Carbonatos del Suelo: Curso de Diagnóstico de Suelos en Campo (Régulo León Arteta)

Son compuestos que reaccionan a los ácidos, produciendo un burbujeo al desprenderse el dióxido de carbono. Estos permiten identificar algunas rocas sedimentarias, que pueden ser el material parental de los suelos,  bien algún proceso de acumulación de sales o quizá por el uso de agua de riego salina. Los carbonatos más comunes son de calcio y le siguen los de sodio o magnesio.

 

 

Muchos procesos edafogenéticos

requieren un lavado previo de los

carbonatos del suelo

 

Los carbonatos de sodio generalmente son de origen edafogenético o por el riego. Por su parte, los de magnesio son de reacción más lenta y requieren generalmente de que la muestra se pulverice previamente, además tienen un olor característico.

 

Los carbonatos son comunes en las áreas desérticas, cuencas cerradas y en muchos ambientes litorales (entre otros). En México además los tenemos sobre todo en la  Sierra Madre Oriental, con la excepción del eje neovolcánico y sus ramificaciones.  También le dan su característica distintiva a la Península Yucateca. Las cementaciones por calcio son muy apreciadas por su utilidad industrial, localizándose principalmente en los estados de Tamaulipas, Zacatecas y San Luís Potosí.

 

 

Un Cambisol con acumulaciones blanquecinas

de carbonatos que Producen efervescencia

al humectarlos con una solución de clorídrico

 

Los carbonatos son un componente que, en algunos suelos, pueden abatir (disminuir) los rendimientos de los cultivos, al limitar la respuesta a la fertilización e inclusive pueden llegar a impedir el desarrollo de ciertas especies de interés agrario. Las deficiencias de hierro, zinc, fósforo y nitrógeno pueden explicarse con la presencia excesiva de carbonatos. Cuando se presentan acumulaciones de carbonato a cierta profundidad en el perfil edáfico, las plantas pueden sufrir la muerte de su yema apical, después de haber tenido un desarrollo inicial normal. En el caso sobretodo de siembras de especies arbóreas como  frutales, se sugiere al menos excavar un perfil y realizar las pruebas cuantitativas pertinentes en cada estrato, y así hasta la parte mas profunda.

 

Para determinarlos cualitativamente utilizamos un gotero con una solución de ácido clorhídrico (por seguridad, el ácido se guarda separado del gotero y con tapa de plástico o baquelita)  y tomamos como referencia la siguiente tabla.

 

Análisis Cualitativo de Carbonatos de Calcio con HCl 10%

Descripción de campo

Efectos auditivos (audible)

Efectos visibles

efervescencia

No calcáreo.

menos del  0.5 %

Ninguno

Ninguna

Muy ligeramente calcáreo 0.5-1.0 %

Da apenas a

tenuemente

Ninguna

Ligeramente

calcáreo 1-2 %

De tenuemente a

moderadamente

Ligera y localizada en granos individuales

apenas visibles

Moderadamente

calcáreo  2-5 %

De moderadamente

a claramente, se

oye lejos del oído.

Ligeramente mayor

visible bajo

inspección cercana

calcáreo 5-10 %

Fácilmente

Moderada, fácilmente visible, burbujas de

hasta  2 mm

Altamente

calcáreo 10 %

Fácilmente

Fuerte y generalizada, burbujas en todas partes y hasta

de 7 mm

 

Una vez detectada la presencia de carbonatos, se sugiere la toma de muestras de suelos para realizar un análisis de salinidad, generalmente más o menos 2 Kg. Con mayor necesidad si el pH es cercano a 8.5 o mayor.

 

Régulo León Arteta

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*