Internet del Futuro y Tecnología: Más Allá de la Tontería

Ya os hablamos sobre la incultura científica de los voceros de la investigación traslacional. Si estos además espetan otras nuevas pseudo-novedades, como el de Internet del Futuro, el resultado es un análisis como el que hoy presentamos y en el cual se vende como genial uno de los mayores males que efecta a la ciencia y tecnología contemporánea. Apelar a que las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) van ha erigirse en los salvavidas de la competitividad del tejido industrial de un país, o bien constata la supina ignorancia del que lo escribe o bien nos encontramos ante un marketing encubierto. Ya os comentamos en nuestro post “tecnologías de primera y segunda Generación”, que justamente lo que ensalza el autor del comunicado de prensa que abajo os exponemos, es decir el “derrame tecnológico” es uno de los síntomas más caústicos de los graves los desatinos de la ciencia contemporánea. Si los grandes proyectos de investigación pública a largo plazo, que no buscan beneficios inmediatos, son remplazados por la investigación empresarial, los avances de ciencia y tecnología del futuro lo harán a la velocidad de las tortugas. Resumiendo, identificar como gloriosos los síntomas más negativos de un sistema de I + D +i deviene en mera majadería. En la noticia, el autor señala que los progresos tecnológicos llevados a cabo durante la segunda guerra mundial resultan ser los pilares del actual y venidero, abandonando nuestro bienestar a la Red de Redes. Cierto es que las investigaciones para la defensa generan frutos impresionantes, pero también otras iniciativas públicas menos bélicas y más deseables como las grandes instalaciones científicas (por ejemplo, los aceleradores de partículas, etc.). Cuando uno avanza por la lectura de este texto se verá obligado a concluir (si acepta sus premisas) que el futuro de la innovación y desarrollo depende de que nos inmiscuyamos en otra contienda mundial dejando de paso el suelo recubierto con decenas de millones de cadaveres, entre otras atrocidades. ¿No existe otro modo de progresar?. Pues entonces (…) mal asunto, ¡nefasto!.

van-gal-ladrillo-final

De los Corruptos del Ladrillazo a los Narradores de Cuentos Chinos

Pero pensar que las TIC son la esperanza de la industria española es más que otro dislate adicional. Nadie duda de las bondades que conllevan estas tecnologías, ahora bien el tejido empresarial de un Estado ni puede circunscribirse en modo alguno a las mismas, so pena que tal burbuja digial-mental termine generando otra crisis socioeconómica con mayúsculas. Y aquí el cacareado derrame tecnológico se me antoja equivalente a un derrame cerebral. Se espera de nuestros líderes y empresarios un poco de racionalidad (¡ya sé que es mucho pedir, pero …insisto). Las filias y las fobias, a favor o en contra de una tecnología determinada no dan lugar más que a fanatismos y falsas promesas. Y bajo el término de Internet del Futuro, a falta de un oráculo, el autor se desparrama, que no derrama, en una serie de sentencias demagógicas carentes de todo fundamento. El problema estriba en que este personaje no es el primero ni el último que “walk on the wrong side” (descarría). Y los que hemos deambulado por la vida tranquilamente antes (¿cómo pudimos sobrevivir en tal hostil y salvaje sociedad de trogloditas?) del advenimiento de Internet lo sabemos sobradamente. Del mismo modo, casi todo lo que se lee sobre las smart cities (ciudades inteligentes, según sus defensores) se antoja hilarante. Parece ser que estos falsos profetas no se percatan de que nuestra sociedad atraviesa por una encrucijada repleta de minas. Soslayamos la gravedad del estado de la población mundial y del medio ambiente. Y tal cual como si sus nuestras mentes navegaran por paisajes oníricos propiciados por alguna droga alucinógena, nos vaticinan un futuro esplendoroso, un mundo feliz (¿para todos?). Sin embargo, el texto de marras va más allá alegando las grandes perspectivas de las TIC en España. Pues bien a las pruebas me remito. Nadie duda que ¡España va bien! ¿Verdad? Sufriendo aun las consecuencias del ladrillazo(descontrol, especulación y corrupción urbanística), habiendo padecido con anterioridad una crisis financiera global (si bien menos grave que la presente) a causa de una burbuja generada por las compañías informáticas (¿ya nadie lo recuerda?.:lo dicho la sociedad del Alzheimer) ahora algunos ¿desinteresados? abandonan nuestro destino a la “Internete” del futuro. ¿Sabrá este “experto” algo de economía, lo que es calidad de vida ciudadana y otras minucias de la misma guisa? ¿O debemos precipitar otra conflagración mundial con vistas a que avance nuestra ciencia y tecnología?. Lo que resulta palmario es que, si el ciudadano sigue empobreciéndose, las nuevas tecnologías se las van a comer unos pocos ricos con patatas. No obstante, tampoco debemos soslayar que en ciertos países emergentes, como la india, sus ciudadanos poseen muchos móviles pero escasos servicios higiénicos en su casas. ¿Es esa la percepción de bienestar que desea inculcarnos su autor?.

Juan José Ibáñez

Internet del Futuro más allá de la tecnología

La Internet del Futuro traerá nuevos dispositivos e interfaces y redes con mayor velocidad, conectividad, seguridad e interoperabilidad. Pero la verdadera revolución de Internet del Futuro vendrá con el “derrame tecnológico” de las TIC hacia otros sectores.

Autor José Tomás Romero Calle. AMETC

En la segunda mitad del siglo XX se produjeron grandes avances en todo el mundo gracias a que las tecnologías desarrolladas principalmente durante la II Guerra Mundial comenzaron a encontrar aplicación civil. Esto es lo que se conoce como“derrame tecnológico”. Dos ejemplos especialmente significativos fueron la cohetería y la computación.

La cohetería moderna fue desarrollada principalmente porWernher von Braun y su equipo, primero con fines bélicos y posteriormente en el ámbito de la NASA. La tecnología primero de uso militar que dio lugar a los primeros misiles (las bombas A2 y V2 de Hitler) se aplicó posteriormente a los cohetes Saturno V que pusieron el hombre en la Luna y finalmente experimentaron su “derrame tecnológico” con la puesta en órbita de numerosos satélites que juegan un papel tremendamente importante en las comunicaciones civiles de la actualidad.

La computación también dio sus primeros pasos durante la II Guerra Mundial, con los desarrollos de las primeras computadoras como Colossus o Bombe en Bletchley Park con el objetivo de descifrar los códigos secretos nazis. Aquellos trabajos pioneros dieron lugar años después con su derrame tecnológico a la informática moderna y a un cambio radical hacia la sociedad de la información en la que vivimos hoy día.

La Internet del Futuro tiene una componente muy fuerte de investigación y desarrollo en líneas como la capacidad y seguridad de las redes, la implantación del protocolo IPv6 y su explotación, internet de las cosas, internet en 3D, web semántica, nuevos interfaces y, en definitiva, una larga lista de tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) con la capacidad de hacer realidad lo que hasta ahora no era más que ciencia ficción. Sin embargo, la verdadera revolución de la Internet del Futuro, más allá de la tecnología, vendrá con el derrame de estos avances hacia los demás sectores y la sociedad. Igual que las tecnologías desarrolladas en el contexto de la guerra mostraron su verdadera capacidad de revolución una vez aplicados a la sociedad civil, las tecnologías de Internet del Futuro pondrán en juego sus grandes capacidades de generación de riqueza con su implantación de manera generalizada a todos los sectores productivos del país: para la Internet del Futuro es tan importante la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías como la implantación de las mismas.

Sectores como la salud, la energía, el turismo, el transporte, la educación, los contenidos, el ocio, o la agricultura y la alimentación tienen grandes oportunidades para aumentar su competitividad gracias a la adopción de Tecnologías de la Información y la Comunicación. La Internet del Futuro pondrá a disposición de estos sectores tecnologías cada vez más potentes y a la vez más sencillas de implantar como herramientas para la puesta en marcha de nuevas ideas y modelos de negocio. El concepto de Smart City como lugar preferente para implantar y monetizar soluciones o el concepto de interoperabilidad para permitir interfaces abiertas sobre las que desarrollar nuevos servicios y aplicaciones son algunas de las claves en el contexto de Internet del Futuro.

La Internet del Futuro tiene un carácter estratégico a nivel nacional y europeo. Las empresas del sector TIC y las instituciones vienen realizando grandes esfuerzos en esta línea en los últimos años. La declaración de Bled (Eslovenia) de marzo de 2008 sentó las bases de los posteriores programas de trabajo orientados a Internet del Futuro con grandes dotaciones económicas para I+D en el Séptimo Programa Marco a nivel europeo y el Plan Avanza del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio a nivel nacional. Las empresas TIC españolas han sabido corresponder al esfuerzo económico realizado desde las instituciones, siendo muy activas en la realización de iniciativas y propuestas y consiguiendo la adjudicación de numerosos proyectos estratégicos de I+D en el ámbito de Internet del Futuro. Destaca el éxito de las empresas españolas en la primera convocatoria de la PPP (Public Private Partnership) sobre Internet del Futuro o en el programa de competitividad e innovación (CIP).

España, gracias a sus capacidades tecnológicas, un sector TIC activo y unas instituciones comprometidas con la Internet del Futuro, cuenta con grandes oportunidades para la explotación de las tecnologías experimentar así un sustancial aumento de la competitividad global de las distintas empresas y sectores.

Uno de los instrumentos dinamizadores que ha contribuido de forma clave al desarrollo de la Internet del Futuro en nuestro país y que sigue planteándose continuos nuevos retos en I+D y en implantación es la Plataforma Tecnológica Española de convergencia hacia Internet del Futuro, es.INTERNET. Se trata de una red que reúne a los principales agentes del sector TIC, principalmente empresas, tanto grandes como PYMES, así como Universidades y centros de investigación. Cuenta con la financiación del Ministerio de Industria y la secretaría corre a cargo de AMETIC, la patronal de las TIC españolas. Esta plataforma realiza un importante trabajo de definición de estrategia, posicionamiento de la industria TIC en Internet del Futuro, financiación, promoción de proyectos o relación con otros sectores. Cualquier institución puede ser miembro de es.INTERNET de forma gratuita y pasar a ser un agente activo en el desarrollo nacional de la Internet del Futuro.

Etiquetas: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*