Posts etiquetados con ‘corrupción’

Sellado del Suelo, Infraestructuras, Ladrillazo, Destruir el Litoral, Empleo y Enriquecimiento de las Empresas Constructoras.

ladrllazo-y-corrupcion-litoral-espanol-google-imagenes

El maravilloso paisaje natural del litoral español. Fuente: Colaje Google imágenes

El ladrillazo amenaza con atacar de nuevo…..

La crisis económica acaecida a finales de la primera década del siglo XXI puso al descubierto la fragilidad económica mundial y la del Estado Español en particular. También, en este país, puso de manifiesto la galopante corrupción subterránea en la que lamentablemente participaron políticos, bancos, empresas constructoras, etc.  Nuestra bitácora ya vaticinó, en repetidos post, antes de que se destapara tanta basura, el problema que se avecinaba. Hoy millones de familias españolas mal viven para llegar a final de mes, mientras crece el número de habitantes en el umbral de la pobreza, el empleo precario, y otras tropelías, cuyo listado podría extenderse a lo largo de varias páginas.  Ya sabemos que hay verdades, mentiras y estadísticas. Algunos políticos, a pesar de la lamentable estructura económica y el débil y descompensado tejido industrial del país, aunque también ocurre lo mismo en otros, se agarran a las cifras macroeconómicas con vistas a limpiar sus rostros mediáticos y las de los capitales financieros. Y así, el débil crecimiento de la Unión Europea en la actualidad,  ha llegado a incendiar la boca de algunos políticos timoratos que alegan que España es el motor de Europa. Mientras tanto la ciudadanía de este país mira asombrada la vertiginosa bajada en su nivel de vida ante tan glorioso subidón de estupidez, que no de bonanza. Si España fuera realmente el motor del crecimiento Europeo, podríamos alegar, sin temor a equivocarnos, que este continente se encuentra sentenciado a muerte, u obstinado en su suicidio. Si seguimos entendiendo, como se señala en los diccionarios y enciclopedias,  que la democracia es el “gobierno del pueblo”, personalmente podría alegar como ciudadano que la democracia real ha muerto. Vaya por delante que, aunque “en principio” se trata de un problema local, el tema debe preocupar de la misma forma a “América Latina”, y en especial a todos aquellos países que vuelquen “excesivamente” su desarrollo económico hacia el sector turístico.  Y allí el problema podría llegar a ser aún peor por sus idiosincrásicas situaciones ambientales y vulnerabilidad ante ciertos desastres naturales, como lo son los seísmos, erupciones volcánicas, huracanes y tsunamis. Ha sido demostrado sobradamente que la vegetación subacuática del litoral, como por ejemplo los manglares (pero también otros ecosistemas), son una primera línea de defensa contra estos denominados desastres naturales, cuyas consecuencias son también en parte producto de deficientes planificaciones territoriales que azotan muchas naciones. Las consecuencias de destrozar estos ecosistemas tampón que conectan al mar y la tierra firme las explico más adelante con detenimiento.

El tema del alocado crecimiento en la construcción de nuevas infraestructuras, no solo afecta al Estado Español, sino que aflora  en otros muchos países, ya que la dictadura financiera no ofrece casi margen de maniobra. Francamente mis conocimientos de economía son escasos, no tengo porque negarlo. Ahora bien, que ante el paro laboral galopante (o empleo precario) la generación de nuevas infraestructuras y urbanizaciones comienza a ser una práctica habitual en los países industrializados de Europa (ya repletos por no decir saturados de ellas) con vistas a general empleo barato. En consecuencia todo este desdichado asunto da lugar a pensar que o (i) no hay ideas, o  (ii) que se trata de una de las únicas alternativas de la que disponen los países mentados con vistas a generar empleo, siempre temporal, ya que las obras terminan los obreros volverán al desempleo. Y Así, poco a poco, el sellado del suelo avanza inexorablemente, sin paliar la pobreza más que temporalmente, a costa de cercenar la cobertura de suelos arables, ecosistemas naturales de gran valor ecológico, etc.

La corrupción y escasez de mecanismos con vistas a crear empleo, dio lugar en España a una enorme e injustificable construcción de infraestructuras, como aeropuertos en enclaves cuyo tráfico aéreo (en el mejor de los casos) siempre sería  mínimo, tanto en el presente como en el futuro, trenes de alta velocidad entre ciudades cuya carga potencial de viajeros diarios no daba lugar a justificar tan onerosas obras, costosas autopistas de pago (muchas de ellas ahora en quiebra que deben asumir los gobiernos regionales o Estatales), cuando ya las había de acceso público entre los mismos enclaves. Y así un largo etc. Miles y miles de millones de euros fueron invertidos en estos ruinosos faustos, muchos de los cuales ya no funcionan por su lógica falta de rentabilidad. En agosto de 2016 recibía la curiosa noticia  de que el Brexit ponía en peligro ‘boom’ de construcción en Reino Unido. Y este “puede” ser el motivo para que la primer ministro del Reino Unido Teresa May haya destinado 46 millones a impulsar el turismo tras el ‘Brexit’. Poca financiación se me antoja, pero todo parece encajar, ya que, según la prensa,  Theresa  las destina al sur de Inglaterra, cuando el verdadero problema ciudadano se localiza en el norte.

El enorme alza del turismo extranjero en España deviene de una que esperemos efímera coyuntura, debido a que en otros países mediterráneos, ya sean del norte de África (Túnez, Argelia, Libia, etc..), y del este (Egipto y Turquía), la situación turística por el miedo a los atentados terroristas ha desviado parte de sus potenciales visitantes hacia la Península Ibérica e Italia. Basta con que la situación se normalice, para que España siga recibiendo una gran cantidad de visitas, pero ostensiblemente menor que las que actualmente se registran, sobresaturadas por las tan mentadas como lamentables situaciones de esos países periféricos. Empero la situación podría ir a peor en cualquier momento, si al terrorismo islámico pone sus ojos en España, algo que en absoluto puede considerarse descabellado. En cualquier caso, paro el tema, aquí no sin antes señalar que, tan solo ocho años después de la crisis elladrillazovuelve a atacar, como si no hubiésemos aprendido nada de nada.

De seguir así, en pocos años la única naturaleza de la que podrán disfrutar los turistas será un mar sucio visto desde unas playas acosadas y rodeadas por otros mares de ladrillo. Y tal hecho inducirá a que muchos visitantes extranjeros, también amantes de viajar, recorrer y pasear por los paisajes circundantes, cambien definitivamente su desino estival. Por ejemplo, si se normaliza la situación política en el norte de África,  disfrutar allí de unas vacaciones hundiría buena parte del turismo en el sur de Europa, mucho más caro.

Las noticias que os ofrecemos abajo se me antojan pavorosas, en vista del ya dramático sellado actual de las costas de la península Ibérica. Ante la ya anunciada acometida de nuevas infraestructuras,  las escasas áreas con espacios naturales protegidos tenderán a desaparecer, como también parte de los ya diezmados sistemas agrarios por el asfalto. Y así la pérdida de biodiversidad sería aún más dramática, como también la ya precaria soberanía alimentaria, como nos muestran las notas de prensa que os ofrecemos abajo.

Seamos claros, la globalización económica y la deslocalización de las empresas hacia el SE asiático y otros espacios geográficos, en donde la mano de obra es enormemente barata, ha reducido drásticamente la capacidad de carga laboral de numerosos estados desarrollados. Si no hay más empleo, en gran medida es el resultado de que numerosas y grandes compañías lo han redirigido a esos países, generando serios problemas laborales entre los trabajadores europeos. Pero el impacto ambiental que ha inducido por la dictadura financiara global también atenta contra el medio ambiente de las más variopintas maneras.

Os dejo pues con las mentadas notas de prensa que hablan por sí solas. Si a tanto desatino se le denomina progreso o desarrollo económico, es que ya no hay esperanza en lograr acariciar un futuro más próspero, pudiendo hablar de un apolítica anti-sustentable, sin más contemplaciones. Pan para hoy, pobreza y miseria para mañana. Eso es lo que el destino nos depara si no se pone coto a la susodicha dictadura impuesta por una economía global despiadada. Comenzamos pues con la siguiente noticia: La fiebre del ladrillo arrasó el litoral español en sólo 25 años.

Continua……..

Juan José Ibáñez 

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Comercialización de la Ciencia: Riesgos y Contradicciones

Somos muchos los investigadores preocupados por los derroteros que está tomando la investigación científica bajo el imperio del neoliberalismo económico (ver nuestro post Ciencia y Neoliberalismo Económico). A la antigua presión por publicar cuantos más artículos mejor, en la revistas indexadas, que se inició a finales del siglo XX, se le suma actualmente una exigencia de inmediatez con vistas a que sus resultados de las investigaciones sean rápidamente asimilados por los tejidos industriales. Se trata pues de extraer beneficios económicos lo antes posible. Venimos defendiendo que la denominada Investigación Traslacional puede generar más perjuicios que beneficios. Paralelamente las Retrodemocracias propiciadas por la Escuela de Chicago también pretenden privatizar todo lo que encuentran a su paso y entre otras actividades la propia ciencia. Se trata de una ceguera de gran calado, como intentamos mostrar en nuestro post “Tecnologías de Primera y Segunda Generación (Un Riesgo Social en Ciernes)”. Las inversiones públicas a largo lazo son  imprescindibles con vistas a lograr dar pasos de gigante en la investigación científica, a partir de los cuales se desarrollan las que denominamos tecnologías de primera generación. Ala postre, la industria saca provecho de las mismas al operacionalizarlas en tecnologías de segunda generación. Empero sin las primeras no pueden prosperar las segundas. Y en este tesitura anda la relación entre Ciencia y Neoliberalismo Económico. El 28 de mayo de 2012 la revista The Scientist publicaba un artículo en la cual un investigador canadiense se preguntaba preocupado varias preguntas sobre este tema que podréis leer abajo. Nadie en su sano juicio cuestiona que la ciencia no deba traducirse en prosperidad y bienestar ciudadano. Las cuestiones que realmente deben preocuparnos son otras: ¿Cómo?, ¿cuando? ¿Por qué y por quién?; ¿A que precio?, etc. Ahora bien, el mundo empresarial busca esencialmente beneficios económicos, relegando cualquier otro aspecto a su segundo plano. Sin embargo, a los investigadores se les coloca entre la espada y la pared, mediante con una serie de directrices que atentan contra los cánones de la indagación científica, a demás de ser contradictorias. Por un lado les impelen a publicar, por otro nuestras autoridades en un acto de hipocresía supina también “alegan desear” que los resultados de las indagaciones científicas sean públicas y de libre acceso a todos los ciudadanos. Sin embargo, también presionan para que los investigadores colaboremos con la industria firmando contratos que generalmente contienen clausulas de confidencialidad, dejando al margen las patentes. Y al hacerlo, los tradicionales e imprescindibles criterios de objetividad y replicabilidad de los resultados también se diluyen. Dicho de otro modo, se obliga al científico que permanezca y avance cada vez más rápido por la cuerda floja. El autor de la nota de prensa aparecida en The Scientist, es decir Timothy Caulfield reconoce acertadamente que la ciencia siempre ha estado sujeta a los controles estatales, las demandas sociales y presiones del mercado. De este modo, ha evolucionado a modo de un equilibrio puntuado, en el que alternan periodos en los cuales la investigación avanza rápidamente, con otros en las que sus progresos se ralentizan. A menudo, el tránsito entre un estado y otro procede de cambios sociales, geopónicos y económicos siendo un caso tristemente palmario, el impulso que dan las guerras a la ciencia y la tecnología.  “Timoteo” también reconoce que tales presiones están cambiando el vocabulario de los científicos, la manera de redactar sus proyectos y artículos, así como sus relaciones con los políticos e industriales etc. Y todo ello sea acelerado en los últimos 10 años, es decir en el siglo XXI. ¿Hacia donde nos dirigimos?

fernando-zobel-fuente-michelle-rumney

Fernando Zóbel. Fuente: Michelle Rumney

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

España: Una Sociedad Desquiciada por sus Poderes Políticos, Económicos y Financieros

Cuando escribo estas líneas hace aproximadamente tres meses que acabo de regresar de un viaje profesional y vacacional por Cuba. Todos sabemos las penurias de un pueblo que, con independencia de su régimen político, diríamos que vive asfixiado por el brutal bloqueo ilegalmente impuesto por EE.UU., conforme a propia ONU. Tras el desmoronamiento de los regímenes comunistas en Europa, este país experimentó una brusca caída del comercio de un 80% y un descenso en su PIB del 36% entre 1990 y 1993. Los bienes de consumo también dejaron de llegar, subsumiendo al país en la peor crisis de su historia reciente. Hablamos del denominado periodo especial”. A partir de aquel momento todo cambió hasta que en 2007 lograron alcanzar niveles económicos similares a los de 1990. Sin embargo, se defendieron los cuatro pilares básicos sobre los debe bascular el bienestar ciudadano: salud, alimentación, educación y trabajo. Del mismo modo, en lugar de disminuir sus inversiones en investigación y desarrollo no tuvieron más remedio que incrementarlos, con vistas a producir sus propios fármacos, etc. Con tal motivo las bio-prospecciones de sus recursos biológicos se transformaron en prioridad. Con independencia de ideologías, todo el pueblo Cubano tuvo que colaborar para reconstruir su estrangulada economía. Resulta que a día de hoy, conforme a la ONU y la WWF, Cuba es el “único país del mundo que cumple con los criterios de desarrollo sostenible, desarrollo, humano y huella ecológica (ver nuestro post Cuba: ejemplo mundial de desarrollo sostenible). Tuvieron que producir sus alimentos sin agroquímicos, derivados del petróleo, etc. Actualmente todo es ecológico por puritita necesidad. En líneas generales, el ciudadano desea una vida mejor, es decir que el “Tío Sam” deje de estrangular su economía. Ahora bien, son felices, extremadamente solidarios y afables, por no decir entrañables. La crisis geo-política-económica les dañó. Ahora bien, su respuesta fue dirigirse ineludiblemente hacia la sostenibilidad, en lugar de asfixiar al ciudadano para que pagara los platos rotos de codiciosos políticos, empresarios y financiaros. Se trata de un modelo alternativo, por no decir antagónico de enfrentarse a una  las adversidades que en los países capitalistas. Por el contrario, al otro lado del charco, la estrategia resulta ser la inversa. Son justo ahora esos pilares básicos los que se resquebrajan ante las pretensiones de nuestros gestores, políticos, empresariales y financieros. España los defensores de la economía sostenible han enmudecido.

juanjo-reflexiones-habaneras

Juanjo Ibáñez en sus reflexiones Habaneras

(La Habana Diciembre de 2011). Foto: Consuelo Ibáñez

Regreso a España y resulta que las medidas anticrisis afectan y lo harán más aun a los susodichos pilares (educación, economía, salud, trabajo e investigación). El ciudadano paga el pillaje criminal, de los verdaderos responsables de esta crisis.  Se nos exige salvar las finanzas de los que se han hecho millonarios a costa de las clases medias y trabajadoras.

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

El Estado del Bienestar No es I+D+i

¿Que es estado del bienestar? Personalmente defendería que por tal se entiende a todas aquellas condiciones encaminadas a conseguir la felicidad, salud y autorrealización de los ciudadanos. Con harta frecuencia, la riqueza no logra que los individuos alcancen una mayor cuota de satisfacción personal sino que, en contraposición, los convierte en patológicamente más codiciosos y como corolario insatisfechos. La felicidad, es un estado anímico, no un hecho feacientemente objetivable. ¿Cómo podríamos acotar pues los requerimientos mínimos para alcanzar un razonable grado de  bienestar? Personalmente considero que (i) un trabajo digno y estable; (ii) una educación  permita la autorrealización personal, tanto de los individuos como de sus seres queridos; (iii) el acceso a un eficiente y equitativo sistema sanitario; (iv) sentirse apreciado y valorado por sus seres queridos, como lo son la pareja, amigos y familiares. No debemos buscar muchos secretos más. Se trata de un estado de ánimo que debe trabajarse tanto más desde nuestro interior, que por la adquisición de bienes materiales. Recordemos también que la  felicidad es uno de los mejores remedios para la salud. Tampoco convienen olvidar los factores y condicionantes sociales que promueven y/o revindican un ambiente propicio para conseguir tal autosatisfacción. Este es el caso, por ejemplo, de los movimientos ciudadanos que exigen que los poderes fácticos materialicen ítems como los  anteriormente mentados, ( ¡lease el 15M!). Debiera ser materia de sospecha que estos últimos sean vistos con mucho recelo, tanto por el capital como por nuestros gobernantes. ¿No vienen a servir, que no a servirse? La bobalización mundial nos impele en la dirección contraria. Parece ser que vivir rodeado de lujos superfluos, un desaforado consumismo (contaminando y degradando de paso nuestro hogar, que no es otro que la biosfera), trabajar como bestias, cobrar salarios de miseria (mileuristas), primar la competitividad feroz (mobbing o acoso laboral) ante la cooperación grupal,  comenzar a pagar por un acceso a la sanidad (copago sanitario) al que ya habíamos hecho previamente frente mediante los correspondientes impuestos (tributos), padecer trabajos inseguros (flexibilidad laboral), retrasar de la edad de nuestra merecida jubilación hasta que nos caigan el pelo, los dientes y no podamos resistir más, dejarnos sin empleo al alegar falta de competitividad, cuando los codiciosos no incrementan insaciablemente sus beneficios (deslocalización empresarial). Estas son las suculentas recetas que un sistema económico y financiero corrupto nos desean imponer en aras a mantener el  estado del bienestar. Eso sí, a cambio lo que recibamos debemos invertirlo en más  y más consumo, contaminación, etc. No debe extrañarnos pues que Los índices de depresión sean mayores en países ricos que en los pobres. En los primeros, el hambre mata en los segundos el estado del bienestar, según es entendido por el capital, desquicia y enferma. Y mientras tanto, los ingenuos ciudadanos picamos en tal  anzuelo, al soslayar una reflexión serena acerca de lo que realmente importa y lo que deviene en superfluo. Y así comienza a irnos. Y recuerde que la felicidad se encuentra al alcance de sus manos, si no es usted uno de los muchos ciudadanos que viven en la tragedia para que otros tampoco se encuentren satisfechos con sus vidas. La ciencia y la tecnología, por si mismos, no conducen a ningún lado, salvo a una mejor compresión del mundo, que no es poco, hay que reconocerlo. Estas ramas del conocimiento humano adquieren valor ciudadano cuando se operacionalizan en beneficio de toda la sociedad, que no de unos pocos pero patológicos avariciosos.

estado-del-bienestar 

Estado del bienestar. Fuente: Blog Historia-Economía-Filosofía

(más…)

Etiquetas: , , ,