Usos del Suelo, Ciclo hidrológico, Ecohidrología, Agua Azul, Agua Verde y Zona Crítica

 agua-azul-agua-verde-usos-del-suelo

Agua azul agua verde usos del suelo. Fuente: Colaje imágenes Google

En los últimos años, las anomalías climáticas en el norte y centro de Europa han sido muy llamativas y preocupantes.  Se están produciendo graves sequias y anormalmente elevadas temperaturas en regiones donde no acaecían en los últimos decenios o quizás incluso siglos. Como corolario numerosas regiones sufren un déficit hídrico acusado, incendios forestales, etc. ¡Tranquilos!. No voy a iniciar otra desiderata sobre el cambio climático. Del mismo modo, las cosechas no son las deseadas. Estos son los hechos. No obstante, sí voy a retomar una abandonada serie de post incluidos en la categoría “Zona Crítica Terrestre y El Futuro de la Edafología”. Para los lectores no asiduos a esta bitácora, tan solo mentaros que si estáis interesados en entender el significado de estos vocablos, pichar en esta entrada: “De la Edafología a la Zona Crítica Terrestre”. Estamos alterado el ciclo hidrológico de las maneras más variadas que os podáis imaginar, y como corolario, entre otros: “Adiós Humedales Adiós. Pero entremos en el meollo de la cuestión.

Los usos del suelo, resultan ser tremendamente importantes en la hidrología de este planeta. En el aludido post de “Adiós Humedales Adiós”, os ofrecimos diversos ejemplos, y en este otro “el Sistema Cardiovascular de Gaia” algunas de las consecuencias. Los expertos en ciencias del suelo tenemos mucho que decir, aunque sigamos sin contemplar la necesidad de colaborar y, porque no, liderar esa iniciativa denominada “Zona Crítica Terrestre”. No debe por tanto extrañar que en los Estados afectados, como lo es Alemania, entre otros, se encuentren muy preocupados. Hoy os vamos a mostrar los resultados de un estudio, bastante honesto, en donde se detalla el tema para un caso concreto. En estas llanuras centroeuropeas los investigadores analizaron el ciclo hidrológico hasta las aguas subterráneas, comparando dos situaciones contrastadas (i) bosques en suelos arenosos y (ii) pastizales sobre suelos francos (textura más apropiada para el desarrollo vegetal, en general). Os adelanto, algunos de sus objetivos y preocupaciones: El uso del suelo es crítico para la gestión de los recursos hídricos (…) La regeneración de nuestros suelos y la salud del suelo es la tarea más grande e importante de nuestra generación (….) ¿podemos aplicar el uso sostenible de la tierra para controlar el consumo de agua y hacer que paisajes enteros sean más resistentes a los extremos climáticos?  (….) los hallazgos son la base para satisfacer las demandas de producción de alimentos así como el suministro de agua (….) conceptos de uso de la tierra multifuncionales de agricultura y silvicultura regenerativa y confirma las observaciones (….) .necesitamos soluciones innovadoras en agricultura y silvicultura a la hora de combatir las causas de nuestros problemas en lugar de simplemente curar los síntomas (….) En períodos de baja precipitación, ¿Dónde y cómo se distribuye el agua disponible limitada y qué posibilidades hay para mejorar la retención en el suelo y el paisaje?.

Efectivamente se trata de un serio problema que afecta a numerosos y extensos territorios el planeta. Los investigadores dan cuenta de sus hallazgos, empero no ofrecen soluciones, sino que simplemente llaman la atención. Pues bien, el estudio no se me antoja nada desdeñable. Ahora bien, siempre al acecho con nuevos vocablos y la búsqueda constante de “presuntas” innovaciones, cuando en realidad, todo se reduce a dos cuestiones (i) elaboración de una cartografía y monitorización de los bien conocidos “sistemas de tierra”(a veces denominados clases de capacidad agrológicas) o en anglosajón “land systems” y (ii) como elaborar este producto en un clima cambiante. Los “land systems” llevan elaborándose desde hace unos 70-80 años y pueden resultar ser muy útiles, aunque siempre se encuentran condicionados por los deseos y necesidades sociales en cada región y época. Ellos determinan donde y a qué destinar los suelos de un territorio, basados en criterios científicos. Con las nuevas tecnología y conocimientos podrían elaborarse nuevos productos, que a su vez pueden monitorizarse mediante la ingente cantidad de ingenios satelitales con los que el ser humano está ocupando (y contaminando) nuestros cielos. Empero hacia a donde se dirigirá el clima resulta ser mucho más incierto, por mucho que numerosas “mentes lineales”  se crean “a ciencia incierta” que las salidas de los modelitos de previsión dan en el clavo (jamás lo han hecho).  Ahora bien, dado que los caprichos de nuestras sociedades viran con rapidez, a veces, casi inesperada, e incluso impensables hasta hace pocos años atrás, la cuestión resulta ser peliaguda y no solo por el clima.  Por ejemplo, la denominada Política Agriara Común en Europa (PAC), ha causado estragos en amplios sectores de España, haciendo cambiar el uso del suelo, como el de los viñedos gestionados sustentablemente en la Región de Castilla-La Mancha, a la siembra de especies productoras de biocombustibles con un manejo agrícola insustentable, causando una grave merma en los acuíferos de varias regiones, que incluso pusieron al borde del precipicio Parques naturales y Reservas de la Biosfera. Hablo de un ejemplo entre otros muchos. Ahora dicen que la nueva PAC se enfocará hacia la agricultura ecológica. Empero los primeros informes que he leído….. (mejor me callo), no lo dejan tan claro, sino que más bien dan lugar a series dudas. Mucho dinero para las multinacionales y poco para los demás. ¡Ya veremos y os tendremos informados!.

Los autores han manifestado su sincera preocupación mediante un ejemplo, empero los políticos deberían “comenzar” a preocuparse de estos asuntos, ya que lo políticamente deseable, es a menudo ambientalmente nefasto. Os dejo pues con la noticia, el agua verde, el agua azul, etc., que no son más que palabros de procesos y recursos ya conocidos con otros vocablos desde el siglo pasado. Quizás algún día el agua en el paisaje despierte el mismo interés que el clima, tal como lo entienden los amantes del cambio climático. Quizás llegará el día en que el oro azul (agua sin más) se utilice con suma cautela y se encuentre en el corazón de las políticas ambientales y agrarias, empero hasta el momento, y  como dice el refrán: “debemos cambiar todo para que todo siga igual”.  Me refiero a los palabros, ya que en materia de acción…….

Juan José Ibáñez

Continúa………

Los suelos y a donde va a parar el agua durante una sequía?

Por escritores; Berlín, Alemania (SPX) 27 de julio de 2020

En períodos de baja precipitación, ¿dónde y cómo se distribuye el agua disponible limitada y qué posibilidades hay para mejorar la retención en el suelo y el paisaje? Doerthe Tetzlaff y su equipo del Leibniz-Institute of Freshwater Ecology and Inland Fisheries (IGB) han descubierto que la vegetación tiene una gran influencia en esto.

 Los investigadores están investigando el almacenamiento, la distribución y la calidad del agua en el paisaje. Utilizando el ejemplo del Demnitzer Muhlenfliess sensible a la sequía en Brandenburg, un área de subcuenca del Spree, cuantificaron los flujos de agua visibles e invisibles durante y poco después de la sequía de 2018.

 La precipitación anual en Brandeburgo es de 560 litros por metro cuadrado. Esto hace que Brandeburgo sea una región con la menor precipitación en Alemania. En 2018 había 390 litros de agua por metro cuadrado, lo que representa aproximadamente un 40 por ciento menos de precipitación de lo habitual. Incluso en condiciones climáticas “normales”, alrededor del 90 por ciento de la precipitación se libera a la atmósfera y no fluye hacia las aguas subterráneas o ríos. Los niveles de agua subterránea en el área de hoy muestran que su  debido a los déficits de precipitación de 2018 no pudo volver a las condiciones normales entre las estaciones de crecimiento.

 El uso del suelo es crítico para la gestión de los recursos hídricos.

Doerthe Tetzlaff es investigadora en el IGB y profesora de Ecohidrología en la Universidad Humboldt de Berlín. Ella y su equipo investigaron cómo el proceso de evaporación y recarga de agua subterránea difiere bajo diferentes suelos y usos de la tierra.

Debido a la actual crisis climática con sequías crecientes, necesitamos saber cuánta agua usan las diferentes plantas. Como investigadores, nos preguntamos: ¿podemos aplicar el uso sostenible de la tierra para controlar el consumo de agua y hacer que paisajes enteros sean más resistentes a los extremos climáticos? los hallazgos son la base para satisfacer las demandas de producción de alimentos y suministro de agua “, dice Doerthe Tetzlaff al explicar su motivación para su tema de investigación.

 Where is the water during a drought?

by Staff Writers; Berlin, Germany (SPX) Jul 27, 2020

In low precipitation periods – where and how is the limited available water distributed and what possibilities are there for improving retention in the soil and the landscape? Doerthe Tetzlaff and her team from the Leibniz-Institute of Freshwater Ecology and Inland Fisheries (IGB) have discovered that vegetation has a major influence on this.

The researchers are investigating the storage, distribution and quality of water in the landscape. Using the example of the drought-sensitive Demnitzer Muhlenfliess in Brandenburg, a sub-catchment area of the Spree, they quantified visible and invisible water flows during and shortly after the drought of 2018.

The annual rainfall in Brandenburg is 560 litres per square metre. This makes Brandenburg a region with the lowest rainfall in Germany. In 2018 there were 390 litres of water per square metre, which is about 40 percent less precipitation than usual.

Even under “normal” climatic conditions, about 90 percent of the precipitation is released back into the atmosphere and does not flow into groundwater or rivers. Groundwater levels in the area today show that the decreased water levels due precipitation deficits from 2018 could not be returned to normal conditions between the growing seasons.

Land use critical for water resource management
Doerthe Tetzlaff is a researcher at the IGB and Professor for Ecohydrology at the Humboldt University of Berlin. She and her team investigated how the process of evaporation and groundwater recharge differ under different soils and land uses.

“Due to the current climate crisis with increasing droughts, we need to know how much water different plants use. As researchers, we ask ourselves: Can we apply sustainable land use to control water consumption and make entire landscapes more resilient towards climate extremes? These findings are the basis for meeting the demands for food production and water supply,” says Doerthe Tetzlaff explaining her motivation for her research topic.

Forest soil drier than grassland
In the Demnitzer Muhlenfliess, the team investigated two sites with land uses typical for the region: a mixed forest site with sandy soils and a deep rooting zone; and grassland site with loamier soils and a shallower rooting zone. The forest soil was much drier, which is due to the characteristics of soil and plants.

For example, during the drought, the uppermost metre of the sandy soil in the forest contained only 37 litres per square metre, and under grassland there were as much as 146 litres of water per square metre. The treetops/leaf canopy of the forest shielded part of the rain that evaporated directly from the leaves and never reached the ground.

Moreover, the sandy forest soil caused faster water flow through the soil and decreased water storage. Rainfall penetrated deeper into the soil, but was reabsorbed by the trees during the growing season before reaching the groundwater.

Under the grassland, the water continuously recharged the groundwater. The soil could store more water. As the plants only took water from the upper soil, this led to “older” soil water.

“We were able to show how poorly the landscapes in Brandenburg store precipitation, limiting drought resistance. The type of forest we investigated is typical for the Northern European Plain. It was sad to see that even a natural mixed forest is suffering greatly from drought. For economically used forests that are dominated by conifers, the situation is even worse. In fact, the conifer mortality in Brandenburg is now obvious,” says Lukas Kleine, doctoral student in Tetzlaff’s team.

El suelo forestal es más seco que los pastizales

En Demnitzer Muhlenfliess, el equipo investigó dos sitios con usos de la tierra típicos de la región: un sitio de bosque mixto con suelos arenosos y una zona de enraizamiento profundo; y sitio de pastizales con suelos francos y una zona de enraizamiento menos profunda. El suelo del bosque era mucho más seco, debido a las características del suelo y las plantas.

Por ejemplo, durante la sequía, el metro más alto del suelo arenoso en el bosque contenía solo 37 litros por metro cuadrado, y debajo de los pastizales había hasta 146 litros de agua por metro cuadrado. Las copas de los árboles / el dosel del bosque protegían parte de la lluvia que se evaporaba directamente de las hojas y nunca llegaba al suelo.

Además, el suelo del bosque arenoso causó un flujo de agua más rápido a través del suelo y disminuyó el almacenamiento de agua. La lluvia penetró más profundamente en el suelo, pero fue reabsorbida por los árboles durante la temporada de crecimiento antes de llegar al agua subterránea.

Debajo de los pastizales, el agua recargaba continuamente las aguas subterráneas. El suelo podría almacenar más agua. Como las plantas solo tomaron agua del suelo de los horizontes superiores, lo que condujo  a que al agua del suelo fuera “más vieja o antigua”.

“Pudimos mostrar cuán mal los paisajes en Brandenburgo almacenan precipitaciones, lo que limita la resistencia a la sequía. El tipo de bosque que investigamos es típico de la llanura del norte de Europa. Fue triste ver que incluso un bosque mixto natural está sufriendo mucho por la sequía“. Para los bosques de uso económico que están dominados por coníferas, la situación es aún peor. De hecho, la mortalidad de coníferas en Brandeburgo ahora es obvia “, dice Lukas Kleine, estudiante de doctorado en el equipo de Tetzlaff.

“Planting water” – How agriculture can take advantage of the research results
The researchers work together with the agricultural and forestry sectors to bring their research results into practice. One of their most important partners is Benedikt Boesel, owner of “Gut and Boesel”.

Etiquetas: , , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..