Divulgación e Información Científica: ¿Blogs vs. Prensa?

Hace unos días el boletín de noticias mi+d publicó un artículo de una famosa periodista científica española, que ayer volvió a reaparecer: Los blogs como ventana a la ciencia. Francamente me molestó su perspectiva, estando a punto de replicarla en su momento.  Hoy no he podido contenerme. Como muchos de vosotros sabéis, desde el sistema de Bitácoras de la Comunidad de Madrid, somos varios los científicos que nos lamentamos del burdo tratamiento que la prensa diaria suele dar de las noticias científicas (siembre hay honrosas excepciones, por supuesto). Sin embargo, según la autora del mencionado artículo, como “fuente de información científica para el público en general, los blogs dejan mucho que desear”. Resulta chocante que en un país en donde el periodismo científico (incluido el de radio y TV) es más que deficiente, algunos profesionales acusen a los bloggers científicos de sus propios pecados. Como decimos en España: “solo ven la paja en el ojo ajeno y no la estaca en el suyo”. Con este post no pretendo atacar a los periodistas científicos españoles, sino poner los puntos sobre las “ies” y replicar a Malen Ruiz de Elvira, con todos mis respetos, pero también con toda la contundencia que creo que merecen sus valoraciones.   

 

 

 

España necesita más bloggers científicos

Y más prensa de calidad

 

No me podía creer lo que estaba leyendo. La autora comienza señalando que la respuesta a la pregunta de si los blogs científicos acabarán con la prensa de la misma índole la ofrece la “revista especializada Physics World”,  al replicar: “es que no. “Los blogs científicos son un fenómeno bienvenido, pero el periodismo científico es todavía esencial“. Hasta aquí todo perfecto. Sin embargo advirtamos ya que se trata de una revista científica, aunque fuera de divulgación, por lo que tal argumento no es extrapolable, en primera instancia, a la prensa general. “No confundamos las cosas”; “no mezclemos churras con merinas”. Seguidamente expone dos casos en los que los blogs no quedan bien parados para terminar alegando que:

 

Pero, como fuente de información científica para el público en general, los blogs dejan mucho que desear, aunque sí llevan camino de ser una fuente para los periodistas científicos que conocen el contexto de cada supuesta noticia. Como recuerda Physics World, los blogs se dirigen a una audiencia especializada y pequeña y los autores no tienen la obligación de dar información equilibrada. Tampoco tienen por qué contextualizar lo que comunican, preguntar a todas las partes implicadas o escribir de forma clara y comprensible. Y, además, no se puede excluir que tengan unos objetivos personales que no expliquen a sus lectores. Claro que esto último es muy posible que los lectores lo achaquen también a los periodistas profesionales.

 

De acuerdo a Malen, dices que los blogs dejan mucho que desear como herramientas de comunicación científica aunque “sí llevan camino de ser una fuente para los periodistas científicos que conocen el contexto de cada supuesta noticia “. Pienso que opinará de esto mi amigo David Barrado de blog: “Cuaderno de Bitácora EstelarYo mismo, he compilado varios post, lamentándome de la mala calidad de los contenidos científicos de la prensa diaria en la categoría “Prensa y Política Científica”. No Malen, lamentablemente no podemos ver las cosas de la misma forma. Si de algo (entre otras muchas cosas) adolece el periodismo científico español es de no “contextualizar correctamente cada noticia, ni de dar una información equilibrada. Las barbaridades surgen por doquier, y lo que es peor con una frecuencia preocupante. Podría ponerte miles de ejemplos. Pero para qué, ¿verdad?

 

 

 

La blogosfera y su crecimiento

 

Sinceramente no logro a entender a Malen cuando son algunos de los propios  y “escasos periodistas científicos” los que se lamentan del escaso interés de las editoriales por las novedades que proceden del ámbito científico respecto a las “de sociedad”. Del mismo modo, en las secciones de “cultura” y similares de muchos diarios aparecen grupos de Rock y Pop, pero raramente opiniones de los investigadores sobre el mundo de la ciencia, etc. Son los propios periodistas científicos los que se quejan de la falta de una adecuada masa crítica de profesionales suficiente para mejorar la calidad de la prensa diaria. Pero la cosa no queda ahí.

 

Si de algo adolece la prensa científica española es de comentaristas críticos, entre los cuales, Xavier Pujol Gebellí y unos más son las excepciones que confirman la regla.  La mayor parte de los contenidos científicos que ofrecen los periódicos proceden de gabinetes de prensa de las instituciones académicas o de las agencias de noticias. Tan solo se suelen entrevistarse a los investigadores que ostentan en el poder, por lo que al ciudadano apenas le llega la opinión del establishment. Malen, no puedes escudarte en noticias que pueda dar una revista de divulgación científica escrita por profesionales especializados, para hablar del periodismo científico de la prensa diaria en España. Se trata de una sin razón.

 

Somos mayoría los que pensamos que el periodismo científico español, en buena parte debido al desinterés de las editoriales, se encuentra en el paleolítico. No acuso aquí a los periodistas especializados en la materia, porque, como en la mayoría de los ámbitos de la cultura, “de todo hay en la viña del señor”. Sin embargo, como profesional científico, no paro de llevarme las manos a la cabeza por las “imprecisiones, falacias, tergiversaciones, etc.” que leo en la prensa a diario. He insistido, por activa y por pasiva, que este país necesita con urgencia crear una agencia de noticias científicas en las cuales los científicos y otros analistas examinen críticamente el valor de lo que quieren publicitar sus “iguales”, pero sin  excluir al ciudadano, ni a los pensadores de otras ramas del conocimiento. No basta publicar comunicados o exponer las autoalabanzas de que hacen gala nuestros Sacerdotes de la Ciencia, cuando los datos sobre la salud de este ámbito de la “cultura” son recalcitrantemente negativos.

 

Te puedo asegurar que, desde iniciativas comocompromiso social por la ciencia”, el ciudadano puede acceder y profundizar en los debates de “la ciencia en acción” (parafraseando a Bruno Latour), incluidas las discrepancias entre nuestros dispares puntos de vista. Raramente ocurre esto en la prensa, y menos aun en la escrita. Yo estoy seguro y deseo que la prensa científica sobreviva, pero sobre todo anhelo que mejore su calidad en el futuro. Claro que sois imprescindibles. ¿Quién dice lo contrario? Pero también considero que los bloggers estamos rellenando justamente las enormes lagunas de que adolecen periódicos. Y reitero que no es un ataque a tu profesión ni a los que la ejercen. Se trata de un grave problema cultural que padece España, que no debe ni ocultarse ni soslayarse.

 

Finalmente, Malen apunta.           


Sin embargo, en los blogs se puede encontrar información interesante que no se ha hecho pública todavía e incluso que otros querrían que siguiera siendo secreta, y además son una ventana al mundo científico profesional. Y, por último, no van a desaparecer, así que mejor será que todos aprendamos a convivir con ellos apreciando sus virtudes sin perder de vista sus defectos.

 

Bueno paciencia Malén, paciencia y perdona nuestras nefastas equivocaciones. Eso sí, te recomendaría que visitaras habitualmente conglomerados de bitácoras como el nuestro y que analizaras sus contenidos con detenimiento, para después poder realizar un análisis autocrítico de tu propia profesión en España. Espero que mi humilde post no te genere animadversión, ya que lo he escrito con el corazón, pero también con ánimo constructivo. No lo dudes.

 

PD. Mira lo que está ocurriendo en USA, como ha cambiado allí la prensa a causa de este fenómeno social y luego hablamos ¿vale? Cuando las barbas de tu vecino veas mojar….

 

 

Juan José Ibáñez

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Hola,

es lógico que Malén defienda al periodista de periódico, no en balde ella es una de las adelantadas españolas en esa profesión a quien yo respeto y admiro desde mi modesta posición de científico de a pie.

Pero es más, vistos los contenidos de algunos foros, algunos de ellos se albergan en éstas páginas, creo que no le falta razón. Por favor, autores de foros paraos por un momento y reflexionar sobre los contenidos.

Enhorabuena a quienes su foro no se parezca al patio de un colegio. Me pregunto por qué veo en ellos tanta pelea y alusión (a veces descalificación) personal. ¿Se gana con eso en popularidad?, puede que sí, pero no en calidad. ¿Y en interés? pues puede que para los gurús de un campo también, pero el lector medio me parece que pasa.

Y es más, ¿qué tal andamos de nivel divulgativo?, se me da que para leer algunas de las cosas que se escriben en los foros hay primero que licenciarse en ciencias esotéricas y del hiperespacio. Mas que divulgar la ciencia pareciera que el objetivo de algunos autores es tan solo demostrar(se) lo listos que son, algo sin duda muy de científico y muy hispánico, con perdón de ambos colectivos a los que pertenezco.

Cierto, hace falta elevar el nivel del periodismo científico y de la divulgación en nuestro entorno (y en general), pero el camino no es llenar de ladrillos y descalificaciones más y más páginas. Por favor reflexionemos sobre lo que escribe Malén porque algo podremos aprender.

Buenas.

Pues yo creo que en este campo, como en todos, se puede encontrar ejemplos y contraejemplos.

Curioso que minutos antes que tú, escribiera yo el caso de una plagio de un periódico de varias entradas que he publicado en el Cuaderno de Bitácora Estelar:

http://weblogs.madrimasd.org/astrofisica/archive/2008/01/30/83541.aspx

Pero es cierto que es extremadamente difícil mantener el rigor, tanto en la prensa tradicional como en los blogs. A veces pienso que con tantos medios, en vez de facilitar la comunicación lo que se está produciendo es un aumento del nivel de ruido. Podemos llegar a estar inundados, saturados, sin llegar a estar mejor informados, sin llegar a tener opiniones mejor fundamentadas.

En cualquier caso, mi compromiso personal es hacerlo lo mejor posible, dentro de las limitaciones temporales que mi actividad investigadora y otros compromisos me imponen.

Un saludo,

David ByN

Con todo mi pesar Miguel esta vez discrepo de tu persectiva. Hay muchos tipos de foros como muchos tipos de periodistas y periódicos. Y no se puede ni bede generalizar. Malén descalifica a todos y eso es lo que yo no asumo. Si algunos de nosotros recogemos los desbarres de los periodistas y los exponemos pues veríamos que la cosa no está tan clara. La blogosfera comienza a ser un fenómeno que da miedo a los periodistas que debían aprender un poquito de lo que sucede con la prensa en USA. Esta claro que Internet tiene sus puntos buenos y sus puntos malos. Y uno de los malos es la impunidad con la que algunos descalifican a otros. Entonces uno elige el blog y los foros que son de su agrado y los lee. Lo mismo ocurre con la prensa, si una no te gusta pues te compras otro periódico. Aquí se hace divulgación y se dan noticias. Unos lo heremos peor y otros mejor.

Pero no puedo compartir tu apreciación de la prensa científica española. He hablado con periodistas de la Asociación de periodistas españoles y estaban muy desanimados. Reitero hay muy buenos periodistas y muy malos periodistas. Y en mi modesta opinión hay más de lo segunto que de lo primero. Posiblemente porque los segundos no sean propfesionales, pero ahí están pgados por nsus editoriales.

Más que dudo afirmo que los buenos bloggers, muchos de ellos científicos profesionales, informan con más rigor que la mayoría de los periodistas y a veces más amenamente. Pero bueno Miguel, supongo que es materia de opiniones. Creo que Malen a entrado a saco descalificando a todos. Yo solo le he intentado hacer ver que lo mismo podemos alagar muchos bloggers.

Un afectuoso saludo

Juanjo Ibáñez

Hola David creo que mi respuesta a Miguel el la misma que te puedo dar a ti y que de hecho ya digo en el post al decir que "de todo hay en la viña del señor". Ahora bien la descalificación completa a un colectivo no me vale. Tu por ejemplo eres un excelente divulgador y dudo mucho que la prensa diaria informe mejor que tu. ¿A que viene entonces una descalificación colectiva por parte de Malen?. Sinceramente no lo entiendo. Si uno eleje correctamente los blogs de su interés y sabe separar el grano de la paja es un deleite y puedes aprender mucho. Lo mismo ocurre con la prensa, o la radio, etc. Las descalificaciones a los medios emergentes suelen significar miedo a lo desconocido. Y eso es lo que me ha molestado. No se puede generalizar así. E inisto ni tengo el gusto de conocer a Malen ni la juzgo a ella. Opino sobre una noticia concreta y demuestro utilizando el mismo tono que no se puede, reitero una vez más, generalizar tan gratuitamente.

Un cordial saludo

Juanjo Ibáñez

Estimado Juanjo,

La descalificación que hace la Sra. Ruiz de Elvira responde a una defensa del corporativismo más cerril del colectivo al que pertenece. Escribe además en un periódico que se distingue por tener en nómina a unos cuantos desaforados partidarios de la información más acrítica que se pueda leer;si tienes tiempo y estómago lee un grotesco fervorín ("Células madre sin embriones". EL PAÍS. 21-11-07) dedicado al milagro de convertir células somáticas en células curalotodo y consistente en introducir, entre otros, oncogenes víricos para "reprogramarlas" como ahora gusta decir a lo que siempre se ha llamado inmortalización celular. La técnica es tan novedosa y revolucionaria que yo mismo la usé hace más de veinte años para inmortalizar cultivos celulares de riñón de mono; se había publicado unos cuantos años antes. Recomiendo asimismo la lectura de otra pieza literaria ("Gen p53, asesino y policía (sic). EL PAÍS. 27-1-08), tan escolarmente retrógrada y llena de inexactitudes que animo a que se lea para ahorrarme comentarios a un texto tan diáfano. Cito dos pero podría referir bastantes más.

Ambos son ejemplos de textos de partidarios fervorosos de bombardearnos casi a diario con noticias relativas a "milagros científicos"; ni una crítica, ni una opinión contraria por razonada que sea, nada; y lo peor es que además creen que le están haciendo un favor a la Ciencia. Cualquier disidente es automáticamente tildado de "clerical", "inquisidor" o algo peor. Naturalmente excusan hacer un seguimiento en el tiempo, como debería ser su obligación, de la consistencia y reproducibilidad del "milagro" anunciado con tanto pífano. Como lo que generalmente ocurre es que la buena nueva es obra de cualquier espabilado que necesita salir en prensa para captar recursos o promoverse a alguna sinecura académica o ministerial, la "noticia científica", por lo general prometiendo curas prodigiosas a enfermedades muy complejas e insuficientemente estudiadas en una labor de nulo brillo mediático, queda en el olvido hasta la siguiente buenanueva. El chapucero tratamiento informativo que se da a los supuestos avances en medicina regenerativa es sin lugar a dudas la joya de la corona; los beneficiarios de esas terapias esperan ansiosos los remedios prometidos, siempre "para dentro de poco tiempo", y que no acaban de llegar. Sé de casos de gente que ha ido a determinados países a tratar de mitigar su dolencia con inyecciones de "células madre"; un conocido mío, enfermo de Parkinson, se desplazó a Ucrania para ello. Me quedé horrorizado cuando lo supe; por descontado que no ha tenido mejora alguna tras la "terapia milagrosa" tan inciensada por los panegiristas.

He perdido la cuenta de la cartas escritas a esos medios de comunicación quejándome de esa forma de informar. No me han publicado ni una. ¡Cómo no ha de darles miedo el auge de los blogs en los que sí se puede debatir sobre diversos temas, algo que ellos sistemáticamente niegan u ocultan!

Fíjate lo que se parece su actitud a la mostrada por las "grandes revistas" científicas, singularmente Nature, al hilo de la aparición de las publicaciones "on line"; fue particularmente violento el de Nature hacia PLoS (Public Library of Science) en un desvergonzado intento de acallar las posibles voces críticas y seguir manteniendo el monopolio de la "verdad científica única" que es, naturalmente, la suya.

Gracias por tu labor de mantener esta bitácora, la más visitada además para mayor mortificación de la Sra. Ruiz de Elvira.

Sigue con salud.

ARC

Juanjo, Mientras escribo estas dos lineas tienes a veintiseis personas leyendo tu blog. Comprendo que algunos periodistas empiecen a mosquearse porque tú ofreces un servicio fantástico y gratuito. De ellos lo único que sabemos es que no suele ser gratuito. por cierto, ¿sabemos si Malen es familiar de Antonio?.

Un abrazo y, ya sabes, a seguir. Ladran luego cabalgamos.

No puedo estar más de acuerdo con las opiniones aquí vertidas. Aunque el suplemento que lleva esta señora es de calidad comparado con los de otros periódicos, es más bien escaso, y no justifica el ataque al resto de la divulgación científica que hacemos los científicos en la red.

Cuando preparo noticias para http://neofronteras.com da pena ver como no puedo publicar multitud de ellas, que son interesantes, por falta de tiempo (imagino que a otros les pasa lo mismo), mientras que la prensa "profesional" con muchos más medios y dinero publica poco y a veces muy mal. Leer ciertas noticias sobre ciencia en los periódicos da realmente pena y a veces produce vergüenza ajena.

Esta señora simplemente defiende unos intereses corporativos frente a una competencia en expansión. La formación científica del periodista español es prácticamente nula y se ponen en evidencia a diario.

Habría que plantearse la eliminación de la licenciatura (o grado) de periodismo tal actual y transformarlo en un master de posgrado para licenciados en ciencias, economía, políticas, etc. Al menos así se garantizaría una mínima base de conocimientos en cierta área.

En todo caso la situación de la ciencia o su difusión en España es producto de un contexto cultural determinado que es muy difícil de cambiar.

Completamente de acurdo contigo. También se que "profesionales" del periodismo hay muy pocos y con pocos recursos. Todos los demás son "metitorios jóvenes que probablemente prefirirían cubir otras noticias. Y este no es un problema de la formación simplemente, sino de las lineas editoriales y del atraso cultural que sufrimos respecto al impacto de las nuevas tecnologías. Hasta que los editores no se enteren que la ciencia es cultura para lo bueno y lo malo, nada cambiará, efectivamente.

pero lo que la periodista cuestiona es la "calidad" y para saber que blog la tiene y cual no hay que saber de ciencia. Si sabes la Web es una mina. Entiendo que un periodista no puede saber de todas las ciencias y no puede exigíseles eso. Lo que ocurre es que si se fían de la prensa oficial o de los gabinetes de prensa de las instituciones, lo que muestran es más propaganda que cualquier otra cosa. Honestamente considero que quien monte una agencia de noticias científicas en base a profesionales, al final hará un buen negocio.

Ellos tienen su sitio, pero miedo a perder relevancia. En lugar de explorar estas nuevas posibilidades las desestiman. Poro para ellos. Las nuevas generaciones buscan noticias en internet y si no están a la altura a la larga saldrán perdiendo en vez de renovarse. Y no cuestiono a todos (ni tampco a ella en su labor profesional), quede claro. pero este tipo de dedscalificaciones sobran.

Saludos y suerte con tu iniciativa ya la buscaré para leer allí

Juanjo Ibáñez

[...] ocasión, en nuestro curso básico sobre filosofía y sociología de la ciencia. En otras palabras, en nuestro blog sintonizamos con las ideas de este pensador francés. Por tanto, nos resulta grato, romper la sempiterna cadena de la crítica mordaz contra el [...]

(requerido)

(requerido)


*