Nuestra Bitácora no Desaparecerá, Aunque Seguramente Cambie de de Casa: Reflexiones Sobre un Agravio Manifiesto

Supongo que los visitantes más asiduos a esta Weblog que versa sobre el mundo de los suelos se habrán preguntado ¿Qué ha pasado? ¿Otra locura del Administrador? ¡Pues va a ser que no! Todos los administradores asociados estamos de acuerdo, por una vez y sin que sirva de precedentes. Ha llegado el momento de narrar lo sucedido, así como de daros a conocer la decisión que  hemos adoptado. Diversos y variopintos sucesos colmaron la paciencia de este administrador. Reconozco que la paciencia no es precisamente una virtud que atesore. Sin embargo parece ser que esta vez creo que estaba cargado de razón. Vosotros juzgareis. No se trata de soberbia, sino de defender la dignidad de los practicantes de una disciplina científica vapuleada y vilipendiada por estos lares. Y no me refiero tan solo a la CAM, sino a todos aquellos que toman las decisiones de política científica en este santo país. Así nos va.

 

La edafología es una rama del conocimiento que se encuentra en vías de extinción y cuyo desprecio y acoso comienza a ser un deporte nacional.  Veamos que ha ocurrido. Explicaremos también como se nos está tratando en esta casa con ejemplos muy recientes.

 

Sin embargo, antes de empezar, quisiera expresar mi agradecimiento a las muestras de apoyo que hemos recibido tanto en mi correo personal como en los comentarios a nuestra nota de protesta (con excepciones, por supuesto, como la última enviada hasta la fecha: ¡el niño se aburre!). Tranquilos porque no vamos a dejar que nada ni nadie (salvo nosotros mismos) logren que dejéis de recibir nuestra información sobre el universo de los suelos. Otra cosa es que todo parece apuntar a que, en otoño cambiáramos a otro habitáculo no institucional, mal que nos pese. Eso sí nos llevaríamos todo el material, incluido el título, con vistas a que nos detectéis con facilidad.

Resulta difícil comenzar apelando a la sentencia: Todo comenzó (….). A veces los astros se conjugan y recibes bofetadas a diestro y siniestro, sin venir a cuento. En consecuencia comenzaremos por el momento en el que estalló el embrollo, no por lo más inmediato, no por orden cronológico, ni tampoco por lo que podría considerarse más grave. Digamos pues que cuando cayó la gota que colmó el vaso de agua. En cualquier caso, también abundaremos sobre como el desprecio por esta bitácora se ha manifestado palmariamente la semana pasada y hoy mismo, cuando se lee el Boletín de Noticias I + D + i de la CAM.

 

El lunes día 5 de junio, los responsables de esta estructura de “Weblogs Academicas” nos informan de que iba a realizarse un acto de público debate sobre las bitácoras de la CAM, aprovechando la Feria del Libro en Madrid. Al leer el tríptico adjunto al “e-milio”, en un fichero pdf., observo que se trata de hablar en general de las bitácoras. Nada en concreto, nada que objetar. Seguidamente, leo la lista de compañeros invitados y me disgusto ¿Por qué? Por la sencilla razón de que si nuestro “Un Universo invisible bajo nuestros pies: Los suelos y la vida” es la weblog más activa y popular (la más visitada), se me escapa la razón para no ser invitados a intervenir entre los ponentes, ya que nuestro trabajo merece por ello una recompensa. Cabe decir que, de una u otra manera, habían sido invitados los administradores de la 2ª, 3º y 4º que nos seguían en el ranking. No se trata de argumentar que es la mejor del sistema de la CAM. Ni mucho menos. No soy quien ni para hacer tal juicio de valor como parte implicada, y menos aun de “ningunear” a mis colegas vecinos. Considero que es de justicia, y pienso simplemente que otros temas “visten más” para aquellos que han tomado la decisión. No fui yo quien tuve la iniciativa de llamar la atención de los gestores de esta interesante iniciativa, sino que fueron ellos los que acudieron a mi (claro está, que se deseaba que abordara temas como el cambio climático o del Protocolo de Kyoto). Pero si somos los más visitados por algo será ¿no? Si hemos trabado como “bestias”, tras comenzar seis meses después que otros: ¿por qué no se nos reconoce el mérito y se nos soslaya?

 

Es obvio y meridiano que los responsables de la iniciativa son muy libres de invitar a los administradores de las bitácoras que consideren oportunos. Jamás lo he puesto en tela de juicio.  Ahora bien, también tenemos el derecho de sentirnos molestos. También debo resaltar que los susodichos responsables nos han dado un trato exquisito en lo personal, aspecto que debemos reconocer y agradecer. Pero el problema resultó ser que además llovía sobre mojado. Sinceramente no voy a descender a niveles de detalle que os resultarían más esclarecedores, por cuanto se trata de conversaciones personales con representantes de la Subdirección General de la CAM que propuso esta iniciativa de weblogs, que con toda seguridad tan solo son una de las partes implicadas con ciertas decisiones adoptadas por las altas instancias de la Consejería en la que se encuentran incluidos.

 

El sábado anterior, comencé la lectura de un proyecto de investigación aprobado por la  Comunidad de Madrid (CAM o CM), en el cual participo como “técnico de gestión”, y que dirige Carmen Lobo. Para mi sorpresa me encuentro con que, en lo referente a la difusión de resultados, este gestor tiene, entre otras obligaciones, poner a punto una weblog sobre “suelos contaminados” en el mismo sistema de bitácoras en la que estamos inscritos. Por supuesto, me quedé estupefacto ¿Debo retirar nuestra bitácora? ¿Debo poner en marcha otra que compita con ella? ¡Increíble! Y nadie me había avisado. ¡Muy diplomático! Y pienso para mis adentros: ¡tranquilo Juanjo! No pierdas la calma. Mantén la cabeza fría. 

 

Pero el lunes, recibo la susodicha invitación para asistir como oyente a que mis colegas hablen sobre el papel de las weblogs en la actualidad y “me reboto”.  Seguidamente llamo a Carmen Lobo por teléfono, con vistas a aclarar porqué el proyecto tienen que lanzar una bitácora, aspecto que me parece extraño para difundir resultados científicos puros y duros. Carmen me informa de que es una demanda de la propia CAM y la Subdirección General. También me explica que ella está intentando realizar las gestiones oportunas con vistas a que tal difusión de resultados científicos se realice en forma de página Web y no de Weblog, algo mucho más razonable, por cuanto se trata de informar a los ciudadanos de los resultados técnicos concretos de un programa de investigación.

 

Seguidamente,  Carmen también me comenta que la Consejería había presentado en un acto público los 10 Centros de Excelencia que la CAM iba a financiar entre los cuales se encuentra uno de aguas pero no otro de suelos (¿Por qué no uno de Aguas y Suelos, que para la problemática que sufre esta CC.AA. sería mucho mas razonable?). Por razones que no debo detallar aquí, sabía de esa iniciativa desde hacía un par de años, más o menos, ya que se me consultó como llevarla a cabo. Supongo que, lógicamente, tal consulta se llevó a cabo contando con otros muchos colegas científicos. Sin embargo resulta paradójico que la mayor parte de mis puntos de vista, en lo que a la estructura concierne, coincidieran con los que yo personalmente propuse a los dirigentes de la CAM. Dicho de otro modo, un edafólogo puede ser consultado por cuanto su punto de vista interesa, para luego ser despreciado, tanto en lo que respecta a incluir la edafología en el llamado “Sistema de Centros de Excelencia de la CAM”, y lo que es más incomprensible aún, “ningunear” los contenidos de una simple y modesta bitácora de suelos. Este último hecho me resulta harto mezquino.

 

También fui informado que, el proyecto en el que debo o debía participar como Gestor, ha recibido mucha menos financiación que otros que habían sido peor calificados, no existiendo partida monetaria para las actividades que debía realizar yo personalmente. En otras palabras: debo realizar un trabajo “gratis” cuya misión consiste (entre otros) crear una bitácora que conllevaría la desaparición de la nuestra, que tanta ilusión y esfuerzo venimos colaborando varios  expertos. ¡Boicotearme a mi mismo! ¡Inefable!, ¡Indignante!, y sobre todo ¡humillante! Más aun, soy informado que algún dirigente del Gobierno de la Comunidad de Madrid tenía la idea de que en la Finca Experimental de Encín (Sede del Instituto Madrileño de Investigaciones Agrarias (IMIA) sobraba espacio para las parcelas de experimentación, por lo que debían “apretarse” y ceder espacio con vistas a construir dos campos de golf.  Se trata del único Instituto de Investigación que alberga la CAM en materia de suelos, por lo que debo entender lo que realmente importa la investigación edafológica a nuestro gobierno autónomo. También es cierto que después, me llegaron noticias de que tal inefable pretensión se estaba encontrando con una fuerte oposición. En cualquier caso, sobre el tema del sellado asfáltico, la construcción y el despilfarro de recursos hídricos (como el que se genera en los campos de golf, que todos practicamos por ser el deporte patrio), habíamos ya escrito duras denuncias en esta Weblog y en varias comunicaciones u ocasiones. Veremos luego como se desprecian los contenidos de nuestra weblog. 

 

Debido a que este Administrador que os escribe es más rápido que “Billy el Niño” a la hora de dimitir (“rara avis” en nuestros días), y que por desgracia también adolece  de un fuerte temperamento, consulté con todos los colaboradores o administradores asociados. Ahora bien, eximo a Carmen Lobo de decantarse, debido a que trabaja para la propia CAM y podría ponerla en un serio compromiso. Todos sin excepción, consideraban que la decisión de no tenernos en cuenta en el Acto sobre las Weblog de la CAM es, como mínimo una falta de respecto merecedora de ser aclarada por parte de los responsables en la toma de decisiones de quien debía participar y quien no.           

 

Seguidamente manifiesto mi malestar por lo sucedido, tanto al Subdirector General de Investigación de la CAM, como al responsable de estas Weblogs y seguidamente edito la nota de protesta y nuestro consiguiente cese de actividad temporal que precede a esta. Ambos se ponen en contacto conmigo manifestando su pesar. Así como de que no había mala intención por su parte. Seguidamente, tras consultar de nuevo con los Administradores asociados, decidimos darnos un tiempo de reflexión hasta otoño. Tal periodo no implicaría un paro en nuestra actividad, sino más bien una desaceleración en el número de notas publicadas. Tal ralentización ya estaba, por otra parte, prevista de antemano. Pensábamos iniciarla tras cumplir un año, es decir a finales de septiembre. Lo que deseábamos era que esta bitácora tuviera para entonces un mínimo de contenidos, como para realizar una “foto instantánea” que mostrara a los ciudadanos que es la edafología y el porqué de su necesidad como ciencia. Para ello, debíamos seguir a un ritmo más bien intenso durante los próximos tres meses (incluido el periodo vacacional de verano), por cuanto aún quedan temas fundamentales por abordar, que ni tan siquiera hemos insinuado.

 

Del mismo modo, explico a la persona responsable de la  CAM que desearíamos una explicación pública en esta Weblog del por qué del mal trato que hemos recibido, siempre en nuestra opinión.  No solicitamos disculpas, ni actos de contrición personales (ni confidenciales), por cuanto no sirven de nada. Tan solo deseamos una aclaración del porque unas weblogs reciben un trato de favor en detrimento de otras que, como la nuestra, han sido mucho más activas, trabajadas y populares. Dicho de otro modo, consideramos que estamos recibiendo un trato discriminatorio respecto a otras bitácoras, menos trabajadas, que parecen ser mimadas con esmerado celo. Demandamos un trato igualitario ¿Es pedir demasiado? Se nos pide tiempo para reflexionar su decisión y quedamos en ello.

 

Y mientras esperamos, justamente cuando estaba escribiendo esta nota (18-¡9 de Junio de 2006), se vuelve a poner patente un trato vejatorio como vamos a demostrar seguidamente.

 

Hoy (19 de Junio de 2006) el Boletín de Noticias de I + D + i de la CAM publica la noticia: La desertización amenaza a más del 30% de España., a cuyo pié, en donde se habla de enlaces de interés, se hace referencia a dos weblogs, que no versan sobre el tema, cuando hemos publicado unas 15 notas especificas sobre la materia, e incluso le dedicamos un monográfico de más de una semana que comenzó con la nota: Semana de la WeblogUn Universo Invisible Bajo Nuestros Pies”: Sobre el Año Mundial de los Desiertos y la Desertificación, que fue seguido por otras comunicaciones en los meses consecutivos.  Del mismo modo, la semana pasada, el susodicho Boletín de Noticias de I + D + i de la CAM se hizo eco de una nota sobre un Informe del Observatorio de Sostenibilidad situado en Alcalá de Henares, que llevaba por título: Un informe revela la insostenibilidad del modelo de construcción de España. En este si se nos cita. Ahora bien una de estas weblogs “mimadas” publica al día siguiente la nota: “El informe de cambios de uso del suelo: Estamos locos”. Tal nota sale en portada del Boletín. El autor, que al parecer no tiene la buena costumbre de ver que temas abordan sus compañeros, ni nos menciona ni se informa debidamente, actitud tenemos la buena costumbre no llevarla a cabo por respeto a nuestros colegas. Sobre este tema también hemos abundado hasta la sociedad, al contrario que en la weblog mentada. Para no aburrir al lector,  citaremos tan solo otra noticia que aparece hoy en el Boletín: “Un ‘arca de Noé’ vegetal preservará semillas de todo el mundo en el Ártico”. Pues bien, aparecen en los enlaces de interés otras dos Weblogs, pero no la nuestra, para variar.  Una de ellas, como no, la de la susodicha bitácora de trato preferente que no en ningún modo ha abordado el tema. Resulta que el día 30 de marzo de 2006 editamos la notaLos Suelos: bancos de Semillas por Antonomasia. Podríamos seguir y seguir, y seguir ad nausean. Da igual: ¡Para qué! Tan solo lean la noticia siguiente: “Mirando al suelo” y constata todo lo que digo.

 

Resumiendo tenemos abundantes evidencias de que no se trata a todas las weblogs por el mismo rasero. Nos sentimos dolidos por cuanto nuestro esfuerzo ha sido tremendo, como se puede constatar por el número de publicaciones realizadas (el mayor y comenzando mucho más tarde que otros) y que hemos recibido el mayor número de visitas de todas las weblogs que actualmente pertenecen en el sistema de la CAM. No pedimos más que un trato equitativo que se nos niega, y con ello a nuestros lectores, a los edafólogos y a la edafología.

 

Resumiendo, o la CAM nos ofrece a todos explicaciones de lo que está sucediendo (lo cual no tengo más remedio que poner en duda), o no tendremos más remedio que irnos con la música a otra parte. Mientras tanto, y si se nos permite, continuaréis, a partir de ahora, recibiendo nuestras notas. En otoño o seguimos aquí (si se nos da lo que solicitamos que no es mucho, sino justo) o seguiremos en informándoos desde otro punto de la Web.

 

Gracias a todos y no os defraudaremos.

 

Juan José Ibáñez en nombre de todo el equipo:

“Un Universo Invisible Bajo Nuestros Pies: Los Suelos y la Vida”

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Gracias por vuestra aclaración, la estaba echando en falta.

Aunque por falta de tiempo no la he solicitado antes, también imaginaba que si no la explicitabais sería por alguna razón importante.

Espero que no nos abandoneis definitivamente y que podamos seguir disfrutando de vuestros conocimientos y vuestra dedicación.

Por favor, si cambiais de ubicación hacédnoslo saber por todos los medios que estén a vuestro alcance.

Os felicito por el trabajo realizado y también pido que se disculpen públicamente.

¡Espero que muy pronto pueda volver a disfrutar de vuestros conocimientos!

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..