforo y potasio, sin ellos el reino vegetal y animal no podrían desarrollarse. Estos elementos forman parte de: aminoácidos, proteínas, ácidos nucleicos, enzimas, coenzimas y clorofila. La trasformación de nitrógeno orgánico en amonio (NH4+) y nitrato (NO3-), que son las formas asimilables por las plantas, se hace con la colaboración de Nitrosomonas y Nitrobacter, bacterias que se desarrollan en suelo. Por su parte el P es absorbido por la planta principalmente como ion ortofosfato primario (H2 PO4- ), pero también se absorbe como ion fosfato secundario (HPO42-), la absorción de esta última forma se incrementa a medida que aumenta el pH.  Aunque, en el ciclo global de este elemento a largo plazo dentro de los sistemas terrestres, el P biodisponible proviene principalmente de la meteorización de rocas que contienen fósforo, son los microorganismos del suelo quienes actúan como sumideros y fuentes de fósforo disponible a corto plazo, en este punto la transformación del fósforo es química, biológica o microbiológica. Tanto las modificaciones del nitrógeno orgánico como las del fósforo inorgánico son procesos que forman parte de las reacciones que tienen lugar en el suelo para trasformar la materia orgánica fresca en asimilable. La interferencia humana en estos ciclos está generando un daño irreversible en los ecosistemas terrestres. La modificación antropogénica en el ciclo del nitrógeno es aún mayor que la modificación que se provoca en el ciclo del carbono. En la actualidad, las actividades humanas convierten más N2 de la atmósfera en formas reactivas que todos los procesos terrestres naturales combinados. Gran parte de este nuevo nitrógeno reactivo incrementa los procesos de eutrofización en la hidrosfera alterando los sistemas acuáticos más allá de los límites permitidos.

Otro de los motivos de alarma es el cambio de uso del suelo que se está convirtiendo en un problema a nivel global, pues sucede cada vez en un mayor número de países. Este hecho se produce porque el suelo está directamente relacionado con los contextos sociales y económicos de los territorios. Guerras, emigración, construcción de infraestructuras de forma desordenada, son algunos de los motivos analizados, pero tampoco podemos olvidar un hecho cada vez más importante, y es el abandono de las tierras de labor debido a la expansión de las ciudades que obliga a ampliar la línea perimetral de influencia sobre los suelos cercanos a ellas. Con relación a esto, según datos que aparecen publicado en la Agenda 2030 de la ONU, en su Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) Nº 11 “Ciudades y Comunidades Sostenibles”, se puede leer: “el número de habitantes que viven en las ciudades se estima en 3500 millones, es decir, la mitad de la población mundial, y se espera que para 2030 se llegue a los 5000 millones”. Esto supone que las funciones de las tierras periurbanas se modifican a un ritmo superior al que le impone las nuevas exigencias ecosistémicas. El cambio de uso de forestal a agrícola, o de este a urbano, modifica muchas de sus propiedades, y entre otras, y de forma significativa, la funcionalidad de la materia orgánica.

A modo de conclusión se puede resumir que la materia orgánica del suelo depende: del contenido de carbono que está relacionado con el cambio climático, de la actividad microbiana y su funcionalidad que está relacionada con la biodiversidad y el ciclo de nutrientes, de las condiciones del sitio y las prácticas de manejo que determinan el uso del suelo. Si alguno de estos factores se ven afectados, de forma perentoria, por actividades antrópicas, la materia orgánica perdería su capacidad de regular el ciclo de la vida en el planeta tierra.

Antonio López Lafuente

Concepción González Huecas

Etiquetas: , , , , ,

El Índice de Coherencia de Políticas para el Desarrollo Sostenible (ICPDS)

indice-de-coherencia-de-politicas-para-el-desarrollo-sostenible-icpds

Fuente: Índice de Coherencia de Políticas para el Desarrollo Sostenible (ICPDS)

 “No hay ningún país que sea coherente con su modelo de desarrollo”

 El Índice de Coherencia de Políticas para el Desarrollo Sostenible (ICPDS) se me antoja como una idea fantástica, al menos si se compara con los índices de que hemos hecho uso hasta la fecha y de los que da fe las dos noticias que os expongo hoy. ¡Bien venido sea!. Al menos, a partir de ahora, atesoraremos unas cifras menos filibusteras, entre las cuales comienza a vislumbrarse las diferencias entre la verdad y la posverdad. No obstante debemos advertir que el verdadero interés, en mi opinión, reside en no contentarse holgazanamente con cotejar el valor que alcanza el índice en cada país, sino analizar los factores y variables implicados detenidamente, a la hora de calcularlo. Así, por ejemplo, aunque España aparezca en esta ocasión en novena posición, fíjense en el varapalo que recibe en la página Web Economía Crítica y Crítica de la Economía que ha realizado parte de esta tarea, por lo que su coherencia en políticas de desarrollo sostenible deja mucho que desear. Del mismo modo, en materia ambiental, obsérvese en la página Web correspondiente el lamentable valor de la componente medioambiental de Noruega y con razón. Y ambos países se encuentran en el Top Ten. Sin embargo, su verdadero valor, en mi opinión, no procede tan solo en contentarse con visionar el valor que alcanza el índice en cada país y contemplarlo, sino en analizar los factores implicados detenidamente. Por lo que en general la coherencia en políticas de desarrollo sostenible deja mucho que desear. Reitero que deja constancia de la hipocresía de los países poderosos que quieren imponer sus leyes por la fuerza del dinero y no por haber cumplido sus deberes. Francamente el material es muy interesante y habla por sí solo. El verdadero problema estribara tanto en ir mejorándolo, como pero más aún que se haga popular entre los medios de comunicación, la clase política y como no los ciudadanos. De este modo podemos saber “un poco mejor” quien es quien y que patrañas nos intentan vender. Al margen de describir el índice, por favor entrar en los enlaces a las páginas oficiales al final de la interesante nota de prensa que ofrece Diario Publico.

Comenzamos la entradilla con una frase rotunda que cita Diario Publico en su nota de prensa titulada: “Más allá del PIB: el índice que mide la coherencia de la economía con el medio ambiente y los derechos humanos”, que reproducimos abajo. Buena idea a expensar de analizar, personalmente, como han fraguado el índice, ya que no existe ninguno que sea un fiel reflejo de la cruda realidad en la que vivimos. Eso sí, los hay tramposos, muy engañosos, malos, regulares y aceptables.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Holoceno: Erosión y Actividad Antrópica (A vueltas con el Supuesto Antropoceno)

holoceno-eosion-y-antropoceno

Holoceno, Erosión y Antropoceno y Erosión Fuente: Imágenes Google

La noticia sobre la que versa el post de hoy atesora su interés, si bien cabrían matizar las conclusiones a las que llegan sus los autores. Según el estudio, se han detectado claros síntomas de que (i) la erosión del suelo a escala mundial ha aumentado ostensiblemente desde hace 10.000 años, es decir desde los albores del Holoceno y (ii) tal perdida de suelo se aceleró dramáticamente durante los últimos 3.000-4000 años, debido a la deforestación y enormes cambios de los usos del suelo alrededor de todo el mundo. Por ejemplo, uno de los autores del artículo científico, manifestó al entrevistarle: “Mucho antes de las influencias más recientes y abruptas de las emisiones de gases de efecto invernadero, las actividades humanas deben haber influido en el medio ambiente mundial hace ya 4.000 años“. ¡Como mínimo diría yo!. La investigación llevada a cabo analiza la cronoestratigrafía de lagos, ya que a ellos van a parar los sedimentos erosionados de las laderas. También datos y fechas se antojan coherentes por lo que conocemos de nuestra historia hasta la fecha. Nada que objetar. No obstante habría que matizar algunas cuestiones que vertidas en la nota de prensa. Tan solo reseño cinco: (i) los sedimentos lacustres, como los suelos, sufren procesos de bioturbación que pueden llegar a enmascarar o alterar ciertas rasgos relevantes por alterarse la cronosecuencia estratigráfica; (ii) los sedimentos sufren una decantación granulométrica desde los bordes de las lagunas hacía sus centros, no siendo pues homogénea en toda la extensión de la masa de agua; (iii) Los lagos y lagunas se encuentran fundamentalmente en paisajes montañosos y/o fuertemente ondulados, no siendo “exactamente” representativos del impacto del hombre sobre la edafosfera global; (iv) cambios climáticos menores, como también los propios usos del suelo por la acción del hombre alteran las fronteras de estos cuerpos de agua con el tiempo, por lo que la instantánea que ofrecen hoy no tiene porqué ser representativa de morfologías previas, cuando no han sido borradas totalmente al colmatarse de materiales; (v) en la nota de prensa no se menta nada en absoluto de restos orgánicos como carbones, indicativos del uso del territorio incluido el fuego e incendios forestales en las laderas. Del mismo modo, en los espacios geográficos planos este tipo de proceso erosivo, es mucho menos representativo, pudiendo ser la erosión eólica la más relevante.  En otras palabras, la detección de la erosión en sedimentos lacustres es un aceptable indicador del impacto del hombre sobre la cobertura de suelos, pero no el único. Es decir nos da una imagen, que debiera ser completada por otro tipo de estudios.

El aumento de tal erosión, es lógica desde el origen de la agricultura, tanto por su  impacto directo, como por permitir un crecimiento demográfico casi explosivo respecto a los poblamientos de cazadores/recolectores. Cabría recapacitar acerca de si el Neolítico surgió tan sincrónicamente en todos los continentes como sugieren las fechas “citadas en la nota de prensa”.

Y como corolario de todo ello, volemos una vez más al tema del Antropoceno (ver relación de post previos abajo). Una de dos, o hacemos equivaler el Antropoceno con el Neolítico o cambiamos a este último la denominación por el primero, soslayando la plausible posibilidad de fijar su límite en el propio Holoceno, según otras evidencias científicas.  Personalmente, defiendo borrar del mapa “formal” el  concepto del Antropoceno o usarlo simplemente de forma coloquial. Cuando los científicos nos ponemos a rizar el rizo, la sociedad termina confundida, perdiéndose de paso financiación y energía que debería dirigirse hacia fines más útiles, ya sea de ciencia básica y/o aplicada. Antropoceno = capricho de moda y oportunidad mediática, sin una base científica clara.  En el siglo XIX, no cabe duda, la transformeción de la biosfera se recrudeció brutalmente, empero la faz de la Tiarra ya había cambiado miles de años antes.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Suelos, Arqueología, Paleontología y Cartografía Predictiva

artefactos-de-valor-cultural-enterrados-bajo-el-suelo

Artefactos de valor cultural enterrados bajo el suelo. Fuente: Colaje Google Imágenes

Ya os informamos en algunos post previos (ver relación abajo) como, al preservar los suelos, también lo hacemos con el patrimonio biológico, geológico y cultural. Si bien el primero de ellos es ya motivo de interés por parte de la comunidad científica, no ocurre lo mismo con el segundo y tercero. El estudio de la preservación de los suelos, como parte indisociable del patrimonio geológico, resulta ser lamentable y especialmente, en este caso concreto, las responsabilidades deben recaer sobre la propia comunidad científica.  En años 2019 publiqué dos artículos en revistas importantes (detesto el vocablo “excelencia”) sobre el tema, por lo que actualmente debo ser un tanto odiado por los expertos en geodiversidad. Tan solo mentar que debía hacerlo y lo hice, por el bien de todos de ellos, como también de los edafólogos. Esperemos que alguno aprenda la lección y se recapacite sobre el tema.

Por lo que respecta al patrimonio cultural/arqueológico/paleontológico que se esconde en el suelo y regolito, el tema es más complejo, ya que previamente los arqueólogos deben interesarse por los conocimientos de los edafólogos e incorporarlos a su equipo. También pudiera ser que expertos en las ciencias del suelo avezados las materias mentadas, descubran en sus trabajos de campo algún resto del pasado en los suelos e informen oportunamente a los arqueólogos. Empero este último caso debe ocurrir en un menor número de ocasiones, ya que muchos de nosotros o (i) no tenemos estudios sobre arqueología y paleología y (ii) nos podemos topar con tales tesoros al excavar zanjas y calicatas, es decir justamente cuando estamos alterando/destruyendo ese antiguo y potencial preciado material en la secuencia. Hablamos de restos culturales y paleontológicos de toda índole, desde artefactos culturales hasta restos funerarios y orgánicos de la más variada naturaleza. Es de esperar que en un futuro todos los edafólogos de campo dispongan de sensores sobre el terreno que nos informan antes de excavar si podemos encontrarnos materiales inesperados, debiendo de realizar la tarea con sumo cuidado. Hoy por hoy su precio es prohibitivo para la mayoría de los colegas.

En lo concerniente al patrimonio cultural, personalmente si he sido testigo de campo de varios estudios interesantes (al margen de alguna que otra publicación teórica), si bien, hoy por hoy es prácticamente terra incognita. La razón estriba en la falta de formación de los edafólogos para participar en estudios transdisciplinares, así como por el desconocimiento de lo que podemos aportar a las materias mentadas. Sin embargo, hoy os presento un caso un tanto idiosincrático.   En esta ocasión no hablamos de nota de prensa sino de un artículo científico original realizado por colegas que yo conozco: “Predecir la preservación de artefactos culturales y materiales enterrados en el suelo. La aportación se encuentra redactada en inglés, permitiéndome traducir al español-castellano el resumen, así como los ¡¡reflejos!!. También cabe señalar que el documento original se encuentra en acceso abierto y podéis adquirirlo sin costo alguno. Por ejemplo, los autores mentan: ““Este estudio identifica las propiedades del material y del suelo que afectan a la preservación, relacionándolas con los tipos de suelo; evaluando sus capacidades de conservar huesos, dientes y conchas, materiales orgánicos, metales (Au, Ag, Cu, Fe, Pb y bronce), cerámica, vidrio y evidencias estratigráficas. La preservación de Au, Pb, así como la de cerámica, vidrio y fitolitos es buena en la mayoría de los suelos, pero las tasas de degradación de otros materiales (por ejemplo, Fe y materiales orgánicos) se encuentran fuertemente influenciadas por el tipo de suelo.

Conozco bien al primero de los autores, Mark Kibblewhite, y francamente no confraternizamos precisamente, sino que más bien guerreamos y mucho, pero hace años.  Todos los investigadores firmantes, o son edafólogos, o se encuentran más cerca de tal actividad que de las que conciernen a los restos del pasado. Pero Mark, en su momento, demostró ser muy astuto, aprovechando la ocasión de participar en el Buró Europeo de Suelos para poder “empoderarse” de la cartografía digital y bases de datos de suelos de toda Europa, aun no publicadas por aquél entonces. Por tal razón, puede entenderse el término “predictivo” de la frase que ya he reproducido. Debido a que diferentes los tipos de suelos preservan mejor o peor ciertos restos arqueológicos que otros, el mapa que habíamos hecho centenares de edafólogos le permitió realizar este ensayo metodológico. Más aun, como apenas existe bibliografía al respecto….. Hubiera sido deseable la participación de paleontólogos y arqueólogos pero, por la razón que fuera, no sucedió.

Con independencia de mis dudas sobre el poder predictivo de la metodología que relatan los autores, existen sentencias muy generales y de interés que pueden ser de interés para muchos de vosotros. Sería deseable que comenzáramos a formar expertos en el tema, para lo cual habría que contar con los de las otras disciplinas mentadas.

Juan José Ibáñez

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,