El Medio Ambiente en Europa 2010 (Monográfico en español-castellano de Libre Acceso en Internet)

La Agencia Europea de Medio Ambiente, una vez más, ha editado sus conclusiones acerca del estado del medio ambiente en Europa. Se trata de un documento de síntesis, por cuanto, existen otros más detallados sobre aspectos temáticos, de los que se extraen los contenidos que dan lugar a este resumen, que se presenta como un  libro en formato papel y electrónico, de 117 páginas.  Uno de los principales objetivos de esta agencia, desde su nacimiento, consiste justamente en elaborar tales informes. Eso sí, ya han recibido diferentes nombres, sin que personalmente entienda la razón. Este año se habla de SOER2010. El libro que hoy presentamos se traduce a todos, o casi todas las lenguas de los estados miembros. En el caso de las monografías más detalladas unas se traducen a ciertos idiomas, mientas que otras tan solo se presentan en el idioma del imperio, es decir el suahili. En el presente post, a demás de proporcionaros el enlace, os incluimos algunos fragmentos del texto que nos hablan del estado de los suelos de Europa. En un próximo post, os ofreceremos el enlace para que podáis bajar el volumen, mucho más extenso, que da cuenta del estado de los recursos edáficos en el continente, eso si, en inglés. El acto oficial de la presentación del libro en España, conforme a una invitación que he recibido (como otros muchos) por encargo la Ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, se llevará a cabo el día 16 de diciembre, a las 12:30 horas, en el salón de actos de la sede del Ministerio en la Plaza Infanta Isabel 1 (Madrid), por parte de la Jacqueline McGlade, Directora Ejecutiva de la Agencia Europea de Medio Ambiente. Nos anticipamos pues un poquito a las agendas políticas.

Medio Ambiente En Europa 2010 Fuente: Agencia Europea de Medio Ambiente 

El Medio Ambiente en Europa. Fuente Agencia Europea de Medio Ambiente (AMA, en Español EEA, en Suahili)

 Ya os comenté en algún post precedente mi experiencia en la redacción del capítulo de suelos en el monográfico que al respecto se editó en 1999. Como no me gustaban las cifras (demostré que eran incorrectas) que debíamos obligatoriamente incluir sobre el sellado del suelo, y menos aun que se me indicara, una y otra vez de lo que podía escribir y de lo que no, soslayé volverme a ver involucrado en este tipo de iniciativas, muy viciadas políticamente.

 Pinchando sobre estos títulos, podéis acceder al documento en español. En este accedéis directamente al volumen del  El Medio Ambiente en Europa, mientras que si lo hacéis en SOER2010 en Español entraréis en la página Web desde donde se puede bajar. Seguidamente os muestro algunos de los párrafos de este informe en los que se habla de los recursos edáficos en Europa, así como de su estado de degradación y amenazas.

 Justamente sobre el problema del sellado, en 1998 lancé la voz de alarma en la AMA por primera vez. Tardaron bastante en hacerme caso, pero las evidencias eran palmarias. También os hablaba en este blog, hace cuatro años, sobre los riesgos ambientales de la agroenergética para la “cosecha de biocombustibles”. Una vez más, cuando desde esta bitácora se dio la alarma, la Unión Europea abrazaba tal iniciativa acríticamente. El tiempo volvió a darnos la razón. Como veréis, hoy tal actividad “verde” es cuestionada por las mismas razones que lo hicimos nosotros (a parte de la seguridad alimentaria mundial, tema de gran relevancia). Este tipo de documentos requieren consenso, y tal acuerdo resulta bastante difícil de alcanzar cuando se mezclan de manera forzada churras y merinas (políticas varias, intereses patrios y ciencia). Os dejo pues con algunos de los párrafos que tal informe atesora en materia de suelos. Nada nuevo bajo el sol.

 Juan José Ibáñez

 Algunos párrafos acerca de los suelos en el informe SOER2010

 La intensificación de la agricultura no sólo supone una amenaza para la biodiversidad en las tierras agrícolas, sino también para la biodiversidad del suelo agrícola. El peso total de los microorganismos del suelo que hay debajo de una hectárea de pastizal templado puede superar las 5 toneladas –igual que un elefante de tamaño mediano– y a menudo supera la cantidad de biomasa de la superficie del suelo. Esta biota participa en la mayoría de las funciones clave del suelo. Así pues, la conservación del suelo es una importante cuestión ambiental, ya que los procesos de degradación del suelo están muy extendidos en la UE (véase el Capítulo 6).

 Allí donde los cultivos energéticos sustituyan sistemas agrarios más extensivos, también se pueden esperar impactos negativos sobre la biodiversidad y el valor recreativo del paisaje. Además, los cultivos energéticos son un competidor potencial en el uso de los recursos hídricos en regiones del mundo donde escasea el agua (8). Varios estudios recientes centrados en las posibles ganancias y pérdidas ambientales desde una perspectiva holística recomiendan un enfoque de precaución a la hora de afrontar el futuro desarrollo de la producción de bioenergía (9) (10).

 El suelo es un recurso vital degradado por muchas presiones

 El suelo sustenta el suministro de una amplia gama de bienes y servicios ecosistémicos terrestres vitales. Este complejo sistema biogeoquímico es conocido sobre todo como medio que sustenta la producción agrícola. Sin embargo, el suelo también es un componente crítico de una variada serie de procesos, desde la gestión del agua, los flujos de carbono terrestre, y la producción y absorción natural de gases de efecto invernadero terrestres hasta los ciclos de nutrientes. Así pues, tanto nosotros como nuestra economía dependemos de una multitud de funciones del suelo.

 Por ejemplo, los recursos del suelo desempeñan un importante papel como sumidero terrestre del carbono y pueden contribuir a mitigar el cambio climático y a adaptarnos a él. Sin embargo, alrededor del 45% de los suelos minerales de Europa tienen un contenido bajo o muy bajo en materia orgánica (del 0% al 2% de carbono orgánico) y el 45% tienen un contenido medio (del 2% al 6% de carbono orgánico) y, actualmente, la materia orgánica del suelo en Europa está disminuyendo. Hay varios factores responsables de esta disminución del contenido orgánico del suelo y muchos de ellos tienen que ver con la actividad humana. Entre estos factores se incluyen la conversión de pastizales, bosques y vegetación natural en tierras de cultivo; roturación profunda de los suelos cultivables; el drenaje, el abono con cal y el uso de fertilizantes nitrogenados; el cultivo de los suelos de turba, y las rotaciones de cultivos con una reducida proporción de plantas herbáceas.

 Recuadro 6.2 La degradación del suelo en Europa

 La degradación del suelo es un importante problema ambiental con muchas dimensiones, incluidas las siguientes:

 •  La erosión del suelo es el desgaste de la superficie terrestre por causa del agua y el viento. Las principales causas de la erosión del suelo son las prácticas inadecuadas de gestión del suelo, la deforestación, el sobrepastoreo, los incendios forestales y las actividades de construcción. Las tasas de erosión son muy sensibles al clima y al uso del suelo, así como a las prácticas de conservación sobre el terreno. Dada la lentísima tasa de formación del suelo, cualquier pérdida de suelo de más de 1 tonelada por hectárea y año puede considerarse irreversible durante un período de 50–100 años. La erosión por el agua afecta a 115 millones de hectáreas (ha) de suelo (el 12% de la superficie terrestre total de Europa), y la erosión por el viento a 42 millones de ha. La región mediterránea es la más afectada.

 •  El sellado del suelo se produce cuando se construye sobre tierras agrícolas u otras tierras rurales y se pierden todas las funciones del suelo. De media, las zonas construidas representan alrededor del 4% de la superficie total de los Estados miembros, aunque no toda esa superficie está realmente sellada. En la década entre 1990 y 2000 la superficie sellada en la UE-15 aumentó un 6%, y la demanda de nuevas infraestructuras de transporte y nuevas obras de construcción para la expansión urbana sigue creciendo.

 •  La salinización del suelo es consecuencia de intervenciones humanas, como prácticas inapropiadas de riego, uso de agua de riego rica en sales y/o malas condiciones de drenaje. Unos elevados niveles de sal en el suelo limitan su potencial agroecológico y representan una considerable amenaza ecológica y socioeconómica para el desarrollo sostenible. La salinización afecta a alrededor de 3,8 millones de ha en Europa. Las zonas más afectadas son la región de Campania en Italia y el valle del Ebro en España, pero en Grecia, Portugal, Francia y Eslovaquia también hay zonas afectadas.

 •  La desertificación es la degradación del suelo en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas como consecuencia de diversos factores, incluidas las variaciones climáticas y las actividades humanas. Las sequías también van asociadas o conducen a un aumento del riesgo de erosión del suelo. La desertificación es un problema en algunas partes del Mediterráneo y de Europa central y oriental.

 •  La contaminación del suelo es un problema generalizado en Europa. Los contaminantes más frecuentes son los metales pesados y los aceites minerales. El número de espacios donde se han desarrollado actividades potencialmente contaminantes asciende actualmente a cerca de 3 millones (a).

Etiquetas: , , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] la noticia completa Share this:TwitterFacebookLike this:LikeBe the first to like this post. Esta entrada fue [...]

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..