Las remesas de los inmigrantes: ¿un factor de distribución de la riqueza global?

Resulta bastante improbable que la entrada de inmigrantes procedentes de países pobres acabe afectando negativamente a las economías de los ricos países receptores en términos globales. Los beneficios generados superan ampliamente los perjuicios que pudieran ocasionar en el mercado laboral. Lo que sí es más verosímil, por el contrario, es que los países pobres se vean de hecho afectados positivamente gracias a los envíos de dinero que los emigrantes realizan a las familias que dejaron allí. En este sentido, es bastante difícil exagerar la relevancia de las remesas de dinero enviadas por los inmigrantes a sus países de origen, pues representan un mecanismo de redistribución de la riqueza a escala global más importante y más efectivo que el conjunto de los programas de ayuda al desarrollo impulsados por los países ricos y las agencias internacionales. Si este dato puede darse por cierto, ¿no serían entonces las migraciones un factor relevante a la hora de tratar de implementar la justicia social a escala planetaria?

Para hacerse una idea, aunque sea meramente aproximativa, del alcance real de las remesas de los inmigrantes, puede resultar ilustrativa la lectura de un artículo aparecido en EL PAÍS  -  Internacional  (31-01-2006), que a continuación se reproduce parcialmente:

 

El dinero de los emigrantes sostiene las economías de América Latina.

El volumen de las remesas se ha multiplicado por 20 desde 1985

MATHIEU DE TAILLAC  -  Madrid

Las remesas de los inmigrantes se han convertido en un pilar de varias economías latinoamericanas, hasta representar una quinta parte del PIB de Haití, El Salvador o Nicaragua, y una media del 2,5% de la economía del subcontinente. Según el Instituto Elcano, que presentó ayer su Anuario de América Latina 2004-2005, las remesas hacia Latinoamérica se han multiplicado por 20 desde 1985 y son “el elemento más dinámico” de la región.

En 2004, los inmigrantes que vivían en España mandaron 1.804 millones de euros a América Latina, el 52,6% de todas las remesas enviadas desde el país. Lo que hace 20 años era un fenómeno casi exclusivamente mexicano se ha generalizado hoy a todo el subcontinente, salvo las excepciones de Chile y Venezuela, dos de las economías americanas más dinámicas. Iñigo Moré, que estudió este fenómeno para el Instituto Elcano, afirma que sin el dinero que los latinoamericanos reciben de sus familiares exiliados, las balanzas por cuenta corriente de esos países serían negativas.

Carlos Malamud, editor del Anuario Elcano América Latina, considera que la pregunta aún por contestar es saber si esas cantidades de dinero se pueden concretar “en una palanca de desarrollo”. Y apunta: “Depende de cómo se utilicen. De un lado, permiten equilibrar el presupuesto de las familias; del otro, puede haber distorsiones, como que las familias dejen de trabajar al recibir el dinero”. El investigador propone que las instituciones financieras internacionales incentiven la utilización de estos fondos para inversiones productivas y premien cada euro invertido con un préstamo por el mismo valor.

Los países que en 2004 recibieron más dinero por parte de sus emigrantes fueron México, Brasil y Colombia, pero si se toma en cuenta lo que representan estos importes en las economías locales, son Haití, El Salvador y Nicaragua los Estados que más dependen de sus ciudadanos que viven en el extranjero. En los tres últimos casos, el dinero recibido supera el 18,5% de su producto interior bruto.

Malamud insiste en la importancia de las remesas que proceden de España, un fenómeno muy novedoso teniendo en cuenta que hace apenas 40 años “eran los exiliados españoles quienes mandaban dinero al país”. Según el experto, las cifras son la consecuencia lógica del crecimiento rápido de la presencia de inmigrantes, que suponen entre el 8% y el 10% de la población de España.

Otro dato nuevo es la llamada informalización de las remesas; es decir, que muchos inmigrantes evitan los bancos y prefieren pagar en España electrodomésticos que serán entregados a sus familias en sus países de residencia.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Gracias a la remesas nuestro país (México) ha estado saliendo bien, debido aque el petroleo ya no es suficente atractivo, y que el comercio no es tan satisfactorio como se piensa. ¿por què? tantos tratados firmados no han servido lo suficiente como para que la economia cresca en México.

Tú que opinas…….

creo que las remesas son un punto bajo para nuestro pais ya que se depende de ellas y nos confiamos a que ese dinero esta mensual en el banco y no hacemos producir nuestro pais con el trabajo …

osea estan muy pendejos para esto

Estimado Amigo.

No se cual es la reflexion que haces realmente, o que intentas transmitirnos. Me contenta que esta materia sea de interes para algunas personas…. Sin embrago existen muchas empresas, instituciones, ONG, asociaciones, etc, etc, etc, que trabajamos para que las remesas, sean un factor de co-desarrollo. Ten encuenta que es un dinero privado que nadie (Gobiernos y o instutuciones de cualquier tipo) puede obligar o inducir a enviar o no y a decidir en que se gasta o destina… es algo de mentalidad de nuestros paises… Habemos mucha gente que trabajamos por mejorar esta situcion… ni por un momento te creas que nadie hace nada… y si en el pais de destino no quieren trabajar porque reciben dinero de sus familiares en el exterior, pues habra que preguntarles ¿por que? y no hechar las culpas a algo asi porque si… existen muchas opiniones al respecto y te garantizo somos mas los que pensamos que las remesas ayudan a nuestros paises sea como sea que los que NO.

en verdad las remesas sostienen a todo el mundo

(requerido)

(requerido)


*