Posts etiquetados con ‘que divulguen otros’

La Divulgación Científica y su Futuro ¡Que divulguen otros!

En ningún país que yo conozca, con un sistema de ciencia y tecnología robusto, se duda de la importancia de la buena divulgación o cultura científica. Incluso la clase política, bastante analfabeta en la materia, así lo recalca una y otra vez. Lo mismo podríamos decir de la mayor parte de la comunidad científica (si bien existe un sector sumamente recalcitrante que alega que lo suyo es dedicarse a la investigación de vanguardia, por lo que es mejor que ¡divulguen otros!). Ahora bien, como en el caso de la financiación de la ciencia en tiempos de crisis (y no hablo exclusivamente de España, ni mucho menos) una cuestión son las proclamas panfletarias y otra bien distinta la praxis.  Y aquí aparecen las miserias de aquellos Estados en los cuales la enorme importancia de la ciencia y tecnología no cuajan en los mentados colectivos, y como corolario en la cualificación del periodismo y por tanto en la instrucción de los ciudadanos. Se trata de un mal que afecta a todos los países hispanoparlantes, aunque también a otros. En este sentido habría que recordar a esos presuntuosos “investigadores de vanguardia” que esta visión pueblerina dista mucho de la apreciación que se tiene de esta actividad en el mundo anglosajón. A la postre, en el seno de la clase científica se blasfema tanto del fariseísmo político como de la paupérrima formación de los “expertos” plumillas que dan cuenta del I+D+i en los medios de comunicación de masas. Más aun, nos desgarramos las vestiduras por la ignorancia supina de los ciudadanos, a los que acusamos de no apreciar la vital importancia de nuestra actividad para el futuro de la humanidad. Todos deberíamos reconocer que el que ¡divulguen otros! no es una más que una desafortunada extensión de aquel pensamiento decimonónico tan nuestro que se ha venido resumiendo en la famosa frase de “que invente otros”. Dicho de otro modo, ¡el que este libre de pecado que tire la primera piedra!, o mejor aun ¡siembra vientos y recoge tempestades! Y cosechando estamos las últimas, cuando nos afecta una vez más (pero con una rotundidad sin precedentes), ante la crisis económica que padecemos. Empero ninguno de los colectivos mentados intenta realmente cambiar la situación. Personalmente, acepto a regañadientes la reacción de los políticos, por cuanto cada vez que la economía se ahoga demuestran su supino desprecio hacia todo lo relacionado con el progreso científico. Más difícil de entender es el caso de los plumillas que, proclamando la necesidad de tal cultura, son capaces de meter en el mismo saco la enésima aplicación  para los cansinos smartphones (léase teléfonos tontos y saca perras) que el descubrimiento del bosón de higgs.  Sin embargo, cuando los investigadores acusamos a los restantes colectivos de su ignominiosa incomprensión acerca del vital papel de nuestra sacrosanta profesión, reaccionamos peor que a los que acusamos de nuestras desdichas. Uno debe bajarse del pedestal y promover la cultura científica, que tañe tanto a los ciudadanos, periodistas y políticos. Dicho de otro modo, somos los mayores responsables de nuestra propia impotencia cuando las situaciones viran hacia el negro. Y es que ser científico no significa entender la ciencia, al igual que Ronaldo o Messi, con toda seguridad, fracasarían como entrenadores en un banquillo (a día de hoy al menos). Por esta razón iniciamos un nuestro blog un curso sobre filosofía y sociología de la ciencia que se indigestó a algunos colegas y compañeros de este sistema de bitácoras, que consideran que la divulgación se ciñe a ser voceros de los que sustentan el poder en sus respectivas disciplinas e instituciones. Por esa razón, en nuestro blog, tiempo después, editamos otro curso sobre periodismo científico.  Por eta razón, baso mis clases sobre metodología de la ciencia en un master de la UPM, en base a estos materiales, alcanzando una gran aceptación entre los alumnos (al menos de momento).  Del mismo modo, les exijo que ellos me examinen a mi (anónimamente, por supuesto). La divulgación científica, en cualquiera de sus modalidades, no consiste exclusivamente en (…)

 juanjo-charla-pereira-colombia

Juan José Ibáñez impartiendo una conferencia en Pereira, Colombia

(más…)

Etiquetas: , , ,