‘Curso Básico sobre Filosofía de la Tecnociencia’

Tecnociencia: Definición y Propósito

tecnociencia-critica 

Análisis Crítico de la Tecnociencia. Fuente: Colaje imágenes Google

Desconozco porqué Google ha eliminado este post de sus búsquedas. Me gustaría saber la razón y estoy abierta a que me comenten la razón, por lo que vuelvo a editarla.

Tras nuestros dos post previos del Curso Básico de Filosofía de la Tecnociencia, ha llegado ya la hora de entrar en materia. Por lo tanto, en esta entrada he escogido algún material del que ya os hable en el post anterior al objeto de explicaros que entienden diversos expertos sobre el concepto y la esencia de les tecnociencias.  Comenzaremos con el fragmento de texto de Javier Echeverría, siguiendo después con la proporcionada por la Wikipedia española. Debido a que esta última resulta ser extremadamente parca, hemos traducido también  algunos párrafos de la inglesa, mucho más prolífica en su descripción. Finalmente también capturamos algunos párrafos de otros autores. Cabe recordaros que toda la bibliografía que abajo leeréis fue puesta a vuestra disposición en la entrega precedente).

Seamos claros, siempre se había defendido, y la filosofía de la ciencia también lo avala, que la actividad tecnocientífica resultaba ser la búsqueda del hombre por acercarse a comprender mejor el mundo. Ahora resulta que la tecnociencia “da la vuelta a la tortilla” ofreciendo una imagen estrictamente utilitarista del saber científico. Empero el panorama se enturbia más, al soterrar bajo el suelo la actividad investigadora, tal “pilares invisibles”, sobre los que sustenta la tecnociencia. Somos peones al servicio del poder económico, empresarial, militar y político, entre otros muchos. La ciencia ya no es un fin, sino un medio de dominación por la dictadura financiera, las multinacionales y los poderes fácticos en general que, como todos sabéis, son esencial y apasionadamente altruistas. ¿¿??.

Déjenos de mentiras y monsergas. El propósito de una empresa es vender sus productos (cuanto más mejor), mientras que el financiero deviene en amasar dinero (Cuanto más mejor). Por último los políticos, también comienzan a asemejarse a torpes marionetas en las manos de los dos precedentes.   Queda por añadir a la ecuación la investigación militar, pero no entraré en detalles, por el momento,  acerca de este asunto.

Tan solo finalizar con un ejemplo. Una empresa farmacéutica busca vender sus fármacos y obtener pingues beneficios. Si uno de estos últimos curara al 100%, es decir nos hiciera sanar definitivamente, ellos  dejarían de obtener tantas ganancias económicas. Empero ese no es su fin, sino devendría en su final, o al menos en enormes pérdidas de dividendos, afectando gravemente a su rentabilidad.

¿En dónde queda la ciencia como exponente de ese idolatrado conocimiento humano cuyo propósito básico resulta ser la búsqueda de la “verdad” para ponerla al servicio de todos los humanos, que no de los poderes que los oprimen, la mayoría de las veces?. Iremos intentando arrancar la máscara de la tecnociencia en post sucesivos ese imagen beatificadora que nos intentan vender: la solución a todos nuestros problemas.

Abajo podréis leer versiones menos críticas y otras más furibundas sobre el advenimiento de las tecnociencias que, no deja de ser anteponer la carreta antes que el animal de tiro, y cuyos objetivos finales culminar en una oligarquía propia de los ansiados deseos de la dictadura financiera de someter nuestros cuerpos y mentes a sus mezquinos intereses. Omitiré más comentarios. Tiempo habrá para ello. Por favor leer detenidamente y desmitifiquemos al delincuente (la tecnociencia) del acusado por incompetentemente ineficaz (la ciencia). Por lo tanto comenzaremos con  Javier Echeverría, aunque luego el documento llega a ser bastante extenso. Eso sí, termino recordándoos que, por ejemplo, “El Papa Francisco criticó duramente los efectos de la “tecnociencia” y la “idolatría del dinero“.

Post Previos de Nuestro Curso Básico de la Tecnociencia hasta marzo de 2019

Bibliografía de libre Acceso en la Red Para el Curso Básico de Tecnociencias

De la Filosofía de la Ciencia a la Filosofía de la Tecnociencia (Nuevo Curso Básico y Sus Razones)

 Juan José Ibáñez

Continúa…… ¿Qué es la tecnociencia)…….

(más…)

Etiquetas: , , , ,

COP26: Cambio Climático vs Espiritualidad Ubuntu (y la Responsabilidad Ciudadana)

cop26-glasgow-2021

Fuente: Colaje Imágenes Google.

Este post se redactó previamente al fallecimiento del Premio Nobel de la Paz sudafricano, Desmond Tutu, que será enterrado el 1 de enero en Ciudad del Cabo. Descanse en Paz este gran hombre. Ojalá hubiera muchos como él.

La actualidad manda tanto como cansa, y a mí personalmente me hastía. Nada ha mejorado en lo que concierne al cambio climático y la sustentabilidad desde que hace ya 17 años comenzamos la andadura de esta bitácora. ¿Quién publicita las fake news?. Comienzo a pensar que casi todos, desde las redes sociales hasta los que dirigen los destinos de nuestra civilización. La pandemia de COVID-19 ha sido razonablemente relacionada con el cambio Global. La globalización sin cortapisas de bienes y personas también lo es ineludiblemente de especies invasoras o exóticas y este maldito virus también cae en tal categoría. En los momentos de escribir esta nota tras las Reuniones del G-20 y COP-26 los mandatarios de este desmantelado mundo se han propuesto firmemente y por enésima vez afrontar el reto del calentamiento de la atmósfera, la degradación ambiental la pandemia-etc. La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) fue adoptada en Nueva York el 9 de mayo de 1992 y entró en vigor el 21 de marzo de 1994. Hablamos ahora de “La cumbre del clima 2021”.

Casi un cuarto de siglo después todo ha empeorado a pesar de las tan reiteradas promesas y abrazos fotográficos de aquellos que gobiernan el mundo. Ya nos pronunciamos antes de la Cumbre de París en nuestro post COP 25 ¿Qué cabe esperar?. ¡Nada!, ¡Nada de Nada!. ¿Lo ven?. Nada de Nada o “peor imposible”.

Empero tras tanta precariedad ciudadana generada por las crisis económicas y el COVID, se pone de manifiesto, por enésima vez, la ineptitud ¿o quizás perversidad? de los poderosos y la indefensión e ingenuidad casi punible de la mayoría de todos nosotros. En marzo de este año, editamos otro post que llevaba por encabezamiento “El Gran Reseteo: ¿Hacia una Sociedad Sustentable?: Foro Davos, Foro Económico Mundial y el Cuento de Caperucita Roja”. En este último ya avisamos que tanta clarividencia acerca del descarrilamiento de nuestra civilización, desde las bocazas de aquellos que nos han conducido hasta aquí, olía muy mal. ¡Lobos con piel de cordero!. Por eso parece que se llegará a un tan pobre como mínimo acuerdo sobre las emisiones de metano. También fomentar la agricultura ecológica, y algún ítem más. Pero ni por esas, ya que seguirá sufriendo el hedor de la descomposición de la civilización actual que aumentará in crescendo  hasta que nos caigamos por el precipicio.  Y Todo en aras del cacareado progreso (tecnológico claro está).

Progreso y democracia son dos conceptos demasiado ambiguos que, en este mundo destinado  a ser guiado por la tecnociencia, adquieren matices hediondos. Si la democracia se entiende como el gobierno del pueblo, casi todas las ideologías “democráticas” y no “democráticas” dicen hacerlo, cuando en realidad lo oprimen, unas y otras, en mayor o menor medida. ¿Y qué decir del concepto de progreso? Habría que clarificar que entendemos por tal. Nadie duda del que el progreso tecnológico alcanzado, empero ¿ha traído más bienestar y felicidad a los ciudadanos?. Este mundo tecnológico ha sido, directa o indirectamente causante de los grandes males que aquejan al planeta. En lo que respecta al nivel social y bienestar real de los ciudadanos, el tema sigue siendo materia de gustos. ¿Han progresado los valores ético-humanos que rigen nuestra sociedad?. Desplaza la solidaridad a la competitividad y el emprendimiento? ¿Vivimos en un mundo algo más feliz?. Para unos pocos posiblemente así sea, empero para la mayoría no.

Resulta paradójico que discutamos inactivamente mil temas que aquejan a nuestro planeta y sociedad, bajo la batuta y consejos de los mismos poderes fácticos que nos han conducido a tal situación. Recodar la fábula del escorpión y la rana. La mayor parte de las religiones monoteístas que conozco dicen guiarnos hacia la solidaridad y la harmonía. Empero el capitalismo neo-ultraliberal que padecemos tan solo alienta la competitividad y el emprendimiento tecnológico ¡caiga quien caiga. El bien estar humano, es obvio, podría mejorar mediante avances tecnológicos. Sin embargo, cuando los últimos se utilizan especialmente con “ánimo de lucro” resulta trivial, que no. Necesitamos unos valores éticos que guían tanto o más a los dirigentes que a los ciudadanos corrientes aunque de ningún modo nosotros nos encontramos libres de pecado. En un mundo global segmentado por conflictos y guerras geoestratégicas, religiosas o dictadas por mezquinos intereses  todo buen deseo o deviene en falacia o como mínimo no pasa de ser una posverdad.  En este contexto La cumbre del clima 2021 es una genuina posverdad, en el mejor de los casos.

Dado que es un blog dirigido esencialmente hacia el mundo hispano parlamente.  Solemos utilizar ejemplos de culturas aborígenes latinoamericanas en muchos casos. Hoy haremos una excepción. Como dijo hace un par de días Greta Thunberg: “No necesitamos más promesas vacías”. Por estos días se cumplen los 30 años de ‘American Psycho’, el libro que retrató el capitalismo y el mundo donde viviríamos y que escandalizó a muchos no hace tanto tiempo.

Son los valores éticos los que rigen los modos de vida y destinos de una sociedad, y que a la postre conducirán las direcciones que deben seguir la ciencia y la tecnología. Hemos btenido de ellos lo que interesaba a unos pocos, no al conjunto de la humanidad. Sabéis el contenido de la Teología Ubuntu?, Gracias a ella Sudáfrica pudo salir de un régimen esclavista cruel sin apenas derramar sangre reducido actualmente a una minoría de Afrikáners . Tal espiritualidad, de residir en la sociedad moderna, habría dado lugar a otro modelo de sociedad más equitativo, en donde la solidaridad reemplazara los valores/horrores de la sociedad neo-ultraliberal que suprimimos. Abajo os dejo material para que lo entendáis.   Adelantemos tan solo que: “La filosofía de Ubuntu es muy clara. La creación de la riqueza común enriquece a cada uno y cuando cada uno se enriquece, cada uno es feliz y la paz reina

La Responsabilidad/irresponsabilidad ciudadana

Tan solo expondré un ejemplo de un hecho/evento en el que intervine allá a primeros de siglo, para que meditéis acerca de ese falso interés por el medio ambiente y el clima que a la postre no deja de ser más que pura mezquindad. Los que voy a narrar es parte de dos iniciativas a  las que me invitó la Comunidad Autónoma de Madrid en 2004. Tras ellos se me insistió en que creara un blog sobre cambio climático, aunque yo decidí abordar esencialmente el tema que da título al blog. Aquí tenéis dos referencias a partir las cuales se inicia la breve historia que os cuento abajo.  No os fijéis en los enlaces ya que han cambiado y hasta yo me pierdo para encontrarlos.

Pues bien, durante bien durante el primer evento cinco ¿expertos? Debíamos explicar y responder las preguntas de varios colectivos con  diferentes procedentes grados de formación (colegios, universidades, etc.) que significaba el cambio climático y el susodicho protocolo. Todo fue perfectamente en lo que concernía a las primeras preguntas. Empero cuando yo personalmente espeté que para llegar a buen puerto y conseguir lo que ahora denominan descarbonización, los ciudadanos deberíamos hacer también bastantes sacrificios además de implicación, empezó la polémica y que termino siendo muy agria con algunos, y especialmente algún colectivo de adolescentes.

Una de las jóvenes colegiales (aunque bien podía haber sido un varón, ya que la estupidez y el egoísmo no son materia de género) espetó que estaba de acuerdo en todo, excepto en perder “su calidad de vida”. Estamos en un país que se encuentra del lado de los que en general disfrutan del denominado “estado del bienestar”. En consecuencia yo le respondí, que como adolescente no debía de hablar de “su calidad de vida”, sino de la que le ofrecían sus padres. Ella no era más que una privilegiada que no había aportado “aun nada de nada a la sociedad”. Y tras otras variadas consideraciones, la indiqué que con actitudes como la suya, estábamos perdidos. La criatura histérica, montó un alboroto tremendo. Eso si, la participación en el foro, que se encontraba decayendo, comenzó a dispararse de nuevo. ¿Cómo es posible que los ciudadanos defiendan la neutralidad de carbono alcance sus fines sin que todos pongamos nuestro granito de arena?.  Todo el mundo quiere lo mejor, pero sin molestarse o ceder lo más mínimo. Criatura ¡así no!. Sin embargo no se trata un mal de adolescentes (la adolescencia es una enfermedad que tan solo se cura con el tiempo) sino de la sociedad en general. Casi nadie quiere perder algo de sus bienes materiales en aras de un bien mayor. Casi nadie quiere darse cuenta que nuestro desenfrenado consumo es una de las mayores amenazas ante el gravísimo problema que nos afecta a todos. Imagínense que un día, un gobierno decide prohibir cambiar de teléfonos móviles más de una vez cada tres años  con vistas a paliar de paso la obsolescencia programada a la par que reducir así (entre otro ítems) el excesivo consumo de energía y que además el uso de estos dispositivos no sobrepasara las dos horas diarias por persona. Con toda seguridad, tras una revuelta popular, el gobierno sería derrocado. ¡Hasta ahí podíamos llegar!. Creo que es suficiente: ¡A buen entendedor pocas palabras bastan!. Leamos pues algo sobre la filosofía Ubuntu con vistas a constatar que nuestro problema material se inicia como resultado de la carencia de valores éticos dignos de llevar tal nombre.

PD. Cuando he buscado el internet el vocablo descarbonización para enlazarlo, he observado que casi todas las primeras páginas Webs que lo explican proceden de las Multinacionales energéticas que han obtenido pingues beneficios con los combustibles fósiles y ahora esperan obtener los mismos con las renovables. Multinacionales sin escrúpulos que ponen el ojo en donde cualquier iniciativa que pueda aportarles beneficios ya que se trata de dejar de suministrar carbón petróleo y enriquecerse plagando el país de los denominados huertos solares, pero siempre bajo su dictadura con el beneplácito de los gobiernos. 

Ibáñez, J. J. 2004. Consideraciones Acerca del Protocolo de Kyoto. Panel de Ciudadanos sobre el Protocolo de Kioto (La Opinión de los Expertos), que se celebró en el Marco de la Feria de la Ciencia de Madrid Página Web: http://www.madrimasd.org/cienciaysociedad/Kioto/documentacion/pdfs/Presentacion_JuanJoseIbanez.pdf

Ibáñez, J. J. 2004. Ponencia sobre Cambio Climático. IV Semana de la Ciencia. Programa de Cultura Científica. Ponente para el Panel de Ciudadanos. Protocolo de Kioto (12 de noviembre de 2004 a Abril de 2005, respondiendo a los ciudadanos de Madrid en Internet. CAM. 

Juan José Ibáñez

La Tecnociencia Como Sistema Complejo o No lineal: ¿Qué Significa?

Tecnociencia Definiciones y Objetivos

COP 25 ¿Qué cabe esperar?. ¡Nada!, ¡Nada de Nada!

El Gran Reseteo: ¿Hacia una Sociedad Sustentable?: Foro Davos, Foro Económico Mundial y el Cuento de Caperucita Roja

Cambio De Paradigma o el Decrecimiento Económico frente al Crecimiento. Esperanza para la Humanidad y el Planeta

¿Holocausto ambiental o Guerra mundial?

La cumbre del clima 2021 (Fuente Madri+d)

Esta semana ha arrancado la 26º edición de la COP, la reunión donde se decide el futuro del planeta

La primera cumbre del clima post-pandémica ya está en marcha en la ciudad de Glasgow, en Reino Unido. Durante los próximos días, las máximas autoridades políticas y ambientales del mundo intentarán negociar acuerdos que permitan cumplir el Acuerdo de París. Los compromisos existentes hasta ahora son insuficientes y existen todavía muchos flecos que cerrar sobre cómo llevar a cabo la reducción de emisiones de carbono.

Uno de los puntos clave en la negociación será el Artículo 6, que debe regular el futuro mercado de emisiones. Ese mercado permitirá que empresas y países compren y vendan el derecho a emitir determinadas cantidades de gases de efecto invernadero. Es uno de los puntos más polémicos del Acuerdo de París.

Podéis leer más sobre la cumbre en español en El PaísEuronews, y The New York Times, entre muchos otros medios.

Teología Ubuntu

La teología Ubuntu es según Wikipeda

La percepción cristiana del obispo anglicano sudafricano Desmond Tutu de la filosofía africana Ubuntu, que reconoce la humanidad de una persona a través de su relación con otras personas. Partiendo de su fe cristiana, Tutu teologiza Ubuntu mediante un modelo de perdón en el que la dignidad y la identidad humanas se extraen de la imagen de Dios como trino (Santísima Trinidad) . Los seres humanos están llamados a ser personas porque son creados a imagen de Dios . 1

La idea de Ubuntu siempre ha existido en las culturas orales del sur de África, pero parece haber tres desarrollos significativos en su aplicación que lo han llevado al mundo en general. El primer desarrollo se remonta a la aparición del concepto impreso alrededor de 1846, cuando……..

Ubuntu: una cultura africana de solidaridad humana – UMOYA

 La filosofía de Ubuntu proviene de la comprensión de que la vida de cada uno está profundamente ligada a la del otro y de la ELECCIÓN de utilizar el PODER personal para comprometerse con el bien común, por oposición a la creación del bien individual aislado. La filosofía de Ubuntu es muy clara. La creación de la riqueza común enriquece a cada uno y cuando cada uno se enriquece, cada uno es feliz y la paz reina. El contraste es igual de cierto cuando se utiliza el poder personal para empobrecer a los demás con el propósito de crear riqueza y poder personales. Hay que reconocer que el abuso de poder proviene de un espíritu humano enfermo, disfuncional y narcisista que crea una imagen inflada de uno mismo y busca apoyar esa imagen. Eso se expresa mediante elecciones comunes, políticas, económicas y científicas, así como en las relaciones entre personas, pueblos y países. El mayor fracaso ético de toda la historia es dar a las empresas el estatus de una persona moral. A través de ellas, la tecnología y las instituciones financieras han amplificado el impacto destructivo que el espíritu humano ejerce sobre el planeta, otras formas de vida y sobre los propios humanos. En un reciente informe de Oakland es sorprendente comprobar como los programas económicos del Banco Mundial se han convertido en una herramienta para el empobrecimiento de África por las mismas personas que van “ayudar” a África por distintos motivos.

En realidad, ni el bienestar económico y social mundial, ni la paz, pueden provenir de la promulgación de más instrumentos internacionales. Son importantes en la medida que proporcionan la guía internacional básica para vivir juntos sobre el planeta. Los deseados resultados de aumento y consolidación del bienestar humano y social sólo pueden emanar de un compromiso personal y colectivo hacia los imperativos éticos de Ubuntu. Dicho de otro modo, el Ubuntu africano podría llevar a cabo una revolución de ternura si las personas del mundo se permitiesen beber de su espíritu. Mientras seguimos haciendo camino, AEFJN (Africa Europe Faith Justice Network) nos invita a todos a la esencia de Ubuntu.

Continúa…………..

(más…)

Etiquetas:

La Imaginación al Poder: como polinizar en ausencia de abejas y tecnologías costosas (entre Pompas y Drones)

burbujas-polinizadoras-japonesas

Burbujas Polinizadoras: Source JAPANTDAY: A Japanese scientist has demonstrated that soap bubbles can be used to pollinate flowers  Photo: Eijiro Miyako/AFP

Ya he criticado en numerosas ocasiones las iniciativas tecno-científicas y post-cataclismicas de que, en un Planeta sin insectos polinizadores, se podría hacer uso de drones con vistas a que reemplacen a las abejas y otros insectos, sin los cuales la tanto la agricultura mundial, como la biosfera actual sufrirían una hecatombe. Sin embargo, la noticia que os mostramos hoy tiene ¡un sabor especial!: “El de las pompas de jabón”. El inventor de la idea había trabajado previamente intentando, que las plantas fueran polinizadas directamente por esos aparatitos voladores fracasando con estrépito. Empero tuvo una idea al jugar con su hijo, la llevaron a cabo y: ¡sorpresa! La clave resultaron ser las pompas de jabón. Me encantan este tipo  de ideas, y más aún cuando un padre descubre algo jugando con sus hijos. Y no es la primera vez, como ya os mostramos en el post que llevaba por título: “La Caja Negra: Ciencia, Tecnología y Globalización”. La nota de prensa llevaba el  título de Los fabricantes de burbujas voladoras podrían salvar al mundo del hambre”. Los drones distribuyen por encima de las plantas un solución con aditamentos básicos y económicos, y el polen, junto al jabón. Son las pompas de jabón las que al estallar parecen polinizar con bastante éxito las plantas. Hoy he detectado tanto la noticia en suajili, como otra en español-castellano, por lo que no añadiré nada más, reproduciéndolas abajo. Merece la pena que la leáis abajo, ¡os lo prometo!.

Pues si, la imaginación al poder. La ciencia se basa en ideas, más que en instrumentos, que no suelen ser más que el fruto de ideas anteriores. ¡La imaginación no puede ser superada por la fuerza bruta tecnológica!.

Del mismo modo, una agricultura sostenible “global” (para sociedades ricas, pero también para aquellas que sufren por desgracia demasiadas penurias) no puede depender de instrumentación muy sofisticada y honerosa, sino en soluciones sencillas, ingeniosas y fáciles de implementar. Y este es el caso, como también lo era el de la Caja Negra. Tengo la impresión que los investigadores debían jugar más con sus hijos, por cuanto la imaginación, nuevamente, demuestra ser más eficiente que una generosa subvención. Disfrutar de una idea tan genial como sencilla, que pudiera tener una prometedora y exitosa utilidad.

Juan José Ibáñez

Continúa……

(más…)

Etiquetas: , , , ,

El terror de la Neurociencias en el mundo de la Tecnociencia

neurociencia-tecnociencia

Colaje imagenes Google

El 12 de febrero de 2020, Rafael Yuste, neurocientífico español y catedrático de la Universidad de Columbia (EE UU), ofreció una escalofriante exclusiva al Rotativo El País, digna de la mejor película de terror-ciencia ficción. Y como veréis, por la autoridad que atesora y el proyecto al que dio vida, nadie puede dudar del riesgo que corremos los ciudadanos en este mundo dominado por la Tecnociencia encabezada por los lobbies,  que caracterizan a la dictadura financiara que sufrimos. Prácticamente no necesito añadir o puntualizar nada, ya que el texto es meridiano y transparente.  La profecía de George Orwell en su obra maestra 1984 está ya entre nosotros, según Rafael Juste. El Gran Hermano de Orwell vive. Leí este libro de joven y me dejó impresionado, como también me ocurrió con su obra “Mi guerra Civil Española”, que le marco durante su intensa aunque breve vida.

Ya os comenté que la ciencia no tiene moral, mientras que su utilidad depende del uso que le dan los que atesoran el poder, y de los que aún confían en él. No se trata de vilipendiar uno de los mayores logros del ser humano, pero tampoco negar quelas dos caras de la ciencia jamás deben soslayarse. Y aquí está el problema. Como señala el título de un libro del filósofo de la tecnociencia Javier Echeverría, se puede hablar de “Ciencia del bien y el Mal”. Por lo tanto, si la balanza se inclina del lado de los poderosamente avariciosos, estamos perdidos. Ellos no desean ciudadanos libres. Primero nos convirtieron en consumidores y ahora se preparan para anular nuestras mentes, y la postre disfrutar manipulándonos como zombis. Y reitero no es la ciencia, sino la condición humana. El Gran Hermano de Orwell vive y ya habita entre nosotros. Y este discurso casi apocalíptico no es mío sino que lo comparte, y con mayor conocimiento de causa Rafael Yuste, como podréis leer más abajo.

Si retornamos a la sinopsis del mentado libro de Echeverría os muestro una frase de que ofrece la editorial:

“Hay bienes y males físicos, mentales, económicos, sociales, ecológicos, políticos, jurídicos, militares, religiosos y morales. La mayoría son específicamente humanos y otros son comunes a los diversos animales y seres vivos. Así, las ciencias, las tecnologías y las artes también generan sus propios bienes y males. Este libro afirma la posibilidad de una ciencia del bien y el mal que tenga en cuenta esta pluralidad y afronta cuestiones éticas yendo más allá de la ética. Los bienes y los males dependen de los valores, al igual que las virtudes y los vicios. La ciencia del bien y el mal es una axiología que se aplica a diversos tipos y sistemas de valores y puede ser investigada en los ámbitos privados y públicos, pero también en la biosfera, la literatura y la medicina. En este libro no se parte del bien ni mucho menos de la Idea del Bien, sino de los males. El mal es ubicuo, omnipresente y plural mientras que el bien es escaso………

De aquí que el Profesor Yuste nos hable de los neurólogos firmen un juramento tecnocrático, a modo de código deontológico, y se desarrolle en serio una Neuroética. También incide en la necesidad de tecnoderechos y neuroderechos ciudadanos que debieran incluirse en la Carta de los Derechos Humanos. La Neurotecnología, avanza rápidamente y en especial de la mano de las empresas tecnológicas y militares. Yuste no evade el duro tema que nos ocupa citando empresas que todos utilizamos diariamente en nuestros PC, portátiles y especialmente teléfonos móviles., ap., etc. Pero mejor que leáis el texto por  vosotros mismos. Nuestras libertades e incluso individualidades corren peligros y las amenazas ya están aquí, entre nosotros.  Si no movilizamos, como contra el cambio global, podemos decir que solo falta un empujoncito para que caigamos por el precipicio. Hay que tomar partido: ¿“Ciencia del bien o del Mal?. Os dejo en esta entradilla algunas frases si bien el texto completo y abiertamente sincero lo leeréis al final.

A corto plazo, el peligro más inminente es la pérdida de privacidad mental”. “La privacidad máxima de una persona es lo que piensa, pero ahora ya empieza a ser posible descifrarlo”. “La neurotecnología, ya es capaz de ver y hacer en nuestras mentes”. “Se puede usar para crear soldados con supercapacidades (Darpa). ““Las compañías tecnológicas se están metiendo en esto de cabeza porque piensan, de manera acertada, que el nuevo iPhone va a ser una interfaz cerebro-computadora no invasiva”. “A corto plazo, el peligro más inminente es la pérdida de privacidad mental”..

Tan solo recordaros que WhatsApp ya es usado por más de 2.000 millones de personas, habiéndose demostrado su mala praxis. Y podría seguir citando firmas empresariales…..

Juan José Ibáñez

Por qué hay que prohibir que nos manipulen el cerebro antes de que sea posible

 Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Los Científicos no tienen abuela, las científicas sí (las miserias de la tecnociencia y las cuestiones de género)

0-genero-en-ciencia-y-arrogancia 

Foto: Colaje Imágenes Google

 Los Científicos no tienen abuela, las científicas sí

 ¿No entendéis la expresión?. Pinchar en el enlace y sabréis a lo que me refiero. Ya barrunto que algun@s estaréis cavilando si rezumo sexismo, pero no es así, aunque de la expresión pudiera desprenderse tal idea. Más bien todo lo contrario. Como varón, asumo y reconozco la discriminación de género, así como la necesidad de erradicarla, sin paliativos. Sin embargo, evito editar post sobre estos asuntos, dado que serían fácilmente malinterpretados por mentes retorcidas. Aborrezco los tópicos, y en lo concerniente a la discriminación sexista, da lugar a que proliferen como gérmenes en un sabroso caldo de cultivo. Todo viene a cuento por la curiosa noticia que os expongo abajo y que avala una idea que sostengo desde hace tiempo.  Desde un punto de vista intelectual no albergo la menor duda de que, “descontando algunas idiosincrasias cognitivas y fisiológicas”,  los hombres y mujeres somos igualmente competitivos en ciencia, como en casi todas las ramas del conocimiento y profesiones, dicho sea de paso. Sin embargo, cabe diferenciar entre  “ser competitivos y ser competidores”. Y es aquí en donde, en mi modesta opinión, estriba la diferencia. No entraré en las posibles razones, ya sean naturales y/o culturalmente sesgadas, ya que se trata de otro tema.

 A los varones nos gusta competir desde nuestra más tierna infancia, por lo que no debe extrañar la pasión que tenemos por los deportes. Empero hay competidores honestos y deshonestos, como todo el mundo sabe. La competitividad es más neutra, se mire por donde se mire.  Por tanto ya podéis ir intuyendo de que va la nota de prensa publicada por el noticiero SINC:  “Novedoso, único, sin precedentes”: los científicos ‘venden’ su trabajo mejor que las científicas”. Hagamos un poco de historia.

 Hace ya más de un decenio, leí una noticia norteamericana que señalaba como los científi@s que publicitaban los resultados de sus indagaciones en la prensa general, terminaban recibiendo más citaciones científicas en revistas especializadas que los que no lo hacían. En aquel momento, tal “revelación” me dejo estupefacto. Aproximadamente 10-12 años después ya resulta ser una práctica tan execrable como habitual. Muchos colegas buscan desesperadamente a los periodistas. Actualmente, estamos ya impelidos a publicitar nuestra gloriosa trayectoria científica en un buen número de páginas Web académicas e institucionales, y cuando se nos pregunta, efectivamente son muchos los científicos que dicen sentirse desorientados, alegres, asombrados, atónitos, etc., a cerca de los resultados de sus indagaciones y los inmensos logros que su “divina inteligentia” ha hecho posible descubrir. ¡Orgasmo total! En el 99,99% de las ocasiones, causa pena leer como sus autores publicitan mediocres aportaciones ensalzando sus implicaciones hasta límites delirantes. Se asemejan más a vendedores ambulantes que a genuinos profesionales. Peor aún, “no se les cae la cara de vergüenza. Y todo como producto de esa maldita transición de la ciencia a la tenebrosa tecnociencia. Siempre he considerado que la tarea de un científico es investigar, mientras que los méritos de sus publicaciones deben ser reconocidos por otros “pares”, es decir en el seno de la comunidad científica implicada. La arrogancia implica o estupidez o mediocridad. Y de ahí el palabro “competidor”, que no “competitivo.

Pues bien, parece ser que a este escabroso auto-marketing, ajeno, muy alejado de la auténtica y genuina labor de la indagación científica ¡han entrado a saco más los varones que las mujeres!. ¿Qué opino yo? Obviamente prefiero la actitud de las féminas que la de los machotes que van vendiendo las bondades de su mercancía a todo aquel que les quiera escuchar/comprar. Resulta mucho más honrado, humilde y honesto. Del mismo modo, un buen investigador no tiene necesariamente que ser un excelente vendedor y viceversa. En consecuencia, animar a que ellas se comporten como ellos (y no al revés) se me antoja lamentable. Si alguien da ejemplo, en este caso son las féminas, pero al perecer hay que quitárselas de en medio u obligarlas a modificar su actitud. No hay cabida, en un mundo tan atrozmente competitivo. para lisonjas  como la honestidad, ya que la posverdad ha sustituido a la verdad, tanto a nivel social como científico. Si realmente el auto-marketing actual fuera cierto, habríamos curado el cancer, garantizado la soberanía alimantaria y bla, bla, bla.

 Los Científicos no tienen abuela, las científicas sí,

Peor para ellos, con lo tiernas que son nuestras entrañables abuelitas. ¿Verdad?

 Vendo mi último artículo que cambiará el mundo…. Oigan ustedes que soy el mejor…. nadie puede compararse a mi……. ¿me oyen?, Vendo mi último artículo que cambiará el mundo…. Oigan ustedes que soy el mejor,….. nadie puede compararse a mi……. ¿me oyen? Vendo mi último artículo que cambiará el mundo…. Oigan ustedes que soy el mejor,…único, sin igual, mejor que Einstein……..nadie puede compararse a mi……. ¿me oyen? ¿Me escuchan?. Por favor cítenme, cítenme, una citación, se lo pido por caridad. Se lo suplico…….

 Juan José Ibáñez

Continúa……….

  (más…)

Etiquetas: , , , , , , , ,

La Futura Revolución Industrial y la Supremacía Cuántica: Ciudadanos a Temblar

computacion-cuantica-revolucion-industrial_0

Computación cuántica. Fuente: Imágenes Google.

¿Computación Cuántica? ¿No sabéis lo que es?, animaros aún quedan plazas en ¡algunos másters!, de cuatro meses, y por el insignificante precio de 4.000 Euros, a pesar de que se deberán esperar muchos años para que salgan al mercado los primeros prototipos.  ¿Y eso de la próxima revolución industrial?, ¿nos beneficiará a todos los ciudadanos?. ¡ahhhh!, ¡que pregunta tan banal!… ¿Pero… acaso importa?.

Cuando explico a amigos y conocidos algunos de los aspectos más básicos de la mecánica cuántica, tales como la dualidad honda partícula, el entrelazamiento cuántico, el más que incierto destino del Gato de Schrödinger, etc., a menudo me contemplan obnubilados, creyendo que me burlo de ellos. Se trata de uno de los aspectos más llamativos y atrayentes de la mecánica cuántica. Ya están preparados, a mi pesar, para que cuando se mente algo “cuántico”, acepten cualquier afirmación por buena, aunque no entiendan absolutamente nada.

Sin duda alguna, la computación cuántica significará un gran éxito en lo que concierne al progreso de la ciencia y con indudables aplicaciones inmediatas en materia de tecnología. Este post no versará sobre los grandes beneficios que reportará este tipo de computación. Empero me pongo a temblar cuando se menta una nueva revolución industrial. La Primera Revolución Industrial en el Siglo XIX, efectivamente transformó buena parte la sociedad, pero a costa también de un enorme sufrimiento de la clase trabajadora. Eso, si, la burguesía y sus industrias florecieron, haciéndose de oro. Sin embargo, su nacimiento, dio paso a un enorme crecimiento demográfico, interminables horarios laborales, incluyendo a mujeres y criaturas (esclavismo), sueldos que tan solo permitían subalimentare, precariedad, falta de higiene, enfermedades, y un largo etc. ¡Qué se lo pregunten a los británicos! Al final del post podéis cercióranos por vosotros mismos con la lectura de unos breves fragmentos de un texto que os reproduzco, escrito por André Vela Bosqued. El vocablo revolución (la del siglo XIX) en manos de los más poderosos, es sorprendentemente semejante al que padece la mayoría de la población en estos momentos, es decir entrado el siglo XXI. Hay que cambiar todo para que unos pocos sigan acumulando poder y dinero. ¿Nosotros?: ¡a comprar y a callar!. Más aun, ¿No se pregona que el cambio climático surgoó a causa de la aquella revolución Industrial?.

Podemos hablar o no de una segunda revolución industrial, hacia finales del siglo XX, con los acuerdos del libre comercio que dieron paso a la Globalización Económica, junto con la entrada en escena de Internet, TICS, etc. No cabe duda que han cambiado la vida de los ciudadanos.  Y de paso, hemos devastado el planeta, y aumentado la depredación de los países ricos sobre los pobres, que ha venido ahora aderezada a la postre por la precariedad, empobrecimiento y sufrimiento de la población de los primeros, tras el crack económico iniciado a finales de la primera década del Siglo XXI. ¡Si1, se trata de eso que viene denominándose  crecientes desigualdades sociales. Permitirme que os narre una historia muy ilustrativa. En los albores de todo este entramado globalizante, que de eso se trata, de un globo que cuando se pinche “Dios nos coja confesados”, visioné la portada de uno de los numero de la Revista “investigación y Ciencia” (versión en español-castellano de la norteamericana “Scientific American”) una imagen idílica. Un joven se encontraba, a las orillas de una maravillosa playa caribeña en bañador, sentado sobre su toalla y bajo una sombrilla, con un ordenador portátil entre sus piernas y bebiendo un brebaje del tipo de los “Coco Loco”. Aquél artículo prometía que la globalización nos conduciría a una vida más placentera, sin horarios fijos, trabajando desde cualquier parte del mundo, y bla, bla, bla. La realidad ha constatado que efectivamente, tal delicia ocurre entre los más poderosos, una ínfima parte de la población. Sin embargo, el resto de los mortales, seguimos siendo un cero a la izquierda, como podréis ver al final de este post en el aludido texto de André Vela Bosqued.

Sin embargo, ahora las grandes compañías, nos vuelven a prometer otra fascinante segunda revolución industrial vía cúbits. A pesar de todo, ya sabemos que, tanto en materia de ciencia, como de investigación, pero también de márquetin, hay que seguir “innovando” “disruptivamente” a través de “emprendedores”, aconsejados por “”mentores”. Y con tal motivo se comienza a utilizar el tenebroso palabro de supremacía, no lo dudo, ya que barrunto que se refieren a la del KKK. Y como a muchos científicos les gusta ir de pitonisos por la vida, calculan que en un decenio o dos tal revolución cambiará el mundo. Los científicos no suelen ser buenos pitonisos, pero como veis las revoluciones industriales cambian la sociedad (“de algún modo”), pero  en lo concerniente al  bienestar de los seres humanos, miedo me dan. La tendencia obliga a reconsiderar si ¡todo tiempo pasado fue mejor!, aunque tampoco es exactamente cierto.

En las dos notas de prensa que os muestro abajo, se espetan muchas vaguedades, se habla de negocios, competencias,  apelando a tópicos de moda como eficiencia energética, cambio climático, ciberseguridad, posibles aplicaciones en biomedicina, principios éticos (¿para nosotros o para las partículas elementales?). No era necesario, ya que se sobreentiende que una computación tan veloz debería ayudar a resolver muchos problemas que, hoy por hoy, se encuentran fuera de nuestro alcance. Tres párrafos me llaman soberanamente la atención. Empecemos por la que más nos concierne, dado el tema de la bitácora: (i) (…) Un ejemplo: para fabricar fertilizantes se utiliza un proceso de fijación de Nitrógeno, que consume el 2 % de la energía mundial y que actualmente se hace mediante ensayo y error. “Creemos que esto se puede hacer de una forma más eficiente con computación cuántica, pero aún no hemos sido capaces”, afirma Boixo en conversación telefónica con EFE. El día que se logre el ahorro de energía será brutal”. Pues si no estais seguros de ser “capaces mejor callaros”, porque aquí la frase no afirma nada de nada; (ii) Pero también existen otros debates mucho más asequibles y a corto plazo en los la filosofía está presente, como en las implicaciones éticas de la revolución cuántica. En la era del Big Data y de la Inteligencia Artificial, en la que empresas privadas como Google mueven miles de millones de datos, tal poder de procesamiento ¿podría suponer un peligro en malas manos? «Hoy por hoy es una tecnología experimental que no tiene mucho que ver con el Big Data» (…) Hoy no pero: ¿y cuando entren en funcionamiento de la mano de las compañías privadas, que son las que están “partiendo el bacalao”?. Las noticias ya nos informan de que se trata de experimentos teóricos, ensayos, tecnología experimental, etc. Sin embargo cuando se comercialice…. ¡mama mía!; (iii) De momento, el equipo de Google está muy orgulloso no solo del logro, sino de su acogida en la sociedad. «Nos ha sorprendido que la gente ha entendido realmente cuál es el valor de este experimento. En los últimos dos o tres años yo tenía la duda de si se iba a comprender, pero creo que sí y de ahí su repercusión». A partir de aquí, solo queda mirar hacia delante. Creo que nos toman por idiotas. Reitero, una vez más, que es fácil de comprender que un ordenador que supere cientos o miles de veces la capacidad de cálculo de la supercomputación con hardware más sofisticado que disponemos hoy, puede revolucionar muchos aspectos de la ciencia, la tecnología y la sociedad. Empero, los seres humanos que no lo entiendan, con tal prodigiosa y futurista propaganda, quedarán fascinados; les parecerá maravilloso. No mezclemos el interés real, con el márquetin y la competencia empresarial. Pura Tecnociencia.

Fue pues un reciente experimento sobre la viabilidad de la supercomputación cuántica, la que ha constatado que no estamos tan lejos de alcanzar un objetivo perseguido durante mucho tiempo. Ahora bien, el lector avezado observará que los competidores en liza resultan ser algunas de las compañías tecnológicas más fuertes del mundo con poderosísimos medios a su alcance.  Resulta muy preocupante la falta de actores  públicos en materias que pueden “transformar nuestras vidas y sociedad? Los últimos ejemplos de varias de estas multinacionales constatan su perseverancia en materia de mala. ¿Quién controlará a los controladores?. Un estudio advierte del poder de las grandes empresas tecnológicas por su control de la comunicación y la cultura.

Resumiendo: las Revoluciones anteriores, fueron un paso de gigante para los poderes, a costa del resto de la humanidad (los trabajadores). ¿No pasará otra vez lo mismo? Probablemente sí, ya que el objetivo de las empresas es lucrarse y la de los políticos aprovecharse. Luego nos dirán que se ahorrarán millones de puestos de trabajo, que la sociedad envejece más etc., etc., por lo que nosotros seguiremos apretándonos el cinturón en una carrera diabólica para exprimirnos hasta dejarnos sin aliento. Hoy compiten entre grandes compañías intentando hacernos creer que al final el único objetivo es nuestro propio bienestar. Empero para que tal logro fuera cierto, mucho debería cambiar la gobernanza mundial. Y mientras la empresa privada sigue haciéndose con el control del mundo. Muy mal asunto. Os dejo ya con las notas de prensa/propaganda empresarial.

Juan José Ibáñez

Desde Quantico, Virginia, USA y Chamberí, Madrid

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , ,

El Índice de Coherencia de Políticas para el Desarrollo Sostenible (ICPDS)

indice-de-coherencia-de-politicas-para-el-desarrollo-sostenible-icpds

Fuente: Índice de Coherencia de Políticas para el Desarrollo Sostenible (ICPDS)

 “No hay ningún país que sea coherente con su modelo de desarrollo”

 El Índice de Coherencia de Políticas para el Desarrollo Sostenible (ICPDS) se me antoja como una idea fantástica, al menos si se compara con los índices de que hemos hecho uso hasta la fecha y de los que da fe las dos noticias que os expongo hoy. ¡Bien venido sea!. Al menos, a partir de ahora, atesoraremos unas cifras menos filibusteras, entre las cuales comienza a vislumbrarse las diferencias entre la verdad y la posverdad. No obstante debemos advertir que el verdadero interés, en mi opinión, reside en no contentarse holgazanamente con cotejar el valor que alcanza el índice en cada país, sino analizar los factores y variables implicados detenidamente, a la hora de calcularlo. Así, por ejemplo, aunque España aparezca en esta ocasión en novena posición, fíjense en el varapalo que recibe en la página Web Economía Crítica y Crítica de la Economía que ha realizado parte de esta tarea, por lo que su coherencia en políticas de desarrollo sostenible deja mucho que desear. Del mismo modo, en materia ambiental, obsérvese en la página Web correspondiente el lamentable valor de la componente medioambiental de Noruega y con razón. Y ambos países se encuentran en el Top Ten. Sin embargo, su verdadero valor, en mi opinión, no procede tan solo en contentarse con visionar el valor que alcanza el índice en cada país y contemplarlo, sino en analizar los factores implicados detenidamente. Por lo que en general la coherencia en políticas de desarrollo sostenible deja mucho que desear. Reitero que deja constancia de la hipocresía de los países poderosos que quieren imponer sus leyes por la fuerza del dinero y no por haber cumplido sus deberes. Francamente el material es muy interesante y habla por sí solo. El verdadero problema estribara tanto en ir mejorándolo, como pero más aún que se haga popular entre los medios de comunicación, la clase política y como no los ciudadanos. De este modo podemos saber “un poco mejor” quien es quien y que patrañas nos intentan vender. Al margen de describir el índice, por favor entrar en los enlaces a las páginas oficiales al final de la interesante nota de prensa que ofrece Diario Publico.

Comenzamos la entradilla con una frase rotunda que cita Diario Publico en su nota de prensa titulada: “Más allá del PIB: el índice que mide la coherencia de la economía con el medio ambiente y los derechos humanos”, que reproducimos abajo. Buena idea a expensar de analizar, personalmente, como han fraguado el índice, ya que no existe ninguno que sea un fiel reflejo de la cruda realidad en la que vivimos. Eso sí, los hay tramposos, muy engañosos, malos, regulares y aceptables.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Usos del Suelo y Cambio Climático ¿Qué hacer?

usos-del-suelo-y-cambio-climatico

Usos del Suelo y Cambio Climático. Fuente Imágenes Google

Hoy os ofrecemos otra nota de prensa en la cual un grupo de expertos propone un “Plan” con vistas a conseguir que el clima no se sobrecaliente más de los 1,5ºC acordado en la Cumbre de París. Sin embargo, hoy en día los grupos de expertos y sus informes acerca del calentamiento climático proliferan viralmente, comenzando a publicarse cientos de ellos en los que se espetan los más disparatados puntos de vista, no siendo infrecuente que sus conclusiones sean incompatibles. ¿Quiénes aciertan? ¿Quiénes se equivocan? ¿Por qué surgen qué tantas discrepancias? Obviamente la composición, experiencia y procedencia de estos “sapientísimos expertos” puede tener mucho que ver en tal marabunta. De hecho, más que usar los medios habituales de comunicación científica, deberíamos realizar concursos radiotelevisivos y por Internet, en los que los consejos/grupos de sabios concursantes compitieran entre si hasta que solo pudiera quedar uno. Luego se aplica su metodología y a rezar, ya que barrunto un desastre descomunal.

 Como se solía decir, los problemas son globales pero se requieren soluciones locales, dependiendo de factores ambientales, poblacionales, económicos, tecnológicos, geopolíticos, etc., de cada nación/región. No se puede utilizar la misma estrategia en un país en vías de desarrollo con severas hambrunas, carencia de soberanía alimentaria, conflictos bélicos, etc. que en Estados desarrollados como EEUU. Y la UE. ¿Y qué decir acerca de las estrategias a seguir sobre los usos del suelo en espacios geográficos semiáridos? Lógicamente en muchos aspectos diferirán de los tropicales, así como de los que disfrutan de clima templado?.   Cuando a estas alturas se nos olvidan esos pequeños detalles…. mal, pero que muy mal color tiene la orina del enfermo. ¿Y de la divina sabiduría de los consejos de sabios y grupos de expertos? La literatura sobre como paliar y mitigar el cambio climático, más que clarificadora se me antoja contaminante, confundente.

 Como corolario, surgen todo tipo de problemas y discusiones. Por ejemplo en la nota de prensa que abajo os expongo, se vuelve a reiterar que en cuanto más países se implante una dieta vegana, tanto mejor. Se parte de la ganadería resulta ser siempre más negativa en términos de secuestros/emisiones de gases de invernadero, al menos en cuanto a emisiones se refiere, empero ni es un tema debidamente tratado, ni existen soluciones sustentables si se reemplaza, por citar un ejemplo, en ambientes áridos y semiáridos la ganadería por la agricultura de secano, cuando no se dispone de riego.  Totalmente de acuerdo con replantar árboles en el seno de los sistemas agrarios, aunque en gran parte de las tierras de cultivo, a nivel global, ya es así. Por lo que a nivel planetario (que no regional), tomar medidas al respecto paliará el problema en escasa medida.

 Del  mismo modo se habla de mejorar el uso del suelo en las  granjas para hacerlas sustentables. Sin embargo no se dice cómo. Nosotros hemos apostado abiertamente por la agricultura ecológica en base a bastantes razones de peso, que ya hemos repetido en numerosos post. Sin embargo, algunos grupos de expertos apuestan por seguir tocando los genes a las plantas, en una nueva variante superficialmente edulcorada de los intereses de la agroindustria.

 Otros grupos de expertos abogan por reforestar tierras de cultivo marginales, lo cual ineludiblemente genera mermar la extensión de las tierras para la producción agraria, por pobres que sean. Y este hecho podría resultar ser dramático en naciones y regiones pobres que apenas disponen de suelos francamente fértiles a la par que se les secuestran vía acaparamiento de tierras, para implantar allí los modos insustentables y criminales de la agroindustria que permitan satisfacer las necesidades alimentarias de los países todopoderosos.

 En los países ricos, la mayor parte de los ciudadanos apuestan por mejorar la agricultura, frenar y, si es posible,  paliar el deterioro ambiental. No obtante, unos grupos de expertos abogan por la reforestación y otros por la extensión de la agricultura con prácticas ecológicas, posturas a todas luces incompatibles! Cabría, mentar que, hoy por hoy, reforestar en los ambientes mediterráneos, sin otras muchas medidas complementarias, conllevaría un incremento en la frecuencia y aumento de la intensidad de los incendios forestales, emitiéndose más gases que los que se pretendían secuestrar. Reiteramos que no hay “baritas mágicas” y cada espacio geográfico requiere unas medidas idiosincrásicas a sus características.   En lo que concierne a la agricultura ecológica también muchos sabios ponen obstáculos. Otro grupo de expertos es de la opinión de que, como su productividad es menor, habría que ampliar el área de cultivo. Y en Europa no es posible. Empero, en cualquier caso, y a pesar de esas prácticas ecológicas, se emitirían más gases de invernadero por cuanto habría que importar alimentos de terceros países que se mantendrían bajo el dominio de la agricultura industrial, teniendo en cuenta, transportes, embalajes, etc.  Sin embargo, se trata de una generalización grosera y burda. Existen muchos tipos de agricultura ecológica, que no solo uno, y pueden mejorarse o adaptarse haciendo un uso razonable de las nuevas tecnologías y/o de algunas ancestrales. Habrá que esperar, pero no se puede ir de adivino, por muy sabios que se crean algunos.

 Otro asunto somos los propios ciudadanos. Todos nosotros somos muy sensibles al cambio climático, pero también a que mermen nuestros ingresos económicos y empeore nuestro bienestar. En la Unión Europea (UE), muchos países comienzan a tomar medidas para fomentar una producción agraria ecológicamente sustentable, con menos pesticidas, fertilizantes, etc. A penas han comenzado a implementarse, los granjeros de muchos países han comenzado a lanzarse a las ciudades con sus maquinarias para llevar a cabo manifestaciones de protesta, ya que alegan que sus ingresos decrecerían. Y todo cuando acabamos de comenzar a adoptar medidas aún muy tibias, prácticamente testimoniales. Miren ustedes, una cuestión es luchas contra las gravísimas desigualdades sociales que azotan a los ciudadanos y otra bien distinta, invertir/ sustraer “algo” de las ganancias de los que viven cómodamente con vistas a invertirla en el futuro para que sus hijos no perezcan a causa de las acciones/inacciones de sus progenitores.  Todos queremos un mundo sustentable, pero no acosta de nuestro bienestar, y cuanto más rico es uno tanto más se indigna. Lamentable.

 Pero obviamente todas esas sesudas cábalas de los que se autodenominan sabios, a las que no hay que prestar demasiada atención y menos aún valor, ya que no dejan de ser más que cantos de sirena descarriadas. Los expertos de diferentes disciplinas aportan su granito de arena, empero el entramado geopolítico y geoeconómico que nos ha conducido  esta  lamentable situación, no se arregla parte por parte, infinitesimalmente. En un sistema el todo es más que las sumas de las partes. Si no se cambia de modelo económico y formas de vida nada servirá para nada. Y obviamente los que ostentan el poder, los que se han enriquecido con la dictadura financiera que padecemos van a oponer toda la resistencia posible, ante la que poco podemos hacer los ciudadanos de a pie. El cambio climático es un síntoma, que no la causa, de que estemos matando a la gallina de los huevos de oro.  El problema es mucho más serio: ¿Por qué Decir Cambio Climático y no Degradación Ambiental?. Y a nivel social podría alegarse lo mismo. Existe alimentos, actualmente, como para solventar, hoy por hoy, la soberanía alimentaria. Empero no se hace. Estoy de acuerdo con evitar el enorme despilfarro de comida de loa países desarrollados. Pero no nos equivoquemos, una pequeña parte es culpa del ciudadano, aunque en su inmensa mayoría procede de la irresponsabilidad los que nos han impuesto, sí o sí, este modo de vida en una sociedad suciamente insustentable.

 Y como colofón todo debe parecer que cambia, para que todo siga igual”. La estrategia de mercado, habla sin parar de lo renovable, reciclable, sustentable, etc. Pero esos vocablos bajo el imperio de la tecnociencia se han convertido en un monumental negocio, aderezado de numerosos fraudes y cachivaches inútiles. Se trata de cambiar de autos, acondicionar viviendas, electrodomésticos, electricidad etc., etc., y todo para que las empresas sigan manteniendo sustanciosos beneficios.

 Sin embargo la tragedia se ahonda ya que muchos Gobiernos no están dispuestos a dar el gran salto hacia una nueva economía. Cuando escribo estas líneas ni USA, ni Rusia, ni China se encuentran dispuestas a aceptar lo que debía ser inevitable, torpedeando cualquier intento de llegar a verdaderos acuerdos que sean ratificados y cumplidos por todos los países de la ONU. Siguen campando en el mercado global, arrasando lo que sea necesario sin un más mínimo respeto por los derechos humanos. Eso sí, en lo concerniente a obligarnos a ser veganos, todos parece seguir el mismo guion, nos guste o no, aunque también pueden surgir obstáculos que ya barrunto.

 En gran parte del documento que abajo os muestro, se espetan obviedades (acaban de descubrir que estamos quemando los bosques y selvas del planeta). ¡Primicia mundial! Y Yodo esto aparece en una de las mejores revistas del mundo, ¿o eso dicen!. Porque  en mi opinión y posiblemente a vuestra consideración……… ¡Utilizan los modelitos climáticos cuyas predicciones suelen fallar, y unos cuantos tipos de gestión del suelo, cando en realidad existen miles.  ¡Mamma mía!.

 ¿Para qué sirve tanto hablar del cambio climático?. Bajo las actuales condiciones geopolíticas y geoeconómicas, con el respaldo del banco Mundial y el FMI, nuestra sociedad va hacia el naufragio que engullirá toda nuestra civilización. Por mucho que pienso no vislumbro salida alguna. ¡No tenemos remedio!.

Juan José Ibáñez

 Continúa……..

(más…)

Etiquetas: , , ,

La Importancia de las Clasificaciones en Ciencia. El dramático caso de la psiquiatría

taxonomisas-y-pisiquiatras 

Taxonomías y psiquiatras Fuente: Colaje imágenes Google

Ya hemos hablado de la capital importancia de las clasificaciones y taxonomías en cualquier ámbito de la ciencia. Y hemos insistido mucho debido tanto a su importancia en la edafología y otras ciencias de los recursos naturales, como para tener que elaborar una “categoría específica” en nuestra bitácora (un constructo de esta naturaleza) denominada simplemente Taxonomía y Clasificaciones. También escribimos varios artículos científicos sobre el tema, siendo este libro una síntesis de mis indagaciones (y posiblemente el mejor estudio que haya realizado en mi vida profesional).  Eso sí, hasta la fecha ha sido acogido con bastante indiferencia, si lo comparo con mis investigaciones sobre edafodiversidad.  Pero a lo que vamos (….).

Las taxonomías pueden entenderse como un lenguaje rigurosamente formalizado que permite la comunicación, lo más inequívocamente posible, entre los profesionales involucrados en un objeto de estudio concreto. ¿Se imaginan como se podría cuantificar la biodiversidad y su pérdida sin una taxonomía universalmente aceptada entre los estudiosos?. ¡Imposible!. Una clasificación también refleja el estado de los conocimientos en el periodo en el cual se aplica. Del mismo modo los taxónomos aceptan que ninguno de estos constructos es perfecto, ya que de ser así, implicaría que nuestro conocimiento sobre el tema de estudio también lo es, por lo que no haría falta continuar indagando. ¡No existen clasificaciones o taxonomías perfectas!. El objetivo de los científicos deviene en seguir mejorándolas y/o hacerlas más coherentes y amigables.  

Sin embargo, y por razones dignas de ser analizadas por los psiquiatras, la comunidad científica suele considerar estos estudios de escasa importancia y a los propios taxónomos como actores secundarios en el contexto de la corriente principal de la ciencia.  Expondré dos ejemplos, que me han sucedido personalmente al intentar publicar dos artículos sobre taxonomías/clasificaciones (sus estructuras matemáticas subyacentes, así como los sesgos cognitivos y utilitaristas que padecen), aunque finalmente fueron aceptados por otras revistas sin excesivos problemas. Todo este material lo podréis encontrar en mi Researchgate. El primer intento fue en Ecology Letters. Menos de un día tardó el editor (que curiosamente era de mi propia institución) en rechazarlo, obviamente sin la denominada revisión por pares (es decir subjetivamente), para lo cual alegó que eran productos obsoletos y que actualmente lo que “vendía” era investigar en materia de “redes”. Cabe mentar aquí que el estudio de las redes ecológicas era su principal tema de investigación ¿¿??. Seguidamente, lo envié a otra importante editorial. Esta vez tardaron unas 48 horas más. De nuevo su editor en jefe, sin revisión por pares, para variar, lo rechazó esgrimiendo el razonamiento de que aunque el documento parecía correcto, recibiría pocas descargas (poca pasta y menos posibilidad con vistas a elevar la audiencia de la revista y su factor de impacto). Como veis los argumentos científicos brillan por su ausencia, en esta era de la tecnociencia. ¡El negocio por delante y el contenido……. según la audiencia! que pudiera interesase por el mismo. ¿Y la calidad?. También cuenta, empero actualmente es una variable más a tener en cuenta, que no la principal.

Pues bien, hoy os hablamos de una nota de prensa cuyo contenido, de ser cierto, sería como para llevarse las manos a la cabeza hacernos “enloquecer”. ¡La psiquiatría  al paredón!. El título de la nota de prensa habla por sí solo: Un estudio descalifica el DSM, la biblia de los psiquiatras“”. Para a renglón seguido puntualizar: “Según esta nueva investigación, los diagnósticos psiquiátricos estandarizados no tienen valor científico para identificar y tratar trastornos de salud mental”. Como podréis leer abajo un DSM es una especie de clasificación que usan los psiquiatras al objeto de ordenar e identificar las enfermedades de los pacientes. Ahora resulta o resultaría, que estamos muchos, o la mayoría, mal diagnosticados, y como corolario, paupérrimamente tratados clínicamente. Debo suponer, espero y deseo, que no sea para tanto. Ahora bien, el asunto resulta ser francamente serio. Y todo por no atender debidamente a elaborar una buena taxonomía o clasificación.  ¿Nos vamos dando cuenta de los derroteros por los que camina la ciencia?. Una clasificación es un lenguaje común entre los expertos. Pero también una herramienta imprescindible para categorizar los objetos de estudio. Y sin ellas…. ¿Qué haríamos?. Algún listillo diría que apelar a la IA.  Empero si alguien defiende algo así es que desconoce absolutamente como se construye y alimenta una IA para que sea eficiente, al menos hasta la fecha.  Y aquí me paro. Abajo os dejo con la definición de DSM y esta, tan desquiciante, como sorprendente noticia. ¿Me voy a un psiquiatra o a un chamán?.  

Juan José Ibáñez

Continua…..

(más…)

Etiquetas: , , ,

Supernovas y Superpoderes casi Divinos. ¿Y los metales pesados también?

supernovas-y-metales-pesados

Supernovas: Fuente: NASA/CALTECH.

Las supernovas son esas asombrosas estructuras cósmicas, producto de ciertas explosiones estelares. Ellas nos han ofrecido últimamente (los telescopios, etc.), muchas de esas hermosas imágenes que se muestran los medios de comunicación sobre astronomía. Francamente se trata de una ciencia que me fascina tanto como  lo que ignoro de ella, por desgracia. El día que escribo este post, acabo de leer la siguiente Noticia: “Los metales pesados de la Tierra son resultado de una rara explosión de supernova”. Rara no sé si era, pero pesada… “heavy metal”, mogollón. Lo que me ha llamado la atención, es que no hará más de dos semanas que leí otra nota de prensa también muy sorprendente, que dio lugar al siguiente post: “Qué nos parta un rayo!: De cuatro Patas a Dos (El día que una supernova nos hizo humanos).  Es decir en apenas quince días resulta que acabamos de descubrir que, desde los metales pesados que moran en nuestro planeta hasta la evolución de la inteligencia humana, y como coralario parte de la contaminación de nuestros recursos naturales, se encuentra condicionada por los “caprichos” de esas estructuras estelares. Guau!!!!…… Superrr-NovasCold”. De ser así, cambiarían muchos conocimientos considerados como verificados sobre el universo y el origen de la Tierra, que de este modo serían reemplazados por otros nuevos.  ¿Demasiadas coincidencias?. ¡Posiblemente!. Pero aquí también pudiera interviene el factor humano, ya que se publican muchos artículos no tanto por sus sólidos argumentos, como porque previamente las editoriales han sopesado que van a ocasionar muchas descargas del ellos (ganancias económicas para para la multinacional de turno). Quizás por ello, se confunda con cansina frecuencia la realidad con resultados de los modelos de simulación. Afortunadamente los autores reconocen que se trata de una conjetura cuya corroboración deberá esperar a ser confirmada con datos observacionales.  En cualquier caso, quizás cabría hacerle hueco en los bíblicos siete días de la creación, más concretamente entre el primero y el segundo.

Reitero por enésima vez que llevo entre treinta y cuarenta años leyendo sobre resultados de los modelos de simulación, y fallan más que una escopeta de feria. Empero ya sabemos cómo funciona esa cosa llamada tecnociencia.

Posiblemente, el gran dramaturgo Pedro Calderón de la Barca (1600-1681) fue un visionario, y el soliloquio de Segismundo, que ha pasado a la historia, una mala versión… veámoslo….

¿Qué es la vida? Un frenesí. (cierto)

¿Qué es la vida? Una ilusión (con el tránsito de la ciencia a la tecnociencia),

una sombra, una ficción,(no, era simulación)

y el mayor bien es pequeño: (los resultados experimentales/observacionales)

que toda la vida es sueño,(no, simulación)

y los sueños, sueños son. (No, los modelos, modelos son. ¡cierto cierto!)

 

Pido disculpas a quien piense que me burlo del lector. No es así, tan solo que comienzo a estar harto de ciertas “coincidencias” y más aun los que confunden los suelos con algo que se parezca a la realidad. El tiempo dirá ……

Os dejo con cuatro simulaciones de la misma noticia

Juan José Ibáñez

Continua………..

(más…)

Etiquetas: , , ,