Posts etiquetados con ‘Historia de la Tierra’

La misteriosa supervivencia de los corales en la historia de la Tierra (y el cambio climático)

corales

Corales y arrecifes coralinos (Fuente: Google imágenes)

La naturaleza de la Tierra se encuentra repleta de maravillas. Sin embargo por su belleza y diversidad los corales sobresalen como pocas. Si en el futuro los fondos marinos son considerados suelos, tengan toda la seguridad que los arrecifes de coral serán clasificados como tales “de algún modo”, siguiendo una lógica parecida a la de las turberas terrestres o Histosoles. De hecho los archipiélagos de origen volcánico, cuya vida se puede considerarse breve en términos geológicos, terminan siendo sumergidos tras colapsase los edificios que dejaron sus juveniles erupciones, dando paso en su senectud, es decir antes de que las islas desaparezca (como es el conocido caso de los atolones) a unos suelos aéreos sobre la escasa y menguante superficie de coral  que coronaba las antaño imponentes montañas de basalto, etc. emergidas que finalmente serán enterradas bajo el mar. ¡Amén!. Como ya reiteramos en post precedentes, en los denominados estudios acerca del calentamiento climático,  se han publicado demasiadas cosas, ¡demasiadas!, que a mi modo de ver carecen de mucho sentido, o simplemente no atesoran ninguno. Sin embargo, ¡en primera instancia!, la degradación y pérdida de las masas coralinas resulta ser uno de esos casos que pudiera encontrarse justificado, siendo motivo de una honda preocupación. La degradación de los corales y los arrecifes coralinos (como por ejemplo el denominado blanqueamiento de los corales) puede ser debida a diversas causas, como el cambio de la temperatura de las aguas, su composición química, la contaminación de los vertidos generados por los humanos en la tierra emergida, enfermedades, el incremento de la carga sedimentaria de los cauces fluviales, debido al aumento de la erosión de la superficie terrestre que emerge sobre las aguas, materiales tóxicos que vertemos los humanos,  etc.   Obviamente, en lo que respecta a la temperatura y química de las aguas el mentado calentamiento climático puede afectarlos negativamente y en gran medida. ¡No lo dudo!. Sin embargo, llevaba tiempo pensando en explicar en un post que a mi ¡algo no me cuadraba!.

Estas estructuras han vivido en el Planeta durante cientos de millones de años, habiéndose detectado fósiles con la venerable edad de 548 cientos de millones de años en el desierto de Namibia. Algunas estructuras actuales comenzaron de hecho a formarse hace decenios de millones. Como se trata de un tema que vende mucho, por combinarse la gravedad del problema con su productividad económica y la aludida hermosura, los estudios y notas de prensa han proliferado, como la miríada de pólipos y las micro-algas que conforman estas formas de vida simbióticas. Y de este modo, se ha ido embutiendo en la mente de los ciudadanos que se encontraban bajo un serio peligro de extinción. Debo suponer que diversos colegas también serán de la misma opinión porque si no…… Empero reitero que algo no me cuadraba. Veamos el porqué.

 A lo largo de cientos de millones de años la Tierra ha sufrido algunas glaciaciones globales, inmensos y prolongados periodos de erupciones volcánicas, el impacto de ciertos cuerpos extraterrestres que, como algunos meteoritos, cambiaron el clima abruptamente, condicionando la posterior evolución de la vida, provocando la acidificación de los océanos, periodos mucho más cálidos que los actuales, y un largo etc. Y todo este tipo de avatares fueron superados por las masas coralinas.  ¿Por qué ahora si la temperatura media del Planeta asciende uno o dos grados no iban a sobrellevar y resistir, tal menudencia? Francamente no lograba entenderlo.

Hace ya muchos meses o quizás algún año, leí una noticia en la que ya decía los autores decían haber comprobado lo que la nota de prensa que os muestro hoy dice “haber descubierto”:Promiscuity may help some corals survive bleaching events” En esta nota, y como ya pueden entender los que tengan algún conocimiento de esa endiablada lengua a la que denominamos suajili, los arrecifes lograron sortear tanto ajetreo debido a su “promiscuidad” ¿¿??. ¡hasta bajo del agua la naturaleza parece ser sexualmente incorrecta!: ¡cochinas ellas!, o mejor sería decir. “cuánto titular calenturiento.

Básicamente la denominada “promiscuidad” de estas criaturas, da cuenta que cuando la asociación entre el pólipo y el alga se ve seriamente perturbada por un cambio en las condiciones ambientales, como la temperatura o la química del agua, en la colonia, el alga que contenía es sustituida por otra especie, que mejora la respuesta del cuerpo simbiótico, adaptando toda la estructura a las nuevas condiciones ambientales. Este tipo de procesos, no es  ni mucho menos singular, existiendo ejemplos, que ya hemos descrito, en el suelo, como por ejemplo entre una especie arbórea y sus micorrizas, entre otros. ¿Y eso es todo?. Francamente no lo sé, pero el mecanismo, por pura lógica, parece ser lo suficientemente razonable como para explicar, que tanta preocupación seguramente no se encuentra justificada. Obviamente el mundo de los corales es lo suficientemente complejo como para que existan algunas excepciones, por lo que podrían extinguirse algunos tipos y afectarse temporalmente amplias regiones. Por lo tanto, posiblemente en algunos lugares, la polución, exceso de sedimentos erosionados tierra adentro que acarrean los ríos al mar y algunas, así como otras actividades humanas, puedan dañar o arrasar algunas formaciones coralinas, sin embargo, esos maravillosos corales permanecerán entre nosotros y seguramente después de que nos extingamos.

Os reitero que, por mucho que la nota de prensa diga lo contrario, yo ya había leído este proceso con anterioridad. Punto y final al misterio de los corales. Abajo os dejo la nota de prensa, así como otra relacionada con el zooplancton, que da cuenta de lo poco que sabemos sobre la vida en el mar, por mucho que los científicos pretendamos aparentar lo contrario. También os dejo unas notas preliminares extraídas de Wikipedia, “National Geographic”, y algún que otro sitio Web más, con vistas a que no tengáis que buscar material básico acerca de la naturaleza de los corales. Espero haber eliminado algo de estrés ambiental de vuestras mentes. Pero………

Sin embargo, como algunos  hoy terminaré otro post con una noticia casi coetánea que nos advierte que el ascenso de medio grado de temperatura en el planeta es decir 2 en lugar de 1.5 ºC  pondría en amenaza a los corales. En fin que parece ser que no leemos y cada científico dispara por donde le peta.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

La Historia de los Suelos en el Contexto de la Historia de la Tierra

En algunos post anteriores ya os comentamos algunos posibles escenarios de como pudo ser la edafosfera en algunas épocas geológicas remotas. En dos entregas (ver enlaces al final del post) os mostré varios de los rasgos más generales. Sin embargo me siento un tanto frustrado, por cuanto aunque nuestro conocimiento de la Historia de la Tierra avanza rápidamente, permanecen grandes interrogantes por responder, muchos de los cuales no nos permiten aportar la información que desearíamos. Así por ejemplo, abajo os muestro tres noticias que nos informan de su pasado y futuro. Sin embargo, aunque se publiciten a bombo y platillo, apenas precisan mejor algunas fechas clave respecto a lo que leí hace más de dos décadas. Por otro lado, permanece un problema conceptual que también entorpece abordar el tema en mayor profundidad. Me refiero el interés en la búsqueda de un nuevo concepto de suelo, ya que según abracemos uno y otro, también cambia la historia de la edafosfera. Se trata de un tema que me interesa personalmente, por lo que suelo apresurarme a leer todo lo que cae en mis manos acerca de estos asuntos. Escribo este post justamente el día que la prensa nos informa que existe abundante agua en Marte, aunque aún no se han detectado rastros de vida. Pero vayamos al contenido de las noticias. La primera nos informa de que la Tierra será habitable para la vida “por lo menos otros 1.750 millones años, una conclusión que tiene en cuenta nuestra distancia del Sol y las temperaturas en las que es posible que el planeta tenga agua líquida. Después, “la desolación”. Sin embargo, al parecer no han contado con el ciclo de vida de la Tectónica de Placas, ya que cuando a ese motor nuclear que tenemos bajo nuestros pies, se le agote el combustible, sus efectos tornaran la Tierra inhabitable, con independencia de que nos encontramos dentro o fuera de la zona de habitabilidad del sistema Solar. Buscando en el ciberespacio, se asume que este último hecho tardará en ocurrir en unos 2.000 millones de años, aunque existen grandes incertidumbres. Eso sí, al cotejar estas tres informaciones, se puede inferir que podríamos (o no) salir de la zona de habitabilidad astronómica con anterioridad a que se consuma nuestro combustible radioactivo (¿como ya ocurrió en el Planeta Rojo?). ¡A saber!. En cualquier caso, al parecer, los océanos se evaporarían y un Tierra yerma, sin apenas agua, totalmente inhabitable convergería hacia la fisonomía que actualmente atesora Marte en la actualidad. No obstante, también debiera contemplarse que, hasta ese momento padeceremos un sinfín de avatares catastróficos en base a ciclos de diferente duración. Por ejemplo, se especula que en unos 5.000 años entraríamos en el próximo periodo glaciar, lo cual modificaría la edafosfera  en su estructura y extensión. A escalas más amplias, también se barrunta que el próximo conteniente generado por es el latir del corazón de la Tierra al que llamamos ciclo de Wilson, “debería acaecer aproximadamente en unos 200 millones de años.  Tal evento acarrearía cambios dramáticos sobre los suelos y la vida. También pudiera ser que antes de tal fecha entráramos, como en el pasado, en la fase de una Tierra casi totalmente helada, es decir en un nuevo periodo criogénico. Sin embargo. cometas y meteoritos de enormes proporciones podrían también acabar con la vida en el Planeta antes de los plazos peeviamjente aludidos. Como un ser vivo, podemos alcanzar la vejez estadísticamente predecible con la información que disponemos o fallecer mucho antes por eventos catastróficos a día de hoy impredecibles. ¡A saber!

 Eso sí, como los microrganismos son mucho más resistentes que los seres vivos complejos, todo apunta a que tarde o temprano, dependiendo de lo que desconocemos sobre los procesos naturales, cataclismos cósmicos, como de la propia estupidez del hombre, la edafosfera viviente terminará exclusivamente dominada por microbios, algo que con toda seguridad acaeció en sus inicios.

historia-de-la-tierra-fuente-geren-fudge-org

Historia de la Tierra. Fuente: Grren Fudge.org  (más…)

Etiquetas: ,

La Alteración de las Rocas, el Sistema Climático y Algo Más

Un único sistema, pero también un sistema único, que no es lo mismo. Conforme la ciencia esclarece las relaciones entre los distintos elementos de Gea y/o Gaia, los investigadores se percatan de que el planeta Tierra es una unidad indisociable, en la cual cuando un subsistema es afectado, lo son todos los demás (en mayor o menor medida), aunque en primera instancia no nos percatemos. Y tal hecho ocurre a todas o casi todas las escalas espacio-temporales. Por lo tanto, no debería extrañarnos, ya que es la regla en cualquier tipo de sistema. ¡El todo es más que la suma de las partes!. Sin embargo, reiteramos una vez más en este post (como en otros anteriores) que el reduccionismo científico propicia una visión fragmentada del mundo natural en la que los expertos en diversos recursos naturales se relacionan poco entre sí, tratando sus objetos de estudio como cuasi-comportamientos estanco. Ya os comentamos hace años un hermoso ejemplo en el que se constaba como la fertilidad de los suelos de la Taiga dependía del ciclo de vida de los salmones, de tal modo que se detectaba una relación entre alteración de las rocas, suelos, nutrientes, fitoplancton, zooplancton, osos y los mentados salmónidos. Obviamente el clima es otro elemento clave. A lo largo de la historia de la Tierra y, por tanto, desde hace cientos de millones de años todo lo dicho comienza a ser constatado como una realidad incuestionable. Hasta la dinámica del manto terrestre, ¡sí!, ese que produce seísmos y volcanes, se encuentra estrechamente vinculado con el carbono que circula por la superficie del Planeta. La primera noticia que os ofrecemos hoy da cuenta de las regularidades comentadas a escala geológica, señalando que, en buena medida, la dinámica del sistema climático y sus océanos dependen del carbono y los nutrientes que desprenden los suelos, regolitos y rocas mediante los procesos de alteración biogeoquímica. De hecho, conforme a los estudios llevado a cabo por estos autores, las tasas de alteración mentada han aumentado en promedio desde hace 65 millones de años (tras finalizar el Mesozoico y comenzar el Cenozoico), hasta el presente, si bien tal hecho parece haber sido condicionado por la tectónica de placas, y más concretamente con el denominado “Ciclo de Wilson”. Este último nos informa que, como los latidos de un corazón, todas las continentales se han fusionado en supercontinentes, para fraccionarse después en continentes varias veces, a lo largo de la historia de la Tierra, modificando los patrones de circulación océano-atmósfera, y como corolario el clima. Desde un punto de vista edafológico, tal incremento en las tasas de alteración litológica, para dar lugar a suelos y regolitos, puede traducirse en un aumento de la velocidad de muchos procesos edafogenéticos (a escala global). Por su parte, la segunda y tercera noticias dan cuenta que la supervivencia de los corales se encuentra en peligro (ya hablaremos otro día de este controvertido problema) como resultado de la contaminación terrestre y en especial, del excesivo aporte de nutrientes y la litorización de la población humana (su concentración en las proximidades del mar). Más aun, debemos recordar que el actual calentamiento climático puede entenderse como una extracción del capital de carbono secuestrado en los reservorios terrestres hacia la atmósfera por sus mecanismos sistémicos de retroalimentación. Así pues, el carbono de la biomasa y la alteración de las rocas son reguladores de la estructura y dinámica de toda la biosfera, y así los suelos se encuentran en el corazón del sistema. De hecho, existe mucho más carbono orgánico e inorgánico en los suelos terrestres y marinos que en la atmósfera y las columnas de agua de la hidrosfera, ya sean dulces o saladas. Los edafólogos tenemos mucho que aportar y si no lo hacemos es por nuestra propia ineficacia para adaptarnos a los nuevos tiempos. Eso sí, las dos últimas notas de prensa manifiestan claramente que la sobrecarga de nutrientes que generamos desde los espacios agrarios, pero también a partir de las ciudades, son quizás tanto o más peligrosas a largo plazo, que la emisión de gases de invernadero a la atmósfera. Por tanto, una vez más, debemos insistir que la humanidad y biosfera demandan un nuevo modelo agronómico, ya que perjudicamos la salud de ambos.  Nuestro manejo actual de la producción alimentaria deviene en insustentable.

un-ecosistema-unico-fuente-poemas-de-una-mujer-un-mar-en-calma

Un Ecosistema Único. Fuente: Poemas De Una Mujer, Un Mar en Calma (más…)

Etiquetas: , , ,

Ciclo Global de Carbono: Desde el Suelo al Manto Terrestre y de allí de nuevo a la Litosfera

¿Son Gaia y Gea el mismo sistema? Siempre me había preguntado si la subducción en el manto terrestre de los materiales superficiales podría generar una alteración en la propia dinámica de este sistema, es decir la tectónica de placas. De hacerlo, la biosfera afectaría a la geosfera, pudiendo contemplarse ambas como un super-sistema único. Obviamente, no tenía conocimientos para responder a tal interrogante.  No encontraba evidencias, ni a favor ni en contra. Posiblemente los expertos tampoco. Debemos tener en cuenta que la vida ha secuestrado, a lo largo de su trayectoria, ingentes cantidades de carbono en forma de materia orgánica y especialmente de carbonatos. Muchas de las rocas de la superficie terrestre  y los suelos atesoran a estos últimos, por lo que cuando son subducidos bajo el manto terrestre, sus contenidos se incorporan al último, pudiendo modificar su composición y, como corolario, también su  estructura y dinámica.  El resultado de tales interacciones podría haber tenido como consecuencias: que (i) la tectónica de placas fuera distinta antes y después de la emergencia de la vida, a través  de los efectos sobre la litología de la corteza continental y/o oceánica (principalmente la acumulación de carbono orgánico e inorgánico en los fondos marinos); y (ii) que al aumentar con el tiempo los contenidos de carbono y oxígeno del manto, este último estaría sujeto a constantes cambios en términos de tiempo geológico, por lo que, “en cierto sentido”, las profundidades de la tierra evolucionarían en consonancia con los de la superficie.  Gaia y Gea encontrarían sus destinos inextricablemente unidos en el devenir del planeta Tierra. La respuesta a todos interrogantes aun permanece en el ámbito de la especulación pura y dura. Ahora bien, la noticia que os vamos a ofrecer hoy demuestra que el ciclo del carbono alcanza hasta el manto profundo, como también que esta capa de la geosfera ha venido a convertirse en el principal reservorio de carbono con el transcurso de los tiempos geológicos, pudiendo condicionar el clima terrestre, si este se contempla a lo largo de decenas o cientos de millones de años.  Y recordemos que, tarde o temprano los pisos oceánicos serán considerados suelos, como comienzan a aceptarse para los regolitos de Marte, con muchos menos argumentos científicos. En consecuencia, la inmersión del suelo marino bajo la corteza continental en las zonas de subducción sería el nudo gordiano de todo este entramado que nos ofrece una imagen notoriamente unificada del Planeta Tierra. Qué los suelos pudieran condicionar de esta forma la tectónicas de placas, e indirectamente el clima a escala geológica, así como el desplazamiento de los continentes, se nos atoja hoy por hoy sorprendente. Lógicamente, habrá que esperar a que futuras investigaciones nos ofrezcan respuestas solidamente basadas en evidencias científics más corroboradas. Ahora bien, se trata de una hipótesis fascinante.

Juan José Ibáñez

ciclo-gomal-de-carbono-y-el-manto-terrestre-fuente-india-talkies

Ciclo Gomal de Carbono y el Manto Terrestre. Fuente: India Talkies

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,