Posts etiquetados con ‘Proteobacterias’

Bacterias del Suelo y Erosión Eólica

Mediante técnicas de Pirosecuenciación y haciendo uso de túneles de viento, investigaciones recientes han mostrado el efecto de la erosión eólica de diferente intensidad sobre el arrastre partículas del suelo de diferente tamaño, así como el tipo de las bacterias que eran arrancadas del suelo. La Pirosecuenciación sirve con vistas a determinar el DNA global de las muestras, permitiendo discernir entre los distintos de los grandes grupos bacterianos. Por su parte, los de túneles de viento se ha utilizado con el propósito de simular el arrastre de materiales (inorgánicos, orgánicos y biogénicos) bajo diferente regímenes de viento sobre tipos de suelos y sedimentos de naturaleza variada.  Así se ha podido demostrar que las comunidades bacterianas que albergan las partículas de mayor tamaño son distintas de las contenidas en las de menor calibre. Del hecho, según los autores, se demuestra que estos diferentes micro-hábitats atesoran comunidades distintas, por lo que según el viento arrastre uno u otro tipo de partículas también exportará a otros lugares en donde se depositen microrganismos diferentes, empobreciendo los horizontes superficiales del suelo en unos u otros. Cabe recordar que distintas clases de bacterias desempeñan diferentes roles en el medio edáfico, por lo que resulta interesante conocer cuales son más susceptibles de volar a otros lares, según las condiciones ambientales y edafotaxa que se den en un determinado enclave, afectando al metabolismo del suelo de manera diferencial. Así por ejemplo, las Proteobacteria, que desempeñan un papel sumamente importante en los ciclos del carbono y el nitrógeno, aparecen fundamentalmente asociadas a las fracciones granulométricas gruesas del suelo. Por el contrario, las fracciones finas se caracterizan por la gran cantidad que atesoran de Bacteroidetes y otros microbios muy resistentes a condiciones extremas, tales como la sequedad o la alta incidencia de radiaciones gama. También cabe recordar que la exportación por el viento afecta de manera diferente a las partículas del suelo en función de su tamaño. Las mayores, por su peso, caen rápidamente a tierra, por lo que apenas suelen distanciarse del lugar de donde fueron erosionadas, mientas que las finas pueden viajar suspendidas en el aíre y ser depositadas a cientos o miles de kilómetros de distancia, lo cual encaja con las propiedades previamente mentadas.  En base a estos hallazgos, los investigadores que llevaron a cabo este estudio defienden que la superficie del suelo afectada por la erosión eólica pierde diversidad microbiana, aunque de forma diferencial. Del mismo modo, las Actinobacterias también muy importantes en el metabolismo del medio edáfico, y la formación de esas  estructuras denominadas agregados, suelen resistir la acción del viento permaneciendo arraigadas al lugar donde nacieron.  Con independencia de los suelos bajo condiciones naturales áridas y semiáridas, que suelen padecer frecuentemente de la falta de cobertura vegetal, una gran parte de las tierras agrícolas del mundo, durante alguna estación permanecen desnudas, siendo fácil presa de la erosión cuando las condiciones meteorológicas la propician.

 proteobacteria

Proteobacterias. Fuente: Universidad de Auckland

Finalmente, este tipo de análisis, según los autores, pueden servir tanto, para entender la huella digital microbiana tras un impacto ambiental y así evaluar sus repercusiones, como reconocer la importancia de enriquecer el suelo en materia en materia orgánica, mediante una gestión adecuada que evite o minimice el tiempo en el que el suelo se encuentra desnudo y evitar la perdida de microrganismos que pueden afectar negativamente a la hora de que el medio edáfico mantenga un metabolismo saludable. El estudio me parece interesante y original, en especial por utilizar los túneles de viento para simular regímenes de perturbación del medio edáfico bajo condiciones meteorológicas dispares. Ahora bien, aun queda mucho por hacer con vistas a alcanzar conclusiones menos generales y ambiguas, es decir, más jugosas. Recordemos que los suelos húmedos son mucho más resistentes que los que se encuentran secos, frente a los agentes erosivos eólicos. ¿Podríamos pues inferir que los suelos con horizontes superficies ricos en arcillas son menos resilientes frente la erosión que los que atesoran fracciones gruesas en abundancia?. Con toda franqueza, considero que hacen falta muchas más pruebas como para poder corroborar tal aserto.

actinobacterias

Actinobacterias. Fuente: CB TV

 

Juan José Ibáñez 

Lo que el viento se llevo……..

(más…)

Etiquetas: , , , ,