Posts etiquetados con ‘estructura de los ecosistemas’

El Fuego y su Ineludible Importancia en los Ecosistemas (Incendios Forestales)

fuego-en-el-mundo

El Fuego en el MIndo; Fuente: Managing the human component of fire regimes: lessons from Africa By Sally Archibald; http://rstb.royalsocietypublishing.org/content/371/1696/20150346

 Hoy es un lunes de verano cualquiera. El domingo anterior pase varias horas buscando una tabla que había utilizado en alguna conferencia, hace más de 20 años, con vistas a demostrar a los asistentes que los incendios son recurrentes en todos los biomas del mundo desde hace cientos de millones de años, si bien las cifras que buscaba tan solo daban cuenta de los periodos de retorno en ecosistemas representativos de los mentados biomas (tundra, taiga, bosques templados, mediterráneos, subtropicales, tropicales, etc.). Lamentablemente no la encontré, ya que era antigua y no debí digitalizar la diapositiva. ¡Lo lamento!, no obstante los contenidos que os ofrecemos hoy dan cuenta de todo ello.

La diferencia entre unos ecosistemas y otros no estriba en que unos sean eventualmente pasto de las llamas y otros no, sino en los respectivos periodos medios de recurrencia o retorno. Así, en los bosques boreales, o en los templados la frecuencia es obviamente mucho menor que en los mediterráneos. Empero cabe señalar que si la memoria no me falla,  no ningún caso superaban los cien años. En algunos ambientes, como en los bosques subtropicales secos y en los aludidos mediterráneos, los periodos de retorno no superaban más que unos pocos decenios. Por lo tanto, la existencia de grandes bosques muy longevos sería más cuestión de serendipia (acontecimientos afortunados) y/o condiciones microclimáticas muy longevas que de sus propiedades idiosincrásicas.

De hecho, el artículo que ha dado lugar a la noticia de hoy ha sido publicado en la revista Fire Ecology, con un modesto factor de impacto de 1.4. Sorprende pues que un hecho que debía ser archiconocido por los expertos, sea publicado a bombo y platillo como si fuera un descubrimiento relevante. La revista en cuestión es estadounidense, lo cual no deja de ser una paradoja. Los investigadores y técnicos forestales yanquis, han sido pioneros en el uso del fuego para el control de la biomasa de los Chaparrales americanos, parte de cuyas limpiezas eran realizados por reclusos vigilados. Obviamente, en los bosques templados de aquél país los periodos de retorno son más prolongados que en los matorrales y bosques mediterráneos de California. El objetivo de un incendio controlado resulta doble (i) mantener los ciclos naturales del fuego y (ii) evitar que una excesiva acumulación de la biomasa, excedido tal periodo de retorno, diera lugar a incendios devastadores y mucho más peligrosos que los naturales. De hecho, en el susodicho artículo se defiende que el fuego es necesario para mantener la salud de los ecosistemas forestales a largo plazo, dictamen que ya defendimos aquí hace más de diez años, ya que las evidencias ya eran palmarias en las décadas de los años 80  y 90 del siglo pasado.

Obviamente, la acción humana ha alterado los ciclos naturales del fuego en numerosos ecosistemas, generalmente incrementando su frecuencia, aunque a veces induciendo el proceso contrario, especialmente en parques naturales y espacios protegidos, que nos gustaría que no fueran pasto de las llamas, hasta que les correspondiera de promedio. En este último caso, tendemos a proteger/aislar el combustible de la mecha, por lo que a la larga el problema resulta ser más grave. El abandono de tierras, la expansión urbana hasta el límite de los bosques, la construcción de residencias y urbanizaciones rodeadas de masas arboladas, turistas sin la debida cultura, etc.,  son algunas de las razones que generan gravísimos incendios, así como la pérdida de vidas humanas e infraestructuras, que no el fuego en si mismo. Ya escribimos sobre estos temas hace varios años, como podéis constatar en esta bitácora.

 A la vista de lo expuesto, los investigadores, armados con nuevas instrumentaciones no disponles cuando se elaboró la tabla aludida, deberían ir afinando los periodos de recurrencia y actuar en consecuencia cuando llega el momento. Del mismo modo los gestores de urbanismo necesitan inexcusablemente impedir que las construcciones humanas sobrepasaran los límites a los que anteriormente nos referíamos.  Más aún, tampoco se debía dejar que ciertos propietarios o instituciones oficiales reforestaran sin elaborar planes previos acerca de la ecología del paisaje que eviten que las llamas se propaguen a lo largo y ancho de grandes extensiones. Ahora bien, el fuego ha sido compañero, que no enemigo de la naturaleza, cientos de millones de años antes de que el hombre apareciera sobre la faz del Planeta.

 Junto con la nota de prensa que ha dado lugar a este post, os mostramos el enlace a un artículo que nos informa del papel del fuego en la biosfera desde tiempos remotos, así como otros datos de interés.  Y reflexionemos, el fuego no es el problema, sino que casi como siempre los conflictos los generamos nosotros, mediante nuestras acciones e inacciones.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Variabilidad Genética de los Individuos y Biodiversidad de los Ecosistemas

Hoy analizaremos otra noticia interesantísima que por desgracia, como suele ocurrir con buena parte de ellas, son rápidamente abducidas por estudios de mucho menor calado al amparo de una cobertura mediática adicta a los temas de moda. Solemos pensar que con vistas a analizar la estructura y dinámica de los ecosistemas, cada especie se comporta de una manera similar, por lo que de introducir en la ecuación la variabilidad genética intra-específica, se complicarían los análisis en demasía, extrayendo escasa sustancia adicional que atesorara algún interés. Empero resulta que no es así, sino más bien todo lo contrario. La arrogancia humana suele jugarnos muy malas pasadas con vistas a entender la naturaleza. La variabilidad genética intra-especifica resulta desempeñar un papel fundamental en los ecosistemas. Y si uno lo piensa bien resulta ser de lo más trivial. En la indagación científica, poner el dedo en la llaga de muchas trivialidades pasadas por alto da lugar a conclusiones sumamente interesantes. ¿Se imaginan la capacidad de adaptación a eventos extremos e inesperados de una humanidad basada en individuos clónicos, física y mentalmente? Desde luego sería mucho menor que otra que atesorara una gran variabilidad de comportamientos. Sencillamente todo se reduce a tal asunto. Al igual que los estudios del microbioma humano ha constatado que cada individuo alberga comunidades bacterianas únicas por sus ensamblajes de especies, cada especie de la naturaleza también atesora el mismo comportamiento que, en última instancia, lo hace único entre sus congéneres (con la salvedad de los mecanismos clónicos que también acaecen en el mundo natural). La investigación que vamos a mostraros denuncia que, para una especie de árbol en concreto, cuanto más difieran los individuos en sus genomas tanto más lo hará la biodiversidad de las especies con las que interacciona o se encuentran “de algún modo” vinculadas con el.  De este modo, la variabilidad genética individual de una especie parece generar biodiversidad. Dicho de otro modo, cuanto mayor sea la variabilidad genética intra-específica de los individuos de una especie tanto mayor será también la biodiversidad otras asociadas al mismo. El estudio realizado en bosques tropicales da cuenta de especies epifititas, invertebrados aéreos e invertebrados edáficos (muchos de los cuales resultan ser ingenieros del suelo). Las repercusiones de tal hallazgo son múltiples, variadas y relevantes. Indiquemos también que tal investigación avala las tesis postuladas en este blog, y especialmente los post titulados  “Individuos y Ecosistemas o Individuos-Ecosistemas: la Ambigüedad de la Vida y la Importancia del Suelo” y “Una Naturaleza Fractal Anidada: Los Ecosistemas”.

bosque-tropical-de-belize-tropical-broadleaf-evergreen-forest-the-rainforestroebuckclasses-com-rainforest 

Bosque tropical de Belize. Fuente: tropical broadleaf evergreen forest: the rainforestroebuckclasses.com

(más…)

Etiquetas: , ,

Gradientes Latitudinales de Biodiversidad y Las Bacterias del Suelo

En nuestro post “Las Bacterias del Suelo y sus Virus (Fagos): Estructuración de las Comunidades Microbianas del Suelo” comentamos que, conforme a algunos autores, la relación entre virus (fagos) y bacterias del suelo era muy estrecha a distancias muy, muy cortas (cm. o mm.). Hoy exponemos dos nuevos estudios que dicen demostrar como, en muchos sentidos, las comunidades microbianas del suelo no siguen los mismos patrones ecológicos que las de especies de mayor tamañoSus poblaciones, biodiversidad tipológica (de tipos), genética y filogenética, así como su variabilidad parecen ser semejantes a lo largo de todo el globo. Dicho de otro modo, tales ensamblajes microbianos no siguen los clásicos gradientes latitudinales de incremento de biodiversidad  desde los polos al ecuador. Del mismo modo, la composición de especies de estas biocenosis depende esencialmente de las características ambientales de su micro-hábitat, más que de la región o continente en donde habitan. De hecho, cada muestra de suelos parece mostrar un nuevo mundo. Pero veamos algunos aspectos adicionales que nos ayuden a arrojar algo de luz en este asunto. Sin embargo, adelantemos que bien pudiera ser que una de las razones fuera la aludida en nuestro post: “La Extraordinaria Genética de los Microorganismos del Suelo”. Finalmente, antes de empezar, señalar que he leido varios artículos precedentes cuyos autores alcanzaron los mismas conclusiones. Por tanto, este estudio no atesora originalidad en el sentido aludido.

microbiologia-de-suelos-y-escalas-de-resolucion-fuente-awi

Microbiología del Suelo y Escalas de Resolución. Fuente AWI

(más…)

Etiquetas: , , ,