Posts etiquetados con ‘hombre’

El Hombre como Factor Formador de los Suelos: la Antropoedafosfera

hombre-factor-formador-del-suelo

En esta bitácora hemos ya mostrado sobradamente como el hombre ha transformado casi toda la edafosfera del planeta. ¡Nadie lo duda!. Ahora bien, se han venido utilizando argumentos peregrinos y falaces a la hora de mostrar que el suelo es un recurso no renovable. Una de las majaderías más utilizadas en la literatura científica nos viene a decir que “hacen falta unos mil años para que se forme 1 cm de suelo”. ¡Así llamamos la atención del público y políticos, so pena que a la postre, en el futuro, se nos tache de chapuceros, o peor aún, de tramposos.  Esta cifra es lo que en su día denominamos un falso tópico impregnante de la literatura científica. Las razones más que obvias son triviales. ¿Tarda lo mismo en edafizarse una roca dura como la cuarcita que sedimentos no consolidados como lo son el loess o las cenizas volcánicas?. Resulta difícil de entender como los expertos han reiterado esta frasecita (porque de inferencia científica no tiene nada) “ad nausean”, a pesar de lo ridícula que resulta tal generalización. Del mismo modo, soslayamos la incorporación de materiales acarreados por la atmósfera, que a menudo pueden ser mayores que los desprendidos por la roca madre al edafizarse. Pero también el grado de alteración biogeoquímica de los materiales parentales depende del clima, constándose de paso que la profundidad del regolito subyacente afecta al grado de edificación de las rocas bajo el mismo. Obviamente no pretendemos ser exhaustivos, aunque debemos recordar que el elevamiento de tierras y la continua adición de materia orgánica por el hombre al medio edáfico, engrosando sus horizontes superficiales han sido muy frecuente desde los albores de la agricultura en todos los continentes, modificando drásticamente la estructura, dinámica y evolución de los medios edáficos.  ¿Y qué decir de la erosión y otros fenómenos degradativos?.

Del mismo modo, cuando analizamos el efecto de las prácticas humanas sobre el sistema suelo, solemos concentrarnos en los centímetros superficiales, soslayando por completo el impacto sobre los más profundos.

Científicos de EE.UU. han remuestreado en Iowa 82 perfiles tras 50 años de agricultura intensiva, analizando sus efectos hasta los 150 metros de profundidad, demostrando que en las partes bajas del perfil se producen cambios sustanciales, algunos de los cuales son incluso positivos (para la producción alimentaria), como el aumento de la materia orgánica y el descenso de la capa freática, que como corolario pueden acelerar la edafogénesis.  El estudio se encuentra en acceso abierto y podéis leerlo en detalle, por lo que os mostramos más abajo, al final de este post, el modo de acceder a él.

¿Habrán dado los investigadores de este estudio con la piedra filosofal que nos ayude a resolver el problema?. Lo dudo mucho, si bien se trata de un paso hacia adelante.  La cuestión dista mucho de estar resuelta, por cuanto la lógica dicta que la formación de suelo es multifactorial, dependiendo de numerosos factores, sinergias, retroalimentaciones positivas y negativas, etc. Dicho de otro modo, no podemos generalizar/fijar fechas concretas, sino que además debemos tener en cuenta la historia del territorio, e incluso efectos aparentemente tan nimios como la remoción de ciertos perfiles por la muerte/caída de un  simple árbol.

Así mismo, tampoco podemos olvidarnos que las acciones humanas del pasado han alterado los ecosistemas aéreos de tal modo, que estos afectaron la naturaleza de los suelos subyacentes.  Un caso palmario, entre otros muchos, deviene de la transformación por el fuego y otras prácticas de antiguas selvas subtropicales ahora convertidas en sabanas. Pero hay más, mucho más.

Nadie duda, de que el impacto humano ha sido un factor formador del suelo, desde el nacimiento de loa agricultura, aunque algunos lo añaden como un factor en la ecuación  de Jenny y otros lo soslayan. Sin embargo, hemos visto y lo seguiremos haciendo, como la transformación de la edafosfera por la acción humana comienza a ser enorme ya en tiempos paleolíticos, es decir miles de años antes del advenimiento de la agricultura. Seguimos sufriendo un sesgo agronómico utilitarista que nos impide atisbar un palmo más allá de nuestras narices. Leer literatura de otros campos resulta imperioso si deseamos quitarnos la boina de agrónomos, dejar se seguir diciendo sandeces y comportarnos como una comunidad científica digna de llevar tal nombre.

Abajo os dejo con una nota de prensa, el abstract del artículo original, y como acceder al artículo de marras.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , ,

Impacto sobre la superficie de la Tierra de las actividades humanas

Al ser humano contemporáneo le deleita presumir de su poder para transformar la Tierra, ya sea para bien o para mal.  Todo chauvinismo obnubila la razón.  Sin embargo, cuando hunde sus raíces en la ciencia, acarrea consecuencias nefastas y/o discusiones bizantinas y/o noticias de prensa cuyos contenidos se repiten hasta la saciedad sin aportar sustancia alguna.

colca-canyon-tours

Cañón del Colca, Grandes extensiones de terrazas y remoción de tierras y modelados creados por culturas precolombinas. Fuente: Colca Canyon Tour

Hace unos años ya hablamos de este tema en nuestros post: El Antropoceno: ¿Un Nuevo Periodo Geológico?, y El Antropoceno y la Sexta Extinción. Francamente no tenemos mucho más que aportar al discurso, por cuanto se nos antoja sesgado a falta de datos serios que permitan elaborar hipótesis que puedan ser corroboradas. Las desideratas y opiniones carentes de sólidos fundamentos tan solo consiguen abundar en la confusión. Hablamos pues, probablemente, de lo que denomine “tópicos impregnantes”, falsos o no. La noticia que analizamos hoy, titulada: La transformación de la superficie terrestre por actividades humanas como componente principal del Cambio Global, no deja de ser una nota de prensa más, como otras tantas (¿decenas, cientos, miles?) que no aporta nada. Más aún, un gráfico concreto que también os proporcionamos extraído de un libro escrito en 2006 sigue repitiéndose (con ligeras modificaciones) de uno u otro modo, en distintas publicaciones, como en esta de hace siete años: Frontiers in Exploration of the Critical Zone, cuya referencia concreta también ofrecemos abajo. En mi opinión la “ciencia de la repetición ad nauseandista mucho de respetar los cánones de la diseminación de los resultados científicos. No obstante siempre puede alegarse contra mi desiderata que no está de más recordar a la ciudadanía que nos encontramos generando tal o cual problema, si este resulta ser cierto. Empero, como ya mencioné en los post aludidos, los límites del denominado periodo geológico del Antropoceno (muy recientes de acuerdo a sus proponentes), no resultan ser (en ausencia de investigaciones más rigurosas) más que una hipótesis no corroborada por cálculos serios y reflexiones concienzudas. La única diferencia entre tantas noticias clónicas, estriba en la actividad científica que profesa el autor. Si es edafólogo, alegará que tal desastre afecta a la edafosfera. Empero si el redactor es biólogo, clamará que estamos produciendo una extinción en masa, o si este dice ser experto en cambio climático que nos encontramos cambiando brutalmente el clima mundial. No obstante, cuando el investigador resulta proceder del ámbito de la geomorfología (….), nos ofrece la perspectiva que os reproducimos hoy (recogiendo, en parte, el caso de los suelos…). A fin de cuentas, todo los recursos naturales mentados son constituyentes del denominado sistema climático o cambio global, vocablos que por casi abarcarlo todo, a penas nos informan de nada, excepto que la naturaleza cambia, como ya sabemos sobradamente. Y como el ser humano es la especie “que más se encuentra impactando biosfera y geosfera, etc. (…)” Nos olvidamos por enésima vez de los grandes impactos humanos del pasado, incluidos los agrarios que quizás fueran menores por unidad de tiempo, pero que sumados durante miles de años nos proporcionan otra perspectiva. Tan solo hace falta darse una vuelta por Latinoamérica (por no hablar del SE Asiático) y visitar las áreas ocupadas por antiguas civilizaciones para darse cuenta de que  llevamos miles de años dando revolcones a la superficie terrestre emergida. Empero como ahora nos hacinamos demasiados habitantes sobre la faz de la Tierra, a la par que nuestras tecnologías son más potentes y agresivas, las conclusiones parecen tan obvias como triviales. Sin embargo todo empezó mucho antes (…)

brantley-et-al-2006

Aceleración en la transformación de la superficie terrestre. Fuente: Frontiers in Exploration of the Critical Zone

(más…)

Etiquetas: , ,