‘Suelos de Zonas Áridas, Semiáridas y desertificación’

Las distintas estructuras de los vegetales y su interacción con los microorganismos del suelo

 plantas-y-microorgenismos-del-suelo

Las Estructuras de una planta y el microbioma del suelo

El estudio que os muestro hoy me parece tan interesante como sospechoso, y más aún cuando se utilizan vocablos grandilocuentes del tipo “cambio de paradigma”, de una forma maniquea e inapropiada. Debo suponer que la responsabilidad es del “plumillas” de turno que ha redactado la nota de prensa. Más o menos, el hallazgo  más importante del estudio, que ser “corroborado” viene explicitado en su introducción: “Encuentran una relación entre la composición de las bacterias del suelo y las raíces, mientras que los hongos están más relacionados con la composición de la cubierta vegetal”. Vayamos parte, a parte, ante tal mezcolanza de aspectos que pueden ser interesantes, otros espurios, además de los presuntuosos cambios de paradigma que aventura el artículo. Estos últimos, en su trabajo de investigación, solo hacen uso de la aplicación de técnicas moleculares sofisticadas bastante recientes. Confundir la instrumentación novedosa como un salto cualitativo en ciencia solo se encuentra justificado si en verdad, da lugar a resultados que desbaraten los conocimientos aceptados hasta la hecha. Francamente, yo no detecto ninguno más que la sofisticación del instrumental. Resulta ser una falacia que no existan estudios sobre de distribución y geometría (algo que no parece ocurrir en el artículo de marras) de las raíces, así como de sus interacciones con el microbioma del suelo. También se han utilizado técnicas moleculares con vistas a la identificación de la diversidad o mejor dicho variabilidad genómica, ya que hablar de especies mediante tales técnicas no deja de ser más que una metáfora discutible. Del mismo modo, y para terminar, intentar sentar cátedra (generalizar), es decir generalizar, con el estudio de un único ecosistema singular concreto, al resto de la biosfera, atenta contra el método científico. Con esta desiderata no deseo escupir en la cara a los autores, sino a quien redactó tal nota de prensa, que, de paso padece de vaguedades propias de quien no conoce adecuadamente la bibliografía del pasado en este tema. Hemos ya escrito demasiados post como para destripar toda esta comedia, pudiendo encontrar las abundantes entradas escritas desde nuestra bitácora en las categorías (i) biología y ecología del suelo y (ii) Biomasa y Necromasa en los Suelos: Raíces y Materia Orgánica. Por todo ello, hemos acudido al resumen del artículo original, en donde obviamente la arrogancia de la artillería instrumental/ biológica pierde importancia, ya que numerosos equipos disponen de ella. Existen algunos aspectos que hasta este miserable bloguero describió en su tesina o tesis de licenciatura leída en ¡1980! Y que de hecho corroboraban los resultados de estudios previos de otros autores. Por ejemplo, la abundancia de nematodos fungívoros (que se alimentan de los hongos de las raíces) era mucho mayor en los suelos ácidos con restos vegetales ricos en compuestos ligno-celulósicos, mientras que los bacteriófagos/saprófagos (pero que en general se alimentan de microbios, ya sean bacterias o arqueas) medraban mucho más sobre restos vegetales menos leñosos, muy difíciles de descomponer y bajo un biomasa aérea de plantas cuyos restos foliares sean ricos en nutrientes, especialmente cierto en el caso de las leguminosas. Ellos utilizan técnicas sofisticadas y onerosas y yo, hace 40 años agua, una pequeña centrífuga y un lupa binocular. Por lo tanto la nota de prensa confunde el conocimiento con la instrumentación, extrayendo conclusiones generales de un caso singular. En mi opinión se trata de un mayúsculo despropósito.  Reitero que debe ser cuestión del “plumillas”, más que de los autores, o al menos eso creo. En cualquier caso se vender el oro de los tontos, como genuino metal precioso. Abajo encontrareis la nota de prensa y el resumen del artículo original traducido.  ¡sin más comentarios!.

Como describe Wikipedia: las diversidades: Desde hace ya bastante tiempo la mayoría de los ecólogos han coincidido en que la diversidad de especies debe ser distinguida en al menos tres niveles: La diversidad local o diversidad alfa (α), la diferenciación de la diversidad entre áreas o diversidad beta (β) y la diversidad regional o gamma (γ). La mayoría de estudios sobre diversidad se enfocan a la diversidad alfa, en forma de riqueza de especies.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Usos del Suelo, Ciclo hidrológico, Ecohidrología, Agua Azul, Agua Verde y Zona Crítica

 agua-azul-agua-verde-usos-del-suelo

Agua azul agua verde usos del suelo. Fuente: Colaje imágenes Google

En los últimos años, las anomalías climáticas en el norte y centro de Europa han sido muy llamativas y preocupantes.  Se están produciendo graves sequias y anormalmente elevadas temperaturas en regiones donde no acaecían en los últimos decenios o quizás incluso siglos. Como corolario numerosas regiones sufren un déficit hídrico acusado, incendios forestales, etc. ¡Tranquilos!. No voy a iniciar otra desiderata sobre el cambio climático. Del mismo modo, las cosechas no son las deseadas. Estos son los hechos. No obstante, sí voy a retomar una abandonada serie de post incluidos en la categoría “Zona Crítica Terrestre y El Futuro de la Edafología”. Para los lectores no asiduos a esta bitácora, tan solo mentaros que si estáis interesados en entender el significado de estos vocablos, pichar en esta entrada: “De la Edafología a la Zona Crítica Terrestre”. Estamos alterado el ciclo hidrológico de las maneras más variadas que os podáis imaginar, y como corolario, entre otros: “Adiós Humedales Adiós. Pero entremos en el meollo de la cuestión.

Los usos del suelo, resultan ser tremendamente importantes en la hidrología de este planeta. En el aludido post de “Adiós Humedales Adiós”, os ofrecimos diversos ejemplos, y en este otro “el Sistema Cardiovascular de Gaia” algunas de las consecuencias. Los expertos en ciencias del suelo tenemos mucho que decir, aunque sigamos sin contemplar la necesidad de colaborar y, porque no, liderar esa iniciativa denominada “Zona Crítica Terrestre”. No debe por tanto extrañar que en los Estados afectados, como lo es Alemania, entre otros, se encuentren muy preocupados. Hoy os vamos a mostrar los resultados de un estudio, bastante honesto, en donde se detalla el tema para un caso concreto. En estas llanuras centroeuropeas los investigadores analizaron el ciclo hidrológico hasta las aguas subterráneas, comparando dos situaciones contrastadas (i) bosques en suelos arenosos y (ii) pastizales sobre suelos francos (textura más apropiada para el desarrollo vegetal, en general). Os adelanto, algunos de sus objetivos y preocupaciones: El uso del suelo es crítico para la gestión de los recursos hídricos (…) La regeneración de nuestros suelos y la salud del suelo es la tarea más grande e importante de nuestra generación (….) ¿podemos aplicar el uso sostenible de la tierra para controlar el consumo de agua y hacer que paisajes enteros sean más resistentes a los extremos climáticos?  (….) los hallazgos son la base para satisfacer las demandas de producción de alimentos así como el suministro de agua (….) conceptos de uso de la tierra multifuncionales de agricultura y silvicultura regenerativa y confirma las observaciones (….) .necesitamos soluciones innovadoras en agricultura y silvicultura a la hora de combatir las causas de nuestros problemas en lugar de simplemente curar los síntomas (….) En períodos de baja precipitación, ¿Dónde y cómo se distribuye el agua disponible limitada y qué posibilidades hay para mejorar la retención en el suelo y el paisaje?.

Efectivamente se trata de un serio problema que afecta a numerosos y extensos territorios el planeta. Los investigadores dan cuenta de sus hallazgos, empero no ofrecen soluciones, sino que simplemente llaman la atención. Pues bien, el estudio no se me antoja nada desdeñable. Ahora bien, siempre al acecho con nuevos vocablos y la búsqueda constante de “presuntas” innovaciones, cuando en realidad, todo se reduce a dos cuestiones (i) elaboración de una cartografía y monitorización de los bien conocidos “sistemas de tierra”(a veces denominados clases de capacidad agrológicas) o en anglosajón “land systems” y (ii) como elaborar este producto en un clima cambiante. Los “land systems” llevan elaborándose desde hace unos 70-80 años y pueden resultar ser muy útiles, aunque siempre se encuentran condicionados por los deseos y necesidades sociales en cada región y época. Ellos determinan donde y a qué destinar los suelos de un territorio, basados en criterios científicos. Con las nuevas tecnología y conocimientos podrían elaborarse nuevos productos, que a su vez pueden monitorizarse mediante la ingente cantidad de ingenios satelitales con los que el ser humano está ocupando (y contaminando) nuestros cielos. Empero hacia a donde se dirigirá el clima resulta ser mucho más incierto, por mucho que numerosas “mentes lineales”  se crean “a ciencia incierta” que las salidas de los modelitos de previsión dan en el clavo (jamás lo han hecho).  Ahora bien, dado que los caprichos de nuestras sociedades viran con rapidez, a veces, casi inesperada, e incluso impensables hasta hace pocos años atrás, la cuestión resulta ser peliaguda y no solo por el clima.  Por ejemplo, la denominada Política Agriara Común en Europa (PAC), ha causado estragos en amplios sectores de España, haciendo cambiar el uso del suelo, como el de los viñedos gestionados sustentablemente en la Región de Castilla-La Mancha, a la siembra de especies productoras de biocombustibles con un manejo agrícola insustentable, causando una grave merma en los acuíferos de varias regiones, que incluso pusieron al borde del precipicio Parques naturales y Reservas de la Biosfera. Hablo de un ejemplo entre otros muchos. Ahora dicen que la nueva PAC se enfocará hacia la agricultura ecológica. Empero los primeros informes que he leído….. (mejor me callo), no lo dejan tan claro, sino que más bien dan lugar a series dudas. Mucho dinero para las multinacionales y poco para los demás. ¡Ya veremos y os tendremos informados!.

Los autores han manifestado su sincera preocupación mediante un ejemplo, empero los políticos deberían “comenzar” a preocuparse de estos asuntos, ya que lo políticamente deseable, es a menudo ambientalmente nefasto. Os dejo pues con la noticia, el agua verde, el agua azul, etc., que no son más que palabros de procesos y recursos ya conocidos con otros vocablos desde el siglo pasado. Quizás algún día el agua en el paisaje despierte el mismo interés que el clima, tal como lo entienden los amantes del cambio climático. Quizás llegará el día en que el oro azul (agua sin más) se utilice con suma cautela y se encuentre en el corazón de las políticas ambientales y agrarias, empero hasta el momento, y  como dice el refrán: “debemos cambiar todo para que todo siga igual”.  Me refiero a los palabros, ya que en materia de acción…….

Juan José Ibáñez

Continúa………

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Emisiones de CO2 de los lechos pedregosos de los Ouadi y Ramblas y cauces efímeros en los ambientes desérticos, Áridos y Semiáridos.

lechos-pedregosos-ouadi-ramblas

Lechos pedregosos de los Uadi, Ramblas y cauces efímeros. Fotos Juan José Ibáñez

Si realmente existen lugares en las tierras emergidas del planeta en las que podamos constatar con contundencia la presencia de un Universo Invisible Bajo Nuestros Pies”, son precisamente los suelos desérticos.  En apariencia desoladora en cuanto a la vida, resulta que bajo su superficie medra de forma maravillosa. Sus suelos, tanto como la dinámica hídrica, resulta ser compleja y muy poco conocida. Del mismo modo, la biomasa subterránea tiende a ser ostensiblemente mayor bajo el suelo que la que podemos observar con nuestros pies sobre él. La vida es vida y en condiciones aeróbicas “respira”, aunque creamos que ahí abajo no debe haber nada. Aún tenemos mucho que aprender. Y hoy os lo voy a mostrar, en la medida de lo posible.

La noticia que os ofrecemos en este post da cuenta de un hecho poco conocido, aunque nosotros, y algún colega más, lo habíamos estudiado previamente desde otro punto de vista. Eso sí, podemos aseverar que sus ¿espectaculares? hallazgos son los únicos que cabría esperar. ¡No podía ser de otro modo! Pero como los cazadores de C02 se molestan mucho más en publicar que en documentarse, a mezclar datos de varios y dispares proyectos y elaborar publicaciones tuti fruti o pastiche, con decenas de autores, haciendo parecer que se trata de grandes iniciativas, cuando en realidad son meros cruces de datos, no se suelen enterarse de nada que no sea CO2, y menos aun cuando no tan siquiera suelen participaar edafólogos. En las décadas de los 80 y 90 del siglo pasado, las revistas científicas, y más aún las de tipo Naure, rechazaban los trabajos con más de unos pocos autores, exigiendo una gran tijera en la autoría para publicar los contenidos de los manuscritos.  Pero hablamos de la era de la ciencia, que no de la desdichada Tecnociencia que padecemos.

Ya hablamos en profundidad a cerca de este asunto en un post presente, sin mentar el CO2: “Los Suelos de los Lechos Fluviales: Las Ramblas y los Uadi y su Biodiversidad de Plantas Vasculares”. Aprovecho para recordar que en esta bitácora se han editado algunos centenares de post, almacenados en la categoría ‘Suelos de Zonas Áridas, Semiáridas y desertificación’.

En el post previamente aludido, explicamos la problemática para un caso concreto, aunque os dará pistas acerca de lo que realmente ocurre. Del mismo modo, durante cuatro años investigué sobre el tema, por lo más adelante os mostraré las publicaciones científicas a la que dieron lugar aquellas indagaciones. Por otro lado os dejo una relación no exhaustiva de aquellos post relacionados con los suelos hídricos y humedales y esta monografía: Flora de los ríos, ramblas y humedales del sureste Ibérico y esta otra. Pero a lo que vamos (…..).

En base a esos datos de tan variadas fuentes (algún día os hablaré de este tipo de publicaciones, “aparentemente muy serias) los autores llegan a la conclusión de que las emisiones de CO2 de las zonas áridas y semiáridas se encuentra muy subestimadas, por lo que deberían ser consideradas en las simulaciones, etc. sobre el cambio climático.  Pobre bagaje para tantos esfuerzo, medios, instrumentación e número de investigadores. Parece ser que no deben dar más de sí a falta de saber (o al menos se esmeran en aparentarlo) lo que realmente es un suelo. En donde detectan grandes emisiones resulta ser los lechos gravosos de cauces secos, y sea durante el estío, ya a lo largo de varios años, como ocurre en los genuinos desiertos antes de que vuelva a diluviar. Empero no son sedimentos, sino suelos genuinos. Un investigador de la UCM dijo ya hace muchos años que se trataba de un hábitat nuevo no explorado, cuyo sustratos o sedimentos contenían fauna edáfica, es decir algún tipo de suelo que no de los representativos de los cauces fluviales típicos. Años después, otros científicos del MNCN y otros organismos llegaron con mejor instrumental a las mismas conclusiones, empero se atribuyeron el mérito sin citar al profesor de la UCM, comenzando una polémica de la que prefiero no hablar. Yo ya había comenzado de modo paralelo, mis indagaciones sobre las relaciones entre suelos y vegetación en zonas áridas, gracias al material que me proporcionó mi entrañable amigo y edafólogo, Cecilio Oyonarte, de la Universidad de Almería. La provincia de Almería (Andalucía, España) alberga la zona más árida de Europa occidental, tratándose desde un punto de vista técnico de un genuino desierto. Entre otras apasionantes conclusiones, no llegaba a entender como justamente en ese “punto supercaliente” (Desierto de tabernas), podían albergarse casi el 50% de las comunidades vegetales ligadas a suelos encharcados (comunidades higrófilas), cuando aquel tórrido, aunque hermoso paisaje, parecía demostrar, sin duda alguna, todo lo contrario. ¡Falsa impresión!. ¿Qué ocurría allí? No tuve más remedio que volver acompañado de otro experto en flora, Juan Pedro Zaballos del Jardín Botánico de la Universidad de Alcalá de Henares.  En Almería Cecilio y yo nos reunimos con Javier Cabello, botánico también, fitosociólogo, y compañero de la Universidad de Cecilio. Al día siguiente se nos unió el entrañable José Luís González Rebollar bioclimatólogo y botánico. Ya en el campo les expliqué mis tribulaciones. José Luís me llevó a una Rambla o Oadi, muy cerca de donde comenzó a encumbrarse la carrera del actor y director  Clint Eastwood, con los numerosos “sphaguetti Western” que allí e rodaron. Y sí me deslicé hacia una rambla, aparentemente seca, recorriéndola no más de 1 kilómetro. Tras un recodo por el lecho fluvial, topé con una zona densa que albergaba pastos verdes, cuando de pronto, deambulando en el lecho pedregoso” observé que brotaba un manantial, el agua corría, súbitamente se encharcaba para luego volver a correr y ser abducida en el propio lecho. Al seguir mi andadura, tras oro recodo del río, volvía a aparecer el más que árido desierto. Una gran variedad de microambientes daba lugar a pequeños mosaicos de vegetación ricos en especies y muy contratados fisionómica y florísticamente. ¡Era cierto! No explicaré aquí las causas, pero sí que su origen procedía de una tectónicas activa con roturas jalonadas de los freáticos. Empero volví a leer relatos semejantes en otros lares del planeta. La vida bulle allí aunque aún resulta prematuro ni promediar estimas ni generalizar con contundencia. Debemos tener presente que el clima, y por tanto las precipitaciones en los ambientes áridos varían de una forma brutal. No se puede encontrar lo mismo tras lluvias que aparecen en medio de decenios en los que apenas caen unas gotas, al menos en ciertos enclaves de Tabernas y otros desiertos.   Es decir, la variabilidad en el régimen pluvial deviene en que o se toman medidas durante muchos, pero que muchos años, cuando no decenios, o resulta imposible obtener estimas dinas de ser consideradas científicamente.

Sin embargo tampoco debemos olvidar que bajo los suelos desérticos pueden o no existir capas freáticas hasta las que logran penetrar las plantas adaptadas con raíces que superan la decena de metros. Donde hay agua hay vida y por tanto se emite C02, pero a pulsos, no de forma continua, excepto en aquellos puntos en los que afloran los manantiales de la capa litológica que albergaba o enterraba el susodicho nivel freático, también fluctuante.  Empero ya que hablamos de CO2 y los hombres y mujeres de poca fe pensarán que me he desviado del tema, aunque no es así, os narraré una historia que me mentó Cecilio, sobre las emisiones de Co2 en Almería, cerca de Cabo de Gata en donde ubicaron instrumental sofisticado con vistas a cuantificar las emisiones de este gas de invernadero.

Paro hablando de sedimentos, en la nota de prensa puede leerse: “A más sustrato disponible, más materia orgánica en el suelo, y cuanto más favorables sean las condiciones como la temperatura y la humedad del sedimento, más activos estarán, liberando una mayor cantidad de dióxido de carbono (..) los investigadores concluyeron que los factores responsables de la liberación de dióxido de carbono son esencialmente los mismos en todo el mundo. “La interacción de las condiciones locales como la temperatura, la humedad y el contenido de materia orgánica de los sedimentos es crucial, y tiene una mayor influencia que las condiciones climáticas regionales” (…). Por supuesto, cuando más espeso es un suelo, es decir más profundo, tanto más carbono “edáfico” albergará, debido a la actividad biológica de la vegetación, así como del mayor número de organismos que componen la microflora y microfauna edáfica.  Se trata de una conclusión a la que llegaría un estudiante tras cursar su primer curso de edafología. ¿Novedad?. ¡Mejor no digo nada!.  Dado que en estos cauces no curre mucha agua (atrde mal uy nunca), con la salvedad de las riadas e inundaciones tras imponentes tormentas que acecen por horas o pocos días, a menudo, después de muchos años o decenios de sequía, sospecho que los autores del estudio deben contemplarlos, no como redes por donde de vez en cuando corre el agua, sino como tenebrosas redes de emisiones de gases con efecto de invernadero. ¡Jesús!. ¡Solo se ve lo que se sabe!.

La Pedo-flatulencia árida y semiárida.

Meses antes…….

Ya sabéis que edafodiversidad en castellano se traduce al Suajili por pedodiversidad, y al menos en España tal vocablo resulta ser escatológico, generando las carcajadas del personal. Y si hablamos de emisión de gases……

Meses antes de mi encuentro con Cecilio, había asistido a un Congreso de Fractales en donde en una de las conferenciantes se ofrecía resultados justamente de esas parcelas y otras. Hablamos más o menos de Cabo de Gata (Almería, España). Conforme a la cnferenciante aludida, se habían estimado las emisiones de cantidades anormales de Co2. Extrañado le pregunté de donde procedía tanto Co2. A lo que me contestó que ellos sospechaban de los sustratos geológicos profundos (Cabo de Gata resulta ser un antiguo volcán submarino emergido, coronado por una capa o estrato de origen margas de coralino). Debido a que su respuesta me extrañó mucho, le volví a replicar: ¿Por qué no de los carbonatos del suelo?. La respuesta de la interpelada me dejó atónito: “Es que las calizas son muy duras como para alterarse tanto en poco tiempo. Y ahí cerré la boca so pena que se montara un lio mayúsculo. Ella no tenía ni idea de lo que era un suelo, como también me temo que los autores del estudio de la nota de prensa que os muestro abajo. No es el momento de discutir sobre los carbonatos, pero, por ejemplo, ¿sabéis lo que son los pseudomicelios de carbonatos?. Se alteran emitiendo CO2 con extrema facilidad. En fin….

Le comenté este episodio a Cecilio, se río mucho y me espetó algo así “Lo que si hemos observado en esas parcelas  son súbitas, breves pero virulentas emisiones de Co2. Y continuó con una frase más o menos de la siguiente guisa:…..” tras rachas de viento fuertes que parecen expulsar CO2 del suelo al llegar el aire”. Tengo una conjetura sobre este asunto, pero me la reservo por falta de evidencias.

Cecilio te burlas de la edafodiversidad, pero investigas la pedoflatulencia: jajajaja, reímos con ganas durante algún tiempo. Pues bien,  eso se trata de una investigación sobre pedoflatulencia, aunque los autores lo ignoren. ¿¿??.

En fin…. “solo se ve lo que se sabe”. Y sabemos muy pero que muy poco, para hacer avaluaciones, “espacializarlas” en todas las condiciones y tipos de ambientes de Gaia, incluyendo las aguas freáticas, frecuencia de las lluvias que dan lugar a estos fenómenos,  etc. etc. Hay tantos papers de esta guisa que siento pena, y eso que han intervenido decenas de cabezas pensantes.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

El Guano, una genuina piedra preciosa: ¿Gaia y Gea son una sola unidad indivisible

triazolita-guano

¿La triazolita es el Guano?. Fuente Colega imágenes Google: Triazolita, descubierta en Chile, se cree que derivó del guano de cormoranes

 Ya os explique en otro post el hermoso, fructifero y heurístico  progreso científico del que goza actualmente la mineralogía. ¿Lo sabías?. Claro que la mayoría posiblemente no, ya que este tipo de estudios no interesan a los medios de comunicación de masas. Sin embargo, lo he venido explicando en post como el siguiente: “Diversidad de los minerales de La Tierra y sus relaciones con la vida”. Redactando esta entradilla, así como recopilando el material suplementario (que no menor ni en cantidad ni en calidad) que os expongo abajo, hoy si he disfrutado a lo grande. Espero que a vosotros os ocurra lo mismo.

Ciertamente este post podía haber dado lugar a tres o cuatro adicionales, sin embargo a fecha de su redacción (14 de noviembre de 2019) me he visto obligado a evitarlo, por cuanto una parte muy interesante del mismo, aunque no la mayoritaria, ha sido publicado bajo copyright en un fascinante artículo de National Geographic. Más concretamente hablo del siguiente: “Las rocas de la Tierra pueden absorber una cantidad de carbono impresionante”. Os recomiendo que lo leáis completo, sin perderos detalle. Personalmente editaré mi post reproduciendo unos pequeños fragmentos de este último exclusivamente. No se trata de hacer competencia ilegal (yo saldría perdiendo y además detesto tales actitudes) sino recordar a los amantes de las ciencias del suelo unos descubrimientos que me han fascinado, especialmente por su belleza. Esa es la razón por la que suelo dilatar un año, o más, muchos de mis post sobre las noticias originales. No intento aprovecharme de nadie, sino reflexionar sobre ciertos hechos científicos reemplazando la novedad del tema, por la reflexión e informaciones posteriores que pudieran contradecir a los cazadores de noticias de última hora. Espero que desde National Geographic se entienda mi posición. Tampoco hago uso de su maravilloso museo de fotografías. Eso si, gran parte del texto ,lo he obtenido de páginas Web y traducido por mi incompetente amigo Google Translate, retocado un poco. Pero a lo que vamos.

En un post previo ya hablé de la importancia de ese formidable fertilizante natural al que en España se denomina Nitrato de Chile (Las Aves y los Suelos (Suelos Ornitogénico): El valor del Guano). Por casualidad, repasando otras notas de prensa topé con una que mostraba un mineral precioso, de nombre estrambótico y el vocablo guano. Me despertó la curiosidad, indagué …. y esta vez (¡uno de esos casos excepcionales que me ocurren de vez en cuando!) causó mi regocijo.  Dado que tenéis material más que de sobra como para entender el valor de lo descubierto, me limitaré a elaborar unos breves comentarios.

Cuando este abono o suelo ornitogenético se deposita en los fondos marinos, cerca de las zonas de subducción de la tectónica de placas, se sumerge en el manto terrestre, sufriendo todo tipo de transformaciones hasta convertirse en un mineral hermoso. Se han descubierto otros muchos en ese ambiente, como podréis leer tanto abajo, como  en el post sobre diversidad mineral previamente enlazado y que redacté hace ya más de tres años. Curiosamente, uno de los interlocutores vuelve a ser el mismo. Reitero que me fascina este tipo llamado Robert Hazen, en su forma de capitanear la mineralogía por unos derroteros que los denominados expertos en geodiversidad debían seguir, aunque ni siquiera lo citan, como en el caso de la edafodiversidad. Si se quiere inventariar la geodiversidad, hay que seguir sus pasos y los míos, antes de acomodarse sobre unas plataformas teóricas enclenques que no conducen, se mire por donde se mire, al progreso de la ciencia. Pues sí, Gea convierte las heces del guano del cormorán en piedras preciosas y otras sustancias cerrando un círculo fascinante, si las conclusiones obtenidas hasta la fecha por el proyecto DCO (Deep carbón Observatory) son corroboradas.

Como veréis abajo,  los autores dicen constatar que existe mucha más vida y biomasa en las profundidades de la litosfera y el manto terrestre (debajo del suelo), que entre este los recursos edáficos y biosféricos conjuntamente. Del mismo modo, postulan la génesis abiótica de ingentes considerables cantidades de hidrocarburos como el metano, o que también en el seno de este planeta existe más agua acumulada que en su superficie.   Pues bien la génesis del mineral que procede del guano, se produce justamente en donde la ciencia cree que se genera la mayor concentración de diamantes.

La documentación que he leído da lugar a preguntase cuestiones muy relevantes que, en un futuro necesitarán respuesta por parte de la ciencia. Por ejemplo: (i) ¿la vida se originó y evolucionó en las profundidades del planeta?; (ii) ¿realmente podemos defender que el ecosistema más grande de la Tierra se encuentre a decenas y centenares de Km de profundidad?; (iii) puede ser este cosmos subterráneo el lugar donde pudo/puede originarse la vida en otros planetas?. Finalmente Robert Hazen afirma, quizás con cierta ligereza: “Ahora comprendemos que la biosfera y la geosfera terrestres son un sistema integrado y complejo, y que el carbono es la clave. Idea más que sugerente pero que habrá que plantearse con más datos y reflexión.

Os dejo con el material mentado, estando seguro que os fascinará.

Juan José Ibáñez

Continua……….

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Paleosuelos de las Islas Canarias y el Origen del Sahara

paleosuelos-canarias-sahara

El secreto de los paleosuelos de Canarias y el Origen del Sahara. Fuente: Imágenes Google

La noticia que os ofrecemos hoy aborda el tema de como los paleosuelos pueden albergar información valiosísima sobre los climas del pasado que incumben al lugar, pero también a otros que pueden ser muy distantes. Los investigadores que han realizado el estudio, intentan esclarecer cuando se formó el gran desierto del Sahara.  Y con tan motivo analizaron los restos y evidencias que se encuentran bien guardados en los paleosuelos enterrados de las Islas Canarias, y más concretamente en los de Fuerteventura y Gran Canaria. Los resultados, francamente interesantes, que podéis leer tras esta entradilla, no los discutiré aquí, aunque adelantaré que varios millones de años. Ahora bien, digan lo que digan los autores, otros estudios han constatado un Sahara verde y al parecer de carácter mediterráneo hará unos pocos miles de años.  No se trata de hipótesis contrapuestas ya que una cuestión estriba en saber cuándo los patrones generales de circulación de la atmósfera comenzaron a establecerse como ahora, y otra bien distinta que cambios climáticos menores ocurren de vez en cuando, cíclicamente o no, los regímenes de humedad y temperatura regionales. En consecuencia, personalmente, considero que una de las hipótesis que describen estos científicos, entre otras muchas, se me antoja la más acertada: “También existe otra evidencia que sugiere que  el desierto ha tomado descansos y ha tenido períodos más verdes y húmedos intercalados con épocas áridas. Es esta sensibilidad al clima, y el papel del Sahara en el clima global, lo que hace que la región sea tan interesante (….)”.

 Existen zonas del planeta que son exportadoras natas de materiales y tanto el Sahara como su sureño vecino Sahel, son dos de ellas. Y tal mercancía suele beneficiar a ecosistemas tan lejanos como los americanos, fertilizando sus suelos y, según algunos, causando a los humanos problemas de salud respiratorios hasta en américa. De todo esto ya hemos hablado en varios post anteriores que os muestro abajo, aunque en algunos de los títulos no pueda infeirse.

 Ya comentamos también que, entre otras valiosas informaciones, los suelos y más aún los paleosuelos que se encuentran enterrados, y como corolario mejor preservados, son un archivo de memoria de la vida y los ambientes del pasado. Hoy seré breve, aunque os proporciono información abundante. Espero que sea del interés de algunos de vosotros.

 Juan José Ibáñez

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Escaneando la abundancia y distribución de las raíces de las plantas en comunidades vegetales (“DNA metabarcoding”)

 0-paisaje-y-suelos-de-almeria-post-biomasa-raices

Matorrales de Almería y uno de sus tipos de suelos. Fotos: Juan José Ibáñez

El artículo que vamos a abordar hoy se me antoja muy interesante. Los autores dicen haber analizado y cuantificado la distribución y abundancia en el suelo de las raíces de especies vegetales distintas en un matorral mediterráneo, utilizando técnica genéticas “DNA metabarcoding”. Aclaremos que, cuando se pretende identificar una especie no procariota por su DNA, se utiliza el vocablo Código de barras de la vida o código de barras genético. Sin embargo, si se pretende discernir en una muestra de “algo” las variadas especies allí presentes se usa el vocablo   “DNA metabarcoding”. Debe existir una traducción al español de este vocablo que sea aceptado por los expertos, pero no estoy seguro tras mis pesquisas. Eso sí la técnica ya no es tan novedosa como recalca el “plumillas” en la nota de prensa. Otra cuestión bien distinta sería llevar a cabo tal análisis para discernir y cuantificar los microrganismos asociados a las raíces, es decir sus rizosferas. Me explico. Conforme a la Wikipedia inglesa, de la que he traducido algunos fragmentos que he dejado bajo, junto al original en inglés, que os aclarará las razones. Con los invertebrados, como señalan los autores de la publicación, albergo dudas, ya que muchas de sus especies aún no han sido debidamente descritas. Pero ese es otro tema, como también, el explicaros mis dudas sobre los códigos de barras genéticos. Se trata de asuntos de nuestra incumbencia que dejaremos en otra ocasión/post.

No cabe duda que poder realizar un mapa sobre la distribución y abundancia de las raíces de especies vegetales distintas en una comunidad resulta ser una línea de investigación muy interesante, ya que puede ofrecernos una valiosísima  panorámica de ese universo invisible que atesoramos bajo nuestros pies, y del que desgraciadamente sabemos tan poco. Eso sí, no alcanzo a entrever, sin que por ello sospeche nada, de cómo se puede cuantificar y visualizar la distribución de las raíces si fuera el caso, ya que hablamos de técnicas genéticas, no de imaginería. Empero hablo de la nota de prensa, que no dice nada al respecto. Si sospecho que, a día de hoy, la instrumentación debe ser lo suficientemente onerosa, es decir poco asequible, como para  poder ser usada por la mayor parte de los equipos de investigación, debido a que interviene una empresa cuyo nombre, hay que buscar en Internet y que incluye, por ejemplo, la siguente frasecita: “Diversity analysis of environmental samples with our DNA metabarcoding service”.  En cualquier caso, si todo lo que en la nota de prensa resulta ser cierto, se trata de un nuevo instrumental  que pudiera ayudar mucho a entender esa biomasa de las plantas que, a día de hoy, apenas podemos vislumbrar.

Os dejo pues con la note de prensa, así como con alguna información sobre las técnicas genéticas empleadas, que he extraído de las Wikipedias en Inglés (algunos fragmentos traduciodos al español-castellano) y Española.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , ,

Suelos Agua, Agricultura, Seguridad Alimentaria, Sequías y Desertificación: Día Mundial del Suelo (5 de diciembre de 2020)

dia-mundial-del-suelo-humedad-y-sequias

Fuente: FAO

El 5 de diciembre de 2020 se celebrará el día mundial del suelo. Se trata de una iniciativa que se celebrará todos los años, como viene siendo costumbre desde 2015. Tanto la FAO (GPS), como la ONU, entre otras instituciones internacionales apoyan tal iniciativa, siendo participes de la misma. El tema escogido para esta celebración resulta ser la biodiversidad del suelo. En consecuencia, vamos a ir mostrándoos una serie de materiales interesantes, que reproduciremos de las páginas Web correspondientes. Sus contenidos son muy didácticos, por los que los reproduciremos íntegramente, o, cuando sea el caso, traduciremos del suajili al español-castellano. No comentaremos nada, para no confundir a los lectores potenciales. Si algún post lo requiriera, cambiaríamos el título el título, añadiendo otros contenidos ajenos indicando la fuente de cada uno. El post de hoy versa sobre la importancia del binomio suelo-agua cuyo estudio resulta ser esencial para la supervivencia de la humanidad. Hoy si hemos cambiado el título original (Los suelos almacenan y filtran agua), Podéis preguntaros porqué reproduzco una noticia como esta. La razón es muy sencilla. Se trata de unos materiales que sirven a los docentes del mundo Latinoamericano (incluyendo España y Portugal), los cuales no suelen estar supervisando en Internet lo que se cuelga en cada Portal y disciplina científica. No se trata  de suplantar, sino de divulgar la importancia de los suelos y en especial su biodiversidad. Y aquí me paro. Veamos la crucial importancia de  las relaciones entre estos dos recursos naturales conforme a la FAO, GSP y ONU.

Espero que sea de utilidad.

Juan José Ibáñez

Continúa……….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Mapa de Secuestro Potencial de Carbono de los Suelos del Mundo (Comienza el proyecto)

globl-soil-carbon-map-2020

globl-soil-carbon-map

Mapa de secuestro Real  del carbono de suelo, el potencial es el objeto de este post como señala la figura Fuente: FAO, GPS.

En 2018, la FAO y GPS lanzaron el primer mapa mundial de secuestro de carbono por los suelos. Fue un primer paso hacia adelante. Sin embargo, padecía de numerosas incertidumbres debido a la diversidad de las fuentes, protocolos analíticos, disparidades en densidad de muestreo, lagunas geográficas sin datos, etc.  Siempre he defendido que el contenido de carbono en los suelos varía rápidamente, ya sea por su manejo, ya por ciertos desastres naturales, etc. En consecuencia, lo que realmente interesa no es una foto fija de lo que en realidad es una película (acción en movimiento). Por lo tanto, este tipo de cartografías, como la de los usos del suelo, por ejemplo, son ilustrativas, pero su validez es efímeras a la hora de hacer uso de ellas tras varios años de su publicación. Del mismo modo, una cuestión es evaluar lo que hay actualmente y otra bien distinta la capacidad de los suelos del mundo para secuestrar carbono bajo diferentes escenarios de usos agrarios, cambios climáticos, nuevos procedimientos de gestión, y la preservación de la naturaleza. Un mapa potencial nos puede informar de cómo, donde y cuando, se puede aumentar el almacenamiento de carbono, en distintos escenarios. En Consecuencia la Alianza mundial del recurso suelo, o GPS, acaba de lanzar un proyecto mucho más ambicioso en todos los sentidos. La Frase que he recogido abajo lo explica casi perfectamente: “Con la publicación de las especificaciones técnicas y las directrices del país, ha comenzado el desarrollo del Mapa de potencial de secuestro de carbono orgánico del suelo global. El GSOCseq simula las existencias de COS durante un período de 20 años en tierras agrícolas y cuantifica el potencial de secuestro. Se trataría de un producto valiosísimo que acabaría con la disparidad de cifras ¿reales?, así como con las predicciones más que dudosas que se extraen, a partir de ellas con modelitos numéricos, muy abundantes en la literatura científica. Reiteramos que se trata de productos de simulación en base a bases de datos deficientes para estos menesteres. Hablamos pues de verdaderos cimientos con vistas a la planificación futura de los usos de suelos sostenibles y el almacenamiento que podría obtenerse a escasa mundial en lo que a la materia orgánica del suelo respecta. Va a llevar su tiempo. Pero está vez merecería la pena. Como decimos en España,  ¡No por mucho madrugar amanece más temprano!. No he encontrado apenas información, por lo que me veo obligado solo comentar esta iniciativa que acaba de comenzar. En la paginas Web que os proporciono abajo podéis seguir su elaboración y posiblemente participar. A fecha de hoy no puedo decir más. Empero como critico más que alabo, esta vez es de rigor aplaudir la iniciativa si se lleva a cabo correctamente. Ya veremos…. El problema,  para los expertos estribará en entender  y elegir protocolos y variables estandarizadas con gran poder predictivo, partiendo de un muestreo sea muy completo y no solo en número de muestras por unidad de área, sino también que incluya todo el perfil del suelo y no exclusivamente ¡los centímetros superficiales! del mismo (problema lamentable que tradicionalmente  arrastramos desde hace decenios y difícil de erradicar). Por ejemplo, la textura del suelo, la naturaleza del material a descomponer/humificar condicionan también fuertemente la capacidad de secuestro de carbono. Y tan solo cito dos variables entre otras. Un muestreo bien hecho pero deficiente en las variables seleccionas nos retrotraería a los modelitos numéricos que solo atinan si la información suministrada es pertinente y suficientemente completa. De no ser así, nuestro gozo en un pozo. Veamos que deciden lo expertos, tanto más cuando su elección se encuentra fuertemente politizada en este tipo de Instituciones Internacionales.

Ver: Boletín de la Alianza Mundial por el Suelo No. 29, 30 de septiembre de 2020.

Juan José Ibáñez

Continúa……….

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Agricultura agrovoltaica o agrofotovoltaica

agricultura-fotovoltaica
Fuente: Colaje Imágenes Google

Pues va a ser que sí, se propone un nuevo sistema de manejo de suelos que incluye la producción de biomasa, y más concretamente la producción de alimentos, a la par que la de energía solar. Ahora bien, para empezar,  la iniciativa no es tan novedosa como vociferan las noticias de prensa en agosto de 2019. Pues va a ser que no, como podréis leer en varias notas de prensa que os incluyo abajo, tanto en español-castellano como en suajili. ¿Responderá a las expectativas que insinúan los plumillas, que suelen exagerar, cuando no mal interpretar todo? Presumo que no. Cuando las buenas nuevas las ofrecen las empresas tecnológicas, debemos siempre tener en cuenta que el objetivo de aquellas es vender, que no garantizar nuestro futuro ya sea alimentario o energético. Y este resulta ser el caso. ¡Vean la primera noticia procedente de Chile!, en la que tal sistema se presenta rodeado de un mar de bendiciones caídas del cielo. ¡No, no y no!. Eso sí, podréis observar cómo se muestran distintas modalidades o variantes, algunas más interesantes que otras. Me resulta difícil generalizar algunos comentarios a tanta variedad, ya que aunque no lo parezca, podréis comprobarlo por vosotros mismos al leer las mentadas notas de prensa.

Ya sabemos que a las tradicionales granjas para la producción de alimentos, se les suman las denominadas granjas o huertos solares. El paisaje en España comienza a transformarse tanto con la inmensa siembra de paneles solares, como para que un ciudadano que los visionara hace 40 o 50 años atrás, enmudeciera creyendo que nos han invadido los extraterrestres. Incluso en algunos pueblos del interior de España se lamentan de que tal fealdad afecta negativamente (espanta) al turismo rural, afectando de paso a la vida de ciertos animales silvestres.  Mejor los molinos de Viento de Don Quijote, más armónicos con su entorno y productores de energía renovables. Pero a lo que vamos.

La idea básica estriba en  cultivar vegetales debajo de paneles solares en territorios con exceso de insolación y déficit hídrico. Por un lado, esos paneles dan sombra a la “cosecha”, paliando parcialmente el estrés ocasionado por tanta radiación y disminuyendo la evapotranspiración del sistema suelo-planta. Según las noticias que abajo os exponemos, tal hecho por sí solo no afecta negativamente al rendimiento de la producción, pudiendo incluso aumentarla.  Pero hay más, mucho más. Los paneles solares  necesitan agua cuando se calientan en exceso y también para su mantenimiento. Tal tesoro en un medio árido, semiárido o mediterráneo, es finalmente recogido por el suelo que se lo ofrece a la planta para su crecimiento. Y de tal modo, con la misma cantidad, obtenemos energía solar y biomasa vegetal (que en alguna noticia ya se relaciona con especies aptas para la producción de biocombustibles). En principio, no resulta ser una mala idea, al margen del deterioro estético del paisaje. En alguna nota de prensa se nos informa que debe cambiarse, de algún modo, el diseño y disposición de las placas aunque tal hecho no adolece de dificultades tecnológicas dignas de mención.

Personalmente no me queda muy claro como consolidar todo el sistema con la misma extensión de suelo utilizada para la producción alimentaria, como podréis leer. Pero hay varias modalidades y reitero que, a día de hoy, me resulta difícil extraer conclusiones concretas. A pesar de ello, sí se me antoja interesante utilizar este sistema en los cultivos de invernadero bajo plástico. Los más asiduos a esta bitácora os acordaréis de los post que dedicamos a los mares de plástico, invernaderos  que deterioran el paisaje del SE de la península Ibérica, pero que son una bendición para sus propietarios y la producción agraria del país. Ahora bien, en otros lares con idénticas condiciones ambientales, la propia energía solar obtenida por los paneles serviría para acondicionar el sistema y ahorrar más agua. Añadamos aquí que, este tipo de cultivos de invernadero más modernizados reciclan ya de por si parte del agua que se les proporciona, para lo cual requieren energía.  En estos casos, y por la autonomía que se le puede otorgar a tales huertos eco-solares podría ser una solución interesante, como para incrementar sobremanera la producción de las cosechas. Empero aquí especulo. Prefiero que leáis por vosotros mismos el material que os proporciono abajo, eso sí, con espíritu crítico, ya que se trata, se quiera o no, de marketing con aval político.-empresarial.   ¡amen!.

Juan José Ibáñez

Continúa………….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Sequías, mortandad forestal y la importancia del agua en el suelo y subsuelo

sequia-caifornia-agua-profunda-y-bosques-muertos

Sequias, California, Agua Profunda y bosques muertos. Fuente: Imágenes Google

En un post precedente: “Las plantas también absorben agua debajo del suelo, si la necesitan”, ya os mostramos como las raíces de la vegetación pueden penetrar en el subsuelo hasta algunas decenas de metros de profundidad, en busca de agua. Obviamente, este hecho suele acaecer esencialmente en aquellos ambientes y hábitats que sufren déficits hídricos de diferentes magnitudes.   Es decir, hablamos especialmente de ecosistemas que se ubican en biomas áridos, semiáridos y mediterráneos, pero también en ciertos enclaves de otros más húmedos, bajo circunstancias que generan “de alguna forma” falta de agua para el desarrollo de la vegetación. Este post puede pues considerarse como una ampliación del previamente mentado. Hablaremos de una nota de prensa que da cuenta de un estudio científico publicado en 2018. Sul título, traducido del suajili al español-castellano vendría a ser “La pérdida de aguas profundas provocó la muerte de los bosques en Sierra Nevada, California. Se trata de una investigación interesante que, respecto al ya aludido en aquel post, demuestra que: (i) la vegetación resiste sequías pertinaces y/o prolongadas, extrayendo el agua debajo del suelo, al penetrar y succionarla de regolitos y grietas de los materiales litológicos subyacentes; (ii) Cuando esta se agota el arbolado perece y (iii) que la distribución espacial de los arboles moribundos es heterogénea, estando condicionadas por otros factores ambientales, como en este caso el relieve. A efectos prácticos podríamos equiparar este hecho a la toposecuencia de una ladera. Como veréis, resulta “en primera instancia llamativo” que la mayor mortandad se produzca en las zonas bajas de montañas o laderas, es decir en donde “bajo condicionas normales” el suelo es más espeso y las disponibilidades hídricas en lo que respecta al desarrollo vegetal más favorables. Dicho de otro modo,  a mayor espesor del suelo/regolito, mayor potencial para almacenar recursos hídricos, aunque también reciben cantidades de agua considerables como resultado de la escorrentía superficial y subsuperficial de las cotas altas de las montañas/laderas, como intento ilustrar en la foto de cabecera.

Resumiendo, la vegetación de los ecosistemas puede supervivir a las sequías durante años, extrayendo parte de su capital previamente almacenado en el “banco” (suelo/regolito/saprolito). Empero si la sequía persiste demasiado tiempo, y los ahorros menguan paulatinamente hasta que la hucha se vacía, viene la tragedia. Las reservas de agua comenzarán a restablecerse cuando la sequía finalice y los excedentes de humedad van recargando la cuenta bancaria (el agua del suelo y subsuelo). Como corolario, la vegetación comenzará a recuperarse de los árboles que permanezcan vivos. Como corolario, cabe recordar que la edafología clásica difícilmente puede ayudar a entender y predecir este problema, al contrario que el estudio de la zona crítica terrestre.

Tras la noticia original en inglés, os dejo el enlace a otra, también de interés, y muy relacionada con el tema que hoy tratamos. Eso si la última no la he traducido. Seguidamente podéis leer todo este material. Me he esmerado en traducirla mejor que en otras ocasiones y alberga varios detalles que no dudo que os interesarán.     

Juan José Ibáñez

Continúa………..

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,