Bacterias del Suelo en la Lucha contra el Cáncer

Pues (..) ¡ puede ser una realidad!. Pero habrá que esperar hasta que se realicen los ensayos clínicos en humanos, con vistas a demostrar su eficacia. De hecho, (ya os hablamos de la rapamicina, de origen semejante, que también dicen que es útil en esta empresa). Las esporas de Clostridium sporogenes pueden ayudar “en principio” a “erradicar “todos los tipos de tumores sólidos”, tras ser manipuladas genéticamente, según parece desprenderse de la nota de prensa que hoy comentamos. Estas poseen una encima mejorada en los laboratorios que activa un agente cancerígeno que es incorporado al paciente por otra vía. Tal bacteria no deja de ser una cepa no patogénica de C. botulinum, microorganismo ancestral que se apareció en la tierra hace cientos de millones de años, es decir con anterioridad a la actual atmósfera rica oxígeno generada por la propia vida. Por tanto, se trata de un bichito que necesita de un  ambiente bastante anóxico, como el que se da en el centro de los tumores sólidos. Según los investigadores firmantes del estudio, tal terapia elimina las células cancerígenas, no afectando a las que constituyen el tejido del paciente. Eso sí, reiteremos que hasta que no se hagan los experimentos control con humanos se trata de una promesa entre otras muchas, que no una realidad incuestionable. La prensa científica en estos casos, esta repleta de aparentes procedimientos innovadores que, a la postre, no resultaron ser eficientes. Seguidamente abundamos en la noticia, planteándome de paso algunas dudas.

colonias-de-clostridium-sporogenes

Colonias de Clostridium sporogenes. Fuente: totallyfreeimages.com

Mi principal preocupación, en el caso de que todo el procedimiento llegara a buen puerto, estriba en la cuestionable hipótesis de atacar el centro del tumor, en donde escasea el oxígeno. La mayor parte de los expertos consideran que es el núcleo del problema, por lo que las biopsias con vistas a caracterizar la malignidad de un cáncer sólido (que no todos, como es el caso de la leucemia, entre otros) intentan llegar a aquel enclave a la hora de realizar el diagnóstico. Sin embargo, otra corriente más heterodoxa defiende que las células más activas y peligrosas emigran del centro a la periferia, en donde existen más nutrientes y oxígeno. Si esta última tesis fuera cierta, la terapia “quizás” fuera considerablemente menos efectiva de lo que se prevé.” Pero ¿quien es Clostridium sporogenes?, Pues ni más ni menos que una cepa inócua de C. botulinum, que tantos problemas ha generado a lo largo de la historia a la salud humana. Hablamos de esa infección denominada botulismo que puede incluso llegar a ser mortal. Eso si, actualmente la toxina botulínica también es utilizada para tratamientos estéticos, de esos que dicen “rejuvenecer” nuestros rostros etc. Vamos que el compuesto puede ser útil para ciertos propósitos, aunque no deja de ser tóxico en general para el cuerpo humano.

Como nos informa Wikipedia, las cepas de C. botulinum que no producen la toxina botulínica son referidas como Clostridium sporogenes Las especies son filogenéticamente indistinguibles, por lo que el C. sporogenes es a menudo usado como un modelo para el estudio de subtipos tóxicos. Otra cuestión que habría que recordar estriba en que el concepto de especies no funciona en el universo bacteriano, por lo que también podría defenderse que se trata de dos cepas de el mismo taxon.

Os dejo primero con una traducción abreviada de la noticia. Seguidamente incluyo la nota de prensa original en ingles para seguir con la traducción realizada en otro blog que no me termina de convencer, y entre otros motivos porque se persiste en esa maldita manía de no enlazar con la fuente original. Así el ciudadano no puede profundizar en la noticia, si se encuentra muy interesado en ella. Lamentablemente abundan este tipo de bitácoras.

Traducción Abreviada Personal de la Noticia en Inglés:

La terapia utiliza Clostridium sporogenes – una bacteria que se encuentra muy extendida en los suelos. Las esporas de la bacteria se inyectan en los pacientes y sólo crecen en tumores sólidos, en donde producen una enzima bacteriana específica. Un medicamento contra el cáncer se inyecta por separado en el paciente en forma de un inactivo “pro-droga”. Cuando el pro-fármaco llega al sitio del tumor, la enzima bacteriana activa tal droga, lo que le permite destruir solamente las células de su entorno, es decir, las células tumorales.

(…) Se han introducido un gen de una versión muy mejorada de la enzima en el ADN de C. sporogenes. Esta última se produce en cantidades mucho mayores dentro del tumor que las variantes precedentes, siendo más eficiente en la conversión de la pro-fármaco en su forma activa. (…) Un requisito fundamental para cualquier tratamiento nuevo contra el cáncer deviene de su capacidad de dirigirse a las células cancerosas, excluyendo las células sanas del sujeto (…). La nueva terapia natural satisface esta necesidad, al contrario que la quimioterapia al uso. “Los clostridios son un antiguo grupo de bacterias que se desarrollaron en el planeta antes de que tuviera una atmósfera rica en oxígeno, por lo que prosperan en ambientes con  poco oxígeno, o sin este gas. Por tanto resulta trivial que, cuando las esporas de esta bacteria se inyectan en un paciente afectado de cáncer, tan solo crezcan anaeróbicamente, es decir, en el mismo centro de los tumores sólidos. El procedimiento es completamente natural, por lo que no requiere otras manipulaciones para surja efecto. Resulta ser sumamente específico contra las células cancerosas. Podemos aprovechar esta especificidad con vistas a erradicar las células tumorales, dejando los tejidos del enfermo sanos”, (…)

La investigación puede conducir finalmente a un procedimiento simple y seguro con vistas a la curación de una amplia gama de tumores sólidos. “Esta terapia mataría a todos los tipos de células de las afecciones tumorales sólidas. El tratamiento podría ser más eficaz que los procedimiento quirúrgicos, especialmente para los pacientes de alto riesgo o con localizaciones tumorales difíciles“.

Juan José Ibáñez

Harmless Soil-Dwelling Bacteria Successfully Kill Cancer

ScienceDaily (Sep. 5, 2011) — A bacterial strain that specifically targets tumours could soon be used as a vehicle to deliver drugs in frontline cancer therapy. The strain is expected to be tested in cancer patients in 2013, says a scientist at the Society for General Microbiology’s Autumn Conference at the University of York.

The therapy uses Clostridium sporogenesa bacterium that is widespread in the soil. Spores of the bacterium are injected into patients and only grow in solid tumours, where a specific bacterial enzyme is produced. An anti-cancer drug is injected separately into the patient in an inactive ‘pro-drug’ form. When the pro-drug reaches the site of the tumour, the bacterial enzyme activates the drug, allowing it to destroy only the cells in its vicinity — the tumour cells.

Researchers at the University of Nottingham and the University of Maastricht have now overcome the hurdles that have so far prevented this therapy from entering clinical trials. They have introduced a gene for a much-improved version of the enzyme into the C. sporogenes DNA. The improved enzyme can now be produced in far greater quantities in the tumour than previous versions, and is more efficient at converting the pro-drug into its active form.

A fundamental requirement for any new cancer therapy is the ability to target cancer cells while excluding healthy cells. Professor Nigel Minton, who is leading the research, explains how this therapy naturally fulfils this need. “Clostridia are an ancient group of bacteria that evolved on the planet before it had an oxygen-rich atmosphere and so they thrive in low oxygen conditions. When Clostridia spores are injected into a cancer patient, they will only grow in oxygen-depleted environments, i.e. the centre of solid tumours. This is a totally natural phenomenon, which requires no fundamental alterations and is exquisitely specific. We can exploit this specificity to kill tumour cells but leave healthy tissue unscathed,” he said.

The research may ultimately lead to a simple and safe procedure for curing a wide range of solid tumours. “This therapy will kill all types of tumour cell. The treatment is superior to a surgical procedure, especially for patients at high risk or with difficult tumour locations,” explained Professor Minton. “We anticipate that the strain we have developed will be used in a clinical trial in 2013 led by Jan Theys and Philippe Lambin at the University of Maastricht in The Netherlands. A successful outcome could lead to its adoption as a frontline therapy for treating solid tumours. If the approach is successfully combined with more traditional approaches this could increase our chance of winning the battle against cancerous tumours.”

Story Source: The above story is reprinted (with editorial adaptations by ScienceDaily staff) from materials provided by Society for General Microbiology, via EurekAlert!, a service of AAAS

Noticia traducida por el Blog: El profesordeciencias

UNA ESPORAS DE LA “BACTERIA CLOSTRIDIUM” UNA POSIBLE “CURA CONTRA EL CANCER”

por elprofesordeciencias 2011-09-07 – 11:39:21

Una bacteria que se encuentra en el suelo está mostrando prometedores resultados como forma de llevar fármacos contra tumores cancerígenos. Las esporas de la bacteria Clostridium sporogenes pueden crecer dentro de algunos tumores, debido a que éstos carecen de oxígeno.

Un virus podría ser la clave para vencer al cáncer

Un grupo de científicos británicos y holandeses consiguieron crear mediante ingeniería genética una enzima dentro de la bacteria para activar una droga contra el cáncer.

Los expertos señalan que tomará cierto tiempo antes de conocerse los beneficios potenciales del trabajo de investigación, que se está presentando en la conferencia anual de la Sociedad Británica de Microbiología en la Universidad de York.

Las esporas de la citada bacteria sólo crecen dentro de tumores sólidos como los de mama, cerebro y próstata y no en otros tejidos del cuerpo donde el oxígeno sí se encuentra presente.

Tejidos sanos “ilesos”

Durante muchos años los investigadores han estado explorando la posibilidad de que los “vectores” del clostridium puedan llevar fármacos contra el cáncer.

“Cuando las esporas de la Clostrida se le inyectan al paciente con cáncer, sólo se desarrrollaran en ambientes donde se haya agotado el oxígeno. Por ejemplo, en el centro de tumores sólidos. Este es un fenómeno totalmente natural, que no requiere alteraciones fundamentales y es exquisitamente específico” Profesor Nigel Minton, Universidad de Nottingham.

Los científicos de la Universidad de Nottingham y de la Universidad de Maastricht lograron crear mediante la ingeniería genética una versión mejorada de una enzima dentro de la bacteria Clostridium sporogenes.

En experimentos con animales, también se inyectó una droga al torrente sanguíneo que sólo se activa cuando es accionada por esta enzima.  Es entonces que el fármaco destruye todas les células vecinas. Es decir, las células del tumor.

El profesor Nigel Minton, quien encabezó el equipo de investigación, indicó que “las clostridas son un grupo antiguo de bacterias que evolucionaron sobre la Tierra antes de que el planeta tuviera un atmósfera rica en oxígeno y por lo tanto pueden crecer con fuerza en condiciones de bajo oxígeno“. “Cuando las esporas de la Clostrida se le inyectan al paciente con cáncer, sólo se desarrollarán en ambientes donde se haya agotado el oxígeno. Por ejemplo, en el centro de tumores sólidos”. “Este es un fenómeno totalmente natural, que no requiere alteraciones fundamentales y es exquisitamente específico”.”Podemos explotar esta especificación para matar las celular del tumor sin dañar los tejidos saludables”. El equipo proyecta ahora trabajar con otros investigadores para comenzar a efectuar pruebas con pacientes en 2013.

Por su parte, el portavoz de la institución británica “Cancer Research”, Neil Barrie, subrayó que “encontrar formas de tener como objetivo los tratamientos en células cancerosas sin dañar al mismo tiempo las células saludables es un propósito clave para los investigadores de todo el mundo”.

“Sin embargo, es un problema difícil de solucionar, especialmente porque cada cáncer es distinto. Este enfoque particular no ha sido probado con pacientes, así que tomará tiempo antes de que los investigadores sepan si ofrecen beneficios reales”

Etiquetas: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..