La Erosión del Suelo, inventario y monitorización a nivel local, regional y global. La importancia de la Información Satelital

En nuestra categoría de post “pérdida de recursos edáficos: la erosión del suelo”, ya hemos hablado en numerosas ocasiones a cerca de las dificultades y enormes limitaciones a la hora de estimar y monitorizar la erosión del suelo con los procedimientos al uso en la actualidad.  Llevo tiempo leyendo noticias sobre el El Satélite Crysosat de la Agencia Espacial Europea y sus potencialidades con vistas a estimar el espesor de las capas de hielo y la altura de las olas. Siendo un profano en todo lo concerniente a la investigación satelital, lo que yo me pregunto  es si el radioaltímetro  (¿radio altímetro?) o instrumentos similares en futuras misiones espaciales no pudieran estimar la altura de cada punto de la superficie terrestre con la precisión de unos pocos (los menos posibles) centímetros, como la noticia de hoy nos informa para el caso de hielos y aguas.  De poder lograrse, la monitorización de la erosión del suelo a escalas regionales y globales podría cuantificarse de una forma armonizada y más precisa que en la actualidad, mediante parcelas o usando ecuaciones y predicciones de dudosa certidumbre. Actualmente los gobiernos y expertos consumen demasiados millones de euros en investigaciones basadas en estas últimas metodologías obteniendo paupérrimos resultados, difíciles de cotejar entre unas áreas u otras. Las mediciones satelitales,  basadas en los mencionados radioaltímetros (radio altímetro) podrían dar lugar a cuantificaciones precisas de numerosos tipos de procesos erosivos, dando por finalizada una etapa en tal tipo de estimaciones, sin que por ello quiera decir que las parcelas en campo o las micro-cuencas experimentales no tengan su razón de ser como para persistir (aspecto que no trataremos en este post pero cuya defensa resulta fácil justificar, al menos en muchos casos). Más aun, la pérdida de suelos propiciada  por procesos de gran magnitud y escasa frecuencia podría ser estimada con suma rapidez. ¿Se ha intentado? ¿Cuáles son las limitaciones tecnológicas actuales? ¿pueden implementarse y ponerse en órbita nuevas generaciones  radioaltímetros que den cuenta de la erosión del suelo?. Obviamente uno preferiría la escala milimétrica, pero si la precisión es de pocos cm. (¿cuántos?) avanzaríamos muchísimo en este tipo de indagaciones. Desconozco cuales son los problemas tecnológicos o simplemente se trata de la falta de interés de  nuestras autoridades en materia de política científica. ¿Alguien puede resolver mis dudas?. Por favor leer la noticia que extraemos hoy de la ESA y si atesoráis más conocimientos que este impresentable administrador, por favor hacérnoslos llegar. Francamente no entiendo el problema. Eso si, ya os comunico que existe otro satelite en órbita que también podría (…) como veremos en otro post dentro de unas semanas.

buenosaires-esa

Buenos Aires. Fuente ESA

Juan José Ibáñez

CryoSat explora nuevos mares

La misión CryoSat de la ESA lleva estudiando la evolución del hielo de nuestro planeta desde su lanzamiento en 2010. Ahora, gracias a un esfuerzo de cooperación internacional, también es capaz de monitorizar el estado de la mar, ayudando a mejorar las predicciones meteorológicas.

FUENTE | Agencia Europea del Espacio (ESA) ; 04/01/2012

CryoSat fue diseñado para detectar cambios muy pequeños en el espesor del hielo de nuestro planeta. A día de hoy, la misión ya está generando datos fundamentales que permitirán a la comunidad científica comprender mejor la relación que existe entre el hielo, la regulación del clima y los cambios del nivel del mar.

Mientras CryoSat viaja de polo a polo, sobrevuela una gran extensión de océano. Si bien la misión fue diseñada específicamente para estudiar el hielo, se puede aprovechar su órbita y capacidad de observación para ayudar a mejorar la seguridad del tráfico marítimo.

Este satélite europeo transporta el primer altímetro radar diseñado específicamente para detectar pequeñas variaciones en el espesor del hielo, pero también se puede utilizar para medir el nivel del mar y la altura de las olas.

El instrumento SIRAL funciona enviando pulsos radar hacia la Tierra y midiendo con precisión el tiempo que tarda en recibir sus ecos. Esta información permite calcular la elevación de la superficie terrestre con una precisión de unos pocos centímetros.

Al combinar los datos obtenidos por CryoSat con los de otros satélites que también están equipados con altímetros, como Envisat o Jason, se puede estimar la altura de las olas y la velocidad del viento con un alto grado de precisión.

Por otra parte, la precesión de la órbita de CryoSat hace que este satélite sobrevuele varias veces las trazas de las otras misiones altimétricas, generando un tipo de datos sin precedentes.

La predicción del estado de la mar es esencial para la seguridad de las operaciones marítimas, pero para realizar pronósticos precisos es necesario disponer de información actualizada sobre la velocidad del viento y la altura de las olas.

Como CryoSat fue diseñado para estudiar el hielo polar, no se había previsto la necesidad de enviar rápidamente los datos a tierra.

No obstante, el equipo de CryoSat ha encontrado una solución que permite que el satélite envíe datos sobre el estado de la mar prácticamente en tiempo real y en la mayor parte de sus órbitas.

Este servicio, conocido como ‘modo de envío rápido, sólo está siendo utilizado por la Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) de los Estados Unidos. Sin embargo, está previsto que esté disponible de forma sistemática para todos los usuarios a partir del próximo mes de febrero.

Los datos enviados por CryoSat son procesados en el Laboratorio de Altimetría por Satélite (LSA) de NOAA para obtener estimaciones de la velocidad del viento y de la altura de las olas. Los resultados son distribuidos a la red de Centros Nacionales de Predicción Ambiental de NOAA.

CryoSat también es capaz de medir el nivel del mar, lo que resulta de gran utilidad a la hora de monitorizar el movimiento de las masas oceánicas y de calcular el calor almacenado en las aguas superficiales, una reserva de energía que puede desencadenar tormentas tropicales y huracanes.

El LSA combina los datos de CryoSat con información proporcionada por otras organizaciones, como la Agencia Espacial Francesa (CNES), el Centro Europeo para la Predicción Meteorológica a Medio Plazo (ECMWF) y la NASA.

Todo el proceso de análisis apenas lleva tres días. Una vez completado, NOAA distribuye los resultados a grupos de modelado oceánico y a agencias de predicción meteorológica de todo el mundo.

Por ejemplo, el Sistema Integrado de Observación Marina (IMOS) de Australia ya utiliza los datos de CryoSat sobre el nivel del mar para monitorizar las corrientes superficiales.

Este no es sólo el primer ejemplo de lo que se puede conseguir a través de la cooperación internacional en el ámbito de la observación de la Tierra, sino que también demuestra que aunque los satélites de la familia ‘Earth Explorer’ de la ESA hayan sido diseñados con un objetivo científico muy específico, son capaces de ofrecer mucho más, para el beneficio de la ciencia y de la calidad de vida en la Tierra.

   Noticias relacionadas

Ya están disponibles los datos obtenidos por CryoSat

Industria de la Ciencia: de la Tierra al Espacio

Etiquetas: , , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*