¿Puede el lavado natural del hierro de los suelos “ayudar” a que se generen las floraciones algales? Tal hecho “insinúan”, que no demuestran por el momento, algunos expertos australianos. Ya hemos hablado en varios post precedentes a cerca de cómo los fertilizantes y aguas residuales devastan grandes extensiones costeras de todo el mundo, primero generando una eclosión de algas, que a la postre inducirá un ambiente anóxico hasta casi vaciar los sitios afectados de vida (las denominadas zonas muertas). De este modo, las pesquerías son gravemente afectadas. Tal proceso ocurre en varias partes del mundo, conforme aumenta la polución inducida por el exceso de fertilizantes de la agricultura industrial. ¿Como afecta en este más que serio problema de degradación ambiental el hierro de los suelos?

Floraciones algales: algal-blooms. Fuente: Wikipedia

An oceanic phytoplankton bloom in the South Atlantic Ocean,

off the coast of Argentina covering an area about 300 miles by

50 miles. Fuente: Wikipedia

El hierro es también un elemento esencial para el desarrollo de las floraciones algales. En este proceso, las bacterias del suelo y de las aguas, juegan un doble papel. Las hay que inducen que la forma oxidada e insoluble de este elemento se reduzca y convirtiéndola en soluble, pasando así a las corrientes de agua. Otras formas bacterianas, por el contrario, generan su oxidación e insolubilización, pasando el hierro, en su forma inerte-oxidada a formar parte de los suelos y sedimentos.  Según el equipo de científicos australianos, cuando tal equilibrio se rompe a favor de la reducción, un exceso del metal mentado alcanza los litorales costeros, favoreciendo la aparición de este tipo de contaminación química-biológica. Sin embargo, la noticia, no atiende a explicarnos si tal suceso ha acaecido, sugiriendo que se trata de una conjetura basada en algunas evidencias.

Eso si, al analizar el proceso mentado en cuencas de drenaje con vegetación natural y  bajo repoblaciones forestales, nos informan de forma indirecta que sospechan que en las segundas podrían ser las causantes de la ruptura del equilibrio bacteriano previamente descrito. Es decir, que no solo los fertilizantes, sino los cambios de uso del suelo podían desencadenar algunos de tales eventos. Para nada mencionan el exceso de fertilización. Francamente, desconozco si existen episodios de floraciones algales de tipo natural (¿quizás las mares rojas de Galicia?; posiblemente pero ¿?), aunque sospecho que sí, y la noticia también lo sugiere, una vez más.

Habrá que esperar a que estos u otros investigadores ofrezcan pruebas más contundentes. Sin embargo, recordar que en un post anterior, mostramos como otro juego bacteriano de esta naturaleza (reducción-oxidación) resultó ser el responsable de la tragedia de salud publica que sufren los millones de habitantes que viven en varios deltas del sureste asiático, esta vez a causa del arsénico.

Juan José Ibáñez

Is Iron from Soil a Factor in Algal Blooms?

ScienceDaily (Feb. 4, 2010) — Australia’s own distinctive red soils could play a part in the formation of the stinking swathes of blue-green algae often shovelled off east coast beaches in summer.

A QUT team of scientists is taking an in-depth look at how iron, which gives our iron-rich soil its red colour, reaches water to potentially contribute to the algal blooms, which not only have a foul smell, but also make our eyes sting, cause fish kills and smother seagrass.

Their research is centred on the catchment of Poona Creek on the Fraser Coast which drains into Great Sandy Strait — a dugong sanctuary and an internationally recognised wetlands for migratory birds.

Iron is known to be a component causative factor for algal blooms but the mechanism by which solid iron in soils becomes soluble and contributes to coastal algae blooms is largely unknown.

That is why the team from QUT’ s Institute for Sustainable Resources is taking the three-pronged approach of microbiology (biogeochemistry), geochemistry and hydrology studies to put together enough pieces of the iron jigsaw to form the basis for future research into mitigating its contribution to dangerous algal blooms.

PhD student Lin Chaofeng is studying two types of bacteria in water that “feed on” iron.

One type of bacteria in our waterways changes iron into a dissolved state and another type of bacteria oxidises the iron and turns it back into a insoluble form which can settle on the bottom of a creek ,” Ms Lin said.

The oxidising type of bacteria possibly makes the iron less available as a contributing factor in algal blooms. It seems that these two bacteria usually balance each other out, but sometimes the balance is upset and so I am investigating how this happens.” QUT geology student Stefan Loehr is studying soil and sediment samples from the catchment to analyse their iron content and search for possible contributory mechanisms for iron dissolving in water.

He has studied the concentration of iron in soil in native vegetation and in pine plantations and found no significant difference in iron concentrations. “It could be that different types of plants lead iron to be more easily soluble and so I am also investigating whether there are any differences between natural vegetation and plantation areas,” Mr Loehr said.

Hydrology student Genevieve Larsen’s study of subsurface and surface water and flow processes is aimed at finding out how the iron gets from the ground into the water, and the chemical reactions that may take place when groundwater interacts in the estuary with the marine environment. “I’m looking for possible links between subsurface water and natural waterways such as streams, creeks and the sea,” Ms Larsen said.

The study is funded jointly by the Queensland Department of Primary Industries-Forestry, Forestry Plantations QLD and the Australian Research Council.

Story Source: Adapted from materials provided by Queensland University of Technology.

Post Previos Relacionados

Por razones que aun desconocemos, los enlaces que realizamos a los post anteriores de nuestra bitácora, que no de otras (¿¿??) no son exitosos, al ser visitados desde algunos buscadores. En estos casos, recomendamos incluir el título entero en vuestro motor de búsqueda (o utilizar el que se encuentra arriba a la izquierda del blog), y desde allí podréis leerlos sin la menor dificultad. Mil perdones por las molestias. Aun buscamos la razón de este desaguisado.

Pérdida y Degradación Irreversible de Suelos de Deltas y Zonas húmedas Costeras
Cinética de las Reacciones del Suelo: Una Técnica Revolucionaria para su Estudio
Contaminación de Suelos y Aguas en Culturas y Civilizaciones Ancestrales
Contaminación de Suelos y Aguas por Arsénico y El Papel de las Bacterias del Suelo
Contaminación Ambiental: La Pandemia Silenciosa
Contaminación y Fertilización del Suelo = Contaminación de Los Mares y Lagos Interiores (Del Mar Báltico al Lago Victoria)
Pérdida y Degradación Irreversible de Suelos de Deltas y Zonas húmedas Costeras
Suelos y Desarrollo Sostenible
“La Nueva Gastronomía Verde”: Polución del Suelo e Invasión de las Medusas
Entre la Fertilización del Suelo y la Contaminación Masiva del Litoral: El Precio de China en su Viaje hacia el Capitalismo
Fertilizantes y Agricultura: Una Revolución Necesaria
Tierras Marginales y Biocombustibles de Segunda Generación: Otra Gran Mentira
Floraciones algales tóxicas, Bloom tóxicos ó HABs (Salvador González Carcedo)
Algas del suelo (Biomasa del Suelo 3. Algas) (Salvador González Carcedo)
¿La producción de Biopetróleo es una estrategia de bloom o floración algal? (Salvador González Carcedo)
Compartir:

Un comentario

  1. Quedé muy interesado en el post pues vivo en la zona mostrada en la fotografía. Quería hacer la siguiente observación, si suponemos que el hierro y los fertilizantes de la pampa húmeda son llevados al mar y como vemos en la foto, la zona de crecimiento de algas se extiende paralela a la costa a unos 200km de la misma, ¿porqué no crecen directamente sobre la costa?
    Otros hechos interesantes son que la mancha se ubica justo encima del talud continental, en la zona donde convergen la corriente fría de Malvinas y la cálida de Brasil, lo cual la convierte en una zona de gran valor económico para la pesca de la merluza y otras especies. Esto da para pensar en varias hipótesis acerca de las causas y las relaciones entre hechos aparentemente inconexos.
    Si me permitís otra observación, este afloramiento de algas se sitúa al este de Buenos Aires, pero en la costa sur donde el agua es mas cálida hay una sobrepoblación de medusas que de seguro también está relacionado con los elementos que los ríos de Buenos Aires descargan al mar argentino.
    Saludos!

Deja un comentario