Posts etiquetados con ‘suelos manufacturados’

Suelos Manufacturados, Emprendimiento, y mediocridad: (O como convencernos de que las empresas salvarán la seguridad alimentaria)

 suelos-manufacturados

Suelos Manufacturados. Fuente: Colaje Imágenes Google

¿Qué que son los suelos manufacturados?. Hoy lo sabréis, si no habíais escuchado este palabro con anterioridad. No se trata de nada nuevo, sino de otro vocablo carente de significado procedente de esa hibridación entre ciencia, tecnología y mercado, producto de la tecnociencia, que no puede calificarse más que como una posverdad. ¿Objetivo?: Puramente empresarial, como un nombre indica.

Da igual lo que hagamos los humanos, más o menos honestos por defender el medio ambiente y la seguridad alimentaria, entre otros nobles objetivos, por cuanto siempre existen los que intentan extraer provecho ante cualquier oportunidad, intentando vendernos basura aderezada a precio de oro. ¡Y nunca mejor dicho! Ha pasado más de una década desde que comencé a hablar del biochar y siguen con la misma cantinela. ¡La imaginación al poder! ¿¿??.  La mediocridad medra como un virus pandémico, invadiéndolo todo. No he contado todos los post que he redactado sobre el biochar, pero sobrepasan la veintena con creces. Creo haber demostrado, que quizás algún día logremos emular aquel producto detectado en las selvas amazónicas y elaborado artesanalmente, pero  a día de hoy no.

Definición procelosa de suelos manufacturados extraída de internet: Los suelos manufacturados a menudo comprenden compost verde y/o derivado de alimentos mezclado con suelos in situ o importados; y dependiendo de las circunstancias, se pueden incorporar otros materiales orgánicos e inorgánicos, tales como migajas de molinos de papel, biosólidos y/o suelos de desecho.

Generalmente las culturas ancestrales y campesinas aprovechaban todo lo reutilizable. Y así por ejemplo, al menos en España, echábamos los residuos orgánicos a una cochinera en donde criábamos los cerdos a muy bajo costo, eliminando de paso la inmundicia. Para muchos aquella carne consistía en todo el alimento animal que se consumía durante un año, al margen de alguna gallina y algo de caza. Empero también los abonos orgánicos tradicionales sosteniblemente recicladores. Hoy echamos esos restos a la basura, contaminamos el medio ambiente, y a la postre lo compramos a precio de oro.

Pues bien, la noticia de hoy intenta convencernos de que un poco de biochar añadido a residuos orgánicos y minerales va a ofrecernos suelos y alimentos de alta calidad y saludables. Y así, sin mayor dificultad, salvaremos el mundo. Discurso falaz, típico de un mal anuncio televisivo. Año a año, post tras post, he ido intentando desmitificar la patraña del biochar que se comercializa. Otra cosa bien distinta, reitero, sería si nos vendieran, los procedimientos artesanales perdidos allá en la espesura de la salva y del tiempo, en los que habitaron ciertos indígenas amazónicos.  Empero somos tan torpes que no sabemos cómo, tan arrogantes para alardear de la destrucción del Planeta (léase Antropoceno), y tan mentirosos que nuestra nariz de pinocho alcanzaría la constelación de Orión.  Al final, a aquellos valientes que lleguen a terminar la lectura de este post descubrirán la verdad. El milagroso producto milagroso estribará en unos sacos a lo que por Madrid (España) llamamos tierra vegetal aderezada, que se vende en floristerías, tiendas para acondicionar jardines y, como no, esos locales comerciales chinos  que parecen mini supermercados y tienen de todo. En el mejor de los casos serán productos un poco mejores que los existentes, mientrasque en el peor, pagaremos más y recibiremos más de lo mismo. Eso sí, con lo de la agricultura urbana (ya os explique sus riesgos, que no son pocos) e igual hasta engañan a más gente.

Con vistas, no ya a conseguir paliar la soberanía alimentaria (jajajaja), sino a que las propias empresas obtengan ganancias, deberán gastarse muchos más millones en publicidad que en investigación y vender ingentes cantidades, al objeto de rentabilizar la recolección de esos “minerales preciosos” y esos “super-productos orgánicos milagrosos”. Y es que no conocemos el secreto del genuino biochar indígena. ¿Beneficios para el medio ambiente?: poco o ninguno. Reitero que debemos eliminar los residuos orgánicos e inorgánicos sí o sí, empero engañar a los consumidores ya es otro asunto. En la parte superior derecha de esta bitácora encontrareis una lupita indicada por “búsqueda en el blog”, teclear allí biochar y  comprobareis lo que digo.  Cuando los científicos se alían con la depredación empresarial y la dictadura financiara, recibiendo una millonada de financiaciones, desgraciadamente este tipo de productos y estrategias suele ser el resultado. ¡Qué lástima de mundo!. No comentaré el contenido por cuanto ya lo hice y el material reproducido es engañoso, espurio o banal, A veces me siento avergonzado de ser científico, visto lo visto. Os dejo pues con la basura de oro, los científicos que hacen prestidigitación y las “malas compañías” que se alborozan amasando dinero a costa de nuestra tontuna. Y bajo el lema “salvemos el mundo”, démosle a estos desgraciados más objetos engañosos, que los compren y generen algo de alimentos para el autoconsumo, ya que si se mueren no seguirán comprando. Se me olvidaba se trata de abonos y sustratos, que no de suelos.

Juan José Ibáñez Iracundo.

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,