Posts etiquetados con ‘estado del bienestar’

El Estado del Bienestar No es I+D+i

¿Que es estado del bienestar? Personalmente defendería que por tal se entiende a todas aquellas condiciones encaminadas a conseguir la felicidad, salud y autorrealización de los ciudadanos. Con harta frecuencia, la riqueza no logra que los individuos alcancen una mayor cuota de satisfacción personal sino que, en contraposición, los convierte en patológicamente más codiciosos y como corolario insatisfechos. La felicidad, es un estado anímico, no un hecho feacientemente objetivable. ¿Cómo podríamos acotar pues los requerimientos mínimos para alcanzar un razonable grado de  bienestar? Personalmente considero que (i) un trabajo digno y estable; (ii) una educación  permita la autorrealización personal, tanto de los individuos como de sus seres queridos; (iii) el acceso a un eficiente y equitativo sistema sanitario; (iv) sentirse apreciado y valorado por sus seres queridos, como lo son la pareja, amigos y familiares. No debemos buscar muchos secretos más. Se trata de un estado de ánimo que debe trabajarse tanto más desde nuestro interior, que por la adquisición de bienes materiales. Recordemos también que la  felicidad es uno de los mejores remedios para la salud. Tampoco convienen olvidar los factores y condicionantes sociales que promueven y/o revindican un ambiente propicio para conseguir tal autosatisfacción. Este es el caso, por ejemplo, de los movimientos ciudadanos que exigen que los poderes fácticos materialicen ítems como los  anteriormente mentados, ( ¡lease el 15M!). Debiera ser materia de sospecha que estos últimos sean vistos con mucho recelo, tanto por el capital como por nuestros gobernantes. ¿No vienen a servir, que no a servirse? La bobalización mundial nos impele en la dirección contraria. Parece ser que vivir rodeado de lujos superfluos, un desaforado consumismo (contaminando y degradando de paso nuestro hogar, que no es otro que la biosfera), trabajar como bestias, cobrar salarios de miseria (mileuristas), primar la competitividad feroz (mobbing o acoso laboral) ante la cooperación grupal,  comenzar a pagar por un acceso a la sanidad (copago sanitario) al que ya habíamos hecho previamente frente mediante los correspondientes impuestos (tributos), padecer trabajos inseguros (flexibilidad laboral), retrasar de la edad de nuestra merecida jubilación hasta que nos caigan el pelo, los dientes y no podamos resistir más, dejarnos sin empleo al alegar falta de competitividad, cuando los codiciosos no incrementan insaciablemente sus beneficios (deslocalización empresarial). Estas son las suculentas recetas que un sistema económico y financiero corrupto nos desean imponer en aras a mantener el  estado del bienestar. Eso sí, a cambio lo que recibamos debemos invertirlo en más  y más consumo, contaminación, etc. No debe extrañarnos pues que Los índices de depresión sean mayores en países ricos que en los pobres. En los primeros, el hambre mata en los segundos el estado del bienestar, según es entendido por el capital, desquicia y enferma. Y mientras tanto, los ingenuos ciudadanos picamos en tal  anzuelo, al soslayar una reflexión serena acerca de lo que realmente importa y lo que deviene en superfluo. Y así comienza a irnos. Y recuerde que la felicidad se encuentra al alcance de sus manos, si no es usted uno de los muchos ciudadanos que viven en la tragedia para que otros tampoco se encuentren satisfechos con sus vidas. La ciencia y la tecnología, por si mismos, no conducen a ningún lado, salvo a una mejor compresión del mundo, que no es poco, hay que reconocerlo. Estas ramas del conocimiento humano adquieren valor ciudadano cuando se operacionalizan en beneficio de toda la sociedad, que no de unos pocos pero patológicos avariciosos.

estado-del-bienestar 

Estado del bienestar. Fuente: Blog Historia-Economía-Filosofía

(más…)

Etiquetas: , , ,