Cinco Preguntas a un Edafólogo: Entrevista Escrita de la IUSS a Juan José Ibáñez

La Página Web de la IUSS (Unión Internacional de las Ciencias del Suelo), editó recientemente el último número de su Boletín, es decir el 115. En su página 14,  tuvieron la ¿nefasta? idea de entrevistar a un tal Juan José Ibáñez, junto a su amigo (¿¿??) el australiano Alex McBratney y el británico Stephen Nortcliff. Podéis ver todas ellas pinchando en el último enlace. Sin embargo, tampoco encontraréis información digna de mención. También debemos hacer notar que el documento divulgativo: “El Suelo-Epidermis Viva de la Tierra” que ¡por fin! se ha traducido al castellano, tras unos dos años de retraso respecto a la versión inglesa (era muy extenso: 2 páginas). Pero a lo que vamos. Los mencionados boletines cuatrimestrales, presentan unas secciones fijas, como: “Cinco Preguntas a un Científico del Suelo” y “Los Libros Favoritos” de otros tres expertos en la materia que nos preocupa, es decir la edafología (en sentido amplio)…”. Ni os animo ni desanimo a que la visitéis. ¿Razón?: Os la expreso abajo. Sin embargo, lo que me preocupa es que, en primera instancia, parecen secciones interesantes. Empero, me parece que no se alcanza el objetivo perseguido. ¿Razón? Nuevamente os mostraré mi visión en este post.

 

 

 

Carátula del Boletín, l15 de la IUSS


 

Como ya os comentamos en este y este otro post, al hablar de la monografía del Futuro de Las Ciencias del Suelo (en el cual también realicé mi modesta contribución, junto a otros colegas: ver aquí versión en español-castellano), el título es más sugerente que los contenidos que albergan. Estoy seguro que responsables a cargo del boletín de la IUSS, incluyeron tales secciones con las mejores intenciones, no podía ser de otra forma. Nada que objetar, sino todo lo contrario. No obstante, cuando leo ambos productos tengo la sensación de que las expectativas que debieran despertar, me defraudan, como posiblemente a otros colegas. Realmente, desconozco si la culpa debe recaer en los propios autores y/o entrevistados, o deviene de que lo que en principio parece interesante, en la práctica no resulta no serlo tanto. Y tal aserto también concierne a mi persona (me aburro a mi mismo).

 

Al leer ambos documentos creo que el lector apenas extrae información de interés. ¿Por qué? Sencillamente desconozco la respuesta, algo se me escapa. En consecuencia, planteo el tema, más que ofrecer soluciones. Eso si os relataré algunas de las posibles causas que tengo “in mente”.

 

Obviamente, todos los invitados debemos sentirnos complacidos, por cuanto se trata de una deferencia hacia nuestras personas. Muchos otros colegas podrán sentir envidia, sana o insana. Sin embargo, estoy seguro que, en este juego de vanidades, uno gana más enemigos que amigos (los que consideran que son personajes más importantes que tu). No dudo de que alguna o mucha razón pueden llevar estos últimos. Desconozco totalmente los criterios empleados por la IUSS para seleccionar a los expertos que deben participar en tales secciones. Pero tampoco ese es el problema. La cuestión reside en que los entrevistados no aportamos nada de interés. Prácticamente todos decimos lo mismo, con algunas variantes. Posiblemente, al intentar ser políticamente correcto………..

 

Cuando se me invitó, redacté el primer borrador en una hora. El espacio es reducido y las preguntas bastante triviales: (i) ¿cuando decidió estudiar ciencias del suelo?; (ii) ¿cual ha sido el maestro que más le influenció?; (iii) ¿que considera más excitante del estudio de los suelos?; (iv) ¿Cómo estimularía a adolescentes y graduados para que dirijan su carrera profesional hacia la edafología?; (v) ¿Cómo ve el futuro de la edafología? Quizás este sea el problema, la escasa originalidad de las cuestiones planteadas. Mi borrador lo remití al entrañable Dick Arnold, con vistas a que me diera su impresión y puliera el inglés. Como zorro viejo, suprimió cualquier atisbo de controversia, como por ejemplo, alguna indirecta dirigida hacia el grupo de los edafometras, comandados justamente por otro de los entrevistados en este número del boletín de la IUSS, es decir a Alex McBratney. Personalmente, desconocía los otros dos colegas elegidos por la IUSS para cumplimentar tal sección. Finalmente, Dick insistió que cambiara parte de mi respuesta a la quinta pregunta, por cuanto personalmente soy bastante pesimista respecto al futuro de esta disciplina, mientras que el defendía que no se podía desanimar a los jóvenes. ¿Realmente estos últimos pierden parte de su tiempo atendiendo a las consabidas opiniones de los vejestorios? (también me veo reflejado aquí). Honestamente lo dudo. Finalmente, seguí los sabios consejos del “Tio Dick”. Debo señalar que, de no haberlo hecho, la polémica hubiera estado servida: ataque a Alex en la misma sección que le entrevistan a él. Desde luego, tampoco era lo que deseaba. No era ni el momento, ni el lugar.     

 

¿Qué hacer entonces? ¿Qué podría plantear la IUSS para conseguir secciones más interesantes? Francamente lo ignoro. Sin embargo, considero que las preguntas fijas, así como el respecto por lo políticamente correcto, no animan o estimulan a leer ¡más de lo mismo!. Quizás un poco de trasgresión…… Tal vez una pregunta distinta a cada uno, dependiendo de su especialidad……. No lo sé. No lo sé.

 

Desde hace unos tres años, escribo una columna periodística para la Revista Biólogos, que se publica trimestralmente. En ella, al estilo de está bitácora, pero con más cuidado. Eso sí, pretendo ser algo provocador y ¡heterodoxo!, aunque no herir sensibilidades, ya que de hacerlo, la revista se resentiría, más que mi persona. En su momento, comenté a los editores que podía redactar textos más al uso, aunque no era mi estilo. Al parecer están encantados (al menos eso me dicen). El poder variar de temas, conforme lo hace la actualidad o tus propias preocupaciones ayuda bastante. Quizás este sea parte del problema del boletín de la IUSS: rigidez de las preguntas, y autores políticamente muy correctos. Tengo algún chance de poder sugerir algunos cambios. No obstante, para hacerlo, debería tener el asunto más claro, y no es el caso ¿Alguna sugerencia? Llevo pensando en este tema cierto tempo, aunque reconozco que ando un tanto perdido.

 

Juan José Ibáñez      

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..