Posts etiquetados con ‘futuro de la humanidad’

La Esperanza de GAIA 2.0: Autoconsciencia Planetaria Asistida

gaia-2-punto-0-y-economia-circular 

Colaje imágenes Google

 Por mucho que desee ser optimista acerca del futuro de la humanidad y nuestro planeta,  día a día me vuelvo más escéptico. Decía un refrán que “El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra”. Francamente creo que se han quedado cortos. Por ejemplo, durante el Siglo XX dos guerras mundiales fueron fruto de problemas nacionalistas. Pues bien, comenzado el siglo XXI, todo apunta a que tendemos a retornar a las andadas. Y lo lamento, ya que la noticia de hoy merecería una redacción más cándida y crédula. Sin embargo, no puedo, visto lo visto y lectura tras lectura, a lo largo de demasiadas décadas. Todos conocéis ya la hermosa hipótesis Gaia, propuesta por James Lovelock y perfeccionada por Lynn Margulis, de los que soy un gran admirador. Pues bien, otro de mis maestros como lo es Bruno Latour  (ya os hemos hablado de algunas de sus propuestas en sus facetas de filósofo y pensador preocupado por la ciencia), junto al sociólogo británico a Tim Lenton (no he tenido el placer de leerle por lo que nada os puedo decir de él) , acaban de dar una vuelta de turca más a la metáfora proponindo una nueva formulación denominada Gaia 2.0., o como explica el rotativo ABC  “Gaia ha muerto. Bienvenidos a «Gaia 2.0” ¡Amén!. ¡A Rey muerto Rey puesto!. Pues bien, Latour y Lenton dicen que el ser humano puede cambiar el ¡sistema operativo! de GAIA, de tal modo que se alcance un “nuevo nivel de autoconciencia”, si se percata de los daños que ha causado en el Planeta y adoptan las medidas oportunas, como abrazar la denominada “Economía circular” y frenar sus frénicos impulsos destructivos y destrozos a escala global. A nivel de especie consciente, generamos sin parar “crímenes de lesa humanidad” Por lo tanto, tal propuesta sería algo así como “cambiar de chip”, aprender de los tropezones previos y ser nosotros los que guiáramos a GAIA mediante una “autorregulación deliberada” Empero para ello necesitamos cambiar nuestro clima colectivo-mental, para a la postre intentarlo seguidamente con el climático. Y así “nuestro mundo buscaría la forma de adaptarse a la acción de los humanos, igual que lo hizo durante otras situaciones cambiantes y amenazadoras. Pero, por primera vez, lo hará “de acuerdo con los propios humanos”, según la nota reproducida de Europa Press por el Diaio ABC, que no deja de ser una simple traducción de la que os ofrezco debajo en inglés de Terradaily. ¿De quién es el copyright?.   

 Empero seguimos empeñados en no ser conscientes de las repercusiones de nuestros actos, por lo que, para alcanzar tal estado de “inteligentia planetaria”, algo muy grave debería pasar primero. Los que ostentan el poder no se dejan amedrantar por frases y discursos tan hermosos, como bien intencionados, aunque yo diría que hasta ingenuamente cándidos. Si deliberadamente estamos destruyendo Gaia: ¿Cómo podemos “deliberadamente cambiar de nuestra “mala-consciencia”?. Tan solo un gran impacto, una enorme catarsis, una tragedia descomunal, podría dar paso a tal transmutación, por aquellos humanos que hubieran sobrevivido. Yo preguntaría a Latour y Lenton, sino recuerdan que la evolución ha transcurrido a golpe de mamporrazos, es decir esencialmente mediante un jalonamiento de grandes extinciones y radiaciones. Y de ser así, presumo que estamos a la espera de otra de las primeras.  No entiendo como Latour está tan desmemoriado, o las razones de su optimismo. Mientras tanto, sigo dudando de que el depredador se deprede así mismo para dar lugar a un hermoso cisne. Ahora bien, os dejo este encantador cuento de hadas, ya que por bello, me gustaría creermelo a “fe ciegas”.   En los enlaces previos que aluden a Gaia 2.0, podéis pinchar y ver las noticias aludidas. Yo he traducido, sin miramientos (es decir utilizando el traductor Google a lo bestia) la noticia original en Inglés. Termino pues con el Título de ABC “Gaia ha muerto. Bienvenidos a «Gaia 2.0”, en su adelantado cuento de navidad. ¿Gaia o agujero negro?.

 Juan José Ibáñez

 Continúa………

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Las Dos Caras de la Ciencia

ia-y-robotica

Ya hemos comentado que la ciencia no tiene moral, por lo que necesita ser guiada, tanto por la sociedad como por sus practicantes en base a unos códigos ajenos a ella. Todos los días somos inundados por un aluvión de grandes descubrimientos que afirman que cambiarán el mundo y nuestras vidas ¡para gozo y disfrute de la humanidad entera!. Pero la cruda realidad refuta tales afirmaciones. La palabrería engañosa de la tecnociencia.

Vivimos en un mundo plagado de injusticias, guerras, desigualdades, hambre, desnutrición, epidemias, y a todas luces insustentable bajo esa apisonadora a la que llaman economía liberal. He recibido quejas  por ser crítico contra diversos tipos de indagaciones científicas, ya que redacto en algunos post mis profundas preocupaciones por su estado actual e inquietante devenir, incluso cuando nos aseguran que será esplendoroso. No entiendo,  por ejemplo, que el Transhumanismo les gustará a algunos, mientras que personalmente se me antoja una locura desquiciante. Interesan controversias como la de si el denominado Antropoceno debe considerarse como un nuevo periodo geológico (sensu lato) cundo en realidad es materia de definición y gustos, que no de hechos, como demostramos ya en otros diversos post. Y así podríamos seguir “ad nausean”.

Detesto los corporativismos y más aun de los que dicen ser valedores de la “verdad”, cuando vivimos malos tiempos para la lírica, estando la literatura científica y sus entresijos, atiborrada de plagios, denunciándose constantemente en nuestro ámbito del conocimiento, la mala praxis y la corrupción. En el curso impartido en esta bitácora acerca de las ‘Filosofía, Historia y Sociología de la Edafología’ llevamos a cabo un recorrido conceptual e histórico sobre que es la ciencia y el método científico, según las diversas escuelas de pensamiento. Y al hacerlo mostramos que ambos conceptos son lascivamente escurridizos. La última gran escuela que merece tal calificativo resulta ser el anarquismo epistemológico desarrollado por Paul Feyerabend. Esta autor alemán defendía que la sociedad intentaba reemplazar las antiguas religiones por otra nueva llamada ciencia, mientras que en la práctica sus profesionales se comportaban como clientes ebrios en un prostíbulo. Y como corolario, topamos de nuevo con la moral y con la ética. Empero si antaño podíamos desarrollar filosofías de la ciencia ajenas a otros aspectos de nuestra sociedad (centradas en la ciencia exclusivamente) y  ya no es así. Al convertir la sociedad en una aldea global, y ser la tecnología el motor de los cambios que en ella se producen nos encontramos con un sistema, bastante complejo, inestable e incontrolable, como lo son todos los “no lineales.  Y tal tipo de sistema nos trae de cabeza. Y entre unas razones y otras la democracia se muere, siento reemplazada por la retrodemocracia. Y por ello comenzamos un curso de filosofía de la tecnociencia.

Cuando emergió al mundo la globalización comandada por el neoliberalismo económico de los “Chicago Boys”, abundabas los ¿expertos? Que intentaban calmar las angustias ciudadanas señalando ante las crisis cíclicas que se producían: “No hay que preocuparse, el sistema financiero se autorregula” ¿¿??. Pues bien, si un conjunto de elementos y agentes no se autoregulan su interacción, también por definición, no es un sistema. Rebuznancia cargada de  aparente erudición para ocultar la verdad: pura ignorancia e incapacidad de predecir lo que se nos avecina. Como sistema complejo nuestra economía resulta ser muy inestable, sensible a las condiciones iniciales y a las del entorno. Cambios pequeños pueden impeler a que sus trayectorias diverjan brutalmente con el tiempo, siendo impredecibles. ¡Y así lo constatamos!. En la teoría del caos, vinculada con la de los sistemas complejos y la de los no lineales, se popularizo la frase “el aleteo de una mariposa en Pekín puede producir un tornado en Texas” (el consabido efecto mariposa). Hoy podríamos parafrasear su contenido y exclamar “la tos de un agente de bolsa en Pekín, puede generar un drama/desplome en la de Wall Street” y afectar a cientos de millones de personas. Nuestro sistema económico progresa, al parecer, hacia lo inesperado, lo sorprendente, etc. Es decir todo lo que no permite ser predicho por ningún modelo salvo la destrucción del mismo. A quien la gusten las sorpresas, buenas y malas, no tiene más que sentarse en un sillón y esperar.

Reiteremos, la ciencia y sus hallazgos no son ni buenos ni malos, todo depende del fin con que se utilicen. Y es aquí en donde nos topamos con el meollo de la tragedia humana que padecemos.

Los investigadores necesitamos financiación con vistas a seguir deshilachando esa casi indescifrable madeja a la que denominamos complejidad del mundo. La financiación no surge por generación espontánea, sino que la libran los gobiernos e industrias (en su mayor parte multinacionales) con sus respectivos intereses. Empero por mucho que manifiesten lo contrario, los gobiernos desean que sea la industria subvencione ¡casi todo!,  y como corolario convertirnos en esclavos de ellas. Son las grandes compañías, sus intereses, lobbies, publicidad maniquea, etc. las que dictan pues, en que se debe invertir científicamente y en que materias no. La esencia de una empresa estriba en vender productos, que no cuidar de los ciudadanos, y la prensa nos lo recuerda todos los días, lo mismo que la corrupción política, casi siempre en contubernio con las primeras.  Si un científico no se encuentra de acuerdo con lo que ve y escucha, será desterrado (no hay dinero para sus estúpidas ideas), a no ser que lo haga cuando ya sea famoso, lo que indicaría que, con anterioridad, también fue lacayo de este perverso entramado. Eso sí, soslayemos a los más mayores, que lograron realizar sus indagaciones en un mundillo científico sin tanto conchabeo, amoral y corrupto como el del presente.

Nuestro sociedad vive en un mundo de recursos finitos, en la mayoría de los casos no abundantes, por cuanto los que lo fueran antaño han sido dilapidados o degradados.  Y por tal camino hemos degradado la salud del planeta, pero como formamos parte de él (….), también la nuestra propia, en casi todos los aspectos. No existe nada parecido, con mayúsculas, es decir ¡nada importante!, como la denominada ciencia para la ciudadanía. Se trata de actividades que, en el mejor de los casos, ayudan a algunos, de vez en cuando.

La sobrepoblación se enfrenta a esa escasez de recursos, con las paupérrimas armas que nos ofrece un neoliberalismo económico carente de otra imaginación que no se limite a desear más millones, y más billones, ¡más, más!. Se me antoja tan nefasto este “sistema” como para dudar de las bondades de su pseudo-autorregulación. Pero además del crecimiento de la población, que pretende enfrentarse a los recursos finitos de que disponemos, este “sistema” se encuentra deplorablemente estructurado. En unas partes del mundo viven los privilegiados, actualmente asustados por el envejecimiento de sus poblaciones y todos los males endémicos que tal hecho acarrea. Por ejemplo, ancianos cuyos sistemas de pensiones se encuentran al borde de la quiebra, mientras los que debieran alimentarles, son presas del desempleo y desánimo. Mientras tanto, en otros infernos de la Tierra, las criaturas son aniquiladas, viven desnutridas, enfermas, etc., en lugar de rejuvenecer las plantillas de los ricos ancianitos. ¡Unos aquí sin remplazo, y otros allí sin esperanza!. Resumiendo, conforme el neoliberalismo aprieta de manos del Banco Mundial, el FMI, y otra turba de entidades filantrópico/caritativas, ya nadie duda que las desigualdades entre ricos y pobres aumentan hasta límites insoportables. Un sistema eficiente resulta ser todo lo contrario. ¿O no?. No se trata ya de caridad o solidaridad, sino que hablamos de requisitos indispensables para la autorregulación de cualquier sistema, no solo el económico.

Pongamos tan solo un par de ejemplo, como el de la Inteligencia Artificial o IA, y el de la robótica/microrobótica

Hace pocos años leí un informe en el que se cifraba la procedencia de las principales inversiones en materia de IA. Pues bien, el grueso de la financiación  era realizada para propósitos militares y videojuegos: “Juegos y Guerra en lugar de Juegos de Guerra”. Actualmente las inversiones en IA crecen a ritmos acelerados en estos y otros muchos campos, empero el panorama es igualmente inquietante. Y si hablamos de las aplicaciones de esta rama del conocimiento, personalmente se me ponen los pelos de punta, aunque también a  otros científicos.

Reiteramos que, como en otros dominios de la ciencia y la tecnología, la IA puede aportar grandes beneficios para la humanidad. Yo no lo dudo, lo afirmo. Ahora bien, todo depende de los fines para los que se utilicen. Y aquí entra el factor humano. En un mundo en donde la ética y la moral brillan por su ausencia, serán los más fuertes los que encarrilen su destino. Y ya sabemos: multinacionales, militares, guerras, vender y vender a toda costa, sin importar los objetivos….

Vayamos ahora con la robótica y microrobótica, sin olvidar su hibridación, es decir la inteligencia artificial robótica. Existe un gran debate sobre la pérdida de empleos, y como corolario el aumento la cantidad de gente que puede seguir aumentando las ya gruesas filas del paro laboral. Nadie duda excepto los vendemotos de fantasías ilusorias con intereses ocultos que, un desempleo creciente acrecentará los problemas de una sociedad envejecida a no ser que estos juguetes mecánicos tributen a los heraldos públicos, como los ciudadanos de carne y hueso. ¿Se los imaginan ustedes haciendo huelgas para conseguir una subida salarial?.  Pero en manos de los militares, admito mis prejuicios,  el tema puede devenir en tragedia. Efectivamente, el futuro podría traernos guerras entre robots en lugar de humanos. Algunos pensaran que hasta podrían ¿disfrutar?, viéndolos en la televisión como si de un partido de futbol se tratara. Eso sí, la mayoría de los telespectadores no tendrían trabajo, y meno aun permitirse alimentar a sus familias dignamente.  ¡Robótica!. Siempre puede encontrarse uno a los que tan solo pretenden llamar la atención, aunque exista la posibilidad de que termine siendo cierta ¿ incluso asesinos en serie?. Sin ser tan melodramáticos, si cabe alegar que se producen serios debates a la hora de contestar la siguiente pregunta: ¿Son los robots tan seguros?. Pero aún resta dar respuesta al siguiente interrogante:  ¿aunque lo serán, el dilema es para qué?. ¿Con que propósitos?. No les extrañe pues que científicos de todo el mundo consideren a: ¡La Inteligencia artificial y robótica, entre los Riesgos Globales de 2017. Como pueden observar, no soy un paranoico.

Centrémonos en la microrobótica. Llueven las noticias médicas, agronómicas, ecológicas, etc., etc., que proclaman el advenimiento de los microrobots y como estos cambiarán nuestras vidas.  La microrobótica  y la inteligencia artificial nos pueden traer todo tipo de maravillas/pesadillas. Por poner algún ejemplo, se defiende que los microrobots podrían ayudarnos a salvar muchas vidas tras los desastres naturales, o como nos cuenta el encabezado de esta noticia: “Abejas robot polinizarán los campos de cultivo de Monsanto – Ecoosfera. ¡Vaya por Dios!, Monsanto Vende la piel del oso antes de cazarlo, es decir “como siempre”. ¿No son ellos con sus pesticidas las que las están exterminando?. ¡vaya forma de abrirse un nicho de mercado!. Pero ahora les bosquejo la otra cara de la moneda.

Estos migro-ingenios se irán abaratando conforme incrementen sus producciones y aplicaciones. Me siento en mi casa a leer un libro, visionar un video o jugar con mi pareja a los naipes, hablar de política con algún amigo, o algo parecido. Llegará un momento en que sean muy asequibles para el gran público, ¡no lo duden!. Pero hay un problema, por no decir muchos. Podremos tener por cualquier lugar de la casa un microrobot foráneo disfrazado de mosca u otro tipo de insecto, espiándonos. Según sea la actividad y el enemigo que nos ha enviado ese caramelo envenenado, la privacidad de nuestras vidas se esfumaría por completo.  Un caso entre otros sería que viviéramos bajo una dictadura, algún contertulio blasfemara y de pronto apareciera la policía nazi, lo arrestan, encarcelan y ¿por qué no?, ¡lo fusilan!.  Y todo por ese maldito nano-espionaje. Es fácil dar rienda suelta a la imaginación y, de nuevo, se me ponen los pelos de punta. Si es lícito fantasear, pero no tanto como para intoxicar con los “pros” ocultando los gravísimos “contras”.

En resumidas cuentas, bien utilizadas estas tecnologías pueden ayudar a todos los ciudadanos. El problema, ¡el gran problema!, estriba en que nosotros no tenemos nada que decir, ya que los poderes fácticos tendrían su control. Ya sabemos los estragos que puede generar entre la población un marketing engañoso y fraudulento. De hecho ya lo padecemos con la privacidad que nos proporcionan internet (se barrunta una cibercrisis global, además de las ciberguerras: ¡Guau!) y las aplicaciones de los Smartphones. Veamos algunos ejemplos de las propias “apps”: (i)Las ‘app’ de salud ponen en riesgo millones de datos personales”; (ii)El 50% niños desde los 8 años se expone a ciberamenazas” y (iii)Siete de cada 10 aplicaciones para móviles comparten sus datos con otros proveedores”. Creo que ya es suficiente.

Abajo os dejo tres noticias relacionadas con el tema. Se trata de meros ejemplos sobre los que los lectores interesados deberían leer y reflexionar con vistas a extraer sus propias conclusiones. En ellas el grano se mezcla con la paja, mientras que el marketing mentiroso lo hace con las explicaciones honestas.

Y finalmente reiterar mi mensaje. Como científico soy una persona a favor del progreso, pero del de la humanidad entera, no de quienes juegan con nosotros y nuestros futuros. Ellos tan solo nos exigen el ¡silencio de los corderos! Necesitamos urgentemente una gobernanza mundial basada en la ética y la moral, que nos defienda de quien ostenta el poder, no de estos artilugios en si mismos. ¡Todo depende del uso que se les dé!. No nos engañemos, hay también muchos conciudadanos perversos.

Ante tal panorama, desalentador, por ser moderado, pensé en que tan solo cabía,  colaborar con una ONG. Ojeé la prensa y pensé: ¡mejor ya a ser que no!, tampoco me puedo fiar.  Ya, a la desesperada, barrunté ir buscándome mi retiro espiritual en un monasterio. ¡Pero que va….!. Ni por esas.  

Juan José Ibáñez

  (más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

El Punto de No Retorno: El Modelo Económico Neoliberal Contra el Futuro de la Humanidad y la Naturaleza

Ya comentamos en un post anterior como actualmente los usos del suelo, bajo el modelo económico neoliberal, resultan ser insostenibles, como también lo constatan los expertos en lo concerniente al cambio climático. Hoy os mostramos la entrevista a uno de los expertos de mayor fama mundial en materia de biodiversidad, el cual vuelve a recalcar que bajo la economía actual, y más aún cuando siguen creciendo las orientaciones neoliberales, nos dirigimos hacia un punto de no retorno (PNR) en la biosfera que, como corolario, afectará a la sociedad de diversas formas. Y así los científicos de diversas ramas del conocimiento comienzan a coincidir en que cambiemos nuestras formas de vida, filosofía y actuaciones o el colapso de la civilización tal cual la conocemos será inevitable y no solo a largo plazo, ya que todo apunta a que azcaecerá más pronto que tarde. Los Conflictos y Guerras por las reservas energéticas, recursos minerales, agua y alimentos serán inevitables. La filosofía occidental de entender la naturaleza como una fuente de recursos a explotar sin mayores contemplaciones (al margen de los panfletarios y estúpidos “brotes verdes”) debe acabar si queremos sobrevivir. Incluso las crisis financieras de los países más acaudalados dan muestra de ello. Hoy no cabe hablar de izquierdas o derechas, sino de una oligarquía neoliberal que subsume a la inmensa mayoría de los habitantes del planeta en una profunda y más globalizada pobreza en cuanto en lo que al ciudadano de a pie respecta. La brecha entre países ricos y pobres se cierra, pero para mal. De joven, siempre pensé que el catastrofismo ambiental no era la mejor manera de luchar por la democracia y el medio ambiente. De eso trataba la “Primavera Silenciosa”, entre otros libros de culto. Empero desde entonces, la depredación económica no ha amainado, sino que ha tornado en un huracán que devora todo y a todos los que nos encontramos a su paso.

lberalismo-contra-la-humanidad-imagescaukgozr

Neoliberalismo contra el ciudadano y el medio ambiente: Fuente: Global-e

Siempre habrá científicos que se vendan al capital sin escrúpulos, a falta de un código deontológico que de hecho no parece interesar a nuestras instituciones. Empero al margen de los judas, o la ceguera propiciada por la competitividad científica, gran parte de la comunidad científica se encuentra de acuerdo en que así no podemos seguir más que hacia el precipicio. En el momento de escribir este post, los voceros del poder cantan alegres que ya hemos salido de la crisis económica. Sin embargo, los ciudadanos cada vez son más pobres, el bienestar social se derrumba tanto aquí como en países de la potencia de Alemania (por mucho que estén calladitos). Las despiadadas y amorales empresas se apropian de todos los bienes del procomún (comunales o de todos). Y podría seguir, y seguir (…) Sin embargo os dejo el testimonio de un experto en biodiversidad que dice lo mismo y más.

De no imponer un cambio de paradigma económico profundo, nuestra civilización tiene los días contados, por mucho que algunos ¡smart scientists!, que viven en otro mundo, nos hablen de las ciudades sustentables del futuro, la medicina personalizada y bla, bla, bla. Cuentos chinos, ya que de llegar a ser ciertas, serán exclusivamente para esas oligarquías que nos machacan inmisericordemente. Mientras los demás viviremos en la indigencia. ¿Han visto el fil de ciencia ficción Elysium. Pues parece que de seguir así la ficción tornará en realidad.

¿El poder no demanda la opinión de los expertos?. Pues sí, empero la de aquellos que se encuentran pagados por ellos. ¿Y los demás?: Son tachados de ecologistas que luchan contra el progreso, perro flautas, radicales antisistema, filofascistas y otras lindezas. ¿El fin de la  democracia?. Pues va a ser que sí, al menos en lo que respecta a sus más puras esencias. Y reitero que la noticia de hoy da más caña que la que he ofrecido en estas líneas. ¿Y que decir a los explotadores?:  ¡Ave, Caesar, morituri te salutant!. Hoy por hoy se me antojan más creíbles los filmes que narran escenarios apocalípticos de una humanidad, tras una hecatombe ambiental, que las panfletarias proclamas de quien nos explotan sin piedad.

Juan José Ibáñez       

(más…)

Etiquetas: , , ,