La Ley de Arizona y el país más injusto del mundo

Por Ester Massó Guijarro

El pasado 1 de mayo, Día Internacional del Trabajo, laborable en los Estados Unidos de América, millares de personas (se estiman en medio millón), miembros de grupos migrantes, salieron a las calles de aquel país solicitando amnistía para los inmigrantes indocumentados. Poco antes, el 21 de marzo, casi 200.000 personas se habían movilizado en Washington, adonde llegaron en multitud de autobuses, como protesta contra la Ley estatal (LB 1070*) firmada por la gobernadora de Arizona Jan Brewer en abril de este mismo año, que convierte en delito estatal el hecho de no portar en el momento de la detención documentos que prueben la estancia legal en el país.

La protesta ciudadana del 21 de marzo formaba parte de una campaña mayor por el cambio promovida por una coalición de más de 800 grupos de todo país, que incluye grupos religiosos y sindicales, organizaciones nacionales como el Foro Nacional de Inmigración u organizaciones sociales de bases y grupos sindicales; por tanto, grupos grandes de presión junto con grupos comunitarios a escala micro. El objetivo de la campaña es la creación de una red de personas en todo el país que se movilice a fin de obtener los 279 votos requeridos para aprobar una reforma migratoria integral justa y humanitaria: 218 votos en la Cámara de Representantes, 60 en el Senado y la firma del presidente[1].

La ley recientemente aprobada en Arizona se considera la más dura de toda la historia de los Estados Unidos. Otorga a la policía local y estatal poderes para detener a cualquier persona de la que se tenga “razonable sospecha” (¿cómo se dirime, bajo criterios objetivos, universalizables y, sobre todo, contrastables, lo que sea una “razonable sospecha”?) de estar en el país ilegalmente. Ello implica de suyo, como es obvio, la discriminación racial, la exacerbación del estado policial y, por cierto, el “efecto contagio”, ya que al menos otros diez estados se hallan actualmente en proceso de formular nuevas legislaciones conservadoras en materia migratoria.

Estados Unidos es el país más rico del mundo en términos materiales; esto es, su PIB es el más alto del mundo. También es el país más contaminante (sus emisiones superan con creces a las de otros países ricos que le siguen de cerca), y no ha suscrito ninguno de los convenios internacionales al respecto del control y la limitación de emisiones contaminantes. También es el país que dona menor cantidad proporcional a su PIB de ayuda humanitaria, y sus receptores no son los países de menor renta, sino países escogidos en virtud de criterios de cooperación geopolítica y estratégica, como sucede con Israel (Peter Singer: Un solo mundo). Regresando a la cuestión migratoria, Estados Unidos posee doce millones de migrantes indocumentados que se hallan hoy trabajando en este país –y, por tanto, incrementando su riqueza a través de la venta de su fuerza de trabajo en las condiciones más desventajosas posible, por cierto-.

Hay, con seguridad contrastada, numerosos Estados hoy llamados fallidos en el mundo, que cometen múltiples injusticias –políticas, económicas, sociales- contra su ciudadanía de forma sistemática; numerosos Estados dictatoriales, corruptos, violentos y un largo etcétera, que probablemente puedan ser considerados, bajo muchos criterios, más injustos que Estados Unidos. Sin embargo Estados Unidos, además de ser el país del mundo que más tiene, que menos da, que más contamina o que menos se compromete (o el que, dicho sea de paso, continúa practicando la pena de muerte en muchos de sus estados), es, por ende, el más poderoso e influyente, con gran diferencia. Ello bien lo convierte hoy, a mi juicio, en el más injusto, ya que, igual que en virtud del principio de utilidad marginal decreciente, a quien tiene mucho no le cuesta dar un poco, también a esta escala, y dado que Estados Unidos es el que más tiene y el que menos se compromete, su injusticia es más grave y más significativa, cualitativamente superior, por tanto. La responsabilidad crece también con el grado de poder.

La ley de Arizona es un ejemplo más de esta injusticia, uno que nos resulta especialmente relevante en este espacio reflexivo en torno al hecho migratorio. Sin embargo, y más allá de la denuncia (en este post poco científico y muy airado), insistamos nuestra mirada (siempre podemos escoger al menos la mirada) en la campaña por el cambio por la que luchan multitud de personas hoy en Estados Unidos, migrantes y no, con y sin papeles, para enmendarle la plana al país más injusto del mundo.


* La ley SB1070
* La ley SB1070, aprobada en abril en el Estado de Arizona, y que entrará en vigor el 29 de julio, establece que la policía podrá parar a cualquier persona que pueda parecer un inmigrante sin documentación.
* Expertos legales aseguran que la legislación puede violar la Cuarta Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, que prohíbe las detenciones arbitrarias.
* Comisarios de varias de las principales ciudades de Estados Unidos han pedido al fiscal general que impugne la ley. Afirman que no disponen de medios para aplicarla.


[1] Toda la información sobre la Ley de Arizona y la campaña en pro de su revocación procede de la siguiente fuente periodística: Almudena Toral, “La otra América vuelve a salir a la luz contra el cierre de fronteras”, en Diagonal, 13-26 de mayo de 2010, p. 15. Véanse también: “La nueva ley anti-inmigrante en Arizona…” y “Esta tierra es nuestra tierra”.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Lo ilegal es ilegal, y todo pais tiene el soberano derecho a cuidar sus fronteras, y de deportar a todo quien esté ilegal en sus territorios, y a quien no le guste, pues que se mude o vuelva a su país de donde seguro no será devuelto, y que conste, soy de un país pobre pero con orgullo (Rep. Dominicana). Que se tenga respeto a los derechos humanos es una cosa, pero que, se quiera que una acción ilegal genere un resultado legal, es sencillamente inconcbible, y querer que USA legalice a la fuerza a todos los ilegales, solo le cabe en la cabeza a quien tiene algún tipo de compromiso en el problema.

En la Alemania nazi era ilegal ser judío. En muchos Estados del mundo es ilegal hoy ser homosexual. Incluso, por regresar a nuestro querido país de referencia, me consta que en ciertos Estados de los USA son ilegales determinadas posturas sexuales.
Lo que es de facto no implica la justicia por necesidad, y en ese campo que se abre entre lo legal y lo justo es donde nos movemos para reflexionar.
¡Por supuesto que tengo un compromiso con el problema! De eso se trata, del compromiso personal más allá de las instituciones contemporáneas. Para mí, todo sigue siendo personal y político.

Soy una ciudadana norteamericana, que reside en México y me asombra enormemente estas reacciones del gobierno de mi país. No puedo creer a qué grado de inhumanidad ha llegado!! Pienso que la ONU no puede hacer nada al respecto. Creo que este tema ya va más allá de ser o no ser ciudadano. Lo veo como un acto de racismo que se lleva a cabo en pleno siglo XXI.

Con respecto a la Ley de Arizona, diría que ya basta! Efectivamente, es discriminatoria y debería de vetarla Obama. Y más aún, la reforma migratoria, que es de interés para el propio Obama, debería comprender el libre tránsito de los ciudadanos mexicanos en los territorios que fueron de nuestra nación y que injustamente le fueron despojados (Estos territorios son: los Estados de Arizona, Texas, California, Nevada, Utah, Nuevo México y partes de Colorado y Wyoming).

Muy de acuerdo contigo, Rubiie. En efecto, creo que la ONU poco puede hacer, en esto y en tantas otras cosas, por su misma naturaleza y composición absolutamente desigualitarias, reflejo fiel de los poderes “imperiales” a escala internacional (me refiero especialmente al Consejo de Seguridad y su irracional membresía, por ejemplo). Una reforma profunda de la ONU como organismo sería imprescindible para que su papel resultara algo más ético, entre otros aspectos.

Estados Unidos es un país de emigrantes y el muticulturalismo es ahí un fenómeno común, histórico. Sin embargo, hay problemas con la emigración mexicana y la sociedad está muy dividida. En medio de ese conflicto, llega Arizona y abre la caja de los truenos. Saca una ley que entrará en efecto el 29 de julio y que, a pesar de estar recurrida como anticonstitucional, tienen a un 60% de la población a favor: más control en la frontera y caza de inmigrantes por su perfil racial. Eso es una discriminación por el color. En Arizona humillan a los sin papeles, les meten en una especie de campo de concentración, les ponen en traje de rayas, ropa interior rosa…

Me parece increíble que a estas alturas haya otros latinos que sigan dándole la razón a Estados Unidos tal como hace Leonely…
Estoy de acuerdo con este artículo y aquí les comparto otra reflexión:
http://elmundodeanita.wordpress.com/2010/06/23/que-el-mundial-no-nos-haga-olvidar-la-1070/

Después de varias décadas aprovechándose de su situación fronteriza y de la mano de obra barata que suponen los inmigrantes irregulares, Arizona se pone a la defensiva y, asumiendo el papel de nueva metrópoli, ordena (Ley SB1070) que en las fronteras con México, en los límites del mundo desarrollado con el subdesarrollo, justo en ese lugar donde nadie quiere estar, se garantice la seguridad manu militari. Obama reclama para sí las competencias soberanas sobre la política inmigratoria estadounidense y recurre la norma para que nadie menosprecie al Gobierno federal; la violación sistemática de los derechos humanos, antes y ahora por la nueva ley, no es cuestionada por ninguna de las partes en conflicto de competencias.

Tal forma de ver las cosas olvida que la inmigración es un hecho social muy complejo, protagonizado por seres humanos, con capacidades, motivaciones e intereses, idénticos en ambos lados de la frontera. Los inmigrantes provocados por la globalización, los que se dejan la vida en el camino, han percibido las diferencias económicas que separan ambas orillas. Para ellos, la duda no es tanto estar “arriba” o estar “abajo”, ser “más” o ser “menos”, algo que remite a las relaciones económicas y sociales internas, sino estar “dentro” o estar “fuera”, formar dentro del sistema parte de la estructura de producción y consumo, o esperar fuera a que este le incorpore a uno en forma de curiosidad cultural o turística.

Consolidado el desequilibrio económico, planteado tal estado de necesidad, resulta muy difícil regular el ritmo de llegada, nadie podrá establecer un sistema de vigilancia que no sea burlado.

El desarrollo económico y de la democracia representativa en los países de origen es la única respuesta válida para estas personas, pero eso supone una redistribución de la riqueza regional que muy pocos, en la próspera y civilizada América del Norte, están dispuestos a aceptar.

(Carta publicada en El País, 9 julio 2010)

No me gusta para nada lo que están haciendo en Estados Unidos, pues los mexicanos vamos en busca de una vida mejor. No sé por qué se ensañan así con nosotros si somos personas trabajadoras. A lo que vamos es a trabajar, dejamos a nuestras familias solas, desamparadas, tratando de buscar un mejor futuro para nuestros hijos, y nos tratan como si fuéramos unos viles delincuentes, poniéndonos muros, e incluso matándonos si es posible y todo ello tan sólo por tratar de entrar a su país: nos denigran solo por no ser gringos, por no tener nacionalidad norteamericana.

No hay que irse tan lejos…
La ley que criminaliza a los inmigrantes ilegales en Arizona, felizmente desactivada por un juez, ha sido universalmente criticada porque en nuestro ámbito la inmigración ilegal es una infracción administrativa y no un delito, y porque la mayoría de quienes están en esta situación se encuentran en un verdadero ‘estado de necesidad’, una eximente en todas las legislaciones penales.
Sin embargo, nuestro país, tan solidario y acogedor en teoría, empieza a ser considerado peligroso para la gente de color y para las etnias no europeas: el Departamento de Estado ha alertado a sus ciudadanos afroamericanos del riesgo de ser molestados arbitrariamente en España. Y cita un incidente de dos estadounidenses detenidos sin motivo en Barcelona.
El origen de esta situación es la famosa circular 1/2010 de la Comisaría General de Extranjería, que invita a los funcionarios policiales a realizar ‘detenciones preventivas’ para localizar inmigrantes ilegales. La consigna invita evidentemente a detener a quienes, por el color de su piel, no parezcan españoles.
La norma ha sido criticada por sindicatos policiales y por el Consejo General de la Abogacía, y es probablemente inconstitucional. No deberíamos consentir que nuestras calles parezcan las de un Estado policial.

Es terrible que esté pasando esto en 2010, pero no asombra que una vez más Estados Unidos tome esta postura, pues ellos acostumbran a usar la gente.
Hay familias enteras que hace 20 años que viven, tienen hijos nacidos allá, familias que han sacado créditos, han mandado a sus hijos a los colegios, etc… Porque en esos 10, 20 años no se les pidió como requisito para hacer trámites cotidianos la legalidad… Ah, claro, porque en ese momento “los ilegales”, como les llaman, eran usados por el gobierno y sus bancos para grandes estafas, les daban dinero sin requisitos, daban a quiebra y cobraban seguros millonarios. Ahora con la crisis es fácil echarlos como animales.. Después de que estos paises llamados del PRIMER MUNDO se encargaron de ROBAR TIERRAS Y USURPARLAS COMO LOS INGLESES, creen que debemos pedirle que tengan piedad de estas miles de familias arrojadas ahora a la cruda ilegalidad.

Estoy de acuerdo con la ley migratoria de Arizona. Es normal y civilizado que cuando vas a un pais debes acatar las órdenes, sacar tus visas, obtener tus permisos y no entrar ilegal. Los norteamericanos van a México con su visa y su pasaporte… ?Por qué a los mexicanos le gusta que los maltraten y los pateen en sus fundillos? Dejen de ir a U.S.

Muy de acuerdo con Eva Braun, si uno quiere un vida mejor en un país distinto, hay que hacer el pepelerío correspondiente, y no justificarse solo con “queremos una vida mejor” el quererla no te da derecho a infringirleyes ajenas.

SI QUIEREN SER ACEPTADOS EN UNA SOCIEDAD, QUE MEJOR QUE CUMPLIENDO NORMAS… Y no digan que solo quieren trabajar porque millones de esos ilegales se casan o tienen hijos en territorio estadounidense solo para poder quedarse, aunque eso, eso no los ayuda tampoco, es una verguenza…

Es facil, si queres una vida mejor, estudia, es lo mejor que podes hacer, ya sea en escuelas publicas o privadas, pero lo mas importante es que los padres enseñen a sus hijos a estudiar y a valorar el estudio, que será el arma del dia de mañana para no ser inadadptados, o en este caso, solo unos ilegales…

El ejemplo mas claro es del presidente Obama, con la pobreza de su origen, le puso empeño al estudio en las mejores universidades del mundo, y hoy llego a donde siempre quiso, no fue un mediocre, no fue un vago que por no querer estudiar se conforma con pocos dolares a cambio de un trabajo que vale mucho mas que esa cantidad…

Leonely, tienes mucha razón: los derechos humanos son otra cosa, pero lamentablemente es que no te informas bien!! esta LEY es INCONSTITUCIONAL!! VIOLA SU PROPIA CONSTITUCION!! viola las leyes federales de derechos civiles. ¿ME ENTIENDES?
La nueva disposición legal autoriza a los cuerpos de policía del estado a detener!! interrogar!! y exigir!! documentos a las personas de las que los agentes tengan razones para sospechar que son inmigrantes indocumentados.
Qué les pasa a esas personas? los tratan mal, los someten a maltratos fisicos y psicologicos!
donde queda los DERECHOS HUMANOS?

* si fueras tu familiar de algun inmigrante….y si ese fuese tu padre? que harias! piensalo bien….con todo el respeto que te mereces te lo digo …

Estás muy equivocado, mi querido facundo!! Lamentablemente algunas personas no tienen recursos para salir adelante…nacen en extrema pobreza!…inadaptados? solo simples ilegales??
que te crees tú! para referirte a estas personas asi?? me parece que tu educación y tu respeto .. esta por debajo de .. como asi los llamas tu “inadaptados”..
Este mundo está vago, pero de respeto! si no nos apoyamos y si no tenemos esa sencillez en el corazon ..este mundo acabara mal….
creo que mejor antes de escribir dedicate a que te enseñen que es el “RESPETO”…no conoces a ninguno de ellos asi que no puedes, simplemente no puedes!, “HOMOGEIZAR”.
un saludo!

toda forma de discriminacion es un acto de bajeza humana sea cual fuera

Por desgracia, las opiniones de Eva Braun y similares hacen honor a la famosa persona que ostentaba el patronímico…
Y sigo insistiendo: lo “normal” y “civilizado” en cada momento, sociedad, statu quo histórico, puede diferir mucho de lo que nos inclina a pensar una reflexión regida por criterios éticos y de justicia de cierto rigor. En la época en que Eva Braun era la famosa compañera del gran líder que todos conocemos, lo normal y civilizado era gasear judíos y hacer experimentos con los órganos de los neonatos de origen semítico (por supuesto, sin el beneplático de sus gaseados progenitores), por poner algunos ejemplos característicos…
La falacia de “lo normal” y “lo civilizado” no aguanta un mínimo análisis racional, por somero que sea.

La ley y la justicia no necesariamente están emparentadas. Como podemos corroborar a través de la historia de nuestro vecino país del norte. De sobra es conocido el caso en donde Oliver Wendell Holmes confirmó una ley que permitía la esterilización de enfermos mentales y en la que se regodeaba en decir que “tres generaciones de imbéciles son suficientes”. La hipocresía del norteamericano no tiene límites al criticar a los nazis por adoptar leyes eugenésicas similares contra los judíos en la segunda guerra mundial. Una pregunta que surge entonces ¿existe en el que se dice que “es el país más adelantado en legislación” una jurisprudencia que permita crear leyes justas? Que me digan ¿En donde se encuentra ese hermoso país norteamericano en donde existen únicamente cosas bellas y maravillosas?

[...] meses. El disparo de salida ha sido la presentación y posterior aprobación de la polémica ley SB1070 en Arizona que criminaliza la inmigración irregular. Las asombrosas declaraciones del Sheriff del condado de [...]

Por esto, es muy importante difundir la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia que beneficiará a cientos de miles de niños llevados por sus padres a los Estados Unidos.

(requerido)

(requerido)


*