Alarma por la contaminación de los Suelos del Mundo (Informe demoledor de la FAO en 2018)

contaminacio-suelos-mundo-fao-2018b

Fuente: Colaje Imágenes Google.

La siguiente nota de prensa sobre un informe de la FAO, publicada en mayo de 2018, acerca de la contaminación de los suelos del mundo, no hace más que ratificar todo lo que hemos venido exponiendo durante 18 años en nuestro blog. La situación es alarmante y las consecuencias ya las padecemos. Así pues recomiendo vívidamente su lectura. Tremendo, terrorífico, y más que materia para la reflexión lo sería para sentir terror. No tiene desperdicio.  Os lo he traducido, con un mayor esmero de lo habitual, ya que de haberse publicado en español-castellano, no lo he logrado encontrar en las páginas Web de la FAO.

Más que lectura recomendada deviene en obligatoria. Y luego que nadie me acuse de alarmista, ya que hasta he podido quedarme corto.

Juan José Ibáñez

Leer el Informe en Inglés y Español-Castellano……..

 Report sounds alarm on soil pollution

How is soil contamination affecting our food and putting our health at risk? Information gaps cloud the answer

 2 May 2018, Rome – Soil pollution poses a worrisome threat to agricultural productivity, food safety, and human health, but far too little is known about the scale and severity of that threat, warns a new FAO report released today at the start of a global symposium.

Industrialization, war, mining and the intensification of agriculture have all left a legacy of soil contamination across the planet, while the growth of cities has seen soil used as a sink for ever greater amounts of municipal waste, says Soil Pollution: A Hidden Reality.

“Soil pollution affects the food we eat, the water we drink, the air we breathe, and the health of our ecosystems,” said FAO Deputy Director-General Maria Helena Semedo at the start of the symposium. “The potential of soils to cope with pollution is limited; the prevention of soil pollution should be a top priority worldwide,” she added.

But even though agricultural intensification, industrial output, and urbanization continue at a rapid pace, no systematic assessment of the status of soil pollution at global level has ever been undertaken, FAO’s new report notes.

Studies conducted so far have largely been limited to developed economies, so there are massive information gaps regarding the full nature and extent of the problem, according to FAO’s survey of existing scientific literature.

El informe suena alarma en la contaminación del suelo

¿Cómo afecta la contaminación del suelo a nuestros alimentos y pone en riesgo nuestra salud? Las lagunas de información enturbian la respuesta

2 de mayo de 2018, Roma – La contaminación del suelo plantea una amenaza preocupante para la productividad agrícola, la seguridad alimentaria y la salud humana, pero se sabe muy poco sobre la escala y la gravedad de esta amenaza, advierte un nuevo informe de la FAO publicado hoy al comienzo de un simposio global.

La industrialización, la guerra, la minería y la intensificación de la agricultura han dejado un legado de contaminación del suelo en todo el planeta, mientras que el crecimiento de las ciudades ha visto como el suelo se utiliza como sumidero de las crecientes cantidades de residuos municipales, señala el informe “Soil Pollution: A Hidden Reality”.

“La contaminación del suelo afecta los alimentos que consumimos, el agua que bebemos, el aire que respiramos y la salud de nuestros ecosistemas”, dijo la Subdirectora General de la FAO, Maria Helena Semedo, al comienzo del simposio. “El potencial de los suelos para hacer frente a la contaminación es limitado, la prevención de la contaminación del suelo debe ser una prioridad en todo el mundo”, agregó.

 Sin embargo, a pesar de que la intensificación agrícola, la producción industrial y la urbanización continúan a un ritmo vertiginoso, nunca se ha realizado una evaluación sistemática del estado de la contaminación del suelo a nivel mundial, señala el nuevo informe de la FAO.

Los estudios realizados hasta ahora se han limitado en gran medida a las economías desarrolladas, por lo que existen lagunas de información masivas con respecto a la naturaleza y el alcance del problema, según la encuesta de la FAO sobre literatura científica existente.

What little we do know is cause for concern, the report adds.

For example, in Australia, some 80,000 sites are now estimated to suffer from soil contamination. China has categorized 16 percent of all its soils — and 19 percent of its agricultural soils — as polluted. There are approximately 3 million potentially polluted sites in the European Economic Area and the West Balkans. In the United States, 1,300 sites appear on that country’s Superfund National Priorities list of pollution hot spots.

Numbers like these help us understand the types of dangers pollution poses to soils, but “do not reflect the complete extent of soil pollution around the world, and highlight the inadequacy of available information and the differences in registering polluted sites across geographic regions,” says Hidden Reality.

The report was released today at the start of a three day-long symposium at FAO headquarters, during which experts and policymakers will discuss the threat of soil pollution and begin mapping out a more cohesive international response.

La carencia de información es motivo de preocupación, agrega el informe.

Por ejemplo, en Australia, se estima que unos 80,000 sitios sufren contaminación del suelo. China clasificó el 16 por ciento de todos sus suelos, y el 19 por ciento de sus suelos agrícolas, como contaminados.  Existen aproximadamente 3 millones de sitios potencialmente contaminados en el Área Económica Europea y los Balcanes Occidentales. En los Estados Unidos, 1.300 sitios aparecen en la lista de zonas problemáticas de contaminación en el “Superfondo  de Prioridades Nacionales de puntos calientes de contaminación” del país.

Cifras como estos nos ayudan a entender los tipos de peligros que la contaminación plantea a los suelos, pero “no reflejan la extensión y gravedad de la contaminación del suelo en todo el mundo y resaltan la insuficiencia de la información disponible y las diferencias en el registro de sitios contaminados en las regiones geográficas”, señala  el  Informe “Realidad Oculta”.

El informe fue divulgado al comienzo de un simposio de tres días en la sede de la FAO, durante el cual expertos y legisladores discutirán la amenaza de la contaminación del suelo y comenzarán a trazar una respuesta internacional más cohesiva.

Danger to food and health

Soil pollution often cannot be visually perceived or directly assessed, making it a hidden danger — with serious consequences.

It impacts food security both by impairing plant metabolism and thus reducing crop yields, as well as by making crops unsafe for consumption. Pollutants also directly harm organisms that live in soil and make it more fertile.

And of course soil contaminated with dangerous elements (for example, arsenic, lead, and cadmium), organic chemicals like PCBs (polychlorinated biphenyls) and PAHs (polycyclic aromatic hydrocarbons) or pharmaceuticals such as antibiotics or endocrine disruptors pose serious risks to human health.

Riesgos para la alimentación y la Salud

La contaminación del suelo a menudo no se puede percibir ni evaluar directamente, lo que la convierte en un peligro oculto, de graves consecuencias.

Afecta a la seguridad alimentaria tanto al  perturbar el metabolismo de las plantas como al reducir los rendimientos de los cultivos, así como al provocar que los cultivos sean peligrosos de consumir. Los contaminantes también dañan directamente a los organismos que viven en el suelo, afectando a su salud y calidad.

Y, por supuesto, el suelo contaminado con elementos peligrosos (por ejemplo, arsénico, plomo y cadmio), productos químicos orgánicos como PCB (bifenilos policlorados) y HAP (hidrocarburos aromáticos policíclicos) o productos farmacéuticos como antibióticos o disruptores endocrinos plantean graves riesgos para la salud humana.

What causes soil pollution?

By far, most soil pollution is due to human activities.

Industrial activities including mining, smelting and manufacturing; domestic, livestock and municipal wastes; pesticides, herbicides, fertilizers used in agriculture; petroleum-derived products that are released into or break-down in the environment; fumes generated by transportation — all contribute to the problem.

So-called “emerging pollutants” are also a growing concern. These include pharmaceuticals, endocrine disruptors, hormones and biological pollutants; “e-waste” from old electronics; and the plastics that are nowadays used in almost every human endeavour.

(Almost no science on the fate of plastics in soils exists, observes Hidden Reality, while most e-waste continues to be disposed of in landfills rather than recycled.)


¿Qué causa la contaminación del suelo?

La mayor parte de la contaminación del suelo se debe a actividades humanas.

Actividades industriales, incluidas la minería, la fundición y la fabricación; desechos domésticos, ganaderos y municipales; pesticidas, herbicidas, fertilizantes utilizados en la agricultura; productos derivados del petróleo que se liberan o descomponen en el medio ambiente; gases generados por el transporte: todos contribuyen al problema.

Los llamados “contaminantes emergentes” también son  motivo de una preocupación creciente. Estos incluyen productos farmacéuticos, disruptores endocrinos, hormonas y contaminantes biológicos; “residuos y basura electrónicos”; y los plásticos que se usan hoy en día en casi todas las actividades y productos humanos.

(Casi no existe ninguna ciencia sobre el destino de los plásticos en los suelos, observa el Informe Realidad Oculta, mientras que la mayoría de los desechos electrónicos se eliminan en los vertederos en lugar de reciclarse).

About the symposium

This week’s event at FAO represents a first step in identifying and plugging global information gaps and advancing a more cohesive international response to the threats posed by soil pollution. That includes establishing an agenda for action to promote implementation of the Voluntary Guidelines for Sustainable Management developed by FAO and partners in 2016, as well as recent international commitments to better manage soil pollution.

A cerca del simposio

El mencionado evento de en la FAO representa un primer paso para identificar y  rellenar las lagunas de información global y el intento de progresar hacia una respuesta internacional más cohesionada frente as amenazas planteadas por la contaminación del suelo. Eso incluye establecer un programa de acción con vistas a promover la implementación de las Directrices voluntarias para la gestión sostenible desarrolladas por la FAO y sus socios en 2016, así como  intentar cumplir los recientes compromisos internacionales  que tienen como objetico estionar mejor la contaminación del suelo.

Facts and figures

FAO’s report is a synthesis of existing scientific research on soil pollution.* Noteworthy facts and figures from that research include:

  • Production of chemicals grown rapidly in recent decades and is projected to increase annually by 3.4 percent until 2030. Non-OECD countries will be much greater contributors in the future.
  • In 2015, the European chemical industry produced 319 million tonnes of chemicals. Of these, 117 million tonnes (MT) were deemed hazardous to the environment.
  • Global production of municipal solid waste was around 1.3 billion tonnes per year in 2012; it is expected to rise to 2.2 billion tonnes annually by 2025.
  • In many world regions, levels of persistent organic pollutants in human milk are significantly above those considered safe, with a higher incidence in India and in some European and African countries.
  • Certain low- and middle-income countries have notably increased their use of pesticides over the last decade. Bangladesh, for example, did so by four times, Rwanda and Ethiopia by over six times, and the Sudan by ten times.
  • Global manure production increased 66 percent between 1961 and 2016, from 73 to 124 MT. The volume of manure applied to soils grew from 18 to 28 MT, and the amount of manure left on pasture increased from 48 to 86 MT. Manure can contain high amounts of heavy metals, pathogen organisms and antibiotics.
  • Soils near roads have high levels of heavy metals, hydrocarbons, and other pollutants, posing a threat when food production occurs in adjacent areas or grazing on roadside soils takes place.
  • Approximately 110 million mines or other unexploded pieces of ordnance are scattered across 64 countries on all continents, remnants of wars that can have deadly consequences for farmers and which can release heavy metals through weathering.
  • Almost all soil in the northern hemisphere contains radionuclides in higher concentrations than the background level — even in remote areas, as a result of fallout from atmospheric testing of nuclear weapons and radiological events like the Chernobyl accident.* See page 91 of Hidden Reality for a list of the sources FAO surveyed.

 Hechos y cifras

El informe de la FAO resulta ser una síntesis de las investigaciones científicas existentes sobre la contaminación del suelo. Los hechos y las cifras que se destacan de esa investigación incluyen:

• La producción de productos químicos creció rápidamente en las últimas décadas y se prevé que aumente anualmente en un 3,4 por ciento hasta 2030. Los países que no pertenecen a la OCDE contribuirán mucho más en el futuro.

• En 2015, la industria química europea produjo 319 millones de toneladas de productos químicos. De estos, 117 millones de toneladas (MT) se consideraron peligrosas para el medio ambiente.

• La producción mundial de residuos sólidos municipales fue de alrededor de 1.300 millones de toneladas por año en 2012; esperándose que aumente en unos 2.200 millones de toneladas anuales para 2025.

• En muchas regiones del mundo, los niveles de contaminantes orgánicos persistentes en la leche humana son significativamente superiores a los que se consideran seguros, con una mayor incidencia en la India y en algunos países europeos y africanos.

• Ciertos países de bajos y medianos ingresos económicos han aumentado notablemente el uso de pesticidas en la última década. Bangladesh, por ejemplo, lo hizo cuatro veces, Ruanda y Etiopía más de seis veces y el Sudán diez veces.

• La producción mundial de estiércol aumentó un 66 por ciento entre 1961 y 2016, de 73 a 124 MT. El volumen de estiércol aplicado a los suelos aumentó de 18 a 28 toneladas métricas, y la cantidad de estiércol que quedó en los pastizales aumentó de 48 a 86 toneladas métricas. El estiércol puede contener elevadas cantidades de metales pesados, organismos patógenos y antibióticos.

• Los suelos cerca de las carreteras tienen altos niveles de metales pesados, hidrocarburos y otros contaminantes, lo que representa una amenaza cuando la producción de alimentos ocurre en sus cercanías, o cuando se produce el pastoreo en los suelos de los caminos.

• Aproximadamente 110 millones de minas u otras piezas de municiones sin estallar se encuentran dispersas en 64 países en todos los continentes. Estos restos de los conflictos bélicos pueden acarrear consecuencias mortales para los agricultores y liberar de paso metales pesados por su alteración biogeoquímica.

• Casi todo el suelo en el hemisferio norte contiene radionúclidos en concentraciones más altas que los niveles de fondo naturales, incluso en áreas remotas, como resultado de las de las pruebas de armas nucleares expuestas a la atmósfera, así como catástrofes nucleares de las que el accidente de Chernóbil es tan solo un ejemplo.

 * Consulte la página 91 del Informe “Realidad oculta” para obtener una lista de las fuentes encuestadas por la FAO.

Etiquetas: , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..