Suelos Manufacturados, Emprendimiento, y mediocridad: (O como convencernos de que las empresas salvarán la seguridad alimentaria)

 suelos-manufacturados

Suelos Manufacturados. Fuente: Colaje Imágenes Google

¿Qué que son los suelos manufacturados?. Hoy lo sabréis, si no habíais escuchado este palabro con anterioridad. No se trata de nada nuevo, sino de otro vocablo carente de significado procedente de esa hibridación entre ciencia, tecnología y mercado, producto de la tecnociencia, que no puede calificarse más que como una posverdad. ¿Objetivo?: Puramente empresarial, como un nombre indica.

Da igual lo que hagamos los humanos, más o menos honestos por defender el medio ambiente y la seguridad alimentaria, entre otros nobles objetivos, por cuanto siempre existen los que intentan extraer provecho ante cualquier oportunidad, intentando vendernos basura aderezada a precio de oro. ¡Y nunca mejor dicho! Ha pasado más de una década desde que comencé a hablar del biochar y siguen con la misma cantinela. ¡La imaginación al poder! ¿¿??.  La mediocridad medra como un virus pandémico, invadiéndolo todo. No he contado todos los post que he redactado sobre el biochar, pero sobrepasan la veintena con creces. Creo haber demostrado, que quizás algún día logremos emular aquel producto detectado en las selvas amazónicas y elaborado artesanalmente, pero  a día de hoy no.

Definición procelosa de suelos manufacturados extraída de internet: Los suelos manufacturados a menudo comprenden compost verde y/o derivado de alimentos mezclado con suelos in situ o importados; y dependiendo de las circunstancias, se pueden incorporar otros materiales orgánicos e inorgánicos, tales como migajas de molinos de papel, biosólidos y/o suelos de desecho.

Generalmente las culturas ancestrales y campesinas aprovechaban todo lo reutilizable. Y así por ejemplo, al menos en España, echábamos los residuos orgánicos a una cochinera en donde criábamos los cerdos a muy bajo costo, eliminando de paso la inmundicia. Para muchos aquella carne consistía en todo el alimento animal que se consumía durante un año, al margen de alguna gallina y algo de caza. Empero también los abonos orgánicos tradicionales sosteniblemente recicladores. Hoy echamos esos restos a la basura, contaminamos el medio ambiente, y a la postre lo compramos a precio de oro.

Pues bien, la noticia de hoy intenta convencernos de que un poco de biochar añadido a residuos orgánicos y minerales va a ofrecernos suelos y alimentos de alta calidad y saludables. Y así, sin mayor dificultad, salvaremos el mundo. Discurso falaz, típico de un mal anuncio televisivo. Año a año, post tras post, he ido intentando desmitificar la patraña del biochar que se comercializa. Otra cosa bien distinta, reitero, sería si nos vendieran, los procedimientos artesanales perdidos allá en la espesura de la salva y del tiempo, en los que habitaron ciertos indígenas amazónicos.  Empero somos tan torpes que no sabemos cómo, tan arrogantes para alardear de la destrucción del Planeta (léase Antropoceno), y tan mentirosos que nuestra nariz de pinocho alcanzaría la constelación de Orión.  Al final, a aquellos valientes que lleguen a terminar la lectura de este post descubrirán la verdad. El milagroso producto milagroso estribará en unos sacos a lo que por Madrid (España) llamamos tierra vegetal aderezada, que se vende en floristerías, tiendas para acondicionar jardines y, como no, esos locales comerciales chinos  que parecen mini supermercados y tienen de todo. En el mejor de los casos serán productos un poco mejores que los existentes, mientrasque en el peor, pagaremos más y recibiremos más de lo mismo. Eso sí, con lo de la agricultura urbana (ya os explique sus riesgos, que no son pocos) e igual hasta engañan a más gente.

Con vistas, no ya a conseguir paliar la soberanía alimentaria (jajajaja), sino a que las propias empresas obtengan ganancias, deberán gastarse muchos más millones en publicidad que en investigación y vender ingentes cantidades, al objeto de rentabilizar la recolección de esos “minerales preciosos” y esos “super-productos orgánicos milagrosos”. Y es que no conocemos el secreto del genuino biochar indígena. ¿Beneficios para el medio ambiente?: poco o ninguno. Reitero que debemos eliminar los residuos orgánicos e inorgánicos sí o sí, empero engañar a los consumidores ya es otro asunto. En la parte superior derecha de esta bitácora encontrareis una lupita indicada por “búsqueda en el blog”, teclear allí biochar y  comprobareis lo que digo.  Cuando los científicos se alían con la depredación empresarial y la dictadura financiara, recibiendo una millonada de financiaciones, desgraciadamente este tipo de productos y estrategias suele ser el resultado. ¡Qué lástima de mundo!. No comentaré el contenido por cuanto ya lo hice y el material reproducido es engañoso, espurio o banal, A veces me siento avergonzado de ser científico, visto lo visto. Os dejo pues con la basura de oro, los científicos que hacen prestidigitación y las “malas compañías” que se alborozan amasando dinero a costa de nuestra tontuna. Y bajo el lema “salvemos el mundo”, démosle a estos desgraciados más objetos engañosos, que los compren y generen algo de alimentos para el autoconsumo, ya que si se mueren no seguirán comprando. Se me olvidaba se trata de abonos y sustratos, que no de suelos.

Juan José Ibáñez Iracundo.

Continúa…….

Study identifies way to enhance the sustainability of manufactured soils
by Staff Writers; Plymouth UK (SPX) Aug 02, 2019

 A combination of waste materials supplemented with a product of biomass could help in the search for high quality soils, a new study suggests.

Soil degradation is posing a huge threat to global food security and every year, around 12 million hectares of cropland are lost to soil erosion.

Scientists from the University of Plymouth have demonstrated that adding biochar – a solid, carbon-rich material derived from biomass – to soil constructed from waste materials, reduces the loss of essential nutrients such as nitrogen and carbon.

This, they believe, can improve the sustainability of manufactured soils by enhancing conditions suitable to sustain plant growth, by improving moisture content, nutrient retention and carbon storage capacity.

It will also lower the soil’s dependence on intensive fertiliser applications, reducing both cost and the risk of pollution from the excessive leaching of nitrogen.

The study, published in Science of the Total Environment, focused on a soil composed of waste materials, which has been deployed to support a variety of plants within natural and artificial environments over an 18-year timescale.

However, its success has relied on regular fertiliser applications to supply the required nutrients so the research objective was to measure the effect of biochar application on the retention of macronutrients over the experimental period.

Postdoctoral Research Fellow Dr Kate Schofield, who led the research, said: “Manufactured soils are a growing component in the fight for global food security. But for them to be effective and sustainable, they must retain and cycle nutrients without the need for significant fertiliser inputs.

Estudio identifica forma de mejorar la sostenibilidad de suelos manufacturados

Por los escritores del personal; Plymouth Reino Unido (SPX) Aug 02, 2019

Un nuevo estudio sugiere que una combinación de materiales de desecho complementados con un producto de la biomasa podrían ayudar en la búsqueda de suelos de alta calidad.

La degradación del suelo representa una gran amenaza para la seguridad alimentaria mundial y cada año, alrededor de 12 millones de hectáreas de tierras de cultivo se pierden por la erosión del suelo.

Los científicos de la Universidad de Plymouth han demostrado que agregar biochar, un material sólido rico en carbono derivado de la biomasa, al suelo construido a partir de materiales de desecho, reduce la pérdida de nutrientes esenciales como el nitrógeno y el carbono.

Esto, creen, puede mejorar la sostenibilidad de los suelos manufacturados al mejorar las condiciones adecuadas para sostener el crecimiento de las plantas, al mejorar el contenido de humedad, la retención de nutrientes y la capacidad de almacenamiento de carbono.

También reducirá la dependencia del suelo de las aplicaciones intensivas de fertilizantes, reduciendo tanto el costo como el riesgo de contaminación por la lixiviación excesiva de nitrógeno.

El estudio, publicado en Science of the Total Environment, se centró en un suelo compuesto de materiales de desecho, que se ha implementado con vistas a ser un buen sustrato para una variedad de plantas en entornos naturales y artificiales durante un período de 18 años.

Sin embargo, su éxito se ha basado en aplicaciones regulares de fertilizantes para suministrar los nutrientes requeridos, por lo que el objetivo de la investigación fue medir el efecto de la aplicación de biochar en la retención de macronutrientes durante el período experimental.

La Dra. Kate Schofield, investigadora postdoctoral de investigación, quien dirigió la investigación, dijo: “Los suelos manufacturados son un componente creciente en la lucha por la seguridad alimentaria global. Pero para que sean efectivos y sostenibles, deben retener y reciclar nutrientes sin la necesidad de fertilizantes importantes.

This study has shown that, by combining waste material with pyrolysed biomass (charcoal), the amount of nutrients escaping can be significantly reduced. It is a promising first indication that sustainable soils from waste can be generated and something we are now looking to build on through our current research.”

Mineral and organic waste materials, derived from a range of industries and activities, have the potential to be reused as components of manufactured soils.

Their uses include the manufacture of topsoils for urban grasslands and as materials for the horticulture, agriculture, amenity and restoration markets.

Through its FABsoil project, the University – in partnership with the world famous Eden Project and businesses in Cornwall, such as the Green waste Company – is leading the quest to fabricate soils which could ultimately lead to the creation of custom-made, sustainable products across a range of locations and markets.

It has received funding from Agri-Tech Cornwall, a three-year Pounds 9.6 million initiative part-funded by the European Regional Development Fund, with match-funding from Cornwall Council.

FABsoil project leader Mark Fitzsimons, Professor of Environmental Chemistry, added: “There isn’t a community in the world that doesn’t rely on soil. But with global population growth and demand we are currently facing the genuine prospect of a soil crisis.

“The manufacture of high value soils from waste materials offers international opportunities in terms of food security, carbon sequestration and achieving a circular economy. However, it is crucial that whatever soil we create is sustainable in the long-term and that is one of the key ongoing challenges our research aims to meet.”

Science Team Manager at the Eden Project Dr Rachel Warmington, who was not involved with the study but is part of the FABsoil project, added: “Since the Eden Project opened in 2001, we have been successfully growing plants in soils manufactured from waste materials. This research shows how soil ‘recipes’ can be developed to reduce fertiliser inputs and will be a vital component of future landscape restoration projects.”

Research paper

Este estudio ha demostrado que, al combinar material de desecho con biomasa pirolizada (carbón vegetal), la cantidad de nutrientes que se pirde o lava puede reducirse significativamente. Es una primera indicación prometedora de que se pueden generar suelos sostenibles a partir de desechos y algo en lo que ahora estamos buscando construir a través de nuestra investigación actual“. Los materiales de desecho minerales y orgánicos, derivados de una variedad de industrias y actividades, tienen el potencial de ser reutilizados como componentes de suelos manufacturados.

Sus usos incluyen la fabricación de tierra vegetal para pastizales urbanos y como materiales para los mercados de horticultura, agricultura, servicios y restauración.


A través de su proyecto FABsoil, la Universidad, en asociación con el mundialmente famoso Eden Project y las empresas en Cornwall, como Green Waste Company, lidera la búsqueda para fabricar suelos que en última instancia podrían conducir a la creación de productos sostenibles y personalizados  para una variedad de ubicaciones y mercados.

Ha recibido financiación de Agri-Tech Cornwall, una iniciativa de 9.6 millones de libras esterlinas de tres años financiada en parte por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, con fondos de contrapartida del Consejo de Cornwall.
El líder del proyecto FABsoil, Mark Fitzsimons, profesor de Química Ambiental, agregó: “No hay una comunidad en el mundo que no dependa del suelo. Pero con el crecimiento y la demanda de la población mundial, actualmente nos enfrentamos la posibilidad real de una crisis del suelo.

“La fabricación de suelos de alto valor a partir de materiales de desecho ofrece oportunidades internacionales en términos de seguridad alimentaria, secuestro de carbono y lograr una economía circular. Sin embargo, es crucial que cualquier suelo que creamos sea sostenible a largo plazo y esa es una de las desafíos clave en curso que nuestra investigación pretende alcanzar”.

La Gerente del Equipo Científico en el Proyecto Eden La Dra. Rachel Warmington, quien no participó en el estudio pero es parte del proyecto FABsoil, agregó: “Desde que se inauguró el Proyecto Eden en 2001, hemos estado cultivando con éxito plantas en suelos fabricados con materiales de desecho. Esta investigación muestra cómo se pueden desarrollar ‘recetas’ del suelo para reducir los aportes de fertilizantes y serán un componente vital de futuros proyectos de restauración del paisaje “.

Pagna Web Mundo Agropecuario.

Estudio identifica forma de mejorar la sostenibilidad de suelos manufacturados

Posted on agosto 4, 2019 Author Redaccion

n nuevo estudio sugiere que una combinación de materiales de desecho complementados con un producto de biomasa podría ayudar en la búsqueda de suelos de alta calidad.

por la Universidad de Plymouth

 

La degradación del suelo representa una gran amenaza para la seguridad alimentaria mundial y cada año, alrededor de 12 millones de hectáreas de tierras de cultivo se pierden por la erosión del suelo .

Científicos de la Universidad de Plymouth han demostrado que agregar biochar, un material sólido rico en carbono derivado de la biomasa, al suelo construido a partir de materiales de desecho, reduce la pérdida de nutrientes esenciales como el nitrógeno y el carbono.

Esto, creen, puede mejorar la sostenibilidad de los suelos manufacturados al mejorar las condiciones adecuadas para sostener el crecimiento de las plantas , al mejorar el contenido de humedad, la retención de nutrientes y la capacidad de almacenamiento de carbono.

También reducirá la dependencia del suelo de las aplicaciones intensivas de fertilizantes, reduciendo tanto el costo como el riesgo de contaminación por la lixiviación excesiva de nitrógeno.

El estudio, publicado en Science of the Total Environment , se centró en un suelo compuesto de materiales de desecho, que se ha implementado para soportar una variedad de plantas en entornos naturales y artificiales durante un período de 18 años.

Sin embargo, su éxito se ha basado en aplicaciones regulares de fertilizantes para suministrar los nutrientes necesarios, por lo que el objetivo de la investigación fue medir el efecto de la aplicación de biochar en la retención de macronutrientes durante el período experimental.

La Dra. Kate Schofield, investigadora postdoctoral de investigación, quien dirigió la investigación, dijo: «Los suelos manufacturados son un componente creciente en la lucha por la seguridad alimentaria global. Pero para que sean efectivos y sostenibles, deben retener y reciclar nutrientes sin la necesidad de insumos de fertilizantes. Este estudio ha demostrado que, al combinar material de desecho con biomasa pirolizada (carbón), la cantidad de nutrientes que se escapa puede reducirse significativamente. Es una primera indicación prometedora de que se pueden generar suelos sostenibles a partir de desechos y algo que ahora estamos buscando para construir a través de nuestra investigación actual «.

Los materiales de desecho minerales y orgánicos, derivados de una variedad de industrias y actividades, tienen el potencial de ser reutilizados como componentes de suelos manufacturados.

Sus usos incluyen la fabricación de tierra vegetal para pastizales urbanos y como materiales para los mercados de horticultura, agricultura, servicios y restauración.

A través de su proyecto FABsoil, la Universidad, en asociación con el mundialmente famoso Eden Project y las empresas en Cornwall, como Green Waste Company, está liderando la búsqueda para fabricar suelos que en última instancia podrían conducir a la creación de productos sostenibles y personalizados. una variedad de ubicaciones y mercados.

Ha recibido financiación de Agri-Tech Cornwall, una iniciativa de £ 9.6 millones de tres años financiada en parte por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, con fondos de contrapartida del Consejo de Cornwall.

El líder del proyecto FABsoil, Mark Fitzsimons, profesor de Química Ambiental, agregó: «No hay una comunidad en el mundo que no dependa del suelo. Pero con el crecimiento y la demanda de la población mundial, actualmente nos enfrentamos a la posibilidad real de una crisis del suelo. La fabricación de suelos de alto valor a partir de materiales de desecho ofrece oportunidades internacionales en términos de seguridad alimentaria, secuestro de carbono y lograr una economía circular. Sin embargo, es crucial que cualquier suelo que creamos sea sostenible a largo plazo y esa es una de las claves desafíos continuos que nuestra investigación tiene como objetivo enfrentar «.

La Gerente del Equipo Científico del Proyecto Eden, Dra. Rachel Warmington, quien no participó en el estudio pero es parte del proyecto FABsoil, agregó: «Desde que se inauguró el Proyecto Eden en 2001, hemos estado cultivando con éxito plantas en suelos fabricados con materiales de desecho . Esta investigación muestra cómo se pueden desarrollar ‘recetas’ del suelo para reducir los aportes de fertilizantes y serán un componente vital de futuros proyectos de restauración del paisaje «.

MANUFACTURED SOILS

Manufactured Soil (Soil Blends & Mixes) Market

Manufactured Soil (Soil Blends & Mixes) Market by Type (Garden Soil, Soil Mix, Manure & Compost), Application (Cultivation, Lawns, Commercial Developments, Sports Fields, Green Spaces), Material Input, & by Region – Global Forecast to 2021

Description

TABLE OF Contents

METHODOLOGY

DOWNLOAD PDF

The manufactured soils market is projected to reach USD 7.8 Billion by 2021, at a CAGR of 6.7% from 2016 to 2021. The growth of this market is attributed to the increasing demand for organic products, the increasing global population, improved yield & productivity, and increasing trend towards modern farming practices such as controlled agriculture and urban farming. Increase in demand for organic foods, swift growth in the urban farming techniques, increased demand for horticulture along with the promotion and aid by government agencies have fueled the usage of soil blends & mixes among the modern agricultural practices. The years considered for the study are..

Mercado de suelo manufacturado (mezclas y mezclas de suelo) por tipo (suelo de jardín, mezcla de suelo, estiércol y compost), aplicación (cultivo, céspedes, desarrollos comerciales, campos deportivos, espacios verdes), entrada de material y por región – Pronóstico global para 2021

Descripción

Tabla de contenido

METODOLOGÍA

DESCARGAR PDF

Se proyecta que el mercado de suelos manufacturados alcance USD 7,8 mil millones para 2021, a una tasa compuesta anual de 6.7% de 2016 a 2021. El crecimiento de este mercado se atribuye a la creciente demanda de productos orgánicos, la creciente población mundial, el rendimiento y las productividades mejoradas, y una tendencia creciente hacia prácticas agrícolas modernas como la agricultura controlada y la agricultura urbana. El aumento de la demanda de alimentos orgánicos, el rápido crecimiento de las técnicas agrícolas urbanas, la mayor demanda de horticultura junto con la promoción y la ayuda de las agencias gubernamentales han impulsado el uso de mezclas y mezclas de suelo entre las prácticas agrícolas modernas. Los años considerados para el estudio son……

Etiquetas: , , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..