Terramacion

Fuente: imágenes Google

Requiem cantim pace, ¡Amen!

¿Quien era el difunto?

Creo que un edafólogo anciano.

¿De donde?

Vivía en Nueva York.

Ufff. Yo no compraré su abono.

¿Por qué?

Si vivía en una gran urbe seguro que estaba contaminado y yo me dedico a la agricultura natural.

No había caído en la cuenta… quizás tengas razón ¿Y aquello de “polvo eres en polvo te convertirás”?.

Ha pasado a mejor vida ¿?.

¿Ya no está de moda la cremación?

Pues parece que va a ser que no.

¿Tu desearías ser terraquemado?

¡No, me gustaría ser desparramado dentro del suelo!.  ¡¡¡¡¡Fíjate en los precios!!!!!

El mayor de los vicios del capitalismo imperante deviene en convertir la basura en una mina de oro. Y perdón por lo de la basura.

Francamente, desde hace muchos años soy de la opinión, de que la expresión religiosa de “polvo eres en polvo te convertirás”, quizás fuera una pésima traducción, o simplemente otra entre tantas potenciales, como también lo pudiera ser la de “humus eres y en humus te convertirás”. Un día incluso pensé si enviar una carta al Papa Francisco, por cuanto como latinoamericano, ya ha hablado varias veces de Pachamama, y quizás pudiera ser receptivo. Empero dudo que la mi misiva llegara a sus manos y luego me explicaron el proceso formal de tal cambio y pensé… ¡Ufff imposible!.

Cuando era niño y veraneaba en una finca de las montañas alicantinas (Sierra de Mariola) falleció el perro de uno de mis tíos, es decir el dueño de aquel paraíso. Se llamaba “Colilla”. Pues bien, mi tío lo enterró tal cual debajo de un peral. Años después aquel arbolito creció, dando lugar a unos frutos de tamaño formidable, ante el asombro de toda la familia.  

Obviamente, yo no soy un enemigo de que me composten, y se me ubique en el recurso natural al cual he dedicado toda mi vida profesional. Ahora bien, los textos que podéis leer abajo sobre esta práctica, a la que denominan terramación, se me antojan pura propaganda, una nueva moda, para sustraer el dinero de los ciudadanos. Son muchos los detalles que delatan el oportunismo del fundador de la empresa, que luego irá de ecologista y defensor de los suelos. ¡Menuda cara más dura!. Fijaros en la duración del proceso, el tiempo que se puede estar allí, los precios de tal ceremonia, así como que parece ser frecuente que se entierren nuestros compostados cuerpos en unos terrenos de la empresa. Yo me pregunto: ¿Y no los venderán después como humus de alta calidad? De este modo, hurtan a unos y a a otros.

Mejor compostado o no……. ¿Por qué no sepultar al fallecido sin tanto bombo y mucho menos dinero? ¿peor calidad del humus?. ¡Sin comentarios!.

El capitalismo neoliberal convierte en negocio todo lo que encuentre digno de ser utilizado a la hora de engañar al ciudadano y extraer pingues beneficios. Y adelanto el título de la primera nota de prensa: “Esto es la terramación, la alternativa ‘ecológica’ a la incineración y el entierro”. De hecho como se señala en la ultima nota de prensa: “Otras opciones de entierro verde incluyen simplemente envolver un cuerpo en un sudario biodegradable o ponerlo en una caja de madera y enterrarlo. ”. Así sí, y sin intermediarios. ¿Y si pidiéramos ser enterrados en nuestro tipo de suelo favorito?. Entonces 15,000 Euros mas, ¡seguro!

Francamente no me gusta el color de la orina del empresario, tiene el color del dinero.

Juan Jose Ibáñez

Continúa…….

Esto es la terramación, la alternativa ‘ecológica’ a la incineración y el entierro

NUEVAS TENDENCIAS

Una empresa de Estados Unidos comercializa un sepelio que simula el compostaje de materia orgánica 

JOAQUIM ELCACHO ; 21/03/2022 12:33Actualizado a 21/03/2022 12:35

El término terramación (del inglés ) todavía no aparece en los diccionarios, ni tan siquiera en la Wikipedia (en el momento de redactar esta información), pero tiene viso de convertirse en una palabra de moda y quizá, en el futuro, en una alternativa real a las prácticas funerarias actuales de inhumación e incineración.

El objetivo de la terramación enlaza, de hecho, con la tendencia social a encontrar alternativas más ecológicas en todas y cada una de las actividades de nuestra vida (en este caso, de nuestra muerte). 

Se trata, indican sus promotores de la terrramación, de convertir los restos humanos en material útil y fácilmente aplicable en el abono de parques, jardines y bosques. “Reducción Orgánica Natural o Compostaje Humano“, según la definición oficial de  Return Home. 

La empresa explica que en este proceso el cuerpo del fallecido se coloca en un contenedor o gran urna hermética repleta de restos vegetales (alfalfa, por ejemplo) y serrín. Luego, se bombea oxígeno en este recipiente para estimular la acción microbiana.

Según las explicaciones difundidas por la empresa, el cuerpo permanece en el recipiente de compostaje durante 30 días y después se transfiere a un contenedor de mayor tamaño durante otros 30 días, hasta que finalmente se entregan los restos a los familiares, que pueden esparcirlos en la zona natural que deseen.

La práctica de esta modalidad funeraria fue autorizada en el estado de Washington (Estados Unidos) en 2019 y poco después en Colorado y Oregón. No se han facilitado datos de otros países. Debe recordarse que esta propuesta ha sido desarrollada y comercializada por una empresa funeraria de Estados Unidos.

Un ejemplo de entierro alternativo

La agencia France Press (AFP) ha publicado este mes de marzo el relato de la familia de Andrew Armstrong, que murió de cáncer en 2021, a la edad de 36 años, y cuyos restos tratados por terramación fueron dispersados en el parque The Woodland, en la ciudad de Kent (a unos 20 kilómetros al sur de Sattle, Estados Unidos), en un bosque propiedad de la empresa creadora de este método de compostaje funerario.

Él quería dar las gracias y volver a la naturaleza“, explica   AFP Cindy  Armstrong, la madre del fallecido, para reforzar la decisión de poner en práctica esta modalidad de sepelio. 

El fundador y director de Return Home, Micah Truman, ha mostrado con satisfacción y buen ojo comercial las instalaciones en las que se mantienen los contenedores con restos humanos en el período procesado y ha facilitado la visita de los periodistas acompañando a las familias afectadas. 

El espacio estaba brillantemente iluminado y se escuchaba música alegre. Los seres queridos que visiten durante esos 60 días pueden elegir canciones que celebren la vida de aquellos que han perdido“, indica la crónica de AFP  dando pábulo a la versión de la empresa comercializadora.

En la primera parte del ritual, los familiares pueden depositar flores y pequeños recuerdos en el contenedor que se cerrará herméticamente con el cuerpo del fallecido y el material vegetal.

La cantidad de material orgánico agregado a los recipientes para ayudar en el proceso de compostaje es aproximadamente el triple del peso corporal de los restos humanos en el interior. No se agregan enzimas ni otros productos químicos al proceso, según indica AFP citando a la empresa.   

El contenedor incluye “sensores que rastrean la humedad, la temperatura y el flujo de aire, sincronizados con una computadora, para optimizar las condiciones de descomposición”.

A la mitad del proceso, los huesos se retiran y se muelen en pedazos finos antes de volver a colocarlos en el recipiente para terminar el compostaje“. El resultado del proceso es aparentemente similar al mantillo, cubierta natural de suelos ricos en compuestos vegetales, según destaca la crónica de la agencia y las fotografías adjuntas.  

Lee también

¿Cuánto contamina un cadáver?

ALBERTO BARBIERI

Funerales más sostenibles con plantas vivas y de proximidad

 Las familias pueden quedarse con la parte que deseen de este material compostado, mientras que el resto se reparte en The Woodland.

La empresa promotora se esfuerza en defender las supuestas ventajas de la terramación (término que creó el propio Micah Truman), incluyendo el ahorro de combustibles (en relación con la incineración). Según AFP, “el compostaje corporal de Return Home tiene un precio de 5,000 dólares, comparable al de una incineración“………….

El compostaje corporal se arraiga en la tendencia de entierro ‘verde’ de EE.UU. Por Glenn CHAPMAN; Kent, Estados Unidos (AFP) 21 de marzo de 2022
Un pájaro carpintero se asentó en una rama sobre sus cabezas mientras Cindy Armstrong estaba de pie cerca de un grupo de árboles, mirando un pedazo de tierra que contenía trozos de los restos compostados de su hijo.

Armstrong es uno de un número creciente de estadounidenses que adoptan entierros de bajo impacto ambiental para sus seres queridos.

Armstrong recordó que su hijo Andrew insistió en el llamado proceso de “terramación” después de que el estado occidental de Washington se convirtiera en el primero en Estados Unidos en hacer de la práctica una alternativa legal a la cremación en 2019.

“Estaba mortificada”, dijo a la AFP. “Ahora que he pasado por el proceso, estoy a favor de esto. Seré terramado”.

Los restos compostados de Andrew, quien murió de cáncer el año pasado a los 36 años, se han unido a los restos de docenas de personas en una ladera en la ciudad de Kent, en el área de Seattle, reservada como su lugar de descanso.

Miles de estadounidenses eligen el entierro “verde”, que evita el embalsamamiento químico, así como materiales como el concreto o el metal que vienen con huellas de carbono que dañan el clima, cada año.

“Quería retribuir a la naturaleza”, dijo Armstrong en una reciente mañana de marzo, con árboles y plantas echando raíces en la verde y húmeda ladera.

El terreno es propiedad de Return Home, una startup que ha realizado 40 terramations desde su lanzamiento en la vecina ciudad de Auburn hace siete meses.

– ‘Morir mejor’ –

“Es como si estas personas nos estuvieran enseñando a morir mejor”, dijo el fundador y jefe de Return Home, Micah Truman, mientras mostraba a la AFP una habitación del tamaño de un almacén con bastidores de contenedores de metal conocidos como “recipientes”, que contienen restos durante el proceso de descomposición sellado de 60 días.

El espacio estaba brillantemente iluminado y se reproducía música alegre. Los seres queridos que visitan durante esos 60 días pueden elegir canciones que celebren las vidas de aquellos que han perdido.

Los cuerpos en los recipientes no se embalsaman, y se invita a los miembros de la familia a agregar flores o recuerdos compostables a la paja y otros ingredientes naturales utilizados en el proceso.

La cantidad de material orgánico agregado a los recipientes para ayudar en el proceso de compostaje es aproximadamente el triple del peso corporal de los restos humanos en su interior, lo que resulta en cientos de libras de compost que se producen.

No se agregan enzimas, dijo la compañía.

Sensores que rastrean la humedad, la temperatura y el flujo de aire sincronizados con una computadora para optimizar las condiciones de descomposición.

A mitad del proceso, los huesos se retiran y se muelen en trozos finos antes de volver a colocarlos en el recipiente para terminar el compostaje.

El resultado se ve y se siente como un mantillo ordinario.

Las familias pueden tomar tanto o tan poco como quieran, y el resto se extiende en “The Woodland” en Kent.

Las reglas locales de zonificación restringen la construcción de la tierra, que una vez estuvo sembrada de autos en ruinas, algunos marcados por balas.

– Entierro verde-

El compostaje corporal es parte de una tendencia funeraria ecológica que está ganando impulso en todo el mundo, según el presidente del Green Burial Council, Edward Bixby.

Básicamente, es volver a la tierra como llegamos; polvo a polvo“, dijo Bixby, quien abrió su primer cementerio funerario natural Destination Destiny hace cinco años en Nueva Jersey y se ha expandido a diez estados de Estados Unidos.

El consejo tiene más de 400 miembros, algunos fuera de los Estados Unidos, según Bixby.

Una sola cremación, según el Green Burial Council, quema aproximadamente tanto combustible como un tanque lleno de un gran vehículo utilitario deportivo.

El compostaje corporal de Return Home tiene un precio de $ 5,000, a la par con la cremación. Los funerales tradicionales pueden costar el doble o el triple.

Otras opciones de entierro verde incluyen simplemente envolver un cuerpo en un sudario biodegradable o ponerlo en una caja de madera y enterrarlo.

Coeio, con sede en Silicon Valley, vende un traje de entierro Infinity que contiene micelio de hongos en una receta destinada a “neutralizar las toxinas que se encuentran en el cuerpo y transferir nutrientes a la vida vegetal“.

Los entierros verdes vienen con un enfoque natural de la muerte misma.

Los seres queridos pueden participar en la preparación de los cuerpos para el entierro, viendo a los difuntos como parte de la vida que continúa.

“Las películas de terror y cosas por el estilo han hecho que la gente tenga miedo de la muerte y la muerte”, dijo Bixby.

“Siempre hemos tenido la capacidad de cuidar a nuestros seres queridos en la muerte, simplemente perdimos el contacto con eso”.

Compartir:

Deja un comentario