Posts etiquetados con ‘Marketing’

¿Mejoran la calidad del suelo los fertilizantes biológicos?

biofertilizantes-y-tecnonegocio 

Fuente: Colaje Google imágenes

 Ya os he comentado en más de una ocasión el auge de los biofertilizantes y sus presuntos beneficios, como en el siguiente post: “Microorganismos Eficientes o Efectivos (EM) y Rehabilitación de Suelos”. También se publican estudios que se me antojan tan estúpidos en sus contenidos como para entender que solo puedo tacharlos de propaganda o marketing encubierto. Por ejemplo, partiendo de la siguiente  noticia: “Demuestran que la combinación de dos bacterias mejora la salud de las plantas”, elaboré el correspondiente post “calidad del suelo, fertilizantes biológicos, biofertilizantes, mejora de calidad,”. El problema estriba en que la indagación actual ya no se basa tanto en los principios de la ciencia, como en los de esa extraña y deforme criatura a la que denominamos tecnociencia. Y bajo el imperio de la última separar el grano de la paja, resulta endiabladamente difícil, cuando no imposible. En consecuencia, resulta estimulante leer notas de prensa como esta, cuyo título en castellano vendrá a decir ¿Los aditivos ayudan al suelo? Como podréis leer abajo tanto en suajili como en mi traducción al castellano, la entrevistada contesta lo que desde un principio cabría esperar y para bien.  La respuesta viene a ser, frecuentemente no, a veces sí y de vez en cuando generan daños medioambientales. Seguidamente recalca lo que ya suponíamos muchos, bien pudiéramos estar ante un nuevo modelo de negocio, cuyos pilares científicos, son demasiado frágiles para ser considerados genuinos avances científicos y no “la princesa prometida”. También acertadamente compara estos “organismos denominados benéficos/beneficiosos, con las especies invasoras que tanto nos inquietan, y con razón.  

Si aplicáramos el sentido común y los conocimientos ecológicos adquiridos durante un par de siglos, el tema resulta ya perturbador desde el principio. No son muchos los casos bien fundados en los que la introducción de nuevas especies en los ecosistemas les ayudan a repararse de algún daño previamente sufrido. Por el contrario, abundan los que denuncian perturbaciones de gran calado, o simplemente no se adaptan y desaparecen al no ser competitivas con la biota del lugar.  Si leéis detenidamente la nota de prensa, comprobareis que vengo defendiendo es ¡lo mismo que ella!, pero con diferentes palabras. Eso sí, aquí se trata de producir alimentos, que no de la salud de los ecosistemas. Empero las empresas que comercializan estos productos, nos hablan casi de sus poderes milagrosos, a la hora de restaurar la “armonía ecológica”, aumentar la productividad de las cosechas y como no, garantizar la soberanía alimentaria, y todo lo que se les ocurra.

Ya hablemos de ecosistemas naturales, o de sistemas agrarios, la introducción de nuevas especies, debe hacerse con suma cautela. Un biofertilizante puede tener efectos positivos en algunos tipos de suelos y bajo ciertos tipos de manejo, y los opuestos en otros. La naturaleza muestra que a menudo son neutralizados por las especies residentes en la zona, aunque si logran medrar, llegan a generar estragos. Todo este asunto concierne a la ecología de las comunidades, ya se encuentren sobre el suelo o en su seno. Nadie ha logrado demostrar que la ecología microbiana se base en principios ecológicos distintos que la de seres vivos de mayor tamaño. Dudo mucho también que la ecología sub-aérea diste de la aérea, en cuanto a sus leyes. Pues bien, Miranda Hart, nos cuenta su experiencia, que a mí me ha resultado especialmente estimulante.

No existen remedios milagrosos. Como los medicamentos, en algunos casos  solucionan la dolencia, en otros no y finalmente en ocasiones hacen morir al paciente. Y me viene a la mente la experiencia que me contaron en Cuba en diciembre de 2012. Debido a que entre su débil economía y los malditos bloqueos de países “enemigos” no pueden comprar pesticidas, ni a penas fertilizantes, todo es ecológico por “pura necesidad (la mejor forma para evitar engaños), reciclándose al máximo, lo cual depende tanto de los escasos recursos que atesoran como de la imaginación.  Pues bien, ante la imposibilidad de adquirir esos mágicos fertilizantes, se pusieron a experimentarlow cost”, estúpido anglicismo traducido del Chino “todo a cien: barato, barato”.   Quiero decir que ante la falta de medios, pero no de imaginación y voluntad, recolectaron muestras de suelos de diferentes lugares, mezclándolas con diversos  productos/desechos locales a reciclar. Seguidamente llevaban a cabo unos cócteles/ una especie de compostaje en grandes recipientes. Tras el periodo o periodos que consideraban oportunos, extraían los diferentes líquidos con sus inóculos, rociando diversas parcelas con ellos. Luego sembraban y observaban el rendimiento de los cultivos con cada “biofertilizante casero”, respecto al control. Tal tipo de investigación atesora al menos dos ventajas, al margen de que así raramente te publiquen un “paper”. La primera deviene en que no dependes de agentes externos que te vendan como oro, posiblemente veneno, y además tengas que pagar dinero por ello.  Empero por otro lado, los posibles microorganismos beneficios son locales, por lo cual raramente podría hablarse de especies invasoras. Y así “con el tiempo y una caña, hasta los verdes se alcanzan”. ¿¿??.

Sin embargo, no lo dudéis, el debate suele ganarlo, o al menos la primera batalla de una guerra, quien atesora más recursos económicos y/o, de poder, y/o de márquetin. De cualquier modo, hasta las fraudulentas multinacionales del agronegocio están siendo paulatinamente acorraladas. Empero si cambiamos la economía actual por otra aparentemente ecológica, bajo el mismo modelo de negocio que fomenta la dictadura financiera, preparémonos  para otro largo y estúpido debate  bajo los nauseabundos dictados de la tecnociencia ” Francamente yo elijo el modelo cubano y vislumbro que al final la clave estará en los sencillos, claros, breves y rotundos comentarios que abajo podréis leer de Miranda Hart.  

Continua…….

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Tecnología: Creando ídolos con Pies de Barro

Hemos reiterado en numerosas ocasiones que el ser humano en mitómano por naturaleza, adorando ídolos o iconos, con razón o sin ella. Recuerdo que por las navidades de 1993 viajaba desde Sevilla a Madrid, cuando por la radio del coche anunciaban la detención de Mario Conde (Caso Banesto), por aquél entonces ídolo de esas nuevas finanzas que hoy se han consolidado con la globalización, empobreciendo a la mayor parte de los ciudadanos. Meses después un joven familiar que durante aquellos años se estudiaba empresariales me reconocía que era un icono de los jóvenes estudiantes que cursaban tal titulación. Ellos se pegaban tan solo por verle o escucharle.  Yo ya conocía su catadura, narrada por un compañero de curso universitario que cayó en las redes de una importante empresa de antibióticos que el envió al “carajo”. El día que escribo este post (7/10/2011) los rotativos españoles, en lugar de centrar su atención en los recientemente galardonados Premios Nóbel de la Paz y Literatura, dedican sus portadas al fallecimiento de  Steve Jobs cofundador de Apple y uno de los grandes millonarios de este mundo que nos ha tocado padecer. Los titulares rozan, en mi modesta opinión, el ridículo: gran visionario”, “inventor del futuro”, “el empresario más global y adorado”, “inspirador de una nueva generación”, “altar para un revolucionario”, “muere el genio que cambio nuestras vidas”, etc. etc.” Todo este se me antoja basura, empero que la Ministra Española de Ciencia y Tecnología también le dedique una reseña, en lugar de luchar contra los recortes de la I+D+i en España (o dimitir de su cargo por haber fracasado en tal intento) me parece lamentable. Eso sí, nadie se acuerda ya  de otros aspectos, al parecer pintorescos e insignificantes como el siguiente:  “Apple reconoce trabajo infantil y abusos laborales en sus empresas proveedoras (sin embargo, la compañía no reveló el nombre de las fábricas en cuestión)”. ¡Todo un Santo Barón! No se puede comparar a un multimillonario con todos aquellos que han llevado a cabo la revolución de Internet abriendo sus puertas a una república ciudadana, creando el software libre y enciclopedias abiertas como Wikipedia, entre otras muchas iniciativas. No existe parangón entre sus “idílicas hazañas”  con la noticia que os ofrecemos hoy, tras la nota de prensa escrita por nuestra Sra. Ministra, en caso de que fuera cierta, que ya es mucho suponer.  Simplemente observo que los dueños de la tecnología elaborada por las marcas de moda son elevados a los altares por los rotativos de prensa, como en la prensa rosa lo hace con los matrimonios de príncipes y duquesas. Es como para echarse a llorar. ¿Pero que tienen en común  Steve Jobs y Bill Gates? (…)

 steve_jobs

Steve Jobs. Fuente: Ubuntu Life World Revolution

(más…)

Etiquetas: , , , ,