La Invasión de las Lombrices Mediterráneas de los Suelos Irlandeses ¿Especies Invasivas, Cambio Climático?

Hay días que merece comentar alguna noticia científica por su interés y otros por su estupidez. Hoy nos toca mentar una de las del segundo tipo. Como veréis más abajo, al leer la nota de prensa, constataréis como en Irlanda andan preocupados por la presencia de ciertas especies de lombrices de tierra de origen Mediterráneo en sus suelos patrios. Eso sí, parece que también los plumillas irlandeses ponen títulos sugerentes que no se corresponden con las conclusiones a las que llegan los científicos en el estudio. Para ser más concisos, se ha detectado una especie de lombriz (Prosellodrilus amplisetosus) mediterránea en una granja urbana de ese hermoso y fresquito país, por lo que los expertos “en primera instancia” se preguntaban si había cambiado el clima tanto como para permitir tal invasión del Imperio Español en sus suelos. Pues bien, al margen de que si uno observa los registros de las estaciones meteorológicas de aquél lugar constatará que apenas han subido unas décimas de grado (…), estos investigadores aciertan al señalar que (i) el efecto de isla térmica de las ciudades tiene como resultado que las temperaturas dentro de ellas sean algunos grados superiores a las registradas en los genuinos paisajes agrarios. Y tal efecto no depende del calentamiento de la atmósfera, si no del consumo de energía de las urbes y su disipación en forma de calor (como dicta el segundo principio de la termodinámica); (ii) que la globalización, con su trasiego de materiales, abonos, ganado, etc., acarrea que muchos organismos vivos arriben a otros lares con mucha mayor facilidad que en el pasado y (iii) Que la lombriz detectada no compite con las autóctonas del país, consumiendo otro tipo de materia orgánica que las nativas, por lo que ocupa un nicho ecológico vacío y se desarrolla con facilidad, sin competencia. Sin embargo, los autores de la publicación también incurren en dos errores de consideración: (i) alegan que no se trata de una especie invasiva o invasora ya que no compite con las indígenas (esto es mezclar churras con merinas) y (ii) que el recurso que consumen estas lombrices mediterráneas pueden incrementar las emisiones de dióxido de carbono de lo suelos irlandeses a la atmósfera. Vayamos por partes. Resulta palmario que el clima de las granjas urbanas no es el mismo que el de las que se ubican en medio de las campiñas irlandesas, pero además tan solo han localizado al intruso ”en una explotación”, por lo que bien pudiera tratarse de especies turistas (así se llaman también en la literatura científica) que aparecen en un lugar para desaparecer posteriormente sin dejar rastro. Supongo que sería un grupo que llegó allí para aprender el inglés. En cualquier caso, una especie invasiva lo es con independencia de que genera estragos en el medio ambiente receptor o no. Finalmente, habría que estudiar con detenimiento si al asentarse (en caso de hacerlo) la especie foránea genera un incremento de emisiones o las reduce. Como ya vimos en otros post, los lumbrícidos generan agregados orgánico minerales estables, por lo que bien pudiera ser que reduzcan en lugar de aumentar las emisiones de carbono a la atmósfera. El resultado final será el producto de como encaja la emigrante mediterránea (que ha salido forzada por la crisis económica que sufren los países del sur) en el sistema suelo, y que tipo de modificaciones ecosistémica genera. Nada de esto ha sido investigado, por lo que el mal augurio de los científicos aludidos no puede sustentarse en argumento científico alguno, sino en otros racistas ¿?. De todo ello se desprende que se trata de un caso más, ya que los anglosajones han sido expertos en acarrear sus especies a casi cualquier parte del mundo intencionadamente, como vimos en nuestro post Historia de las Especias Invasivas o Invasoras: Dos Caras de la Misma Moneda (las Lombrices de Tierra a la Conquista del Nuevo Mundo). Más aun, diversas lombrices de clima templado se establecieron en otros tropicales sin dificultad. Jamás se debe confundir la distribución geográfica actual de una especie con los hábitats potenciales en donde puede implantarse. Se trata de un craso error. Mutatis mutandis, la noticia no atesora más valor que la que tiene, ninguno a no ser que la especie en cuestión no sea turista y se verifiquen sus repercusiones sobre el metabolismo de los suelos irlandeses. Parece que hablamos de una emigración de personas no deseadas en lugar de ciencia. ¡Qué horror!: Que nos invaden los mediterráneos………La leyenda negra sobre España continua….

Prosellodrilus amplisetosus

“Presunta” especie mediterránea osando invadir los verdes campos irlandeses (Prosellodrilus amplisetosus). Fuente: adearisandi.wordpress.com. A por ellos ohé, a por ellos, ohé ohé ohé ¿Pero se trata de la lombriz en cuestión?.

 PD. ¿No será una especie Africana que llego allí, tras introducirse en Europa por la Península Ibérica en Patera? La respuesta se encuentra en el enlace de la foto. ¡Pero hay que saber idiomas!

Juan José Ibáñez

Mediterranean Earthworm Species Found Thriving in Ireland as Global Temperatures Rise

ScienceDaily (July 25, 2012) — Scientists have discovered a thriving population of Mediterranean earthworms in an urban farm in Dublin, Ireland.

The findings by University College Dublin scientists published in the journal Biology Letters suggest that rising soil temperatures due to climate change may be extending the geographical habitat range of the earthworm Prosellodrilus amplisetosus.

“Soil decomposer species including earthworms are frequently introduced into non-native soils by human activities like the transportation of nursery plants or live fish bait,” says Dr Olaf Schmidt from the UCD School of Agriculture and Food Science, and the Earth Institute, University College Dublin, one of the authors of the report.

There have been a few recordings of the earthworm P. amplisetosus outside of its native range in the Aquitaine region of south-western France, but now we have discovered a successfully thriving population in Ireland, about 1,000 km north of its native habitat.”

Urban farms have higher temperatures than rural farms so the scientists suggest that this may have helped P. amplisetosus to become established in this new location. The mean yearly air temperature in Aquitaine in south-western France is about 3 degrees higher than in Dublin, Ireland.

The finding brings to 27 the total number of known earthworm species living in Irish soils.

According to the scientists, the Mediterranean species of earthworm P. amplisetosus is not an invasive species in Ireland. It does not directly compete for resources with the other resident species.

“By comparing the chemical composition of the worms, we discovered that the newcomers feed on a portion of the soil that the other resident earthworms do not use,” says Carol Melody, a PhD student at the School of Agriculture and Food Science, University College Dublin, who co-authored the research paper.

P. amplisetosus is a soil decomposer that eats organic carbon in portions of the soil to which the resident worm species don’t have access,” she says.

If other soil decomposers like P. amplisetosus start to expand their habitat ranges we could see increasing amounts of CO2 being released from the soil where previously this carbon had been locked up because it was inaccessible to native earthworm species,” says Dr Schmidt.

A sample of the P. amplisetosus found thriving in Dublin, Ireland, has been deposited in the Natural History Museum in London to archive the scientific discovery and to make scientists in Britain aware of the southern vagrants.

Story Source: The above story is reprinted from materials provided by University College Dublin. Note: Materials may be edited for content and length. For further information, please contact the source cited above.

Journal Reference:C. Melody, O. Schmidt. Northward range extension of an endemic soil decomposer with a distinct trophic position. Biology Letters, 2012; DOI: 10.1098/rsbl.2012.0537

Etiquetas: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Yo diría que cuando se habla de emisiones de CO2 en un ecosistema debemos hablar de emisiones netas, so pena de tomar las partes por el todo y criminalizar a todo organismo que no sea autótrofo. Podríamos acabar como aquel presidente de EEUU que decía que las plantas también contaminaban pues emitían CO2 por la noche. ¡Pobres lombrices mediterráneas en tierra extraña!

(requerido)

(requerido)


*