Los Científicos Españoles ante los Recortes Presupuestarios de 2010: ¿Inocencia o Rabieta?

La relación entre ciclicidad de las crisis económicas y agudas caídas presupuestarias en materia de I +D + i Esapaña, son más “Ley” que una regularidad. Las pataletas a destiempo de su comunidad científica también. Estamos pues ante la crónica de una crisis anunciada? ¿A que tanto alboroto ahora?

 

Cuando digo cambio, digo pasta

(un sacerdote de la ciencia)

 

 

Los pequeños y desposeídos somos nosotros.

Fuente: La hogueraRD.com

 

Ya os escucho virtualmente a muchos. Juanjo siempre intentando llamar la atención, ¡nadando contra corriente! ¡dando la nota!. Pues va a ser que no. El 18 de Junio de 2008 escribí el post: La Investigación en España en Tiempos de Crisis: La Hora de la Verdad. En él vaticinaba “exactamente” lo que está ocurriendo. Por lo tanto me sorprende la indignación de mis colegas. Puedo entender a los más jóvenes, ya que no conocen nuestra historia. Sin embargo, resulta paradógico que los denominados “sacerdotes de la ciencia” se rasguen sus vestiduras y apelen a una hecatombe de la que jamás hemos logrado salir. La historia está ahí, y por mucho que soslayemos su lectura seguirá permaneciendo escrita. Tirar de hemeroteca, por favor.

 

Lo extraño, lo sorprendente, hubiera sido que el gobierno español hubiera mantenido los presupuestos de I+D+i incólumes. Todavía no logramos entender que vivimos un crecimiento económico ficticio durante los últimos años como resultado del ladrillazo y el turismo. Nada estaba cambiando en el panorama español. Los indicadores de innovación así lo atestiguaban. Dicho de otro modo, I sí, pero D+i raquíticos, insignificantes. Y así seguirá siendo, en tanto no cambie la mentalidad empresarial, la de los financiaros españoles (Banca) y la creación de un verdadero sistema que no prime el “paper por el paper” (cantidad más que calidad), sino que afecte e implique a todos los sectores sociales involucrados. Empero bajo una economía con pilares de barro, basada en la especulación urbanística, turismo y el cultivo de subvenciones, este país no da más de sí. Algunos agradecen a la prensa su interés por el tema. Más valiera que esta hiciera los deberes que le corresponden, informando debida y “críticamente” de los avances en la investigación científica. Pero también ellos son responsables al no generar opinión. No lo hacen, excepto cuando les ayuda a tener una mayor tirada (vender más ejemplares).

 

No soy profeta. Basta con analizar la serie temporal, totalmente cíclica,desde el advenimiento de la democracia a este país (antes ni eso).  ¿Porque iba a cambiar?  Para hacer posible tal “brusca mutación” debieran hacerlo también las mentalidades de sus dirigentes (incluyendo a empresarios y banqueros). ¿Y cual es el panorama? ¿Un gobierno cuya política errática “postcrisis” no la entienden ni los miembros de su partido? ¿Una clase política que genera rubor al ciudadano entre corrupciones de toda índole, rencillas nacionalistas e insultos diarios (por no decir horarios)?.  ¿Una clase emprendedora que se enriquece de forma oportunista sin crear riqueza alguna? ¿Un sector financiero que invierte mucho más en Latinoamérica que en su país y cuyos beneficios van a parar a manos de unos pocos? (porque allí tampoco ayudamos a sus ciudadanos). Por favor, decirme ¿Qué ha cambiado con vistas a que hoy os rasguéis las vestiduras? ¿Sois todos ingenuos?. Reitero que, todo lo que dije hace dieciséis meses, en el post enlazado, sigue siendo valido ahora. ¿Soy la única persona que atesora una miaja de memoria histórica?. Lo dudo, sería muy triste.

 

Los reiterados declives de las inversiones en I+D+i son tan predecibles como vuestras propias lamentaciones. Vosotros mismos estáis aquejados de los mismos males endémicos que sufre el país desde hace decenios, por no decir siglos. Las estrategias que funcionan deben ser siempre más proactivas que reactivas. Se debería luchar y consolidar un sistema en tiempos de bonanza, no cuando devienen las vacas flacas. En este país nunca ha sido así y vosotros mismos dais testimonio de ello. ¿A dónde están las huelgas, a donde las manifestaciones y reivindicaciones? ¿Cuál ha sido nuestra actitud cuando había “algo de pasta”? Y que conste que no me pronuncio ni con arrogancia, ni con desprecio. Simplemente no os entiendo, en el mejor sentido de la expresión. El lamentable espectáculo ofrecido por los estamentos universitarios con vistas a adaptarse a los acuerdos de Bolonia da testimonio que seguimos en la inopia. Un país atrasado sí, pero ¡en todo!, incluyéndonos a nosotros, los investigadores. 

 

Juanjo Ibáñez 

Compartir:

Un comentario

  1. […] no necesita tijeras”. Completamente de acuerdo. Sin embargo no paraba de sonreír socarronamente. ¿Se nos había olvidado a todos lo ocurrido durante las crisis anteriores, esas que no alcanzaron l…. Por otro lado, me resultaba cansino que lideraran esta carrera los de siempre, es decir la mayor […]

Deja un comentario