Feliz Navidad. “Imagine”…… Un Mundo Mejor

Hace una semana ya que regresé y aun me encuentro conmocionado, como mi hermana, de mi viaje a Cuba. Ya habrá tiempo de redactar algunos comentarios relacionados con los suelos de este país, otros acerca de su imperativa y vital lucha por un desarrollo sostenible, maravillosos paisajes, etc. etc. Sin embargo, a costa de ponerme sentimental, compartir con vosotros que, ya antes de salir de la Habana, ambos teníamos nostalgia por regresar. Lo realmente impactante es salir del mundillo turístico y relacionarse directamente con el pueblo cubano: culto, afable hasta límites inimaginables, cálido, luchador y en definitiva, entrañable y admirable. Desengañado de todo, y con la mente ofuscada en la idea de que el peor enemigo del ser humano resulta ser el propio ser humano (lo cual sigo pensando), también tengo que reconocer que esta gente maravillosa me ha vuelto a congraciar con nuestra especie. Conocí a tantos paisanos, de toda clase y condición (….) y en lugares tan dispares como para comenzar a narrar y no parar de escribir. Sus e-mails, aun con las dificultades que padecen para poder relacionarse por esta vía allende de sus fronteras, siguen llegando a raudales a las bandejas de los correos electrónicos de Consuelo y mío. Vaya dedicado a ellos en primer lugar, aunque también para todos los lectores en general, este post de navidad, no sin dejar de añadir algunos comentarios sobre los suelos. Tan solo mentar a mis papás adoptivos (que hasta eso hemos conseguido), a los que se les saltaban las lágrimas cuando partimos para Madrid (Norma y Dionisio: ya los conoceréis) como también a los ya entrañables  amigos, Dilier, Ivan, Alberto, Hector, y un sin fin más, que pronto volveremos a vernos. Y Feliz navidad para todos. Perdonar que comience con esta desiderata, pero lo más parecido en mis últimos 25 años (por citar una fecha) al espíritu de amor navideño es mi encuentro con estas personas de las que hoy os estoy hablando. La dignidad del ciudadano cubano, siempre alegre y dispuesto a ayudar solidariamente, no deja de contrastar con este mundo esquizofrénico en el que vimos la mayor parte de los ciudadanos de los denominados países del bienestar “venidos a menos”. Ahora, todos tenemos miedo del monstruo que, de un modo u otro, hemos ayudado a construir (nos han engañado, pero también nos hemos dejado engañar) y cuyas consecuencias comenzamos a pagar cuando no las padecemos ya. Las durísimas condiciones que padece la ciudadanía de cuba (al margen de connotaciones políticas), ha cohesionado a un pueblo en lugar de dividirlo, al margen de lo que considere cada cual sobre sus líderes (hablamos de los que habitan en Cuba). Cuando nos presionan o sufrimos contratiempos, cuando el futuro se nos antoja lúgubre en la denominada sociedad del bienestar, nos aquejan todo tipo de tribulaciones. Más aun, las sociedades tienden a desestabilizarse, mientras que la insolidaridad y crispación campan a sus anchas.  Allí he aprendido que se puede vivir “casi feliz”, a pesar de desear mucho más, viviendo en el umbral de la pobreza, pero con una dignidad que deberíamos envidiar. Y esto me ha hecho recodar  y añorar un mundo mejor, es decir, algo así, como el Imagine de John Lennon. Este será el motivo de nuestro post de hoy.Sin embargo hablando de suelos (….)

Imagen de previsualización de YouTube

Imagine de John Lennon: Pinchar en la pantalla cuando salgan los palabros en suahili

Hoy puedo parecer sensiblero pero que le voy a hacer (…). Ya hace tiempo que extensas superficies de suelos de numerosos puntos del planeta comenzaron a ser sembradas de muerte, es decir de las minas antipersonales. Quien no ha contemplado aun testimonios de tanto horror, mejor que desista, aun está a tiempo. Ya os comenté en otros post que, en un borrador de la clasificación de suelos de la WRB (2006-2007) se consideró la posibilidad de usar un calificador antro-bélicopara cartografiar con mayor detalle las áreas en donde se esconden esta siembra del dolor. La versión final de este constructo cuasi-taxonómico, nos ha hecho un flaco favor a todos al rechazar finalmente,  tal posibilidad, si bien en la tremendamente castigada Colombia existen mapas de sus ubicaciones (ver nuestro post Señores de la Guerra = Campos de la Muerte: Las Minas Personales que los Suelos Esconden). A fin y al cabo, sus efectos pueden durar decenios, mientras que la rehabilitación de tales suelos requiere de inversiones y un trabajo que puede llegar a ser mortal. ¿No se trata de contaminación? ¿Entonces de que hablamos?.

Curiosamente, durante nuestra estancia en tierras cubanas, mi amigo José el economista “pareció leerme la mente” (en términos metafóricos) enviándome un mail a un enlace de Youtube en donde se puede visionar una segunda versión de Imagine (ya sabemos que hay miles). Se trata del producto de esos  sensibleros de ciertos programas televisivos que detesto. Ahora bien, como la cabeza me da vueltas a cerca de cómo podríamos “imaginar” y construir un mundo mejor (…). Uno de aquellos miles o probablemente cientos de miles de afectados por las minas antipersona tenía un sueño. Y al final pudo llevarlo a cabo con éxito, a pesar de sus brutales amputaciones. Vaya este post también para todos aquellos valientes que se sobreponen a cualquier tipo de vicisitudes, por trágicas que sean.

Y así terminamos, entre la nostalgia caribeña y el sueño de “Imagine”. Seamos realistas y pidamos lo casi-imposible ante un año 2012 que no ofrece un horizonte nada halagüeño, sino todo lo contrario.

Feliz Navidad para todos.

Eso sí, como también me ha recordado en un e-mail nuestro entrañable colaborador Régulo León Arteta, desde México, debo terminar dedicando esta sentencia a los defensores de los mercados globales auto-des-regularizados:

Quien ignora la verdad es un iluso
pero quien conociéndola la llama mentira,
es un delincuente.

Bertold Brech

Juan José Ibáñez

La bobalización globalizadora se ha convertido en un crimen de lesa humanidad

Imagen de previsualización de YouTube

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Estimado amigo no sabes lo que me enorgullece, el que hayas dedicado el día 23 de diciembre a nosotros en tu blog, lo cual como dije anteriormente me satisface mucho. He tratado de hacer un comentario pero me da error en el Código CAPTCHA, no sé si es que tiene problemas? De todas formas te lo mandaré por esta vía para que lo pongas ahí si lo prefieres…..

El comentario que iba a ser en el blog es el siguiente

Hola Amigos desde Cuba, gracias por tu comentario dedicado a nosotros, el cual me enorgullece mucho Estoy muy contento que se hayan sentido bien durante su estancia por acá; nosotros también la pasamos bien en su compañía y aprendimos muchísimo con ustedes a pesar del corto tiempo. Gracias también por reconocer nuestros principios y nuestro espíritu combativo. Decirle además que nuestras casas y nuestro corazón estarán siempre abiertos para vosotros. Me despido coincidiendo en que un Mundo mejor es posible. Gracias dilier

MSc. Dilier Olivera Viciedo
Profesor de Ciencias del Suelo y Proyecto Agrícola
Facultad de Ciencias Agropecuarias
Universidad de Sancti Spíritus José Martí Pérez

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..