La Granja Natural, Vegetación y Recursos Naturales: Método Fukuoka de Agricultura Natural (1/4)

En esencia, el método parte del uso de las plantas y su influencia en el ambiente, con la máxima reducción posible de la intervención humana. Masanobu ha hecho Agricultura Natural en la isla de Shikoku y nos habla de cosechas, especies, variedades, sucesiones de “malas hierbas”, es decir adaptada al ambiente de Japón, lo que condicionará la discusión a la aplicación de sus principios, en condiciones diferentes y ambientes distintos, para adecuarlos a los factores locales de cada sitio en concreto. Sin embargo, tal circunstancia no implica que la idea de plantar distintas familias de plantas y jugar con la biodiversidad de cada agricultura local pierda sentido, y mucho más tras comprobar las grietas de la agricultura científica moderna, industrial y/o capitalista y su gestión del suelo (monocultivos, abuso de fertilizantes y arado, uso indiscriminado de pesticidas…) que están empobreciendo nuestra Tierra.

 

 

 

Bocage Francés. Fuente: La Main à la Pâte

 

Masanobu gestiona el ambiente a través de unas infatigables trabajadoras, las plantas, esas mismas que serán capaces de atraer el agua a cualquier roquedal, de reverdecer desiertos y hacer habitable cualquier yermo paraje. Ellas son las ingenieras ambientales por naturaleza.

 

En el presente post se hará referencia a las especies y variedades típicas de Japón, aunque muchas son universales (o atesoran una coprología muy amplia), teniendo claras correspondencias en otros lugares con especies de las mismas familias, géneros, etc. (emparentadas). He respetado el texto a fin de no interferir con un tipo de conocimiento distinto al científico, por lo cual puede haber alguna planta incluida en alguna familia no reconocida por la taxonomía actual. He respetado también los nombres antiguos de las familias para los que consultéis libros viejos. A todos aquellos que prefieran consultar la Wikipedia, podéis encontrarlas por los nombres nuevos y antiguos. Queda a vuestra elección observar lo que crece sobre el suelo que pisáis. Vayamos pues con los principios de Fukuoka haciendo uso de sus propias palabras.

 

Creo que esta brizna de paja puede originar una revolución. A primera vista, esta paja de arroz puede  parecer ligera e insignificante. Difícilmente nadie puede creer que puede ser el origen de una revolución. Pero yo he llegado a darme cuenta del peso y el poder de esta paja. Para mí esta revolución es muy real. Observa estos campos de centeno y cebada. Cuando hayan madurado rendirán cerca de 5.900 Kg. de grano por hectárea. Creo que esta producción iguala a la mayor producción de la Prefectura de Ehime. Y si iguala a la mayor producción de la Prefectura de Ehime puede fácilmente igualarse a la producción máxima obtenida en el país ya que Ehime es una de las mejores regiones agrícolas del Japón. Y sin embargo estos campos no han sido labrados desde hace veinticinco años.

 

El trabajo necesario para cultivar arroz y cereales en un campo de diez áreas (1.000m2) pueden hacerlo una o dos personas en cuestión de pocos días. Parece improbable que pueda haber una forma más simple de cultivar cereales. Este método contradice completamente las técnicas de la agricultura moderna. Echa por la ventana tanto el conocimiento científico como el de la agricultura tradicional. Con este tipo de agricultura, que no utiliza maquinaria ni abonos químicos o pesticidas es posible obtener una cosecha igual o mayor que la explotación media japonesa. La prueba está madurando delante de vuestros ojos.

 

Durante treinta años no abandoné mi explotación y tuve poco contacto con gente de fuera de mi propia comunidad. Durante estos años estuve dirigiéndome en línea recta hacia el método agrícola del “no-hacer’.  La manera usual de ir desarrollando un método es preguntarse: “¿Qué tal si hiciese esto?” o “¿Qué tal si probase aquello?” introduciendo una variedad de técnicas una sobre la otra. Esto es la agricultura moderna y con ello sólo se consigue ocupar más al agricultor. Mi método se desarrolló en dirección opuesta. Yo estaba apuntando hacia un método de hacer la agricultura agradable, natural, que condujese a hacer el trabajo más fácil en vez de más pesado. ¿Qué tal si no se hace esto? ¿Qué tal si no se hace aquello? -ésta era mi manera de pensar-. Finalmente llegué a la conclusión de que no había necesidad de arar, ni de aplicar abono, ni de hacer compost ni de utilizar pesticidas. Cuando se profundiza en ello, pocas prácticas agrícolas son realmente necesarias. La razón de que las técnicas mejoradas por el hombre parecen necesarias, es que el equilibrio natural ha sido alterado tan gravemente de antemano por estas mismas técnicas que la tierra se ha hecho dependiente de ellas. Esta línea de razonamiento no solamente se aplica a la agricultura, sino también a otros aspectos de la sociedad humana. Los médicos y las medicinas se vuelven necesarios cuando la gente crea un ambiente enfermizo. La escolarización formal no tiene valor intrínseco, pero se convierte en necesaria cuando la humanidad crea unas condiciones en las cuales “uno debe tener educación” para salir adelante.

 

Antes del final de la guerra cuando fui al vergel de cítricos a poner en práctica lo que antes pensé que era agricultura natural, no podé los árboles y abandoné el vergel a su suerte. Las ramas se cruzaron, los árboles fueron atacados por los insectos y cerca de 0.8 Ha. de mandarinos se secaron y murieron. A partir de entonces la pregunta: “¿Cual es el modelo natural?” estuvo siempre en mi mente. En el proceso de llegar a la respuesta acabe con otros 400 árboles. Finalmente sentí que podía decir con certeza: “Este es el método natural”. En la medida en que los árboles se desvían de su forma natural, son necesarias la poda y la exterminación de los insectos. En la medida en que la sociedad humana se separa a si misma de una vida próxima a la naturaleza, la instrucción escolar se hace necesaria. En la naturaleza, la instrucción formal no tiene sentido.

[...]

 

Si una sola yema de un árbol frutal es cortada con unas tijeras esto puede provocar un desequilibrio que no podrá ser corregido. Cuando las ramas crecen de acuerdo con su forma natural, se extienden alternativamente alrededor del tronco y las hojas reciben uniformemente la luz solar. Si se rompe la secuencia las ramas entran en conflicto, se ponen unas encima de otras se enredan, las hojas se marchitan en los lugares en los que el sol no puede penetrar. Esto da origen a que los insectos causen daños. Si el árbol no se poda el año siguiente todavía aparecerán más ramas secas. Los seres humanos con su entrometimiento hacen algo equivocado, dejan el daño sin remediar, y cuando se acumulan los resultados adversos trabajan con toda su alma para corregirlos. Cuando las acciones correctivas parecen tener éxito, entonces consideran estas medidas como espléndidos logros. La gente hace esto una y otra vez. Es como si un loco saltase sobre su tejado a reparar el daño, alegrándose al final por haber conseguido un remedio milagroso. Pasa lo mismo con el científico. Lee libros día y noche, forzando sus ojos y convirtiéndose en miope, si te preguntas en que ha estado trabajando todo el tiempo ves que era para convertirse en inventor de las lentes correctoras de la miopía.

 

Apoyándome en el largo mango de mi guadaña, detengo mi trabajo en el vergel y observo las montañas y la ladera a mis pies. Me pregunto cómo es que la filosofía de la gente ha comenzado a cambiar más rápidamente que las estaciones. El camino que he seguido, este sistema de agricultura natural, que choca a la mayoría de la gente como extraño, fue primero interpretado como una reacción contra el adelanto y el precipitado desarrollo de la ciencia. Pero todo lo que he estado haciendo, mientras trabajaba aquí la tierra, es tratar de demostrar que la humanidad no sabe nada. Porque el mundo se está moviendo con tan furiosa energía en la dirección opuesta puede parecer que yo he regresado a los tiempos primitivos, pero creo firmemente que el camino que he estado siguiendo es el más sensato. Durante los últimos años ha crecido considerablemente el número de gente interesada en agricultura natural. Parece que se ha alcanzado el límite del desarrollo científico han comenzado a sentirse dudas y ha llegado el tiempo de la reevaluación. Lo que se consideraba primitivo y atrasado inesperadamente, se ve ahora muy avanzado ante la ciencia moderna. Esto puede parecer extraño al comienzo, pero yo no lo encuentro extraño en absoluto. Recientemente he discutido este tema con el profesor Linuma, de la Universidad de Kyoto. Hace mil años se practicaba en el Japón la agricultura sin arar la tierra, y no fue hasta la Era Tokugawa hace 300-400 años, que se introdujo el laboreo superficial. El laboreo profundo llegó al Japón con la agricultura Occidental.”

 

Revolución de una brizna de paja, Masanobu Fukuoka.

 

RECURSOS NATURALES

Para disfrutar de todas las ventajas del ambiente Fukuoka recomienda establecerse en lugares ecológicamente privilegiados, a los pies de las colinas o montañas, en la cercanía de corrientes fluviales. En el lugar ideal surgen grandes árboles, el terreno tiene suelos profundos de color negro o pardo y el agua es limpia.

 

La granja debería incluir un bosque o arbolado colindante como fuente de fertilizante orgánico; tal reserva nos ayudará a mantener el suelo del cultivo fértil y profundo por el aporte de humus de la foresta de las tierras altas, por agua de lluvia, o el enterramiento en profundidad de materia orgánica recolectada. En definitiva nos habla, de uno u otro modo, de “algún tipo” de ecosistemas agroforestales.

 

 

 

Camino entre dos campos separados por setos (Hedgerows)

 

Se incluirán árboles que enriquezcan el suelo y que den alimento y refugio a la fauna. La mayor diversidad de especies plantadas dará como resultado mayor biodiversidad por aumento de nichos ecológicos que ayudarán a desarrollarse a las poblaciones de depredadores de plagas. En este sentido, resultan convenientes los cercados y árboles de abrigo contra el viento que, además de amortiguar la variabilidad climática ayudan, a mantener la fertilidad del suelo y mejoran el medio ambiente. Con tal motivo, recomienda árboles de crecimiento rápido como cedros, cipreses, acacias y alcanforeros, de crecimiento lento como camelia, magnolio, mirto oleaginoso y anís de China u otros árboles como roble, acebos y árboles de hoja perenne. Básicamente, Masanobu nos habla de un principio bien conocido en ecología, pero olvidado en agronomía. Diversidad de nichos y diversidad de plantas dan lugar a comunidades microbianas y de invertebrados muy ricas en especies  antagonistas de aquellas que son  enemigas de las plantas. La lucha biológica en la agricultura moderna no deja de utilizar el mismo principio, pero desnaturalizado por la pobreza de la agricultura basada en el monocultivo y la ausencia de ecosistemas naturales colindantes de los que podrían proceder los denominados antagonistas y depredadores. Resulta curioso que mientras que en economía se hable de diversificación como fuente de estabilidad, no ocurre lo mismo en agricultura.  Un ecosistema de muy pocas especies es frágil, a no ser que su naturaleza se deba por habitar ambientes extremos. Diversidad y foresta son comunes en las agriculturas atávicas, pero también ha sido reconocido su valor por numerosos expertos.   

 

Un soto de bambú es de crecimiento rápido y resulta muy bueno para enterrar y mejorar la estructura del suelo por su retención de aire y agua, además de resultar de fácil manejo. En otros ambientes, tales sotos pueden estar constituidos por varias especies locales, como lo son ciertos árboles y los matorrales de leguminosas. De hecho eran la norma en los biomas templados (hedgerows en Inglaterra, bocages en Francia, etc.) hasta que la excesiva mecanización del agro de mediados del siglo XX, considerándose después, erróneamente, como obstáculos más que como aliados. Tal tendencia simplificadora ha sido reconocida como errónea recientemente, pero ya era demasiado tarde. 

 

 

 

Un paisaje de agricultura de montaña. Fuente: Euskonews & media

 

Las cimas de colinas y montañas suelen ser infértiles, secas y susceptibles a la desertización, por lo que deberíamos plantar vegetación que agarre el terreno y evite la erosión del suelo. Masanobu particularmente planta unas vides llamadas kudzu para a continuación introducir semillas de alguna conífera baja, a fin de crear una cobertura de hoja perenne. Quien visitara la agricultura tradicional de montaña de la Península Ibérica (por citar tan solo un ejemplo) observará, con harta frecuencia este tipo de setos llevado a cabo con especies del lugar. En la mayoría de los casos atesoran varias especies, en lugar de una.

 

En pendiente se pueden cavar zanjas para enterrar materia orgánica en profundidad y hacerse caballones con la tierra excavada perfilando las colinas.

 

En las laderas serán plantados árboles de hoja perenne: ciprés japonés, alcanforero… junto a otros de hoja caduca: almez de China, olmo, Paulownia, cerezo, arce y eucalipto y a sus pies, en los valles, robles y árboles de hoja perenne: cedro de Japón, encina norteamericana intercalados con nogal y ginkgo. La alternancia de perennifolios y caducifolios atesora sus ventajas, por cuanto al efecto tampón de las primeras en periodos desfavorables, se suma justamente la de los segundos cuando la insolación es más intensa, es decir en las estaciones de desarrollo vegetativo. Del mismo modo las especies caducifolias devuelven gran cantidad de materia orgánica al suelo en otoño, nutriéndolo, a la par que taponando su superficie de las inclemencias del invierno (heladas, etc.). En cualquier caso debe hacerse uso de especies mejorantes y no de las acidificantes. Casi todos los ambientes albergan ambas, o pueden hacerlo.

 

ESQUEMA GRANJA NATURAL.

Disposición de una granja natural en un terreno Llano.

Esquema del Método de “Irrigación mediante plantas”, una de sus técnicas para reverdecer desiertos (o para extraer agua del Tajo en Aragón).

 

 

Terrenos bajo el agua

Borde del agua

Marisma

 

árboles naturales

 

cinturón verde

Arroz salvaje

“Rabo de gato”

Juncos

Cañas

 

plantas abrigo

 

Mangle

Bambú

Árboles rompevientos

 

fam. Aralia

Sauce, Mimbrera, Castaño de indias, Almez, Alcanforero

 

 

fam. Haya

Haya, Aliso, Encina USA, Castanea, Roble rojo

árboles frutales

 

 

Grosella china,  Nogal

 

Plantas acompañantes

 

Hortensia

Fallopia

Licopodio, Viz salvaje

Kudzu   Glicina

cereales y hortalizas

Loto

Sagitaria

Castaña de agua

Udo, Fallopia, Perejil japonés, Tusílago

fam. Gramíneas

Arroz, Arroz mesetario, Mijo “cola de zorra”, Mijo “proso”, Maíz, Sorgo

fam. Mostaza

Daikon, Nabo, Col china, Mostaza india, otras mostazas, semilla Colza

 

 

Moderada

Tierras húmedas

 

 

Árboles naturales

 

cinturón verde

Nogal chino

Naranjo

 

Castaño

Cedro

Zelkova

Ciprés

Dióspiro               Vid

 

Árboles frutales

Naranjo

Castaño

 

Dióspiro               Vid

 

Plantas acompañantes

Las siete hierbas de primavera

Las siete

hierbas de

otoño*

Cogón

Zarzaparrilla

Lespedeza

cereales y hortalizas

fam. Calabaza

Melón, Sandía, Pepino, Calabaza, Chayote, Calabacino

fam. Guisante

Haba gruesa, semillas de Soja y Adzuki, Habichuela, Frijol de vaca, semillas de Estoque y Faseolo, Guisante de jardín

fam. Patata

Berenje-na

Tomate

Pimienta roja picante

Tabaco

Consuel-da

fam. de la Borraja

Espinaca

Quenopodio

 

 

*Las siete hierbas de otoño: trébol de los matorrales, Eulalia, Kudzu, Clavel salvaje, Ominaeshi, Eupatorio, Campanilla china.

 

 

 

Tierras secas

 

Sabana

Árboles naturales

 

cinturón verde

árboles protegidos

fam. Rosa

Cerezo

 

Árbol de la laca

Boj

Cedro

Roble

árboles fijadores de arenas

 Ciprés musgoso

Eucalipto

                         Acacia

Árboles frutales

Albaricoque japonés (Ume), Manzano, Ciruelo, Melocotón, Feijoa

 

Olivo

Platanero

Palmera de Cocos

Plantas acompañantes

 

Eulalia

 

 

Retama              Cactus

cereales y hortalizas

 

Boniato, Ñame

 

fam. Lirio

Cebolla Fales

Cebolla

Ajo

Puerro

Rocambo-la

Espá-rrago

 

Piña, Lirio de Nueva                               Zelanda

 

Disposición de una Granja Natural en un terreno Inclinado: Ejemplo para árboles frutales:

 

Soto protegido

Bosque Natural

Podocarpus

Vibumum

Eucaliptus

Alcanforero

 

 

 

 

Arce(dulce),Liquidambar,Paulownia

Árboles útiles

Plantas

de

 

Acacia

Uvas, Akebia, Grosellero chino

Viñas

abono verde

Mirica cerifera

Magnolio

Ciruelo, Albaricoquero, Manzano, Melocotonero, Albaricoquero japonés, Membrillo chino, Melocotonero nectarino

 

 

Árboles frutales caducifolios

 

 

Cercados

 

Cryptomeria, Ciprés, Magnolio,

Anís Chino

Caqui, Castaño, Gingko, Olivo silvestre (Acebuche), Cerezo de Nanking, Grosellero, Granado

y perennes

intercalados

 

 

Níspero japonés

 

Soto protegido

Acacia, Laurel, Canela, Acebo, Magnolia

Peral, Caqui, Nogal, Gingko

 

Árboles de abrigo contra el viento

 

 

Roble blanco

Arbustos vivos

Níspero japonés, Mandarino, Mandarino Tangerino, Mandarino Iyo, Naranjo de verano, Naranjo Satsuma, Naranjo dulce de verano, otros naranjos, Pampelmusa

 

 

 

Peral, Higuera, Nogal

 

 

 

 

 

 

Ejemplo para diversos cultivos:

 

Tierras altas

Abeto japonés, Alerce japonés, Cicuta meridional japonesa

 

Región árida

Pino, Euria, Árbol de la laca, Zumaque

Bosque Natural

Región semiárida

Eucalipto, Acacia, Mirica cerifera

Soto Protegido

 

Chincuapin, Encina, Cedro japonés, Cerezo

 

Tierra baja

Cedro japonés, Zelkova, Alcanforero, Gingko

 

 

Ganpi, Papelero, Encina, Paperbush, Ramio, Algodón

Cultivos fibrosos

 

Té, Té-del-cielo, Morera, Lino derris, Pyrethrum, Ricino, Girasol, Hibisco, Sésamo, Chalote, Lengua del diablo, Jenjibre japonés

Cultivos de propósito especial

Tubérculos

Batata china, Taro, Boniato

Hortalizas

fam. Patata

Berenjena, Tomate, Pimientos dulces y picantes, Tabaco

 

fam. Guisante

Soja, Judías Adzuki, Haba gruesa, Guisante jardín, Habichuelas

 

fam. Calabaza

Pepino, Calabaza, Sandía, Melón, Melón oriental, Luffa, Melón de Cantalú, Chayote,Calabacín vinatero

 

fam. Mostaza

Daikon (rábano gigante japonés), Nabo, Repollo, Col china, Mostaza (hoja), semilla Colza

 

 

Arroz de meseta (jardín), Trigo, Lágrimas de Job, Mijo (de Cola de zorro), Mijo (proso), Mijo (de corral)

Cereales

diversos

 

Arroz de tierras bajas (arrozales)

 

 

Sagitaria (de marjal), Loto, Filipéndula de agua

 

 

Vegetación de Huerto

 

Cultivos para Abono Vegetal

Trébol ladino (Trifolium repens), Alfalfa

todo el Año

 

Medicago arabica, Hortalizas fam. Mostaza

Primavera

 

Algarrobo común y velloso, semilla de Algarrobo, Altramuz

Invierno

 

Semilla de Soja, cacahuete, semilla de Adzuki, semilla Vignia radiata

Verano

 

 

asociados:

Árboles de Abono Vegetal, Protegidos y Útiles

Acacia, Mirto oleaginoso, Magnolio, Aliso japonés, Arce dulce (Acer saccharum)

Abono Vegetal

Hortalizas

Árboles frutales hoja perenne

Limones, Níspero del japón

Tusílago, Abedul japones, Alforfón

Árboles frutales caducifolios

Dióspiro, Nogal, Melocotón, Ciruela, Albaricoque, Pera, Manzana, Cereza

Lengua del diablo, Azucena, Jenjibre, Alforfón

Vides

Uva, Grosella silvestre de China, Akelia

Mijo cola de zorro, Mijo proso, Mijo de corral

 

Xabier Abalo.

Con anotaciones de Juan José Ibáñez

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*