¿Y si la Vida se originó en la tierra emergida en lugar del mar?.

 estromatolitos-cuatrocienagas-y-origen-vida

Fotos de Juan José Ibáñez en las charcas con estromatolitos en la reserva de la Biosfera de Cuatrociénegas (México)

Sobre los Posibles Orígenes de la Vida (Entre Jaimito y Mafalda) fue el título de un post que edité ya  el 5 de marzo de 2011. Ha trascurridouna década y seguimos mareando la perdiz una y otra vez. ¿Dónde se originó la vida en la Tierra? Cada publicación de este tipo defiende que sus pruebas son sólidas, que han utilizado el instrumental más sofisticado, que se encuentran tan emocionados que han perdido el sueño, y otras sandeces dignas de esos políticos a los que actualmente denominan populistas. Sin embargo, la literatura científica constata un contumaz debate, una historia interminable.  La nota de prensa que os mostramos hoy defiende que en tierra firme, no en los mares-océanos. Y cuando eso ocurre, Jaimito tiene razón. Llevamos no diez años, sino interminables décadas,  con las pruebas, corroboraciones y refutaciones, y vuelta a empezar, sin avanzar ni un paso. Digamos que los estromatolitos no son realmente entidades que vivan en los suelos o rocas secas sino en medios acuosos, por lo que podríamos hablar de Suelos Hídricos. Tuve la oportunidad de verlos y fotografiarlos en México. También debo recordar que hemos redactado bastantes más post al respecto, aunque muchos más fueron descartados por las razones aludidas. Si hoy elegimos este ha sido precisamente con vistas a demostrar que cuando la comunidad investigadora se pone cazurra, lo hace con tanto entusiasmo, estupidez y arrogancia como cualquier otro colectivo.

Ni tan siquiera el origen de la vida es un caso singular. Por ejemplo, sigue el partido de tenis interminable acerca de si la extinción de los dinosaurios fue debida  a un meteorito o a unas erupciones volcánicas masivas que alteraron profundamente la atmósfera terrestre a finales delo Cretácico. Obviamente, espero que el paralelismo sea claro: El origen de la vida y los dinosaurios serían la pelota, y la comunidad científica los virtuales tenistas. Empero en este caso, el partido se encuentra tan igualado como para no poder predecir el desenlace. Y aquí acaba el juego de palabras, ya que en este evento pesudodeportivo el espectáculo se me antoja soporífero. No entiendo porque el autor pierde el sueño emocionado, en lugar de hacerlo, como un espectador hastiado, o como un recogepelotas con los riñones destrozados.  Conjetura, tras conjetura esto es como el juego de la oca: de oca a oca y tiro porque me toca. Aparece un artículo que defiende como la vida nació en el mar para a renglón seguido publicarse otro que especula que  no, que fue en la tierra firme, aunque algunos desvaríen aún más, como explicamos en aquel post. Jaimito que razón tienes. Cuándo surgen estos tediosos debates, se oculta lo que nadie quiere reconocer. ¡No tenemos ni idea!. Os dejo la noticia en inglés y español-castellano.  Y mis paupérrimas fotos en Cuatro Ciénegas.

Voy a echarme una siesta.

Juan José Ibáñez

Continúa……..

Scientists find microbial remains in ancient rocks
by Staff Writers; Sydney, Australia (SPX) Oct 14, 2019

Scientists have found exceptionally preserved microbial remains in some of Earth’s oldest rocks in Western Australia - a major advance in the field, offering clues for how life on Earth originated.

The UNSW researchers found the organic matter in stromatolites – fossilised microbial structures – from the ancient Dresser Formation in the Pilbara region of Western Australia.

The stromatolites have been thought to be of biogenic origin ever since they were discovered in the 1980s. However, despite strong textural evidence, that theory was unproven for nearly four decades, because scientists hadn’t been able to show the definitive presence of preserved organic matter remains.

“This is an exciting discovery – for the first time, we’re able to show the world that these stromatolites are definitive evidence for the earliest life on Earth,” says lead researcher Dr Raphael Baumgartner, a research associate of the Australian Centre for Astrobiology in Professor Martin Van Kranendonk’s team at UNSW.

Professor Van Kranendonk says the discovery is the closest the team have come to a “smoking gun” to prove the existence of such ancient life.

“This represents a major advance in our knowledge of these rocks, in the science of early life investigations generally, and – more specifically – in the search for life on Mars. We now have a new target and new methodology to search for ancient life traces,” Professor Van Kranendonk says.

Drilling deep, looking closely
Ever since the Dresser Formation was discovered in the 1980, scientists have wondered whether the structures were truly microbial and therefore the earliest signs of life.

Los científicos encuentran restos microbianos en rocas antiguas

Por los escritores del personal; Sydney, Australia (SPX) 14 de octubre de 2019

Los científicos han encontrado restos microbianos excepcionalmente conservados en algunas de las rocas más antiguas de la Tierra en Australia Occidental, un gran avance en el campo, que ofrece pistas sobre cómo se originó la vida en la Tierra.

Los investigadores de la UNSW encontraron la materia orgánica en los estromatolitos (estructuras microbianas fosilizadas) de la antigua Formación Dresser en la región de Pilbara en Australia Occidental.

Se cree que los estromatolitos son de origen biogénico desde que se descubrieron en la década de 1980. Sin embargo, a pesar de la fuerte evidencia textural, esa teoría no fue probada durante casi cuatro décadas, porque los científicos no habían podido mostrar la presencia definitiva de restos de materia orgánica preservada.

“Este es un descubrimiento emocionante: por primera vez, podemos mostrar al mundo que estos estromatolitos son evidencia definitiva de la vida más temprana en la Tierra“, dice el investigador principal, el Dr. Raphael Baumgartner, investigador asociado del Centro Australiano de Astrobiología. en el equipo del profesor Martin Van Kranendonk en UNSW.

El profesor Van Kranendonk dice que el descubrimiento es lo más cerca que el equipo ha estado de una “pistola humeante” para demostrar la existencia de una vida tan antigua.

“Esto representa un avance importante en nuestro conocimiento de estas rocas, en la ciencia de las investigaciones de la vida temprana en general y, más específicamente, en la búsqueda de vida en Marte. Ahora tenemos un nuevo objetivo y una nueva metodología para buscar rastros de vida antiguos “, Dice el profesor Van Kranendonk.

Perforando profundamente, mirando de cerca

Desde que se descubrió la Formación Dresser en 1980, los científicos se han preguntado si las estructuras eran realmente microbianas y, por lo tanto, los primeros signos de vida.

“Unfortunately, there is a climate of mistrust of textural biosignatures in the research community. Hence, the origin of the stromatolites in the Dresser Formation has been a hotly debated topic,” Dr Baumgartner says.

In this study, I spent a lot of time in the lab, using micro-analytical techniques to look very closely at the rock samples, to prove our theory once and for all.”

Stromatolites in the Dresser Formation are usually sourced from the rock surface, and are therefore highly weathered. For this study, the scientists worked with samples that were taken from further down into the rock, below the weathering profile, where the stromatolites are exceptionally well preserved.

“Looking at drill core samples allowed us to look at a perfect snapshot of ancient microbial life,” Dr Baumgartner says.

Using a variety of cutting-edge micro-analytical tools and techniques – including high-powered electron microscopy, spectroscopy and isotope analysis – Dr Baumgartner analysed the rocks.

He found that the stromatolites are essentially composed of pyrite – a mineral also known as ‘fool’s gold’ – that contains organic matter.

The organic matter that we found preserved within pyrite of the stromatolites is exciting - we’re looking at exceptionally preserved coherent filaments and strands that are typically remains of microbial biofilms,” Dr Baumgartner says.

The researchers say that such remains have never been observed before in the Dresser Formation, and that actually seeing the evidence down the microscope was incredibly exciting.

“I was pretty surprised – we never expected to find this level of evidence before I started this project. I remember the night at the electron microscope where I finally figured out that I was looking at biofilm remains. I think it was around 11pm when I had this ‘eureka’ moment, and I stayed until three or four o’clock in the morning, just imaging and imaging because I was so excited. I totally lost track of time,” Dr Baumgartner says.

Desde que se descubrió la Formación Dresser en 1980, los científicos se han preguntado si las estructuras eran realmente microbianas y, por lo tanto, los primeros signos de vida.

“Desafortunadamente, hay un clima de desconfianza en las firmas biológicas de textura en la comunidad de investigación. Por lo tanto, el origen de los estromatolitos en la Formación Dresser ha sido un tema muy debatido“, dice el Dr. Baumgartner.

“En este estudio, pasé mucho tiempo en el laboratorio, usando técnicas microanalíticas para observar muy de cerca las muestras de roca, para probar nuestra teoría de una vez por todas“.

Los estromatolitos en la Formación Dresser generalmente se obtienen de la superficie de la roca y, por lo tanto, están muy degradados. Para este estudio, los científicos trabajaron con muestras que se tomaron desde más abajo en la roca, debajo del perfil de meteorización, donde los estromatolitos están excepcionalmente bien conservados.

“Observar las muestras de núcleos de perforación nos permitió ver una instantánea perfecta de la vida microbiana antigua“, dice el Dr. Baumgartner.

Utilizando una variedad de herramientas y técnicas microanalíticas de vanguardia, que incluyen microscopía electrónica de alta potencia, espectroscopía y análisis de isótopos, el Dr. Baumgartner analizó las rocas.

Descubrió que los estromatolitos están compuestos esencialmente de pirita, un mineral también conocido como ‘oro de los tontos’, que contienen materia orgánica.

“La materia orgánica que encontramos conservada dentro de la pirita de los estromatolitos es emocionante: estamos viendo filamentos y hebras coherentes excepcionalmente conservadas que típicamente son restos de biopelículas microbianas“, dice el Dr. Baumgartner.

Los investigadores dicen que tales restos nunca antes se habían observado en la Formación Dresser, y que ver la evidencia al microscopio fue increíblemente emocionante.

“Me sorprendió bastante: nunca esperábamos encontrar este nivel de evidencia antes de comenzar este proyecto. Recuerdo la noche en el microscopio electrónico donde finalmente descubrí que estaba mirando restos de biopelículas. Creo que eran alrededor de las 11 p.m. Tuve este momento ‘eureka’, y me quedé hasta las tres o cuatro de la mañana, solo imágenes y imágenes porque estaba muy emocionado. Perdí totalmente la noción del tiempo “, dice el Dr. Baumgartner.

Clues for search for life on Mars
Just over two years ago, Dr Baumgartner’s colleague Tara Djokic, a UNSW PhD candidate, found stromatolites in hot spring deposits in the same region in WA, pushing back the earliest known existence of microbial life on land by 580 million years.

“Tara’s main findings were these exceptional geyserite deposits that indicate that there have been geysers in this area, and therefore fluid expulsions on exposed land surface,” Dr Baumgartner says.

“Her study was focused on the broader geological setting of the paleo-environment – lending support to the theory that life originated on land, rather than in the ocean – whereas my study really went deeper on the finer details of the stromatolite structures from the area.”

The scientists say that both studies are helping us answer a central question: where did humanity come from?

“Understanding where life could have emerged is really important in order to understand our ancestry. And from there, it could help us understand where else life could have occurred – for example, where it was kick-started on other planets,” Dr Baumgartner says.

Just last month, NASA and European Space Agency (ESA) scientists spent as week in the Pilbara with Martin Van Kranendonk for specialist training in identifying signs of life in these same ancient rocks. It was the first time that Van Kranendonk shared the region’s insights with a dedicated team of Mars specialists – a group including the Heads of NASA and ESA Mars 2020 missions.

“It is deeply satisfying that Australia’s ancient rocks and our scientific know-how is making such a significant contribution to our search for extra-terrestrial life and unlocking the secrets of Mars,” says Professor Van Kranendonk.

Pistas para buscar vida en Marte

Hace poco más de dos años, la colega del Dr. Baumgartner, Tara Djokic, candidata a doctorado de la UNSW, encontró estromatolitos en depósitos de aguas termales en la misma región en WA, retrasando la existencia de la vida microbiana en la tierra en 580 millones de años.

“Los principales hallazgos de Tara fueron estos depósitos excepcionales de geyserita que indican que ha habido géiseres en esta área y, por lo tanto, expulsiones de fluidos en la superficie expuesta de la tierra“, dice el Dr. Baumgartner.

“Su estudio se centró en el entorno geológico más amplio del paleoambiente, prestando apoyo a la teoría de que la vida se originó en tierra, en lugar de en el océano, mientras que mi estudio realmente profundizó en los detalles más finos de las estructuras de estromatolitos del área “.

Los científicos dicen que ambos estudios nos están ayudando a responder una pregunta central: ¿de dónde vino la humanidad?

“Comprender dónde podría haber surgido la vida es realmente importante para comprender nuestra ascendencia. Y a partir de ahí, podría ayudarnos a comprender dónde más podría haber ocurrido la vida, por ejemplo, dónde se inició en otros planetas“, dice el Dr. Baumgartner. .

El mes pasado, los científicos de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) pasaron una semana en Pilbara con Martin Van Kranendonk para recibir capacitación especializada en la identificación de signos de vida en estas mismas rocas antiguas. Fue la primera vez que Van Kranendonk compartió las ideas de la región con un equipo dedicado de especialistas en Marte, un grupo que incluye a los jefes de las misiones de la NASA y la ESA Mars 2020.

“Es profundamente satisfactorio que las rocas antiguas de Australia y nuestro conocimiento científico estén haciendo una contribución tan significativa a nuestra búsqueda de vida extraterrestre y descubriendo los secretos de Marte“, dice el profesor Van Kranendonk

Research paper

Etiquetas: , , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..