Posts etiquetados con ‘carbono’

Suelos, Carbono, Silicio y el Origen de la Vida

Estoy convencido de que llegará un momento en el que la comunidad científica tendrá que reconocer su craso error, por no haberse fijado mucho antes y con mayor intensidad en el mundo de los suelos, con vistas a acelerar el progreso científico. Ya os he comentado en varios post, como por ejemplo en este: “Los Suelos y el Origen de la Vida”, que hace tiempo (varias décadas) Alexander Graham Cairns-Smith propuso una conjetura sobre el papel, “quizás esencial”, de las arcillas en el origen de la vida. La mayor parte de los científicos, tan solo miraron de reojo su propuesta. Pues bien, hace unos pocos meses la prensa sacó a relucir a bombo y platillo, que las arcillas pueden desempeñar un rol esencial en el origen de la vida, por cuanto aceleran la síntesis de proteínas, etc. La nota de prensa que os muestro abajo, habla de todo ello, como si se tratará de una idea original de los autores que han llevado a cabo tal estudio, soslayando mención alguna a Cairns-Smith para otorgarse el mérito a “otros”. Del mismo modo, mientras se ensalzan las virtudes del Grafeno, soslayan su contra-réplica en el mundo del silíceo, es decir el siliceno, más joven para la ciencia. Curiosamente ambos dan lugar a monocapas de geometría hexagonal.  Llegará un momento en que nos demos cuenta que los compuestos de carbono y de silicio, más juntos que por separado, depararán enormes sorpresas  tanto en ciencia básica como en la aplicada y la tecnología. Al final de este post os dejo el encabezamiento de una de las muchas noticias aparecidas en el mundo de la ciencia que dan cuenta de ello.

grafeno-versus-sileceno

Estructura del Grafeno a la izquierda (Nature Scientific Reports)  y del sileceno a la derecha (Wikipedia)

Las propiedades de los suelos, que los diferencian de los materiales parentales son justamente debidas a la combinación de dos familias de biopolímeros con propiedades de geles, uno de carbono (los ácidos húmicos) y otro de silíceo (las mentadas arcillas). Al interactuar generan en el medio edáfico su estructura (esponjosa), que favorece el desarrollo de la vida enormemente, si comparamos sus propiedades frente a los de las rocas y sedimentos a partir de los que se forman. Quizás el mérito del trabajo que en 2013 ensalza la prensa se deba a que: (i) se ha demostrado experimentalmente como las arcillas propician la síntesis de proteínas y (ii) se habla de aplicaciones prácticas (pasta, pasta, ¡pastaaaa gansa!) que no de un ensayo de ciencia básica como el regalo con el que nos deleitó a muchos Cairns-Smith en su día. Ahora bien el resto de los contenidos que abajo podéis leer, aparentemente sugeridos por estos investigadores chinos, son archiconocidos desde hace tiempo, no aportando novedad alguna. Cabe lamentar tanta ignorancia, por un lado y amnesia por otro. En la estructura de los suelos, estoy convencido que se hallarán las respuestas a muchas preguntas que hoy interesan a la sociedad. Y por tal razón sobre un “buen suelo” la vida prolifera y sobre una roca, como mucho, malvive.

 Quizás uno de los problemas de la edafología es que sus practicantes no sepamos “vender nuestros productos” apelando a los vocablos y líneas prioritarias  de moda. Y así cabe preguntarse si sería posible elaborar un nuevo concepto de suelo basándose en lo dicho anteriormente. La respuesta es ¡sí!. Curiosamente, a la hora de leer la noticia mentada, me encontraba llevando a cabo tal empresa, con vistas a presentarla en un Simposio sobre “la ciencia básica y el futuro de la edafología. Reinventar la dinamita no dice mucho a favor de sus proponentes, sino que por el contrario constata su ignorancia en materia de antecedentes, o lo que sería peor, hurtar ideas de otros para presentarlas como originales decenios después en un mundo en donde la historia de la ciencia no parece servir para nada. ¡Lamentable!.

 Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,