El Relieve de la Tierra y El Hombre (Morfogénesis Humana del Paisaje)

Durante cientos de miles de años, el hombre a penas ha modificado el relieve que se genera de forma natural, salvo en pequeños detalles. La razón era obvia: no disponía de la tecnología necesaria para realizar tal hazaña. Pero ya no es así, como analizaremos hoy. Es cierto que el ser humano, mediante su actuación sobre la cobertura vegetal (principalmente deteriorándola o eliminándola por completo), aceleraba los procesos de erosión geológica. A tal proceso se le ha convenido en denominar “erosión acelerada”, de la que hablaremos otro día. Tal hecho fue intensificándose conforme la población humana aumentaba y su actividad deforestadota se intensificaba con vistas a crear nuevas zonas de pasto y cultivos. Sin embargo actualmente, comenzamos a disponer de tecnologías poderosas como para alterar el paisaje más profundamente. Veamos cuales son algunos de los mecanismos que desgraciadamente atesoramos con vistas a modificar los paisajes actuales. Sin embargo adelantemos ya que la actividad humana genera anualmente una mayor alteración del modelado terrestre que las propias fuerzas geológicas. Algunos expertos opinan que movemos 10 veces más volúmenes de tierra que los procesos naturales. Vayamos por pasos.

 

 

Creamos relieves (edificios) que finalmente pueden quedar

anegados por el calentamiento de la atmósfera:

Fuente: Natura Medioambiental

 

Como ya os hemos comentado en este post, existen diversos procesos erosivos que actúan a diferentes escalas (podéis ver las definiciones pinchando en el enlace de arriba):

 

Impacto de las gotas de lluvia sobre el suelo

Erosión laminar    

Erosión en Surcos               

Erosión en Cárcavas

Erosión en “Badlands”         

Erosión por sufusión (Piping)

Bio-erosión           

Erosión Mecánica

Nivelamiento del terreno    

Erosión de los cauces fluviales

Erosión costera o litoral     

Erosión glaciar

Erosión periglciar               

Deslizamientos de masa someros

Erosión Eólica o deflación                      

Erosión Eólica: corrosión                        

 

Pues bien, el hombre es capaz de de acelerar las fuerzas naturales en todos los casos. Más aún un tipo de ellos, la erosión mecánica, era un tipo ajeno a la geosfera, por cuanto se genera por la acción de la labranza, produciendo un paulatino descenso del relieve al atacar a las cimas de las colinas. Sin embargo, digamos que muchos de estos procesos culminan con una redistribución y sedimentación de los materiales previamente arrancados en la desembocadura de los cauces naturales.  Los suelos y sedimentos erosionados desde las cimas terminan depositándose allí generando una ampliación de deltas, llanuras aluviales, marismas, albuferas, etc., que han crecido notablemente ganando terreno al mar y dando lugar a suelos fértiles en donde se asienta una parte considerable de la población mundial. Estas estructuras fisiográficas serían frecuentemente menos extensas sin la interferencia de la erosión antrópica. En consecuencia, es un fenómeno nada despreciable de morfogénesis del relieve y que ha generado tanto beneficios como perjuicios a nuestra especie. Pero hay más, mucho más.

 

 

 

El hombre principal es el principal agente geológico de la

Tierra en la actualidad. Fuente: Bruce Wilkinson, U. Michigan

Nov. 2004, GSA Meeting

 

Sin embargo aquí no acaba la historia, sino que de hecho comienza. Ciertos científicos han intentado calcular la cantidad de materiales que redistribuye el hombre en todas sus modalidades, llegando a la conclusión de que actualmente somos el principal agente geológico del planeta. De acuerdo a ciertas estadísticas, los expertos señalan que podemos llegar a movilizar 10 veces más volúmenes de materiales anualmente que todas las fuerzas geológicas actuando simultáneamente durante el mismo periodo de tiempo. Así pues, os mostramos en una gráfica adjunta, el Homo sapiens remueve más materiales que todos los demás agentes que modelan el relieve, y por tanto se convierte en un mecanismo de primera magnitud. Tal hecho debe considerarse como un aval para los defensores de que nos encontramos en otro periodo geológico: El Antropoceno.  

 

 

 

Modificando la geosfera: centros de consumo

de energía y agentes indirectos modificadores del relieve

 

Ya hablamos en otro post de que el impacto antrópico sobre la biosfera, geosfera, hidrosfera, atmósfera, criosfera y edafosfera es tan notable que algunos expertos defienden que debiéramos hablar de una nueva época o periodo en la historia de la Tierra a la que se ha convenido en denominar Antropoceno. Sin embargo, al comentar la morfogénesis del relieve  no solo conviene centrarnos en los procesos erosivos, por cuanto hay otros muchos. Los seres humanos generamos infraestructuras, como las presas o embalses que también han cambiado los niveles de base de los cauces que antes eran los océanos, lagos naturales y cuencas endorreicas.  Al ir proliferando han acarreado profundos cambios en la estructura de las cuencas de drenaje que los alimentan, depositándose en los fondos de tales cuerpos de agua artificiales grandes cantidades de sedimentos que, de alguna forma, tienden a nivelar la energía de los relieves (menor gradiente altitudinal entre las cimas y los niveles de base locales).

 

 

 

Desmonte laderas en Almería para la construcción de invernaderos

 

El urbanismo que acompaña a las sociedades modernas también ha propiciado el arrastre y transporte de ingentes volúmenes de materiales, que luego han sido distribuidos en otros lugares. Cuando nos acercamos en barco a muchas zonas altamente urbanizadas, no es infrecuente que lo primero que divisemos en el horizonte sean inmensos rascacielos (el vocablo ya nos indica un cambio del relieve) y no las montañas que muchas veces descansan detrás de tales aglomeraciones. La morfología real del terreno queda pues profundamente alterada. Al mismo tiempo horadamos inmensos túneles y galerías para facilitar en trasporte de personas, pero también de materiales. En consecuencia, debemos acarrear a otros lugares ingentes cantidades de rocas. Los puentes y viaductos son a su vez otra actividad que conllevan efectos similares. Pero tampoco acaba aquí la cuestión.

 

 

 

Cultivos de Invernadero Almería. Fuente: Lazos Rotos.

 

La creación de grandes autopistas o de otras estructuras (algunos invernaderos en España para la producción de productos hortofrutícolas)  diseccionan con harta frecuencia colinas y laderas, generando, una vez más la evacuación de los suelos y rocas sobrantes. No voy a ser exhaustivo. Tan solo pretendo dar cuenta de un hecho que suele pasar desapercibido tanto al ciudadano como a algunos colegas.

 

 

 

Invernaderos desde el espacio. Fuente:el Chavalín

 

Nos hemos convertido en un agente morfogenético del relieve de primera magnitud, si no el que más. Las cifras anteriormente aludidas no las consideraría exactas, ni mucho menos. Tales cuantificaciones adolecen de numerosos problemas e incertidumbres. Sin embargo, sí nos advierten de nuestro bestial impacto sobre la geosfera, al margen del ya conocido que merma la biosfera.  ¿Y donde acaecen principalmente tales procesos? Tan solo basta señalar que en donde confluyen mayores densidades demográficas y nivel de desarrollo económico. Basta un mapa nocturno de la Tierra para saber que allí se consume no mucha más energía sino que también se promueve tal ingente movimiento de materiales litosféricos.

 

Continuará……

 

Juan José Ibáñez

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*