Base de Datos De Los Deslizamientos de Tierra en Europa (Reflexiones sobre otros los Inventarios de otros recursos naturales)

Ya hemos defendido en numerosos post que los inventarios de los recursos naturales son un requisito previo con vistas a la  monitorización y evaluación de sus respectivos riesgos. Se trata de una tarea ardua, difícil y a menudo ingrata, siendo poco reconocida en los cánones actuales para evaluar la producción científica de los investigadores. Empero otros muchos científicos se beneficiarán de sus resultados, a la hora de engrosar sus curriculum vitae. Se trata de una injusticia que, a la larga, daña el progreso de numerosas disciplinas. Ahora bien, existen dos tipos de inventarios que el ciudadano no debe confundir. El primero concierne a avaluar la cantidad y calidad de información que atesoran los Servicios responsables de los diferentes países y regiones, mientras que el segundo da cuenta de lo que ocurre en el territorio estudiado. Cuando los proyectos abarcan un espacio geográfico que trasciende fronteras administrativas, lo más lógico es comenzar por realizar los primeros con vistas a analizar las lagunas espaciales y discrepancias metodológicas (áreas no estudiadas o con escasez de datos, procedimientos dispares, etc.)  para a la postre lanzar un proyecto transnacional que solvente los problemas detectados, si existe financiación para ello. Ahora bien,  como en el caso que analizaremos hoy, resulta harto frecuente que las conclusiones de esta evaluación preliminar detecten tantos problemas de fondo como para pensar que en su estado actual, lo único que se puede hacer es que el organismo internacional responsable elabore un forme que anime a formar grupos de trabajo de los Servicios Nacionales y/o regionales para armonizar sus respectivas informaciones. Estos últimos deberán consensuar analíticas, procedimientos, tecnologías, terminologías, etc., con vistas a complilar inventarios dignos de llevar tal nombre. Cada país se encargaría de sufragar los estudios en sus respectivos territorios (con o sin ninguna ayuda de financiación internacional, dependiendo que puedan permitírselo o no) mientras que el organismo supranacional subvencionará (y no siempre) los gastos de las reuniones necesarias para poner a punto los procedimientos normativos, la implementación de la base de datos del conjunto del territorio estudiado, etc. Con harta frecuencia, este es el modo de proceder de la Unión Europea. El proceso de consensuar una metodología y terminología comunes resulta harto difícil cuando no se dispone de una clasificación consensuada previa, utilizando diversos países lenguajes y taxonomías distintas, por lo que los resultados no son fácilmente cotejables. Diferentes Países o regiones pueden poseer el mismo problema, aunque motivados por factores geoambientales dispares. En estos casos, intentar encajar sus clasificaciones y procedimientos resulta una tarea titánica. Sería así como sentar en una misma mesa a personas que hablan distintos idiomas para que resuelvan sus conflictos,  en ausencia de traductores.  El Buró Europeo de Suelos ha realizado un estudio de las bases de datos nacionales/regionales existentes sobre los deslizamientos de suelos en la mayor parte del continente Europeo. Los resultados obtenidos muestran, lamentablemente, todos los problemas hasta aquí narrados. En consecuencia, los mapas que a continuación exponemos, así como los comentarios en inglés que hemos extraído del Portal Europeo de Suelos dan fe de todo ello. Información más detallada puede encontrarse en un artículo recientemente publicado en la revista Geomorphology que lleva por título: State of the art of national landslide databases in Europe and their potential for assessing susceptibility, hazard and risk” (ver referencia enlazada al final del post).

map-de-delizamientos-en-europa1-esb

National and regional landslide databases in Europe

A menudo los mapas luego son publicados en otros estudios o en Internet, pero sin la información necesaria para entender su significado, por lo que los ciudadanos pueden pensar que se trata de verdaderos mapas de los deslizamientos en Europa, cuando no es así. Lo único que delatan es tanto la magnitud del problema metodológico mentado, como la carencia de información necesaria para ofrecer una panorámica  de lo que realmente ocurre. Este es el caso de los mapas que os ofrecemos hoy. ¡No son mapas de la magnitud y frecuencia de los deslizamientos de Europa!, sino de las lagunas existentes. Tan solo tres países disponen de una información aceptable. Por su parte, 22 Estados poseen bases de datos de los 37 consultados. Y así más del 50% de los deslizamientos en Europa han sido inventariados en Italia. En otras palabras, cuando más completo es el inventario de un país, tantos más deslizamientos padecerá “en la base de datos”. Personalmente no dudo, pero tampoco puede corroborarse  que en Italia, por sus condiciones fisiográficas, se genere una cantidad de deslizamientos superior al de otros estados Miembros de la UE. Sin embargo, no lo sabemos, y menos aun cuando otros no atesoran inventarios, ni buenos ni malos, y lo más indignante ciertos Estados miembros de la UE ni se dignan a contestar. Por lo tanto, a día de hoy, tal mapa nos informa del interés de cada nación en inventariar los deslizamientos de tierras acaecidos en su geografía patria, que no el número que realmente han sucedido en Europa para el lapso de tiempo considerado. Se trata de documentación gráfica desalentadora que atesora interés a los expertos, pero que, a menudo confunde al ciudadano debido al tratamiento que hacen los medios de comunicación de tales estudios, a todas luces necesarios. El titulo de la información que ofrece el Buró Europeo de Suelos: “National and regional landslide databases in Europe” es objetivo. ¡Si se ha compliado tal base de datos. Ahora bien, no se puede extraer ninguna información sobre el problema que generan los deslizamientos de suelos o tierra en este continente. A partir de ahí la UE adoptará una estrategia con vistas a “intentar” rellenar esta lamentable carencia de información pertinente, seguramente haciendo uso de imágenes satelitales, tipos de suelos, modelos digitales del terreno, etc. Pero ya veremos (…). Del mimo modo, todo ello debería dar lugar a consensuar un lenguaje común y establecer una clasificación que sea “aceptada” por todas y casa una de las partes interesadas. Y aquí entran en juego nacionalismos, intereses de ciertas instrucciones por imponer sus respectivos puntos de vista, etc. Lo viví en este mismo organismo a la hora de elaborar la base de datos digital de los suelos de la Europa. ¡Prefiero olvidarlo!. Finalmente es muy probable que los criterios adoptados no sean los más adecuados, por cuanto el paso de cada país y sus respectivos intereses enturbian todo el proceso. No debe confundirse tener un problema con haberlo resulto ¿verdad?. No se trata de un reproche a la UE, sino al tratamiento mediático que hace la prensa de estos informes e incluso ciertos gabinetes de prensa institucionales, tan preocupados ahora por mostrar (sea cierto o no) que son muy activos, emprendedores y más guapos que Adonis.

map-de-delizamientos-en-europa2-esb

National and regional landslide databases in Europe

Juan José Ibáñez

National (and regional) landslide databases in Europe

National (and regional) landslide databases in Europe

A landslide inventory is the most important information source for quantitative zoning of landslide susceptibility, hazard and risk. It should give insight into the location, date, type, size, activity and causal factors of landslides as well as resultant damage (Hervás, in press). In Europe, many countries have created or are creating national and/or regional landslide databases. Yet little was known on their contents, completeness, format, structure, language use and accessibility, and hence on their ability to perform national or transnational landslide zoning. To fill this knowledge gap, Van Den Eeckhaut and Hervás (2012) performed a detailed analysis of existing national landslide databases in the EU member states, EU official candidate and potential candidate countries, and EFTA countries, and their possible use for landslide zoning.

Twenty-two out of 37 contacted European countries currently have national landslide databases, and six other countries have only regional databases (Figure 1). In fall 2010, the national databases contained 633,696 landslides, of which 485,004 are located in Italy, while Austria, the Czech Republic, France, Norway, Poland, Slovakia, and the UK also have more than 10,000 landslides in their databases (Figure 2).

Figure 1: Spatial distribution of national and regional landslide databases in Europe (n = number of countries). Canary, Madeira and Azores islands are shown in the bottom left inset.

National landslide databases are generally created in the official language of each country and 58% of them contain other natural hazards (e.g. floods and sinkholes). About 68% of the databases contain less than 50% of all landslides in each country (Figure 2), but a positive observation is that 60% of the databases are updated at least once a year or after a major event. Most landslide locations are collected with traditional methods such as field surveys, aerial photo interpretation and analysis of historical records.

Currently, integration of landslide information from different national databases is hampered because of differences in language and classification systems for landslide type and activity. Other problems are that currently only half of the national databases have a direct link between spatial and alphanumeric information, and that public access is generally restricted or limited. A minimum set of features to be included in national landslide databases is suggested, and a flow chart is presented that classifies European countries by ability to perform national-scale landslide susceptibility, hazard and risk analyses.

More information

Van Den Eeckhaut, M., Hervás, J., 2012. State of the art of national landslide databases in Europe and their potential for assessing susceptibility, hazard and risk. Geomorphology 139-140, 545–558. doi:10.1016/j.geomorph.2011.12.006

Libre acceso: http://eusoils.jrc.ec.europa.eu/library/themes/Landslides/Inventories.html

Etiquetas: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*