El Circo de la Ciencia Contemporánea

matias-zaldarriaga3

Matías Zaldarriaga Fuente: Prospects in theoretical Physics

Una de las maravillosas conclusiones que puedes extraer un ciudadano como científico consiste en percatarte en la gran complejidad del universo, de la vida, de lo poco que sabemos y de la enorme inmensidad de estructuras y procesos que permanecen por descubrirse. Un gran número de jóvenes fuimos atraídos también por la idea de que la ciencia era objetiva, que no había lugar para las mentiras que aquejan a otros ámbitos de la sociedad. Tampoco es cuestión de engañarse, pero pensábamos que la honestidad y la humildad debían regir el quehacer de los investigadores a pesar de que no existe rincón humano en donde los arribistas, fabuladores y mentirosos intenten medrar. No obstante, la comunidad científica daría cuenta de ellos, tarde o temprano. Personalmente tras 35 años de actividad indagadora lo único que puedo aseverar es que también este mundo adolece de todos males que aquejan a las sociedades modernas. La historia de la ciencia la escriben los vencedores, muchos de los cuales, con el tiempo, hemos descubierto que eran unos soberanos tramposos sin escrúpulos.

En las sociedades actuales la imagen lo es todo, a la que someten las esencias de las cosas. No importa lo que contenga una botella, sino que esta impresione a la vista, que sean atractivas, que seduzcan al consumidor y las compre, que al menos proporcionen un momento de gloria. La comunidad científica, constituida por humanos, y por lo tanto entes sociales, se han contagiado de tal afección que atenta contra la genuina esencia de nuestra tarea. Pero el problema no termina aquí:

Como explico a mis alumnos de la Universidad Politécnica de Madrid, intentar defender en estos tiempos que la ciencia se encuentra acarreada a hombros de gigantes, resulta ser tan ingenuo como pensar que todos los niños nacen en Paris y los lleva al hogar de papá y mamá una cigüeña. Bruno Latour y Michel Callon fueron los principales proponentes de la Teoría-Actor Red (analizar seriamente las estúpidas e insustanciales críticas lanzadas contra este constructo teórico en Wikipedia). Según Latour y Callón, el entramado de la ciencia resulta ser una red constituida por agentes humanos y no humanos que interaccionan entre sí. Dentro de los segundos se encuentra la instrumentación científica, los intereses empresariales, las prioridades nacionales, las Instituciones Científicas y como no, sus gabinetes de prensa, muchos de los cuales hacen cualquier cosa con vistas a publicitar y atraer a los potencialmente e incautos clientes.  Según Latour y Callón, o analizamos la red es su conjunto, dando el mismo valor a todos sus actores y sus relaciones, o la actividad indagadora nos parecerá incomprensible. Empero entre tantos intereses, es fácil entender que la coherencia que debiera atesorar la ciencia termine diluyéndose como un azucarillo en un café caliente. Los investigadores, individualmente parecemos meras marionetas que bailan al son de esos hilos ¿invisibles? para otros que resultan ser la política, la economía de mercado, las multinacionales, los intereses de sus instituciones, etc. Ellos proporcionan los medios y la financiación, por lo que mutatis mutandis ellos mandan. ¡Danzad, danzas malditos!, y nosotros a mover el esqueleto siguiendo sus ¡sabios consejos!.  Y en este contexto en el que la sustancia se diluye y la imagen lo es todo, puede entenderse la siguiente frase:

La frase del año, dicha por el premio nobel de medicina, el  el oncólogo brasileño Drauzio Varella (Mar 13 Abr 2010)

“En el mundo actual, se está invirtiendo cinco veces más en medicamentos para la virilidad masculina y silicona para mujeres, que en la cura del Alzheimer. De aquí a algunos años, tendremos viejas de tetas grandes y viejos con pene duro, pero ninguno de ellos se acordará para que sirven”.

Matias Zaldarriaga es un afamado cosmólogo argentino que ha realizado la mayor parte de su carrera en EE.UU. Matías piensa, como yo y otros muchos colegas que estamos mermando, por no decir decapitando los valores que debería atesorar la comunidad científica en su conjunto y la de cada uno de sus miembros individualmente.  Muchos de nosotros estamos hartos de este reality show, en el que resulta fácil medrar siendo un muñeco de guiñol,  que defendiendo el genuino interés que nos llevarían a la búsqueda de la verdad, sea lo que sea. Abajo os dejo una entrevista llevada a cabo por el rotativo El País., a Matías, un científico que parece ser bastante sincero y honesto. Dado que se le entrevista simultáneamente sobre cosmología y el deplorable espectáculo ético de la ciencia contemporánea, tan solo he subrayado lo concerniente a este último aspecto.  ¿Cuál será el futuro de la ciencia bajo el escenario actual?. Me temo que, aunque ya abundan los payasos sin escrúpulos, o cambia la sociedad o… los investigadores horrados comenzarán a ubicarse en esa línea roja que nos demarca el riesgo de extinción. No hemos entrado en el mundo de la ciencia para publicitarnos, no hemos llegado aquí a bailar al son de los que llevan a los ciudadanos hacia la pobreza, no somos vendedores, pero, así están las cosas. Publica o  perece y si quieres saber quién es un personajillo, dale un carguillo, que es lo que ansían ya demasiados colegas.  Y sin darse cuenta luego viene la mala praxis, el fraude científico, etc.  

Os dejo pues con la entrevista (…)

Juan José Ibáñez

¿a hombros de gigantes?. Jajajaja.

La ciencia se está dejando llevar por el espectáculo

Fue pionero en predecir que se podía captar el primer eco del Big Bang, hace 15 años

Critica la maquinaria publicitaria detrás de ciertos hallazgos en las mejores universidades

El descubrimiento del primer eco del Big Bang queda “en suspenso”

Nuño Domínguez Madrid 7 NOV 2014 – 13:01 CET6

Entre el universo actual, con estrellas, galaxias y planetas capaces de albergar vida, y su origen hace 13.700 millones de años, hay enormes lagunas desconocidas. Se ha confirmado hasta la saciedad que todo comenzó con el Big Bang, pero lo que sucedió poco después sigue siendo un misterio. La teoría mayoritaria dice que tras la explosión hubo una etapa de expansión acelerada conocida como inflación que multiplicó el tamaño del cosmos millones y millones de veces en menos de un segundo. Es la teoría más aceptada y este año un equipo de investigadores de EE UU anunció haber encontrado unas señales que confirmarían que la inflación sucedió realmente. Poco después surgieron muchas voces críticas y, el mes pasado, la misión europea Planck echó por tierra el supuesto hallazgo. Un descubrimiento de Nobel se convirtió en una de las mayores polémicas científicas de los últimos años.

Hace más de 15 años, el físico teórico argentino Matías Zaldarriaga predijo cómo detectar esas señales, conocidas como ondas gravitacionales, mientras aún era un joven físico teórico en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (EE UU). Actualmente trabaja en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, donde Einstein fue a trabajar huyendo del nazismo. Él también habla como un exiliado de su Argentina natal, donde, dice, no podría hacer el tipo de ciencia que hace en EEUU, y confiesa que “no es un buen país para vivir”. En un receso de unas jornadas sobre los orígenes del universo organizadas por la Fundación Ramón Areces en Madrid, el físico ofrece una entrevista a Materia en la que habla del futuro de la cosmología, la búsqueda de nuevos “fósiles del Big Bang” y critica la maquinaria publicitaria de las mejores universidades del mundo.

Pregunta. ¿De qué podemos estar seguros sobre el origen del universo?

Respuesta. De que hubo un Big Bang, de que el universo comenzó siendo muy caliente, hay tantas observaciones que no se puede negar. La pregunta es qué había antes de ese universo caliente. Ahí, la explicación usual es que hubo ese periodo de inflación. Pero no hemos medido tantas cosas como para estar completamente seguros. Es como si alguien encuentra un hueso grande. De ahí a decir que hubo dinosaurios y que tenían la cabeza así o asá, para eso hay que encontrar muchas más cosas. Por ahora sabemos que es un hueso, que es muy viejo y que no es de un perro, pero para decir que la Tierra estaba llena de estos bichos gigantescos nos faltan datos. Por eso queremos encontrar más cosas.

“El anuncio del primer eco del Big Bang fue una vergüenza”

P. Usted fue muy crítico con los datos de BICEP2, el experimento de EE UU que anunció el primer eco del Big Bang, ¿qué detectaron realmente?

R. Yo fui una de las personas que propuso la existencia de los modos B [las señales que demostrarían la presencia de ondas gravitacionales]. Por eso estaba muy contento de que BICEP2 los hubiera descubierto. Pero no pasó un mes para que me diera cuenta de que los datos estaban contaminados por otras emisiones. Creo que esto ya está confirmado para toda la comunidad científica. La saga de BICEP 2 es una vergüenza. Lo peor es que el experimento es el mejor que tenemos por el momento. Claramente dominaban el campo y si hubieran hecho un estudio más conservador serían vistos hoy con gran admiración. En mi opinión hicieron algo que nos perjudica a todos. Perdimos credibilidad. Sin la evidencia suficiente salimos a decir pavadas, básicamente.

P. ¿Usted trabajó con ellos?

R. No, pero los respetaba mucho. Y los respeto. Creo que es una muestra del mundo en el que vivimos hoy, en el que la presión por conseguir dinero y fama llegó hasta la astronomía. Que en astronomía nos guiemos tanto por la fama y los premios como para jugarte una reputación de tanto tiempo y echarla a perder en un minuto, no lo entiendo. Claramente no solo es su culpa. Cuando se anunció el resultado salió un vídeo en Youtube donde llamaban a la puerta de Andrei Linde, una especie de reality TV muy profesional hecho por el departamento de prensa de la Universidad de Stanford. También invitaron a todo el mundo a una conferencia de prensa en la Universidad de Harvard con los padres de la inflación, eso no lo hicieron los físicos, sino los departamentos de relaciones públicas. Es parte de la maquinaria que tienen las universidades para hacerse publicidad. Vivimos en ese contexto y es difícil decir: “no quiero hacer todo este circo”.

P. ¿Se dejaron llevar?

R. Sí. La ciencia se está dejando llevar por el espectáculo. Ahora hay premios de física que parecen la entrega de los Oscar. Por un lado puede pensar uno que es bueno que la ciencia sea reconocida. Es una forma de mirarlo. Pero por otra parte también influye la forma en la que anunciamos nuestros resultados, la forma en la que en definitiva se reparte el dinero y se contrata gente. No creo que sean cambios para bien. No creo que lo podamos cambiar, es como un tren que va en ese sentido y es muy difícil pararlo.

P. ¿Puede que después de todo parte de la señal sea genuina?

R. Lo que no pueden probar es que vieron ninguna cosa que no sea polvo. Dentro de esa señal puede haber un poco de ondas gravitacionales pero con los datos que tenemos no se puede saber. Harán falta otros experimentos.

P. En tiempos de crisis y elevado paro a veces es difícil explicar por qué hay que gastar miles de millones de euros en instrumentos científicos ¿Cómo lo ve usted?

R. Hay que ponerlo en contexto. Esas sumas de dinero parecen muy grandes, pero comparado con todo el presupuesto de un país es una cifra menor, muy menor. Es como cuando una familia se da un gusto y se va a comer fuera aunque las cosas estén mal. Lo lindo de la vida es ese tipo de cosas, no solo trabajar. Es lo mismo para la sociedad. La ciencia, el arte, es parte de lo increíble del ser humano, de las cosas que puede hacer.

P. ¿Quiere volver a Argentina a trabajar algún día?

R. No, es ridículo. Mi familia vive allí, pero las posibilidades que tengo para hacer ciencia en EE UU no están en Argentina. Y además en Argentina, desde que yo existo, desde que existen mis padres, no ha habido un periodo de ni siquiera 10 años en el que se haya comportado como un país razonable. Prefiero que mis hijos crezcan en un país donde tengan más oportunidades y no se tengan que estar preocupando de si todo explota o si sus ahorros desaparecen. No es un buen lugar para vivir Argentina.

P. Volviendo a la física, ¿cuál es su nuevo objetivo?

R. Yo soy teórico y siempre pensamos en cosas que los experimentales creen que no van a poder comprobar. Me interesan mucho los principios del universo, intentar entender lo que pasó. Una opción es mirar la radiación de fondo de microondas y otra es medir con más detalle las propiedades de otro fósil que quedó de la época de la inflación. Son las fluctuaciones tras el Big Bang que dieron origen a todas las estructuras que vemos en el universo, por ejemplo las galaxias. Si no encontramos las ondas gravitacionales, otra posibilidad es estudiar en más detalle propiedades más difíciles de medir que se llaman no gausianidades. Si queremos entender lo que pasó hay que encontrar más claves, más cosas que las que tenemos. En mi opinión no alcanza con lo que observamos para estar seguros de lo que pasó.

P. ¿Qué experimentos harían falta para detectar esos otros fósiles?

R. La radiación de fondo usa dos dimensiones, es como una foto. Para tener más información necesitamos un mapa en tres dimensiones. Va a haber muchos nuevos experimentos que van en esta dirección. Por ejemplo mucha gente que quiere entender el tema de la energía oscura está haciendo este tipo de experimentos de medir la distribución de materia en el universo. Son telescopios que sacan fotos del cielo, encuentran todas las galaxias y dicen a qué distancia están. Pero para tener un mapa con gran volumen hacen falta telescopios grandes, más allá de la tecnología que tenemos hoy. Probablemente la próxima generación de este tipo de experimentos llegue donde Planck llegó con la radiación de fondo. Saber más nos llevará 20 años.

P. Una de las posibilidades de la inflación es que haya muchos universos ¿lo podremos confirmar algún día?

R. Tiene que quedar claro que esa es una especulación muy grande. Está fundamentada, pero tiene que ver con lo que pasó antes de la inflación. Son preguntas de las que no tenemos datos. Es muy difícil encontrar algo en nuestro universo que nos dé indicaciones de esto. Por eso parece una cosa más filosófica, que nunca sabrás si es verdad o no. Una posibilidad es que, si hay multiversos, estos sean como una burbuja en agua hirviendo. A veces las burbujas chocan y hacen una más grande. En este caso cada una es un universo. Si eso es así, si hemos chocado con otro universo, posiblemente se vean señales en la radiación de fondo, como círculos en el cielo, la intersección de la colisión de dos esferas. Los estuvimos buscando pero nadie los encontró. Planck ha visto anomalías que algunos interpretan como multiversos, pero estadísticamente no bastan, pueden deberse al azar.

Etiquetas: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*