Pandemias y Literatura Científica en Tiempos de Crisis

 pandemia-covid-papers

Esta es una gran oportunidad o ya sabes (publica o perece). Fuente: Colaje Imágenes Google

 

¿Qué miras en la pantalla?

Una curva exponencial

¿La del crecimiento de la Pandemia?

No, la del número de papers publicados sobre el COVID- 19 desque que comenzó la pandemia.

Pues se parecen mucho

Efectivamente ambas son exponenciales

Tan rápido se investiga?

Bueno pues…… mejor me callo.

Me lamento ahora, pero posiblemente dentro de unos meses, ya no serán tales, sino quejidos desesperados, desgarradores, furiosos, etc., Y de eso estoy seguro. Si en algo se asemeja el crecimiento exponencial de una pandemia en sus fases iniciales resulta ser justamente el número de artículos científicos que se escriben sobre ella ¡científicamente comprobado!, como podréis leer más abajo. Se trata de un nicho vacío, y todo estúpido que se crea Indiana Jones, en busca de fama y gloría, intentará hacerse un hueco en una galería de la fama tan efímera como patética: “ser de los primeros en publicar sobre el tema”. Esperemos que la Pandemia clínica pronto comience a controlarse, empero la que afecta al número de paupérrimos estudios aparecidos en las publicaciones que salen a la luz por los medios que sea, tardará mucho más en alcanzar la meseta para luego declinar, a no ser que algún científico brillante encuentre rápidamente una maravillosa vacuna o un fármaco que corte las ansias coloniales del COVID-19.

Consuelo Ibáñez, epidemióloga, la hermana lamentablemente fallecida de este bloguero, que ocupó durante varios años la máxima autoridad técnica (es decir no elegida políticamente) en materia de emergencias epidemiológicas de la Comunidad de Madrid, terminaba hastiada tras cada brote epidemiológico importante, y especialmente si tenía calado internacional. Ella me comentaba la enorme cantidad de arribistas y artículos basura que aparecían en el escaparate de la ciencia médica. Encontrar una contribución relevante era como buscar una aguja en un pajar. Empero las TICs ¡avanzan que es una barbaridad!, con todo tipo de plataformas digitales y utensilios para alzar tu voz e intentar aparentar que aportas algo a la materia. Y así se ha terminado por generar una Torre de Babel. Tales progresos tecnológicos han dado lugar a convertir un tema concreto de moda en un inmenso vertedero de basura en Internet. Y así los mediocres intentan medrar a toda costa, pase lo que pase, y que no se les ponga nadie de por medio porque (…). Unos artículos no aportarán nada, la mayoría serán considerados inmensamente malos y quizás alguno pueda ser interesante y va y se me escapa. ¡porca miseria! Tan solo en el portal científico Pubmed, si uno de esos que son considerados prestigiosos, aparecen publicados en dos meses más de 8.000 artículos acerca del COVID-19 a 8 de junio de 2020, según JAL (ver abajo). Si Consuelo hubiera podido continuar en su más que popular bitácora  Salud Pública y Algo más, seguro que os ibais a divertir, aunque era mucho más prudente y educada que yo. Siento vergüenza ajena ante tan lamentable espectáculo; hoguera de vanidades que terminarán frustradas, como todas las precedentes.  No obstante cabe recordar que, actualmente y sobre este asunto, se ofrecen ingentes cantidades de dinero, proyectos, becarios e infraestructuras a todos aquellos que ya ostentan algún poder, tengan influencias, y por qué no, quizás alguna idea más que interesante. Otra cuestión es quien se lleva el gato al agua. ¡La batalla ha comenzado!. Codazos, empujones, zancadillas, y lo que sea necesario. Primero la “pasta” y luego ya veremos…..

Abajo os dejo unos cuantos enlaces y breves comentarios al respecto sobre esa tenebrosa mancha negra que sobrevuela nuestras cabezas y penetra en los pulmones. Efectivamente, otros colegas también se lamentan, en esta era de la imagen, de que la calidad de los contenidos científicos sea relegada a un segundo plano. Empero varios de ellos también resultan ser parte del problema, que no de la solución, ya que reprochándole sus respectivos comportamientos socavan una ciénaga aún más profunda a todos aquellos que desean estar ¡bien informados!. Tarea titánica en esos momentos. Algunos sacerdotes de la ciencia, sí esos ultra-ortodoxos a los que les va muy bien con el sistema actual, se desgarran las sotanas alegando que no se han hecho buenas revisiones por pares. Y efectivamente es así, no lo discuto. Sin embargo, las editoriales de reputación y sus responsables, son en gran medida tan culpables como los autores de esos trabajos, por mucho que se achaque a revistas depredadoras, ya que tan depredadoras son unas como otras. Al final lo importante es obtener pingues beneficios, que no otra cosa, es decir que se pague por leer lo que publican sobre un tema que tiene en vilo a la humanidad. Y como los investigadores tienen que estar bien documentados, el dinero lo recaudarán a raudales. Los plumillas, que dicen dedicarse a la divulgación científica, poco versados en estos menesteres, por lo general, se hacen eco de lo que leen y les comentan los afamados sacerdotes El establishment) , metiendo la pata y ¡más madera!. Da igual lo que escriban, si dan con un buen titular (…) el público entra al trapo.

Empero ante crisis de la magnitud del COVID-19, y sus repercusiones sobre la salud de ciudadanía, además de la economía (que es lo que más preocupa a una buena parte de nuestros dirigentes), las televisiones, periódicos, y esos programas llamados de periodistas tertulianos, que en base a su ignorancia, mezclan churras con merinas, dan lugar e interminables y soporíferos debates, de los cuales, lo único que puedes  extraer, es confusión, caos, dolor de cabeza, o un siestecita en los brazos de Morfeo…….. Empero falta un elemento en la ecuación ¿sabéis cual es?. ¡Políticos!: horror, terror y pavor!. Por una vez y sin que sirva de precedente me adhiero a la perspectiva de JAL (ver abajo). Desde luego, si lo que pretenden hacernos creer que sus votantes no les importan nada, dan en el centro de la diana. Ellos al acoso y derribo del adversario político, con vistas a echarles a patadas del poner y para ello, ¡vale todo!. Pero a lo que vemos….. El nivel de los artículos científicos sobre la covid-19 ha sido decepcionante”, “Dos revistas médicas meten la pata”. Fijaros en estos dos titulares, ya que ninguno de ellos aborda el meollo de la cuestión, por cuanto ya han tomado partido, dirimiendo disputas y descalificando a muchos de sus colegas. En tiempos de COVID-19, estudios científicos sin revisar: las prisas están acelerando y viralizando los papers. Y ante tal marasmo de información la: Inteligencia artificial para los ‘papers’ de la COVID-19.

Ya es difícil dormir, e incluso ver la TV. El problema es que el ciudadano entienda si o si, que debe serguir unas normas, así como que en estos momentos, tal deber es la principal línea de defensa que tnemo: ¡está en manos de cada uno de nosotros! .Y debe hacer falta mucha creatividad porque no veo a una parte de mis conciudadanos muy dispuestos, tan solo hace falta que se pongan las mascarillas como piercings, o peor aún de taparrabos. Y es que hastía. No se trata de concienciación, sino e acoso o tortura.

Sin embargo, no se hablamos exclusivamente de la publicidad que observamos, o las peleas callejeras de los políticos. Cada día leo un par de horas la prensa científica (es decir noticias sobre artículos u otro material de interés en medio ambiente o ciencia general). Pues bien, antes me hastiaba ver siempre la la coletilla del cambio climático, se escribiera sobre lo que se escribiera, era la norma. En los últimos meses, obviamente la pandemia lo ha desplazado, aunque como los primeros son muy correosos, han elaborado un puente entre degradación ambiental, pérdida de biodiversidad y pandemias. Y no me parece mal, ya que pienso lo mismo.  No obstante una cuestión  es informar con vistas a hacer comprender  tal vinculación y otra muy distinta repetirla una y mil veces haciendo creer cada redactor a su público que es original.  Sin embargo hablamos de la punta del Iceberg. Si leo sobre investigación y tecnología aeroespacial espacial, etc. me habland de sus bondades  e interés contra la pandemia. Si leo sobre tal o cual tecnología de descontaminación, me hablan e sus bondades contra la pandemia, si leo sobre casi cualquier otra materia me hablan e sus bondades contra la pandemia. Francamente se me antoja un comportamiento decepcionante.

Os dejo con algún material de interés que nos informa,  no sobre el coronavirus, sino por aquello de “publica o perece”, aunque no tengas nada que aportar.  Consuelo, cuánta razón tenías.  Y ahora me voy a tomar una coronitas. ¿Por qué tengo hoy ese antojo si prefiero la cerveza tostada? ¿Vosotros lo sabéis? ¡Estoy hasta la coronilla! A pesar de que me preocupe al tema como al que más. No me extrañaría que el público arto de escuchar más de lo mismo una y mil veces, esté desconectando y…. a la postre este si sería un tema muy preocupante.

Y justamente antes de acabar el post recibo la siguente noticia. …. ¡Más Mdera! Pero atención porque esta es muy, muy interesante, didáctica y esclarecedora. La más informativa de todas. Leerla por favor.

El escándalo del #LancetGate y la hidroxicloroquina: una llamada de atención sobre las publicaciones científicas

Las dos revistas más prestigiosas en investigación médica del mundo han caído de forma simultánea en el mismo error y hecho mella en la reputación de la ciencia cuando más necesaria es

Juan José Ibáñez

Continúa…….

The number of scientific papers on the novel coronavirus is doubling every 14 days

In the race between science and SARS-CoV-2, the new coronavirus is still winning. Its relentless, exponential growth during the early days of the Covid-19 pandemic has resulted in at least 1.4 million infected and 83,600 killed, according to data collected by Johns Hopkins University.

But the tide is turning. Scientific processes that normally take months or years now take a fraction of that time. Globally, researchers have made unprecedented early progress identifying the coronavirus, deciphering its structure, testing treatments, and trialing a vaccine.

And researchers now have an exponential curve of their own. Peer-reviewed journal articles and manuscripts known as preprints are piling up in the scientific literature. Research published on the new coronavirus is doubling every two weeks, says Sean Gourley, the founder of Primer.ai, a machine intelligence company that created a dashboard for coronavirus research. “I don’t think I can ever think of a scientific field where we’ve had a doubling time of 14 days,” says Gourley, who earned a PhD in physics from the University of Oxford.

El número de artículos científicos sobre el nuevo coronavirus se duplica cada 14 días.

En la carrera entre la ciencia y el SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus sigue ganando. Su crecimiento implacable y exponencial durante los primeros días de la pandemia de Covid-19 ha resultado en al menos 1,4 millones de infectados y 83.600 muertos, según los datos recopilados por la Universidad Johns Hopkins.

Pero la marea está cambiando. Los procesos científicos que normalmente toman meses o años ahora toman una fracción de ese tiempo. A nivel mundial, los investigadores han realizado avances iniciales sin precedentes para identificar el coronavirus, descifrar su estructura, probar tratamientos y probar una vacuna.

Y los investigadores ahora tienen una curva exponencial propia. Los artículos y manuscritos de revistas revisados por pares conocidos como preimpresiones se están acumulando en la literatura científica. La investigación publicada sobre el nuevo coronavirus se duplica cada dos semanas, dice Sean Gourley, fundador de Primer.ai, una compañía de inteligencia artificial que creó un tablero para la investigación del coronavirus. “No creo que pueda pensar en un campo científico en el que hayamos tenido un tiempo de duplicación de 14 días, dice Gourley, quien obtuvo un doctorado en física de la Universidad de Oxford.

Página Web Medicina y Salud Pública

El nivel de los artículos científicos sobre la covid-19 ha sido decepcionante

“Dos revistas médicas meten la pata”

CRISTIAN SEGURA; Barcelona - 06 JUN 2020 – 13:33 CEST

(…..) Un centenar de científicos, entre ellos White, hicieron pública una carta en la que acusaban a los autores del estudio de irregularidades, falta de transparencia e inconsistencia en la evaluación de los datos manejados.

Dos revistas médicas meten la pata

No está claro que todo esto sea un fraude científico propiamente dicho. Habrá que esperar a que se aclaren los intereses que Surgisphere ha tenido en publicar ese material sospechoso. Sea como sea, el caso no tiene más remedio que devolvernos al debate sobre las garantías de la publicación científica. Dos revistas médicas de élite se han tragado un bodrio. Algo ha ido muy mal en el proceso”. (….) Por desgracia, la irresponsabilidad parece ser la tónica general, empezando por la tosquedad de nuestros políticos, pendientes únicamente de la intención de voto de sus parroquianos, ofreciéndonos el bochornoso espectáculo parlamentario del primer día del declarado luto oficial. Definitivamente, no sé si tenemos los políticos que nos merecemos, pero, desde luego, no los que se merece el momento histórico que estamos viviendo. La historia pondrá a cada uno en su lugar… o no.

El blog de JAL” “la proliferación de artículos científicos sobre la COVID-19 no ha tenido parangón en ningún momento anterior de la historia de la humanidad: cerca de 8000 artículos solo haciendo una búsqueda bibliográfica en el portal científico PubMed por SARS-CoV-2 –le dejo a usted el ejercicio de repetir la búsqueda por términos como “coronavirus” o “COVID”.

Al margen de todas las barbaridades, bulos, mentiras o fake news que inundad la red de redes (un ejemplo aquí: El coronavirus y sus bulos: 572 mentiras y desinformaciones )

En el siguiente Informe del Gobierno Español: “Informe del grupo de análisis científico sobre coronavirus del ISCIII  puede leerse “Plataformas como BioRxiv o MedRxiv permiten la publicación de una investigación en unos pocos días, acelerando el proceso pero obviando de entrada la revisión científica. Los ‘preprint’, utilizados con más asiduidad en otras disciplinas científicas, como la física, están empezando ahora a utilizarse en Medicina y viven una ‘explosión’ con la pandemia de coronavirus.

En circunstancias como la actual, los estudios ‘preprint’ pueden resultar muy útiles para los científicos, porque pueden dar ‘pistas’ sobre investigaciones en marcha, facilitan la rápida difusión de conocimiento y aceleran los tiempos de la comunicación científica, que normalmente no son muy ágiles. Pero hay que cuidar su interpretación porque no están revisados, sus conclusiones aún no se han comprobado y en ocasiones no incluyen resultados finales.

Este tipo de publicaciones pueden tener, como se está viendo en relación con el coronavirus, un impacto importante en medios de comunicación y redes sociales, pese a que su rigor científico aún no está validado con la publicación en una revista. Las plataformas en las que aparecen los ‘preprint’ permiten a la comunidad científica realizar comentarios y críticas sobre un artículo de manera abierta, críticas que en ocasiones provocan la retirada del artículo por parte de los propios autores si muestra inconsistencias o errores de diseño e interpretación….

En tiempos de COVID-19, estudios científicos sin revisar: las prisas están acelerando y viralizando los papers.

Inteligencia artificial para los ‘papers’ de la COVID-19..

La cantidad de publicaciones científicas relacionadas con la COVID-19 no para de crecer y la inteligencia artificial promete poner orden en esta vorágine

Etiquetas: , , , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..