Posts etiquetados con ‘redes’

Estimación Espacial de Alta de Resolución de las Precipitaciones (de la erosividad pluvial a la erosión, predicciones para cosechas, contaminación de suelos etc.)

telefonia-movil-erosion

Red de Telefonía Móvil Colaje Google Imágenes

 ¿Podrían llevarse a cabo cartografías de alta resolución, con propósitos varios haciendo uso de las redes de telefonía móvil?. Al parecer sí, y además sin que los investigadores tengan que hacer uso de onerosas tecnologías.

Reproducimos hoy una nota de prensa publicada por Carlos Gómez Abajo para Tendencias 21 que se me antoja interesantísima y que lleva por título: “Las redes de telefonía móvil permiten medir las lluvias con mucha precisión”. La redacción de la noticia es lo suficientemente clara para no tener que extendernos en demasía, algo de agradecer por la mala calidad en general de la prensa en estas materias. Se han llevado a cabo estudios que constatan que las mencionadas redes son capaces de suministrar información de alta resolución espacial y temporal como para elaborar cartografías muy detalladas en las que se aporte información sobre la cantidad de la precipitación, pero también de su intensidad, tamaño de gotas, erosividad, monitorización de las crecidas e inundaciones,  y otros aspectos de gran utilidad, en nuestro caso muy útiles para temas agrícolas, erosión de suelos, contaminación, etc. Todo ello podéis leerlo debajo en la propia noticia de Tendencias21. Y el tema resulta ser sumamente importante por cuanto las mencionadas variables resultan ser de vital importancia para la gestión y manejo del suelo. La telefonía móvil ha generado la implantación de redes muy densas que seguirán creciendo en el futuro, dando lugar a una profusa malla que suele superar a la de las clásicas estaciones meteorológicas a ras del suelo, incluso en países como Suiza. Más aun, la instalación y mantenimiento de las mencionadas redes de telefonía resulta “al parecer” mucho más  económica que las meteorológicas, mientras que las satelitales, al menos actualmente, padecen de un menor poder de resolución. Tal hecho implica que llegando a acuerdo con las compañías implicadas, los expertos podrán acceder a datos de enorme calidad. Reitero que no repetiré lo que encuentra, “en mi modesta opinión”, muy bien explicado, gracias a la buena labor de Carlos Gómez Abajo. Permitirme que os exponga un ejemplo que me hizo cavilar sobre este asunto hará ya unos 35 años, cuando era casi imberbe.

Por aquél entonces investigaba los paisajes de suelos y vegetación en las estribaciones del Macizo de Ayllón, (a menos de 100 km de la ciudad de Madrid, España) y más concretamente en un embalse denominado “EL Vado”. Diversas laderas vertientes que alimentaban la cuenca del el Río Jarama, en donde se localizaba el mentado reservorio de agua, se encontraban repletas de cárcavas de grandes dimensiones sobre materiales no consolidados del Mioceno. Las pequeñas represas de gaviones que los jalonaban, con vistas a retener la producción de sedimentos, y evitar así la temprana colmatación del embalse habían sido ya  desbordadas de aquellos en menos de 20 años, tras la construcción del embalse. Había recorrido la zona en numerosas ocasiones, conociendo bien las cárcavas con laderas más abruptas y, como corolario, pensaba que se trataba de las más susceptibles de sufrir deslizamientos de tierras en sentido amplio. Pues bien, durante aquellos años, varios eventos pluviales de alta intensidad acaecieron en la zona. Sorprendentemente varias de las tormentas más intensas y potencialmente erosivas no afectaron a los enclaves que albergaban las cárcavas que, con anterioridad, se me antojaban más vulnerables de padecer el mencionado tipo de erosión. ¡Desconcertante!. No fue infrecuente observar que pendientes suaves y ya en parte revegetadas volvían a ser presa de deslizamientos, al contrario que otras muy próximas, con la misma estratigrafía y composición sedimentaria, pero desnudas y de márgenes con pendientes elevadísimas.  De todo aquello inferí que un mapa de riesgos podía predecir eventos hasta cierto punto. Este tipo de tormentas y lluvias torrenciales de gran intensidad tienen una gran variabilidad en distancias muy cortas, por lo que en cierta medida la intensidad pluvial variaba y generaba deslizamientos, posiblemente, por finos patrones espaciales pluviales, quizás por azar, tal vez por algún tipo de interacción con la topografía aún por descubrir. Pues bien, la táctica que delata la noticia podría ser de suma utilidad con vistas a resolver este tipo de incertidumbres ¿azar o patrones espaciales desconocidos?. Obviamente se trata de un mero ejemplo, ya que en la nota de prensa se detallan otros muchos.

¿Podrían llevarse a cabo cartografías de alta resolución, con propósitos varios haciendo uso de las redes de telefonía móvil?. Al parecer parece que sí y sin que los investigadores tuvieran que implantar onerosas tecnologías.       

 Juan José Ibáñez  (más…)

Etiquetas: , , , , , ,