‘Diversidad, Complejidad y Fractales’

Autoensamblaje de arenas y autoorganzación espontanea/inducida de las líneas de costa. Expendiendo islas contra la subida del nivel del mar

 autoensamblaje-de-arenas-expandir-islas

Aprovechar el poder de las olas para reconstruir islas Nivel del Mar. Fuente: Colaje Imágenes Google

Interesante noticia la que os voy a mostrar hoy. Ya hemos hablado de los modelados costeros y del riesgo que corren y/o pueden correr como consecuencia de la subida del nivel del mar propiciado por el calentamiento climático. Pues bien, en algunas pequeñas islas naciones como las Maldivas, ya se están realizando pruebas con vistas a intentar frenar un proceso que algunos vaticinan que terminaría sumergiéndolas por completo. Yo personalmente, albergo mis dudas, a no ser que por paliar tal inmersión, terminemos convirtiendo la especulación en realidad. Os hablé del tema y hoy no abundaré más en el mismo. Ahora bien, la nota de prensa ofrece una forma novedosa y otra clásicamente ingenieril. La primera se basa en aplicar nuestros conocimientos de autoensamblaje, autoorganzación, típica de los sistemas complejos y/o sistemas no lineales que os hemos venido explicando en nuestra categoría ‘Redes Complejas, Ecológicas, Sociales y el Mundo de Internet’. Las geoformas de las líneas de costa obedecen a pautas bien conocidas, como las que os explicamos en algunos de los post previos que os expongo de nuevo abajo.  Por ello, su aparición es relativamente predecible, existiendo clasificaciones y cartografías de las mismas. Si la naturaleza modela tales geoformas, mejor no experimentar peligrosamente, como con el dragado, sino estimular su dinámica natural. Y es esto, precisamente, lo que están intentando hacer investigadores del mítico MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts). Emular y estimular a que la naturaleza lleve a cabo su trabajo se me antoja mucho más acertado que generar onerosos estropicios en manos de la ingeniería bruta y el encefalograma plano. Intentan salvar las islas a toda “costa”. ¿Cómo?. Abajo os lo explican, como veréis de mi rápida (léase narrativa bruta) traducción del suajili al español castellano. Leerla completa tras el listado de post con que termino esta entradilla. Realmente interesante y, como mínimo, los investigadores parten de una hipótesis tn plausible como sensata. Ojalá tengan éxito. Os dejo pues abajo con el material en los dos idiomas.

Algunos post previos sobre modelados costeros

Suelos, Subida del Nivel del Mar y Cambio Climático

Tsunamis, Suelos y Procesos Superficiales Terrestres

Geoformas de las Líneas de Costa Generadas por la …

Dunas y Paisajes Arenosos (WRB 1998) …

Deltas, Estuarios y Marismas …

Geoformas de las Líneas de Costa Generadas por la …

Dunas y Paisajes Arenosos (WRB 1998)

Deltas, Estuarios y Marismas

Juan José Ibáñez

Continua……..

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , ,

Los peces de la Lluvia y otra ictiofauna edáfica

 habitat-peces-de-lluvia-en-latinoamerica

Hábitat de los peces de lluvia en Latinoamérica. Fuente: En Researchgate cargado por  Jason Podrabsky; Portland State University

Fue hace ya unos catorce años, cuando en el post “Las Extraordinarias Sorpresas del Universo de los Suelos: Representaciones Canónicas y Singulares” redactaba, entre otros, este sorprendente caso:

Peces saliendo del suelo y pastoreando en un bosque” (Post de 2006)

Antonio Machado (Universidad de la Laguna en Tenerife, Islas Canarias), colega que trabaja en taxonomía y ecología de artrópodos, fue, si recuerdo bien, un alto cargo de la UICN por varios años. Tomando un café un día me narró esta sorprendente historia. En determinado país africano, observó, para su sorpresa, que el suelo de un bosque tropical poseía un tapiz herbáceo propio en apariencia de una dehesa e inaudito en las selvas tropicales. Tras otear a su alrededor solo avistó algunas pozas más o menos fangosas esporádicamente distribuidas entre el “pasto. Después de indagar, llegó a la conclusión de que el ganado no podía ser el responsable de tal herbívora. Consultando a los colegas del país se quedó “patidifuso”. Resultaba que, en los años anormalmente húmedos (no recuerdo con que frecuencia), unos peces que habitualmente persistían en las pozas podían salir fuera de ellas y nadar libremente por el bosque, siendo su actividad la que generaba tal césped, que de no conocerse el fenómeno no podría explicarse. Obviamente al desaparecer el agua, estos elementos de ictiofauna regresaban a sus “pozitas” en el suelo (recordemos que, actualmente, se extiende la práctica de incluir los suelos sumergidos en las clasificaciones nacionales de suelos, e incluso en la WRB y la taxonomía de suelos norteamericana)”.

killis-peces-de-lluvia-en-espana

killis peces de lluvia en España: Fuente Colage Imágenes Google

No recuerdo el caso, pero en la noticia que abordo hoy, en primer lugar, se explica un ejemplo de mecanismo de latencia para resistir a las sequías en peces de Mozambique que viven en estos singulares hábitats de suelos (temporalmente sumergidos) del mentado país africano. Sin embargo, buscando en Internet he topado con otra nota de prensa que nos avisa que tales elementos de la ictiofauna existen en todos los continentes con la excepción de Oceanía. Y así, por ejemplo, en España se encuentran en peligro de extinción, empero no por la sequía, sino por especies invasoras y la contaminación del agua.  En 2021 s ha lanzado una extensa obra de la FAO acerca de la biodiversidad de los suelos. Supongo que la ictiofauna no resulta ser muy tenida en cuenta y posiblemente pase desapercibida. Empero entre otros muchos casos ahí está. Se podrían decir muchas cosas sobre este hecho, u otros semejantes. No sé si se trata del mismo linaje  evolutivo, o de adaptaciones convergentes dispares hacia a estos hábitats. Empero seguramente sería excepcional que andando por un suelo alguien pensara si existen embriones de peces en su seno a la espera de que las lluvias hagan rebosar sus secas pozas. Obviamente los habrá con distintas costumbres adaptadas a diferentes hábitats. Ya tenemos una nueva línea de investigación “ictiólogo de suelos”.

Francamente, la ciencia actual sigue debatiendo sobre la evolución de la fauna de vertebrados terrestres y como lograron conquistar tierra firme. Y a más de uno podría pasársele por la cabeza si no nos encontramos ante una posibilidad, entre otras, por supuesto.  No soy experto y como corolario no opino.

¿A que te dedicas?.

Yo investigo los peces del suelo, es decir la ictiofauna edáfica.

¡Ahhhh! ¡Que interesante!. ¿Qué has bebido?, porque el agua de una poza no parece ser la causante de tu confusión mental.

Pues va a ser que no, ¡borrico!.

Estas son las noticias que reproduzco abajo.

Este embrión de pez detiene su desarrollo para sobrevivir a la sequía (noticia 2020)

Los peces que nacen con la lluvia, en peligro de extinción (noticia de 2012)

Os dejo con ellas……

Juan José Ibáñez

Continúa……..

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Controversias Taxonómicas y Protección de la Diversidad: (Biodiversidad, Geodiversidad, Edafodiversidad…)

 diversity-lists-or-taxonomias

Fuente: Colaje Imágenes Google

Hoy abordamos un tema muy interesante, basado en una noticia que en español-castellano, llevaría por título: “Los científicos se mueven para crear una lista única y completa de las especies vivientes de la Tierra”. Ya hemos abundado, seguramente más que nadie sobre este tema, por cuanto le he dedicado muchos años de investigación a lo largo de mi vida. En consecuencia, os hemos venido ofreciendo abundante material a base de post, como los ubicados en nuestras Categorías: Diversidad, Complejidad y fractales y Taxonomías y Clasificaciones. También podéis leer mis contribuciones científicas en researchgate (ver pestaña del lateral derecho de la pantalla), aunque muchas fueron escritas en la lengua del imperio, es decir el suajili. Adelantemos que ya el título de la nota de prensa en si mismo es una quimera. No se dispone de tal listado, en sentido estricto, ya que conllevaría que atesoramos un conocimiento pleno de la biodiversidad del planeta, objetivo muy lejano de alcanzar.

Las clasificaciones y taxonomías son uno de los pilares fundamentales sobre los que deben consolidarse casi todas las ciencias, y no solo las naturales. Los objetos, vivos o inertes deben ser catalogados y necesitan ser entendidos por  todos los expertos involucrados. De no ser así no dirigimos hacia una torre de Babel, en donde diferentes individuos no logran entenderse por hablar diferentes idiomas. Obviamente, conforme avanza la ciencia, se producen cambios en tales constructos taxonómicos, al igual que los lenguajes humanos cambian con el tiempo, además de diversificarse o extinguirse.

Sin embargo, existen diversas escuelas taxonómicas y numerosas controversias en lo concerniente a la clasificación de especies o su posición en la jerarquía taxonómica, como lo es el árbol de la vida, o en cualquier clasificación de recursos naturales. La ciencia en acción exige tal tipo de debates. Son los Códigos Internacionales de Nomenclatura los más estables, empero no implican gran parte de los problemas previamente designados, algunos de los cuales son explicados en la nota de prensa que os muestro abajo en suajili y castellano. No obstante tener en cuenta que tal ejemplo incluye, además, otro actor a tener en cuenta, que resulta ser el legislativo. Cuantos más aspectos se tienen presentes tanto más compleja será la solución.

La encrucijada resulta ser un camino de doble dirección, incluyendo la noticia de hoy, tan solo una de ellas: Los conservacionistas se quejan de los taxónomos, aunque estos últimos tienen multitud de razones para quejarse  tanto o más que ellos. Los primeros demandan de los taxónomos una lista de entes a conservar, mientras que los últimos reclaman una mayor atención y financiación por sus indagaciones, ya que la ciencia/arte clasificatorio, exige mayores inversiones y masa crítica, por encontrarse al borde de la extinción. Las revistas de taxonomía padecen de un bajo impacto, por lo que resulta difícil realizar en este terreno una carrera profesional. Tanto es así, que diversos filo apenas cuentan con un puñado de expertos en todo el mundo, cuando atesoran miles o cientos de miles de especies. ¿Quién las clasificará?. Actualmente realizo mi trabajo en un Museo de Ciencias Naturales y se de lo que me hablo. Por razones legislativas, a menudo preservar un espacio natural exige detectar allí ciertos taxones de interés o únicos a escala global, y no suele ser lo mismo según el rango jerárquico que ocupen. Empero las clasificaciones varían con el transcurso de los años (ver abajo en la noticia), ya que de no ser así la ciencia no avanzaría. En consecuencia, los conservacionistas demandan una lista “sin ambigüedades” que dé cuenta del número de especies del árbol de la vida. Empero no resultará posible.  Eso si, la iniciativa que proponen atesora la ventaja de ser más inclusiva, es decir que incumba a un mayor número de interesados  (como por ejemplo parataxónomos de todo el mundo, sociedades nacionales y regionales, etc., de tantos países como se pueda, sin ceñirse al estrecho corsé de la ciencia de las revistas especializadas. Por su parte, los taxónomos podrían alegar que necesitan mayor atención y financiación, así como que las nuevas indagaciones pueden, inevitablemente dar lugar a modificaciones que, no suelen ser caprichosas, sino frutos de nuevos conocimientos.

No se trata de un debate nuevo, ni mucho menos, sino que es de esa clase de discusiones que surgen recurrentemente, es decir cada cierto periodo de tiempo.  Francamente, no vislumbro una fácil solución y tanto más cuando los que protestan, se llevan el dinero y la fama, tratando a los taxónomos, de un modo u otro, como jornaleros.

A pesar de todo, el debate continuará, sin que vislumbre un final en el horizonte. No se pueden preservar las especies, tipos de suelos, rocas, minerales, etc., sin taxonomías y estas ineludiblemente cambian. Cuando lo propios expertos en biodiversidad, por ejemplo, reconocen que apenas atisbamos a conocer e inventariar un número ínfimo de la genuina riqueza del árbol de la vida, exigir listas más o menos estables se me antoja una quimera….

La preservación de la naturaleza es prioritaria, empero para ello se requieren taxonomías, so pena de que existan incongruencias colosales como la que acaece en los estudios de geodiversidad, por cuanto “los geodiversos”  o “geodispersos” pretenden preservar mucho con sus geoparques, cuando ni tan siquiera disponen de taxonomías universales de la mayor parte de los recursos de su incumbencia a proteger, ni pueden saber si realmente un espacio geográfico es más geodiverso que otro. Les falta el pilar de las taxonomías. A ellos si les vendría bien al menos tales listas, pero no parecen interesados, tan solo los geoparques y geoturismo, que llaman más la atención y son del gusto de los políticos.

Todos queremos más por menos, pero esa frase, en este contexto, resulta venenosa.

En materia de suelos, disponemos de un par de clasificaciones universales que cambian con el tiempo, empero sirven como marco de referencia. Ahora bien, mientras consideremos que las especies o taxa de cualquier clase son “entes reales”, cada cambio del constructo taxonómico puede dar lugar a que ciertos taxones se extingan “conceptualmente” y otros surjan “conceptualmente.

Juan José Ibáñez

Continúa………

(más…)

Etiquetas: , , , ,

COP26 y el neodarwinismo social radical o la fábula del escorpión y la rana

 cop26-el-escorpion-y-la-rana

Colaje Imágenes Google

En nuestro post precedente: COP26: Cambio Climático vs Espiritualidad Ubuntu (y la Responsabilidad Ciudadana) ya comenzamos, y casi terminamos, de hablar sobre este tema: entre la pantomima y la tragedia. La Reunión del COP26 ha sido como la precedente, y acertamos en su momento: “COP 25 ¿Qué cabe esperar?. ¡Nada!, ¡Nada de Nada!”. ¡Suma y sigue!: COP27, COP28, COP29….”, hasta que reventemos el planeta y todos nosotros. Como en el caso de la Pandemia del COVID, la cantidad de artículos, notas de prensa e informes publicados es innumerable, casi tóxico. Los científicos alertan de la hecatombe, mientras nuestros gobernantes, autistas, hablan dando la espalda al ciudadano e intentando lavar su imagen, por no hablar de las empresas, ya que si la publicidad engañosa fuere delito penal, posiblemente casi todos terminarían entre rejas, siendo tal actitud una esperanza para el futuro. Prácticamente, todos ustedes saben lo que es el darvinismo. Una fracción ostensiblemente menor comprenderá a lo que en su día se denominó Darvinismo social. De hecho, a pesar de lo que señala Wikipedia, o al menos lo tamiza, el Darvinismo Social no fue consecuencia del biológico, sino que le precede. La burguesía durante la revolución industrial del Siglo XIX lo proclamaba a los cuatro vientos, pero con otras palabras. Darwin dio a la luz el Darwinismo Biológico y dado su éxito,  se escogió más tarde el término para justificar, dar solidez y aparentar rigor científico a los deseos de la nueva burguesía industrial-capitalista. En la búsqueda de “energía” (“el carbón”), el padecimiento de los mineros británicos resultó a la postre un acto cruel y sumamente insalubre. ¿pura explotación”.

Ya hablamos de estos temas hace muchos años y os mostramos que el darvinismo tan solo explica un lado del poliedro que encierra el complejo entramado de la evolución biológica. No les importa que existan sobradas evidencias de este hecho. Hablamos del Neodarwinismo radical de Richard Dawkins. Y así se omitieron las pruebas de la importancia de la cooperación, el apoyo mutuo y  la simbiosis que avalan en parte la Espiritualidad Ubuntu. Como corolario, mientras la ideología imperante sigue obteniendo brutales beneficios subyacentes a frases como “solo sobreviven los más aptos” o de que “el pez grande se come al chico”, claman ignominiosamente por la necesidad de un cambio de paradigma hacia una sociedad sustentable y equitativa/cooperativa. La fábula del escorpión y la rana, nos viene como anillo al dedo a la hora de explicar la situación. ¿Cómo puede nadar el ciudadano entre un mar de amenazas terroríficas y los buenos deseos que farisaicamente dicen desear nuestros gobernantes y multinacionales?. Pues bien, a algunos no les importa en absoluto (prefieren el botellón y contagiar de covid-19 a sus congéneres), otros tienen necesidad mucho más perentorias, como vivir y alimentar a sus familias mientras sobreviven  casi sin recursos. Y así finalmente otro grupo cae en ese nuevo y calentito concepto de “ansiedad climática”. Y si tales amenazas, cien veces comprobadas, fueran en realidad falsas, cabría volver a la maniobra neocapitalista ultraliberal de la Doctrina del Shock. Sin embargo, comienzo a pensar que la táctica resulta ser rocambolescamente útil, ya que así nos clavan como un puñal el Gran Reseteo (Foro Davos, Foro Económico Mundial). Es decir que la ciudadanía más desheredada y necesitada pagará las consecuencias, como ya ocurre con la vinculada Pandemia. La mayor parte de los rotativos del mundo e incluso la propia ONU reconocen que día a día los ricos son más ricos y los pobres más pobres incrementando  las desigualdades sociales, y de salud, como lo hace la concentración de CO2 en la atmósfera. Resulta llamativo que tras tanto COP. Por ciento COP significa en español-castellano policía… ufff.  ¿Cómo es posible que con tanta policía (COP) sigan aumentando las concentraciones de CO2 en la atmósfera?. ¿En qué mundo vivimos?. Más aun cómo es posible que una gran parte de los Estados Industriales planean invertir para el año que viene más fondos económicos en combustibles fósiles.

Lamento ser tan pesimista, pero soy perro viejo. Siempre me preocupó el tema. Más aun ya en 1992 (1993 formé parte de los redactores del Plan Nacional del Clima (en España) y luego se me nombró miembro de la Comisión Nacional del Clima. Ya por aquél entonces, tras solicitar y disfrutar un proyecto, abandoné la idea de seguir dedicándome a ello, por advertir que el Sistema Climático, como la propia Tecnociencia son Sistemas Complejos o No lineales: ¿Qué Significa?. Simplemente que no se puede predecir la trayectoria temporal que seguirán con el tiempo por ser muy sensibles a las condiciones iniciales de partida y a los vaivenes del entorno (naturales, sociales, económicos). Sin embargo a nadie le gusta la incertidumbre (“ansiedad climática”). Y seguimos gastando el dinero en modelitos, predicciones con IA, etc., cuando en realidad la raíz del problema estriba en nuestro modo de vida alimentado por un sistema económico-productivo que ha mostrado ser insustentable, gracias al darvinismo social que lo impregna. Y sobre este tema nadie dice nada de nada, como sobre el crecimiento demográfico y todo lo que implica, incluido el envejecimiento.  Han pasado por mi vista durante demasiados decenios noticias sobre este tema, pudiendo asegurar que a estas alturas estamos peor que nunca. Relean esta erudita fábula, ya que la literatura al uso no conduce a ninguna parte, al menos esperanzadora. La fábula del escorpión y la rana

Y el día después se cierra todoLa cumbre del clima se cierra con un mensaje descafeinado contra el carbón y los combustibles fósiles: ¿Lo ven?: Los gobiernos admiten en Glasgow que están fallando en la lucha climática y que tienen que aumentar sus planes de recorte de emisiones en 2022

 Juan José Ibáñez

La cumbre del clima se cierra con un mensaje descafeinado contra el carbón y los combustibles fósiles

Las negociaciones de Glasgow se olvidan de los combustibles fósiles y evidencian las diferencias entre norte y sur

Las nuevas promesas de emisiones apenas afectan al calentamiento global: ONU 

La ONU calcula que las emisiones de CO2 van a aumentar casi un 14% en esta década

El 1% más rico del mundo contamina 30 veces más de lo necesario para frenar la crisis climática

El ‘lobby’ de los combustibles fósiles tiene más representantes en la COP26 que cualquier país asistente

En vísperas de la Cumbre del Clima, la OPEP prevé que la demanda de crudo «se recupere» en 2022: las previsiones económicas a corto apuntan a un mayor consumo de combustibles fósiles

¿Puede hacer Putin que Europa se quede sin luz? Solo en una situación extrema… aunque sí puede hacer que pagues más

El miedo al gran apagón

Nuevo compromiso en Glasgow para hacer más ecológica la agricultura y ganadería intensiva

Las grandes potencias siguen sin comprometerse a reducir 13 gigatoneladas de gases con efecto invernadero

Expert warns on the perils of climate anxiety

COP26: Cambio Climático vs Espiritualidad Ubuntu (y la Responsabilidad Ciudadana)

El carbón sale reforzado de la crisis del coronavirus: Asia llevará al planeta a niveles récord de CO2 en 2022

La Tecnociencia Como Sistema Complejo o No lineal: ¿Qué Significa?

Tecnociencia Definiciones y Objetivos

COP 25 ¿Qué cabe esperar?. ¡Nada!, ¡Nada de Nada!

El Gran Reseteo: ¿Hacia una Sociedad Sustentable?: Foro Davos, Foro Económico Mundial y el Cuento de Caperucita Roja

Cambio De Paradigma o el Decrecimiento Económico frente al Crecimiento. Esperanza para la Humanidad y el Planeta

¿Holocausto ambiental o Guerra mundial?

La cumbre del clima 2021 (Fuente Madri+d)

Continúa………

(más…)

Etiquetas:

Agricultura Ecológica contra la pérdida “global” de biodiversidad y el calentamiento climático?

agricultura-ecologica-tropical-y-biodiversidad

Agricultura ecológica tropical y Biodiversidad. Fuente: Colaje Imágenes Google

Como hoy veremos, mediante una nota de prensa y el material del artículo original, junto con otro de la misma guisa, en materia de suelos, los estudios relacionados con el calentamiento climático siguen mareando la perdiz sin llegar a ningún resultado con sustancia. Pero hay más, partir de escenarios “virtuales”  y añadiendo la metralla de las modelizaciones numéricas, no pueden obtenerse conclusiones corroborarles dignas de mención. ¿Porque entonces presté la atención a este estudio?. Simplemente porque raramente se incluían tanta variables edáficas en artículos de tal naturaleza.  Empero si lo resultados no se pueden testar o corroborar, todo el esfuerzo deviene en un ejercicio que se perderá pronto en la espesura de las decenas de miles de publicaciones de este tipo, que no nos conducen a nada. Este es un mero ejemplo. Quizás la siguiente sentencia extraída del material que abajo os proporcionamos sea clarificadora: “Si los líderes mundiales, los administradores de tierras y otros diseñadores de políticas pueden encontrar una manera de limitar el calentamiento global a menos de 2 grados centígrados y conservar un tercio de la tierra en los trópicos, la pérdida global de especies podría reducirse a la mitad…… Los investigadores involucrados esperan que su trabajo guíe los planes para los esfuerzos de conservación global en el Foro Mundial de Biodiversidad….Por lo tanto, los estudios que ignoran las restricciones edáficas sobre las respuestas al cambio climático pueden dar lugar a resultados engañosos”. Pues que esperen, que esperen, pero sentados, o mejor hibernando.  Obviamente la última frase si la firmaría, pero da igual, visto el objetivo subyacente del estudio.

 Veamos, creo que fue Francesco di Castri (1930 – 2005), aunque no puedo asegurarlo, el que advirtió, hace varias décadas, que el medio edáfico podría albergar taxones muy antiguos y especialmente en los horizontes profundos,  debido a que los superficiales actúan como tampón frente a los cambios del clima, entre otras variables. Y en efecto así ocurre, ya que, como hemos reiterado en otros post, las variaciones de temperatura y en algunos casos de humedad, se amortiguan rápidamente al descender a lo largo del perfil edáfico. Recordemos que la atmósfera del suelo, además es mucho más rica en CO2 que la que nosotros respiramos, es decir, que un incremento de este gas de invernadero en el aire no les debería afectar mucho. Del mismo modo, existen tipos de suelos y especialmente en aquellos edafotaxa poco evolucionados, en los que el material parental o litológico atesora unas propiedades poco propicias para la vida de muchos organismos aéreos y sub-aéreos, dan lugar a comunidades muy idiosincrásicas como ocurre con serpentinas y yesos, por ejemplo. Así pues comparado con la parte aérea de los ecosistemas terrestres, el medio edáfico, en ausencia de perturbaciones que lo afecten directamente, puede llegar a ser más resiliente que la aérea. A tales hábitats especiales los autores del estudio las denominan “islas edáficas”.

 Los investigadores que llevaron a cabo el estudio, citan otro publicado el mismo año en el que más o menos puede leerse (Corlett y Tomlinson 2020): “Los modelos de distribución de especies utilizados para predecir las respuestas al cambio climático pueden incluir factores edáficos, pero estos rara vez se mapean en un espacio con la suficientemente resolución. Usando análisis espaciales de baja resolución en lo concerniente a las variables edáficas probablemente obtengamos predicciones engañosas” o poco fiables…. Muchas islas edáficas se encuentran actualmente amenazadas por otros impactos humanos, incluyendo minería, deposición de nitrógeno y especies invasivas.” ¡Vale!,  hasta aquí todo perfecto ya que es bien conocido desde la década de los años 60 del siglo pasado.  ¿Y? Me quedo con cavilando… Dudo mucho que lograremos no sobrepasar el deseado  ascenso de temperatura de 2º Del mismo modo,  conservar un tercio de la tierra en los trópicos bajo medidas de protección se me antoja ilusorio bajo la dictadura financiara global. Tanto hoy como en el futuro, actúan y/o aparecerán muchos iluminados del tipo de Jair Bolsonaro, que se encargarán de destrozar cualquier figura e iniciativa proteccionista. De hecho ocurre diariamente, empero no aparecen en la prensa por ser menos estridentes que el dirigente aludido.

 Más adelante, en el material que os proporciono puede leerse “La agricultura de base ecológica es altamente productiva, y este enfoque puede complementar los tipos tradicionales de conservación” (…). “Necesitamos hacer una transición rápida de los desiertos agrícolas verdes a los oasis verdes que combinan la productividad económica con el movimiento y el hábitat de las especies afectadas por el cambio climático”. Sí, sí sí, vale, vale, vale, se ha dicho una y mil veces y todo para nada. ¿En qué mundo viven?.  Pues en eso consiste la ciencia en acción, como diría Bruno Latour.

¿Qué significa todo esto?. 

  Antes de las Convenciones como la aludida que versa sobre biodiversidad, y a la que yo fui invitado a asistir personalmente (aunque no lo hice, como al final del post dejo constancia), ciertas revistas publican este tipo de ¿indagaciones?. Se trata de una especie de tutifruti (mezcla de cosas o asuntos enormemente heterogéneos), en las que muchos los científicos, se aglutinan en grupos de presión, publicando con mayor o menor fortuna documentos con vistas a tomar posición y ver qué beneficios pueden extraer (dinero, influencias, poder) durante tales eventos. Y así terminan con sentencias como ésta: “Comprender la forma en que estos problemas apremiantes están interconectados resulta ser clave para implementar soluciones efectivas de conservación antes de que sea demasiado tarde“. Pero si hasta la ONU nos dice que ¡ya es demasiado tarde!. ¿No se han enterado?. Por supuesto que sí, pero estos cárteles actúan para deleitar a los políticos/dirigentes y extraer tajada en beneficio propio. Si se pronuncia “demasiado tarde”, los que ostentan el poder responderían, lógicamente, que (…) entonces “no hay pasta”. Lo mismo ocurrió hace unos meses (a la hora de escribir este post), con el COP25. Nada nuevo bajo el sol. ¡Política y oportunismo!.

 En fin me callo y os dejo con el material recopilado, que es mucho.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

LA MATERIA ORGÁNICA DEL SUELO: COMPONENTE IMPRESCINDIBLE DEL PLANETA

som-antonio-y-concha

Fuente: Composición ofrecida por los autores de este post

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en su cartel conmemorativo del año internacional del suelo en 2015, contempla los siguientes once servicios ecosistémicos del suelo: regulación del clima; ciclo de nutrientes; hábitat de organismos; regulación de inundaciones; fuente de productos farmacéuticos y recursos genéticos; base de infraestructuras humanas; suministro de materiales para la construcción; herencia cultural; suministro de alimentos, fibras y combustibles; retención de carbono; purificación del agua y, por último, reducción de la contaminación.

La importancia del suelo, por tanto, para el desarrollo de la vida en el planeta es fundamental, por lo que parece lógico pensar que el suelo es un recurso natural que las políticas de los países deberían cuidar y conservar.  Sin embargo, no es así, la degradación de los suelos debido a la erosión, el agotamiento de los nutrientes, la pérdida de carbono orgánico, el cambio de uso, o, el sellado, entre otras agresiones, son algunos de los problemas más importantes que afectan a grandes extensiones, y a los que no se les está dando la importancia que requieren. De hecho, y según informes publicados por la FAO: “la erosión se lleva de 25 a 40 000 millones de toneladas de la capa arable del suelo (depósito de la materia orgánica) cada año, lo que reduce significativamente los rendimientos de los cultivos y la capacidad del suelo para almacenar y completar el ciclo del carbono, los nutrientes y el agua”. Esta pérdida de rendimiento sería equivalente a eliminar 1,5 millones de kilómetros cuadrados de tierras agrícolas o, aproximadamente, toda la tierra cultivable en la India.

La materia orgánica del suelo es un elemento clave de la calidad del suelo porque regula muchas de sus funciones básicas  tales como: el almacenamiento de carbono; el almacenamiento y disponibilidad de los nutrientes para las plantas; la biodiversidad del suelo; porosidad; estructura; aireación; capacidad de retención de agua; conductividad hídrica; calor y temperatura del suelo.

La cantidad y el tipo de materia orgánica representa uno de los mayores bienes de que dispone el planeta para la supervivencia de las especies, incluida la especie humana. En 2009 la revista NATURE publica un artículo, encabezado por Johm Rockström, del Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo (Suecia), titulado “Un espacio operativo seguro para la humanidad”, donde se identifican y cuantifican que límites planetarios no se deben transgredir para ayudar a evitar que las actividades humanas provoquen un cambio ambiental inaceptable. Propone nueve procesos del sistema terrestre y los umbrales asociados. Dice que es necesario definir los límites planetarios para: el cambio climático; la tasa de pérdida de biodiversidad (terrestre y marina); la interferencia con los ciclos del nitrógeno y del fósforo; el agotamiento del ozono estratosférico, la acidificación oceánica; el uso global de agua dulce; el cambio de uso de la tierra; la contaminación química y la carga de aerosoles atmosféricos.

De las nueve propuestas, en cuatro interviene de forma decisiva la materia orgánica del suelo: cambio climático; tasa de pérdida de biodiversidad; interferencia del ciclo del nitrógeno y del fosforo y cambio de uso del suelo. Analizaremos, brevemente, como interviene la materia orgánica en estos procesos.

La relación entre la materia orgánica y el carbono orgánico es conocida desde hace décadas cuando se analiza la fertilidad de los suelos. Es más reciente el conocimiento de cuál es el papel que juega el carbono orgánico en relación con el cambio climático y su influencia en el control del CO2 atmosférico. Hoy se sabe, que el carbono del suelo representa casi tres veces el carbono de la atmósfera, y cuatro veces el carbono de la biomasa de las plantas. Luego los suelos son sumideros y reservorios de carbono, de hecho, el suelo es el segundo reservorio de carbono terrestre (tras las bolsas de petróleo) con un contenido total de 2500 billones de toneladas en los primeros dos metros de profundidad. La estabilidad y la sostenibilidad a largo plazo de la incorporación de este carbono dependen, en gran medida, de la mejora de las prácticas y técnicas agrícolas que permitan asegurar que los ingresos de carbono sean mayores que las pérdidas de este elemento por mineralización.

En cuanto a la tasa de pérdida de biodiversidad del suelo, tal es su importancia que fue el objeto en la campaña conmemorativa del día mundial del suelo del año 2020 “Mantengamos vivo el suelo, protejamos la biodiversidad del suelo” y que, próximamente, se plasmará en la celebración del Simposio Mundial sobre la Biodiversidad del Suelo (GSOBI21). Durante tal evento se intentarán alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible a través de la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad del suelo, ya que muchos investigadores afirman que la pérdida de biodiversidad, es una amenaza mayor que el cambio climático.

El suelo es uno de los ecosistemas más complejos de la naturaleza y uno de los hábitats más diversos de la tierra. Albergan más del 25% de la biodiversidad de nuestro planeta, no hay ningún lugar de la naturaleza con una mayor concentración de especies, un solo gramo de suelo puede albergar millones de seres vivos y varios miles de especies de bacterias. Sin embargo, esta biodiversidad apenas se conoce, actualmente, solo se ha descrito el 1% de las especies de microorganismos del suelo. No obstante, el desarrollo de tecnologías moleculares está ayudando a caracterizar y cuantificar la biodiversidad del suelo a diferentes escalas, lo que abre grandes expectativas.

Todos estos organismos interactúan entre sí y contribuyen de forma decisiva en los ciclos globales que hacen posible la vida; son almacén de carbono y descomponen ciertos contaminantes, entre otros procesos. Si estas interacciones se interrumpen pueden causar un impacto irreversible para la vida en la tierra incluidos los humanos.

En relación a los ciclos de nutrientes, tres son los elementos, en sus distintos estados, que mantienen viva la planta y a los organismos, y que se definen como nutrientes primarios: nitrógeno, fósforo y potasio, sin ellos el reino vegetal y animal no podrían desarrollarse. Estos elementos forman parte de: aminoácidos, proteínas, ácidos nucleicos, enzimas, coenzimas y clorofila. La trasformación de nitrógeno orgánico en amonio (NH4+) y nitrato (NO3-), que son las formas asimilables por las plantas, se hace con la colaboración de Nitrosomonas y Nitrobacter, bacterias que se desarrollan en suelo. Por su parte el P es absorbido por la planta principalmente como ion ortofosfato primario (H2 PO4- ), pero también se absorbe como ion fosfato secundario (HPO42-), la absorción de esta última forma se incrementa a medida que aumenta el pH.  Aunque, en el ciclo global de este elemento a largo plazo dentro de los sistemas terrestres, el P biodisponible proviene principalmente de la meteorización de rocas que contienen fósforo, son los microorganismos del suelo quienes actúan como sumideros y fuentes de fósforo disponible a corto plazo, en este punto la transformación del fósforo es química, biológica o microbiológica. Tanto las modificaciones del nitrógeno orgánico como las del fósforo inorgánico son procesos que forman parte de las reacciones que tienen lugar en el suelo para trasformar la materia orgánica fresca en asimilable. La interferencia humana en estos ciclos está generando un daño irreversible en los ecosistemas terrestres. La modificación antropogénica en el ciclo del nitrógeno es aún mayor que la modificación que se provoca en el ciclo del carbono. En la actualidad, las actividades humanas convierten más N2 de la atmósfera en formas reactivas que todos los procesos terrestres naturales combinados. Gran parte de este nuevo nitrógeno reactivo incrementa los procesos de eutrofización en la hidrosfera alterando los sistemas acuáticos más allá de los límites permitidos.

Otro de los motivos de alarma es el cambio de uso del suelo que se está convirtiendo en un problema a nivel global, pues sucede cada vez en un mayor número de países. Este hecho se produce porque el suelo está directamente relacionado con los contextos sociales y económicos de los territorios. Guerras, emigración, construcción de infraestructuras de forma desordenada, son algunos de los motivos analizados, pero tampoco podemos olvidar un hecho cada vez más importante, y es el abandono de las tierras de labor debido a la expansión de las ciudades que obliga a ampliar la línea perimetral de influencia sobre los suelos cercanos a ellas. Con relación a esto, según datos que aparecen publicado en la Agenda 2030 de la ONU, en su Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) Nº 11 “Ciudades y Comunidades Sostenibles”, se puede leer: “el número de habitantes que viven en las ciudades se estima en 3500 millones, es decir, la mitad de la población mundial, y se espera que para 2030 se llegue a los 5000 millones”. Esto supone que las funciones de las tierras periurbanas se modifican a un ritmo superior al que le impone las nuevas exigencias ecosistémicas. El cambio de uso de forestal a agrícola, o de este a urbano, modifica muchas de sus propiedades, y entre otras, y de forma significativa, la funcionalidad de la materia orgánica.

A modo de conclusión se puede resumir que la materia orgánica del suelo depende: del contenido de carbono que está relacionado con el cambio climático, de la actividad microbiana y su funcionalidad que está relacionada con la biodiversidad y el ciclo de nutrientes, de las condiciones del sitio y las prácticas de manejo que determinan el uso del suelo. Si alguno de estos factores se ven afectados, de forma perentoria, por actividades antrópicas, la materia orgánica perdería su capacidad de regular el ciclo de la vida en el planeta tierra.

Antonio López Lafuente

Concepción González Huecas

Etiquetas: , , , , ,

Suelos, Arqueología, Paleontología y Cartografía Predictiva

artefactos-de-valor-cultural-enterrados-bajo-el-suelo

Artefactos de valor cultural enterrados bajo el suelo. Fuente: Colaje Google Imágenes

Ya os informamos en algunos post previos (ver relación abajo) como, al preservar los suelos, también lo hacemos con el patrimonio biológico, geológico y cultural. Si bien el primero de ellos es ya motivo de interés por parte de la comunidad científica, no ocurre lo mismo con el segundo y tercero. El estudio de la preservación de los suelos, como parte indisociable del patrimonio geológico, resulta ser lamentable y especialmente, en este caso concreto, las responsabilidades deben recaer sobre la propia comunidad científica.  En años 2019 publiqué dos artículos en revistas importantes (detesto el vocablo “excelencia”) sobre el tema, por lo que actualmente debo ser un tanto odiado por los expertos en geodiversidad. Tan solo mentar que debía hacerlo y lo hice, por el bien de todos de ellos, como también de los edafólogos. Esperemos que alguno aprenda la lección y se recapacite sobre el tema.

Por lo que respecta al patrimonio cultural/arqueológico/paleontológico que se esconde en el suelo y regolito, el tema es más complejo, ya que previamente los arqueólogos deben interesarse por los conocimientos de los edafólogos e incorporarlos a su equipo. También pudiera ser que expertos en las ciencias del suelo avezados las materias mentadas, descubran en sus trabajos de campo algún resto del pasado en los suelos e informen oportunamente a los arqueólogos. Empero este último caso debe ocurrir en un menor número de ocasiones, ya que muchos de nosotros o (i) no tenemos estudios sobre arqueología y paleología y (ii) nos podemos topar con tales tesoros al excavar zanjas y calicatas, es decir justamente cuando estamos alterando/destruyendo ese antiguo y potencial preciado material en la secuencia. Hablamos de restos culturales y paleontológicos de toda índole, desde artefactos culturales hasta restos funerarios y orgánicos de la más variada naturaleza. Es de esperar que en un futuro todos los edafólogos de campo dispongan de sensores sobre el terreno que nos informan antes de excavar si podemos encontrarnos materiales inesperados, debiendo de realizar la tarea con sumo cuidado. Hoy por hoy su precio es prohibitivo para la mayoría de los colegas.

En lo concerniente al patrimonio cultural, personalmente si he sido testigo de campo de varios estudios interesantes (al margen de alguna que otra publicación teórica), si bien, hoy por hoy es prácticamente terra incognita. La razón estriba en la falta de formación de los edafólogos para participar en estudios transdisciplinares, así como por el desconocimiento de lo que podemos aportar a las materias mentadas. Sin embargo, hoy os presento un caso un tanto idiosincrático.   En esta ocasión no hablamos de nota de prensa sino de un artículo científico original realizado por colegas que yo conozco: “Predecir la preservación de artefactos culturales y materiales enterrados en el suelo. La aportación se encuentra redactada en inglés, permitiéndome traducir al español-castellano el resumen, así como los ¡¡reflejos!!. También cabe señalar que el documento original se encuentra en acceso abierto y podéis adquirirlo sin costo alguno. Por ejemplo, los autores mentan: ““Este estudio identifica las propiedades del material y del suelo que afectan a la preservación, relacionándolas con los tipos de suelo; evaluando sus capacidades de conservar huesos, dientes y conchas, materiales orgánicos, metales (Au, Ag, Cu, Fe, Pb y bronce), cerámica, vidrio y evidencias estratigráficas. La preservación de Au, Pb, así como la de cerámica, vidrio y fitolitos es buena en la mayoría de los suelos, pero las tasas de degradación de otros materiales (por ejemplo, Fe y materiales orgánicos) se encuentran fuertemente influenciadas por el tipo de suelo.

Conozco bien al primero de los autores, Mark Kibblewhite, y francamente no confraternizamos precisamente, sino que más bien guerreamos y mucho, pero hace años.  Todos los investigadores firmantes, o son edafólogos, o se encuentran más cerca de tal actividad que de las que conciernen a los restos del pasado. Pero Mark, en su momento, demostró ser muy astuto, aprovechando la ocasión de participar en el Buró Europeo de Suelos para poder “empoderarse” de la cartografía digital y bases de datos de suelos de toda Europa, aun no publicadas por aquél entonces. Por tal razón, puede entenderse el término “predictivo” de la frase que ya he reproducido. Debido a que diferentes los tipos de suelos preservan mejor o peor ciertos restos arqueológicos que otros, el mapa que habíamos hecho centenares de edafólogos le permitió realizar este ensayo metodológico. Más aun, como apenas existe bibliografía al respecto….. Hubiera sido deseable la participación de paleontólogos y arqueólogos pero, por la razón que fuera, no sucedió.

Con independencia de mis dudas sobre el poder predictivo de la metodología que relatan los autores, existen sentencias muy generales y de interés que pueden ser de interés para muchos de vosotros. Sería deseable que comenzáramos a formar expertos en el tema, para lo cual habría que contar con los de las otras disciplinas mentadas.

Juan José Ibáñez

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Suelos y Vegetación de las Montañas en el Mundo: ¿Por qué su diversidad y edafodiversidad es tal elevada

catenas-de-montana

Catenas de montaña del Chimborazo y Teide: Fuente: Imágenes Google

En septiembre de 2019 recibí una Noticia científica que llevaba el sugestivo título de “La Vida en las Montañas del Planeta” (Mountains of life across Planet Earth). Empero cuando lo leí me quedé boquiabierto, y no precisamente por su novedad. Al buscar el artículo original me percaté que era un número especial en honor de uno de mis ídolos, Alexander von Humboldt, quien descubrió por primera vez los pisos de vegetación de las montañas y su maravillosa diversidad escalonada. También fue determinante en la conceptualización de los gradientes latitudinales.  Según las fuentes, la imagen de concatenación en altura de los pisos de vegetación se le ocurrió visitando las islas Canarias en España, o ese imponente Chimborazo, en los andes ecuatorianos. (viajaba en una expedición del antiguo Imperio Español).  De ahí que en la imagen de presentación de esta entradilla muestre los dos. Empero en realidad la nota de prensa versaba sobre  varios trabajos dedicados a von Humboldt, mientras que la nota de prensa “debe” dar cuenta de todos ellos.

 Y este material publicado en una de las revistas más importantes del mundo, en mi opinión deja bastante que desear. Gracias a von Humboldt, sabemos que la diversidad de la vida y de los suelos es mucho mayor en las montañosas que en las zonas bajas circundantes. Se han debatido mucho las razones, varias de las cuales son obvias y otras descabelladas. Ninguno de los tres artículo que revisé aportaba nada de sustancia, debatir por enésima vez lo que sabemos y lo que seguimos sin saber. Por lo tanto sorprende leer frases como esta: Otra explicación de la riqueza de las montañas, dice el estudio, puede estar en la interacción entre geología y biología. Los científicos informan de un hallazgo novedoso y sorprendente: la gran diversidad se encuentra en la mayoría de las montañas tropicales estrechamente ligadas a la geología del lecho rocoso”. En fin mejor me callo. ¿Novedoso y sorprendente?: tan solo para los más ignorantes sobre estos asuntos.

 Al subir desde la base de una montaña (zona baja, llanura) hasta las cimas van sustituyéndose unos ecosistemas por otros, al disminuir las temperaturas y por lo general aumentar las precipitaciones, por lo que al proyectar estas áreas “planimetricamente” se observa que en espacios geográficos pequeños se acumula una gran cantidad de especies. De hecho existe una relación entre cliseries altitudinales y gradientes latitudinales. En cualquier caso, los autores patéticamente se sorprenden de estos puntos calientes de biodiversidad, cuando su asombro debiera haber sido que no fuera así. Conceptos como: Catena altitudinal, Cliserie altitudinal, Pisos altitudinales y pisos de vegetación, toposecuencias en laderas montañosas, son ideas por las que podéis seguir tirando del hilo e informaros mejor.  Es sencillo, debatir, punto por punto, la nota de prensa y los resúmenes de los trabajos traducidos que dejo abajo, aunque muchas aseveraciones sean ciertas, también son sobradamente conocidas. Sin embargo tal análisis daría lugar a una novela, que no a un post.

 Personalmente me ha sorprendido muchísimo de que no se mente nada de los suelos y la edafodiversidad en las mismas condiciones. Lo cual implica que no se han informado debidamente, por cuanto apelar a ejemplos de las rocas, como en el párrafo que he incluido en la entradilla, y dejar al margen los edafotaxa no deja de ser más que un craso error. ¡Gravísimo!. Me explico.

 Existen numerosos trabajos sobre el tema, aunque al hablar de edafodiversidad bastará con citar algunos de los míos, aunque hay más, y también de otros autores. Si ustedes analizan los siguientes, sin exponer una lista exhaustiva de todo lo que publicado: (I) Pedodiversity and global soil patterns at coarse scales (with discussion); (ii) Soil geography and diversity of the European biogeographical regions; (iii) Global Relationships of Pedodiversity and Biodiversity; (iv) Pedodiversity deserves attention in plant biodiversity research, observará que, a nivel planetario, la mayor edafodiversidad se produce en las regiones montañosas, mientras que en Europa ocurre lo mismo. Sin embargo el patrón es de naturaleza casi fractal, ya que también se detecta tal relación e nivel regional.  Dicho de otro modo, no ocurre tan solo en el mundo biótico, sino abiótico. Del mismo modo, se ha demostrado que biodiversidad, edafodiversidad, diversidad del modelado, y diversidad climática, son las principales fuerzas que determinan la biodiversidad estando generalmente todas ellas correlacionadas. Y resulta palmario que, por término general, en la montaña se ofrezca mayor variedad de todas ellas que en las extensas llanuras que las rodean, cuyos climas, formas del relieve, suelos y geomorfología suelen ser más homogéneos.  Obviamente, un cambio climático puede producir, otros correspondientes en la zonación de los pisos bioclimáticos, permitiendo que las especies asciendan o desciendan en altitud (dependiendo de las modificaciones en los regímenes de precipitación y temperatura). No debe soslayarse que tampoco la zonación e incluso que algunos ecosistemas cambien entre las orientaciones de las diferentes laderas montañosas (efecto de pantalla), lo cual es otro factor que incrementa la heterogeneidad. Y finalmente nadie duda de que la especiación, en estos ambientes y por las causas aludidas sea muy elevada. Resumiendo, ninguno de los tres artículos ofrece nada especialmente relevante. “viejo vino en nuevas botellas”. Todo esto ya se sabía desde hace muchísimas décadas.

 Sobre estos temas, ya al comienzo de la andadura de nuestro blog en 2005, editamos 14 posts sobre el tema, abundando acerca del mismo desde entonces en varias ocasiones. Todo este material está incluido en nuestra Categoría: Diversidad, Complejidad y Fractales’. E este documento, también encontraréis detalles e ideas de interés sobre este mentado asunto: “El paisaje mediterráneo a través del espacio y del tiempo : implicaciones en la desertificación”.

 Eso sí, algo suele pasarse siempre por alto en este tipo de análisis, y estriba en la  maldita Planimetroifilia (página 26; de la revista Biólogos). Un espacio montañoso es mucho más rugoso que uno llano, por lo que su proyección en el plano euclidiano (léase mapa) subestima considerablemente el área que realmente abarca. Os dejo pues ya con el abundante material aludido.

 Juan José Ibáñez

 Continúa…..

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Escaneando la abundancia y distribución de las raíces de las plantas en comunidades vegetales (“DNA metabarcoding”)

 0-paisaje-y-suelos-de-almeria-post-biomasa-raices

Matorrales de Almería y uno de sus tipos de suelos. Fotos: Juan José Ibáñez

El artículo que vamos a abordar hoy se me antoja muy interesante. Los autores dicen haber analizado y cuantificado la distribución y abundancia en el suelo de las raíces de especies vegetales distintas en un matorral mediterráneo, utilizando técnica genéticas “DNA metabarcoding”. Aclaremos que, cuando se pretende identificar una especie no procariota por su DNA, se utiliza el vocablo Código de barras de la vida o código de barras genético. Sin embargo, si se pretende discernir en una muestra de “algo” las variadas especies allí presentes se usa el vocablo   “DNA metabarcoding”. Debe existir una traducción al español de este vocablo que sea aceptado por los expertos, pero no estoy seguro tras mis pesquisas. Eso sí la técnica ya no es tan novedosa como recalca el “plumillas” en la nota de prensa. Otra cuestión bien distinta sería llevar a cabo tal análisis para discernir y cuantificar los microrganismos asociados a las raíces, es decir sus rizosferas. Me explico. Conforme a la Wikipedia inglesa, de la que he traducido algunos fragmentos que he dejado bajo, junto al original en inglés, que os aclarará las razones. Con los invertebrados, como señalan los autores de la publicación, albergo dudas, ya que muchas de sus especies aún no han sido debidamente descritas. Pero ese es otro tema, como también, el explicaros mis dudas sobre los códigos de barras genéticos. Se trata de asuntos de nuestra incumbencia que dejaremos en otra ocasión/post.

No cabe duda que poder realizar un mapa sobre la distribución y abundancia de las raíces de especies vegetales distintas en una comunidad resulta ser una línea de investigación muy interesante, ya que puede ofrecernos una valiosísima  panorámica de ese universo invisible que atesoramos bajo nuestros pies, y del que desgraciadamente sabemos tan poco. Eso sí, no alcanzo a entrever, sin que por ello sospeche nada, de cómo se puede cuantificar y visualizar la distribución de las raíces si fuera el caso, ya que hablamos de técnicas genéticas, no de imaginería. Empero hablo de la nota de prensa, que no dice nada al respecto. Si sospecho que, a día de hoy, la instrumentación debe ser lo suficientemente onerosa, es decir poco asequible, como para  poder ser usada por la mayor parte de los equipos de investigación, debido a que interviene una empresa cuyo nombre, hay que buscar en Internet y que incluye, por ejemplo, la siguente frasecita: “Diversity analysis of environmental samples with our DNA metabarcoding service”.  En cualquier caso, si todo lo que en la nota de prensa resulta ser cierto, se trata de un nuevo instrumental  que pudiera ayudar mucho a entender esa biomasa de las plantas que, a día de hoy, apenas podemos vislumbrar.

Os dejo pues con la note de prensa, así como con alguna información sobre las técnicas genéticas empleadas, que he extraído de las Wikipedias en Inglés (algunos fragmentos traduciodos al español-castellano) y Española.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , ,

La Biodiversidad Oscura que nos rodea

 biodiversidad-oscura-bxterias-fondos-marinos

Fuente: Colaje Imágenes Google

¿Materia oscura?, ¿Energía oscura?. ¿Sabéis lo que son? ¡Supongo que sí!. Los cosmólogos y otros expertos que vagabundean por ese interminable universo tienen sobradas sospechas acerca de que la mayor parte de la materia y energía que son visibles a nuestros instrumentos y observaciones tan solo nos ofrecen una pequeña muestra de la que allí se alberga. Es decir, debe existir mucho más de lo oscuro o invisible que de lo visible, de lo no observable que de lo observable. Ya emplee el término biodiversidad oscura, pero desde otra perspectiva, y el vocablo no quedaba bien parado. Empero esta vez lo usamos para otros fines bien distintos. Bien podíamos ampliar la expresión y hablar de una biodiversidad oscura hacia las profundidades de la Tierra, parafraseando a Julio Verne.  ¿O por qué no? apelar a la marca de esta bitácora. Un universo Invisible bajo nuestros pies.

La noticia que vamos a mostraros hoy, nos habla de un estudio que dice constatar justamente de lo que vamos a hablar hoy. Es decir nos informa que existe, al menos, tanta diversidad microbiana (bacterias y arqueas) bajo los fondos oceánicos que en la superficie terrestre, aunque de hecho se ha detectado, en algunas muestras, que sigue persistiendo hasta al menos varios kilómetros de profundidad, por lo que no cabe despreciar la posibilidad de que de hecho sea mayor la oscura que la visible. Jugando, sin más pretensiones, con los vocablos, también se nos “escurre” apelar a los pomposos términos de microbiomas globales, unos oscuros, otros visibles, empero los cuerpos de los animales pluricelulares se encuentran repletos de otra biodiversidad oscura. En fin…. Es una lástima que no se proporcionen datos de biomasa, ya que podrían hacerse comparaciones con la materia y energías oscuras del universo.

Los físicos teóricos saben que hasta no se comprendan estas materias y energías oscuras, padeceremos de serias limitaciones con vistas a una mejor comprensión del cosmos. ¿No nos ocurrirá lo mismo a nosotros con la biodiversidad?. Justamente acabo de publicar un “paper” en el que analizo una ley propuesta en el ámbito de la geografía y análisis geoespacial según la cual los objetos pequeños son mucho más abundante que los de mayor tamaño siguiendo una ley potencial, quizás fractal, o al menos de las denominadasdistribuciones de colas largas”. También ocurre lo mismo, con las partículas del suelo, el tamaño de poros, agregados edáficos, los organismos edáficos etc. Sería discutible/debatible aquello de que “lo pequeño e hermoso”, pero no que es abrumadoramente abundante.

Resumiendo  hablamos de preservar la biodiversidad cuando ni tan siquiera conocemos la mayor parte de la misma. Y si recogemos de nuevo el reto al que se enfrentan los físicos teóricos “padeceremos de serias limitaciones con vistas a una mayor comprensión del sistema biogeosférico”, llamados por algunos Gaia.

Hemos defendido en esta bitácora que los sedimentos/suelos oceánicos (sin limitaciones de profundidad) deberían considerarse suelos (ver relación de post abajo). Si algún día es aceptada esta propuesta, no cabría duda de que la biodiversidad del suelo sería más abundante que la aérea o de la que deambula en la hidrosfera. Leer la noticia y que a mucho de vosotros os resultará sorprendente.

Algunos post previos relacionados con el tema

¿Deben Considerarse como Suelos los Sedimentos de los Fondos Oceánicos?

Biodiversidad de los Fondos Oceánicos y Diversidad de Hábitats (Xavier Ábalo)

La Vida: ¿Cáncer de la Geosfera?

La Vida en las Profundidades de la Tierra: Organismos llovidos del Suelo

Juan José Ibáñez

Continúa……

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,