‘Zona Crítica Terrestre y El Futuro de la Edafología’

Compactación del Subsuelo, Pérdida de Productividad Agraria, Escáneres Médicos, Estructuras Fractales

compactacion-subsuelo-y-tomografia

Colaje imágenes google. Buscando por “los palabros“: “computer tomography soil” 

Como ya venimos anunciando en los últimos años, estamos totalmente convencidos de que los nuevos avances tecnológicos en la imaginería médica ayudarán a mejorar nuestra comprensión de la estructura y dinámica del medio edáfico. Y el tiempo nos ha vuelto a dar la razón. La noticia que hoy analizamos, reproducida del boletín de noticias ScienceDaily ofrece los resultados de un estudio en el cual, haciendo uso de la tomografía computarizadase analiza la compactación del subsuelo, el cual afecta a las propiedades hidrológicas (fertilidad física) del medio edáfico, reduciendo así las producciones agrarias. Los resultados parecen ser bastante interesantes. Como todos sabéis, uno de los efectos más dañinos y crípticos del uso de la maquinaria pesada en agricultura estriba en que su enorme peso termina por compactar el suelo, especialmente en profundidad. Debido a que este proceso no es observable desde la superficie, no ha sido estudiado con la seriedad que merecería. Al dañar la arquitectura de los poros, por donde circula el agua y el aire afecta seriamente la estructura de los suelos. El uso de la  tomografía computarizada de estos horizontes relativamente profundos (en el caso de estudio a 30 o 40 cm desde la superficie), pero muy densos o compactos ha revelado que (i) los macroporos de  los suelos compactados son más largos (en profundidad), pero se ramifican en menor medida que en los no compactados y (ii) a pesar del mentado incremento en sus dimensiones verticales, su diámetro resulta ser menor que cuando no se hizo uso de tal maquinaria. De aquí que el agua y la oxigenación fluyan rápidamente de arriba abajo del perfil edáfico sin distribuirse adecuadamente por la matriz del suelo, en donde se producen casi todos los procesos edáficos. También es importante destacar que tal  mecanismo no se revierte ni con rapidez ni con facilidad, siendo pues complicado recuperar la estructura natural, capaz de ofrecer la obtención de mayores cosechas.

Los autores llevan a cabo una analogía entre el sistema circulatorio humano y el de la red de macroporos. Al fin y al cabo, como también os comentamos en post precedentes, la estructura fractal de ambos guarda asombrosas similitudes. Los autores también contemplan y sospechan que un cambio semejante en la geometría circulatoria del sistema humano sería muy dañino para nuestro organismo, como lo es en los suelos, por lo que pudieran existir ciertos paralelismos entre ambas estructuras geométricas y sus respectivas funciones.   Si los pesticidas y fertilizantes usados por la agricultura industrial, a la larga, generan más problemas de los que arreglan, lo mismo puede decirse de la maquinaria que nos venden para arar los campos. Comida para hoy. Hambre para mañana. Os dejo pues con la nora de prensa en suajili.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , ,

Las Raíces de las Plantas y los Suelos revolucionan la investigación de la Robótica

El título del post pudiera parecer en primera instancia un reclamo publicitario con vistas a dar cuentas de una investigación que, a la postre, albergara contenidos insustanciales. Sin embargo, no es así. Ya os explicamos en otro post precedente titulado: “Sobre la Inteligencia de las Plantas y la Investigación Robótica (Raíces y Fitorobótica) que se estaba desarrollando un macro-proyecto europeo para construir un tipo de robots cuyas bases se asentaban principalmente en emular el desarrollo de las plantas en el medio edáfico (búsqueda de nutrientes, agua, etc.). Se trataba de la imitativa  denominada  Plantoid. Pues bien, a la hora de escribir este post, tal investigación transdisplinaria ha concluido, dando lugar a la nota de prensa que lleva por título “Se consolida una nueva era para la robótica europea”. En esta última se han redactado frases como las siguientes: “Un robot prototipo de apariencia similar a un árbol ya ha sido desarrollado (…) aplicaciones de estas capacidades podrían incluir la detección de sustancias químicas tóxicas en las proximidades, la vigilancia y el análisis del suelo, la exploración espacial y las operaciones de búsqueda y salvamento tras una catástrofe natural. (…) A largo plazo podría dar lugar incluso a nuevas herramientas quirúrgicas (…) Este ‘árbol’ cuenta con un tronco construido con una impresora tridimensional y equipado con sensores con forma de raíz capaces de buscar suelo fértil de una forma muy similar a como lo hacen las raíces naturales (…) Los sensores, situados en los ápices de cada raíz, detectan la temperatura, la humedad y la presencia de materia orgánica concreta como nitratos y fosfatos. Si una raíz se encuentra con un obstáculo, puede buscar otro camino. Las raíces están conectadas a un microordenador alojado en el tronco, hecho de plástico. (…) Para desarrollar estos robots semejantes a plantas, los investigadores tuvieron que dar con formas de copiar los mecanismos naturales que permiten crecer a las raíces. Al ‘alimentar’ al robot con filamentos artificiales, este prototipo es capaz de construir su propia estructura y penetrar en el suelo. (…) Los sensores permiten a las raíces robóticas reaccionar ante estímulos del mismo modo que las raíces naturales (…).

 plantoid

Posibles prototipos de dicen que revolucionarán el futuro de la Robótica. Fuente. Plantoid.

 Tras años de denostar la ciencia del suelo, ahora resulta que los investigadores que trabajan en temas de tan vigente actualidad y generosa financiación aseguran que este tipo de robótica revolucionará el futuro. Todo el estudio se basa en emular el comportamiento de las raíces, imitar como se desenvuelven y comportan en un suelo, su entorno natural. Pero a la postre siguen sin subvencionarse decentemente las investigaciones encaminadas a mejorar nuestra comprensión de los aspectos relacionados con el medio edáfico y los organismos que en él habitan. Os vuelvo a repetir que hay  razones científicas que la razón no entiende. Y estos robots se parecen ya (en sus primeros prototipos) a las plantas, que no a algún  tipo de humanoide con la fisonomía de que hacen gala en los films de ciencia ficción. Llegados a este punto cabe preguntarse, a falta de financiación y aumentar la menguada masa crítica edafólogos y biólogos del suelo: ¿sabrán realmente emular el crecimiento, estructura y todos los procesos implicados que llevan a cabo los sistemas radiculares de las plantas en su medio?.   Personalmente lo dudo, aunque espero y deseo que estos nuevos juguetes ofrezcan extraordinarios frutos para la ciencia y el desarrollo tecnológico. Ahora bien, ¿No se trata de una contundente razón para prestar una mayor atención a nuestra disciplina?; ¿No se obtendrían así mejores robots de esta naturaleza?. En fin, os dejo con la noticia completa. Buscando por Plantoid en Internet, (incluyendo una galería de imágenes) encontrareis abundante material sobre esta nueva era de la robótica en Europa que, a fin de cuentas, se sustenta en lo que hoy conocemos acerca de la interacción raíces-suelo.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Un Mar de Agua Bajo los Suelos del Amazonas: El riesgo de destruir antes de entender

Recientemente se ha encontrado un inmenso acuífero muy profundo en parte de la cuenca amazónica y territorios colindantes. Se trata de un gran hallazgo, nadie lo duda. Ahora bien, puede estar comenzando a contaminarse antes de conocer su estructura, dinámica y posibilidades de uso sostenible.

oceano-amazonico 

Océano amazónico. Fuente: Taringa

matogrosso-wikimedia 

 Mato Gosso; Fuente Wikimedia

  En un post precedente que llevaba por título: “La Investigación del Manejo del Suelo y los Resultados de Estudios Peligrosos (Confundentes), ya comentábamos al criticar la siguiente noticia “Deep, permeable soils buffer impacts of crop fertilizer on Amazon streams, study” que “si tenemos al menos en cuenta el conjunto del sistema suelo-regolito-acuífero (….) los investigadores que han llevado a cabo el estudio reconocen (…) que las capas profundas deben actuar como ambientes buffer o tampón reteniendo los contaminantes y fertilizantes que causan graves problemas en los perfiles del suelo más someros de Europa o EE.UU., por citar dos ejemplos. Sin embargo, sería sumamente irresponsable pensar que (i) todas las profundas coberturas edáficas de la región estudiada en Brasil reaccionan de la misma manera; (ii) que el proceso no pueda revertirse con el tiempo y (iii) que los resultados induzcan a inferir que se pueden añadir elevadas dosis de fertilizantes a estos ecosistemas que, dicho sea de paso, debieran ser conservados como patrimonio de la humanidad en lugar de ser presa de la deforestación, con las agresivas prácticas de la agricultura industrial”. La crítica iba dirigida hacia el comentario vertido en el primer enlace en el que se señalaba/defendía” The often damaging impacts of intensive agriculture on nearby streams, rivers, and their wildlife has been well documented in temperate zones, such as North America and Europe. Yet a new study in an important tropical zone—the fast-changing southern Amazon, a region marked by widespread replacement of native forest by cattle ranches and more recently croplands—suggests that at least some of those damaging impacts may be buffered by the very deep and highly permeable soils that characterize large areas of the expanding cropland”. Dicho de otro modo, que los suelos profundos del Mato Grosso, por su gran profundidad y permeabilidad retenían los contaminantes (agroquímicos) producidos por la agricultura industrial, sin verterlos a las aguas corrientes, de lo cual terminaba infiriéndose a cerca de sus bondades con vistas a que tales prácticas agrícolas no contaminaran las aguas y como corolario deñaran al medio ambiente y la salud humana. También comentamos que lo que podía acaecer en el futuro era lo que se denomina “bomba química del tiempo”. Pues bien posteriormente otra noticia, independiente de la primera, y que llevaba por título:” La Amazonia tiene un océano subterráneoy en la que puede leerse “La Amazonia posee una reserva de agua subterránea con un volumen calculado en más de 160 billones de metros cúbicos” (…) Ese volumen es 3,5 veces mayor que el del Acuífero Guaraní, un reservorio subterráneo de agua dulce que abarca territorios de Uruguay, Argentina, Paraguay y fundamentalmente Brasil, con 1.200.000 kilómetros cuadrados (km²) de extensión. “Esa reserva subterránea representa más del 80% del total de agua de la Amazonia (…) En razón de los procesos geológicos acaecidos durante ese período, quedó depositada en las cuatro cuencas una extensa cobertura sedimentaria, con espesores del orden de miles de metros. Pues bien el misterio de la capacidad tampón de estos suelos muy permeables y profundos comienza a clarificarse, aunque posiblemente los autores de ambos estudios no comprendan el riesgo del que ya advertimos en nuestro post. Resulta factible conjeturar, al leer ambos estudios que, el agua cargada de agroquímicos desciende hacia el inmenso acuífero subyacente, en donde los contaminantes se diluyen en la ingente cantidad de recursos hídricos que alberga. Ahora bien, si se siguen echando agroquímicos sin control y comienza a explotarse el acuífero intensamente, la capacidad de dilución disminuirá, pudiendo causar un enorme problema ambiental y salubrista. Eso sí puede tardarse bastante tiempo, si el territorio no se convierte rápidamente en un paraíso colosal con vistas a la producción de biocombustibles y cultivos transgénicos. De ser así, como comienza a suceder, añadir ingentes cantidades de pesticidas y fertilizantes el acuífero, aun mal conocido comenzará a contaminarse, tarde o temprano.

Tal hecho, vuelve a poner sobre la mesa la necesidad de que la edafología actual converja hacia la iniciativa denominada zona crítica terrestre, de la cual hemos escrito numerosos post en la categoría que lleva tal nombre. La comprensión de los procesos naturales avanzará aunando las perspectivas ofrecidas por disciplinas diferentes y sus correspondientes sinergias, en lugar de mantenerlas en compartimentos estanco, tal como parece deleitar va muchos edafólogos.  Un problema estriba en que tal conexión subterránea podría  pasar de convertirse de bendición a maldición, surgiendo una futura contaminación local a miles de kilómetros de distancia de donde se añadieron los agroquímicos. La decisión más racional sería conocer primero tal estructura espacial de tal mar subterráneo, para posteriormente tomar las decisiones oportunas que condujeran a una explotación sostenible. Sin embargo me temo que el proceso que comienza a acaecer es el contrario. También cabe señalar que por su antigüedad y singularidad, tal preciado recurso puede deparar el descubrimiento de organismos y procesos evolutivos que aún desconocemos. La ideología imperante de las multinacionales resulta ser primero dispara y luego pregunta. Se trata de un tema más que inquietante.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Suelos Con Chispa, Suelos electrizantes, Suelos Selenitas (Los Chisposuelos)

suelos-selenitas-con-chispa

Suelos selenitas; Polo Norte Lunar. Fuente: NASA

¡Noticia electrizante!, ¡Noticia con mucha chispa!. Como todos sabéis en las últimas décadas se ha estudiado mucho y especulado soberanamente acerca de los suelos marcianos, el contrario de lo acaecido con ese satélite natural que nos ilumina casi todas las noches y al que denominamos La Luna.   Sin embargo, en septiembre de 2014 diversos boletines de noticias se hicieron eco de los últimos, con una nota de prensa que en algún rotativo llevaba por título “El insospechado papel de las chispas eléctricas en la evolución geológica lunar”. En este última, por ejemplo, se puede leer “Interpretar correctamente las huellas de la historia registrada dentro de esos cráteres oscuros y fríos requiere conocer bien qué procesos afectan a sus suelos”. Y es que “al perecer” la gélida cobertura de suelos polares lunares echa chispas. Según los investigadores que han llevado a cabo tal sideral descubrimiento, en el lado oculto de nuestro satélite “las tormentas periódicas de partículas energéticas solares pueden haber alterado notablemente las propiedades del suelo en los cráteres más fríos del satélite a través de un proceso que incluye chispas eléctricas”. ¿Quién decía que la edafosfera de la luna era inerte?. ¿?. ¡Todo lo contrario!. Las mentadas partículas la cargan eléctricamente, generando campos eléctricos que a su vez producen chispas y así modifican su estructura ¿edafológica?. Tal hecho, acaece en los cráteres polares del lado oscuro de la Luna, que así podrían llegar a parecer ¿discotecas? ¿castillos de fuegos artificiales?. ¡A saber!. A expensan de más información, en nuestra bitácora los acuñaremos como chisposuelos selenitas. Os recuerdo que, a pesar de mis dudas, y a la espera una versión oficial el Grupo de Trabajo de la IUSS que elabora una Clasificación Universal de Suelos, este colectivo de “sabios” considera/baraja incluir los regolitos/suelos de otros cuerpos celestes en su constructo taxonómico.  Y esta sí que es una sorpresa. También cabe mentar que se sospecha que estas zonas polares pueden albergar agua, y de ser así, podrían detectarse edafotaxa con estructuras superficialesbpoligonales, ya detectadas en Marte y posiblemente permafrost. Por tanto, si fuera el caso, los chisposuelos deberían incluirse como un subgrupo de la categoría de Crisololes/Gelisoles extraplanetarios. ¡Noticia electrizante!, ¡Noticia con mucha chispa!. ¡Noticia celestial de ser cierta!. ¿Qué Juanjo desvaría?. Probablemente, aunque yo no soy el proponente que insinuó clasificar los suelos de otros mundos, sino este consejo de sabios. Mientras tanto los sedimentos marinos de La Tierra, siguen siendo despreciados por los mentados sacerdotes de la ciencia del suelo. Por favor, no os electrocutéis.  Os dejo pues con esta buena nueva llegada desdela Luna.

¡Haiiii que calambre!.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Estimación Espacial de Alta de Resolución de las Precipitaciones (de la erosividad pluvial a la erosión, predicciones para cosechas, contaminación de suelos etc.)

telefonia-movil-erosion

Red de Telefonía Móvil Colaje Google Imágenes

 ¿Podrían llevarse a cabo cartografías de alta resolución, con propósitos varios haciendo uso de las redes de telefonía móvil?. Al parecer sí, y además sin que los investigadores tengan que hacer uso de onerosas tecnologías.

Reproducimos hoy una nota de prensa publicada por Carlos Gómez Abajo para Tendencias 21 que se me antoja interesantísima y que lleva por título: “Las redes de telefonía móvil permiten medir las lluvias con mucha precisión”. La redacción de la noticia es lo suficientemente clara para no tener que extendernos en demasía, algo de agradecer por la mala calidad en general de la prensa en estas materias. Se han llevado a cabo estudios que constatan que las mencionadas redes son capaces de suministrar información de alta resolución espacial y temporal como para elaborar cartografías muy detalladas en las que se aporte información sobre la cantidad de la precipitación, pero también de su intensidad, tamaño de gotas, erosividad, monitorización de las crecidas e inundaciones,  y otros aspectos de gran utilidad, en nuestro caso muy útiles para temas agrícolas, erosión de suelos, contaminación, etc. Todo ello podéis leerlo debajo en la propia noticia de Tendencias21. Y el tema resulta ser sumamente importante por cuanto las mencionadas variables resultan ser de vital importancia para la gestión y manejo del suelo. La telefonía móvil ha generado la implantación de redes muy densas que seguirán creciendo en el futuro, dando lugar a una profusa malla que suele superar a la de las clásicas estaciones meteorológicas a ras del suelo, incluso en países como Suiza. Más aun, la instalación y mantenimiento de las mencionadas redes de telefonía resulta “al parecer” mucho más  económica que las meteorológicas, mientras que las satelitales, al menos actualmente, padecen de un menor poder de resolución. Tal hecho implica que llegando a acuerdo con las compañías implicadas, los expertos podrán acceder a datos de enorme calidad. Reitero que no repetiré lo que encuentra, “en mi modesta opinión”, muy bien explicado, gracias a la buena labor de Carlos Gómez Abajo. Permitirme que os exponga un ejemplo que me hizo cavilar sobre este asunto hará ya unos 35 años, cuando era casi imberbe.

Por aquél entonces investigaba los paisajes de suelos y vegetación en las estribaciones del Macizo de Ayllón, (a menos de 100 km de la ciudad de Madrid, España) y más concretamente en un embalse denominado “EL Vado”. Diversas laderas vertientes que alimentaban la cuenca del el Río Jarama, en donde se localizaba el mentado reservorio de agua, se encontraban repletas de cárcavas de grandes dimensiones sobre materiales no consolidados del Mioceno. Las pequeñas represas de gaviones que los jalonaban, con vistas a retener la producción de sedimentos, y evitar así la temprana colmatación del embalse habían sido ya  desbordadas de aquellos en menos de 20 años, tras la construcción del embalse. Había recorrido la zona en numerosas ocasiones, conociendo bien las cárcavas con laderas más abruptas y, como corolario, pensaba que se trataba de las más susceptibles de sufrir deslizamientos de tierras en sentido amplio. Pues bien, durante aquellos años, varios eventos pluviales de alta intensidad acaecieron en la zona. Sorprendentemente varias de las tormentas más intensas y potencialmente erosivas no afectaron a los enclaves que albergaban las cárcavas que, con anterioridad, se me antojaban más vulnerables de padecer el mencionado tipo de erosión. ¡Desconcertante!. No fue infrecuente observar que pendientes suaves y ya en parte revegetadas volvían a ser presa de deslizamientos, al contrario que otras muy próximas, con la misma estratigrafía y composición sedimentaria, pero desnudas y de márgenes con pendientes elevadísimas.  De todo aquello inferí que un mapa de riesgos podía predecir eventos hasta cierto punto. Este tipo de tormentas y lluvias torrenciales de gran intensidad tienen una gran variabilidad en distancias muy cortas, por lo que en cierta medida la intensidad pluvial variaba y generaba deslizamientos, posiblemente, por finos patrones espaciales pluviales, quizás por azar, tal vez por algún tipo de interacción con la topografía aún por descubrir. Pues bien, la táctica que delata la noticia podría ser de suma utilidad con vistas a resolver este tipo de incertidumbres ¿azar o patrones espaciales desconocidos?. Obviamente se trata de un mero ejemplo, ya que en la nota de prensa se detallan otros muchos.

¿Podrían llevarse a cabo cartografías de alta resolución, con propósitos varios haciendo uso de las redes de telefonía móvil?. Al parecer parece que sí y sin que los investigadores tuvieran que implantar onerosas tecnologías.       

 Juan José Ibáñez  (más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Descripción de Perfiles del Suelo: Expandiendo Nuestra Percepción Sensorial Diurna y Nocturna

gafas-infrarojo-vision-noctirna-science-dayly

Expandiendo nuestra percepción para describir el entorno. Fuente: Sciencedaily

 Cuando era más joven y el trabajo de campo más intenso, bromeaba con mis colegas al espetar ¿Por qué no llevamos a cabo la descripción de los perfiles de noche? (cuando debíamos trabajar bajo un calor bochornoso en el estío). Siempre picaba alguno al preguntarme: ¿por qué? Por la sencilla razón de que de noche todos los suelos son pardos (tal apelativo se aplicada por aquel entonces a ciertos tipos de suelos). Pues bien, al leer las noticias de actualidad no es infrecuente toparse con alguna que te despierte la imaginación y, ¿Por qué no?, también que de lugar a conjeturas interesantes. La nota de prensa que exponemos hoy a bajo nos habla de cómo algunos científicos se encuentran analizando la posibilidad de elaborar, con materiales como el grafeno, las ya popularizadas lentillas y gafas de visión nocturna. Sin embargo el contenido de la noticia también nos recuerda: “las propiedades fotosensibles del grafeno. Esta sustancia interesa a los científicos porque es capaz de registrar las ondas procedentes de todo el espectro luminoso: desde las ondas de infrarrojos hasta las de ultravioleta pasando por supuesto por todo el espectro visible”. Como sabéis, los denominados estudiosos de la cartografía digital de  suelos “digitan soil mapping” se afanan en hacer uso de aquellos sensores remotos que atesoren alguna de estas potencialidades, ya sean satelitales, áreas o sobre el terreno, en sus indagaciones. ¿Por qué no profundizar en aspectos más terrenales?. ¡Si!, esos que, como las descripciones de campo, que tanto desdén provocan en los edafólogos de salón y PC.

De expandir nuestros aparatos sensoriales a la hora de describir un  perfil del suelo, nadie debiera dudar que visualizaríamos las propiedades edáficas que nos interesan de una forma radicalmente distinta. Empero también observaríamos otras que actualmente no son directamente alcanzables por nuestros sentidos, como la propia actividad biológica. Y así, con cierto adestramiento extraeríamos mucha más información, alguna, hoy por hoy, inimaginable. Pues bien como podréis leer abajo los expertos en nanotecnología, van en busca de tal instrumentación. Obviamente, sus preocupaciones no conciernen a la edafología. Eso es lo de menos. La cuestión estriba en que alcancen sus objetivos, que los aparatos no sean muy onerosos, y que seamos capaces de adaptarlos a nuestras necesidades. Cuando podamos observar en suelo conforme la información que nos proporcione todo el espectro luminoso, las descripciones de los perfiles del suelo darán un salto cualitativo de primera magnitud ¿Alguien lo duda? ¿Si? Pues que deje de hacerlo.

Juan José Ibáñez   

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Rocas y Materiales Parentales: Repercusiones sobre suelos, Vegetación y Erosión

bigrockcandy

Rocas Suelos y vegetación Fuente: Hole in the Clouds

La nota de prensa y resumen del artículo de los que daremos cuenta hoy se me antojan muy interesantes, si bien parte de sus contenidos me son bien conocidos, ya sea por la bibliografía, aunque especialmente por mis observaciones de campo. Supongo que a muchos de vosotros os ocurrirá algo parecido. Que diferentes litologías pueden dar lugar a la formación de distintos tipos de suelos y vegetación es un hecho archiconocido. Sin embargo no ocurre lo mismo cuando hablamos de un mismo tipo de roca. Personalmente he observado en numerosas ocasiones como, sobre los granitos a los que se alude en el estudio de hoy, pero también en gneises, pizarras etc., cambios abruptos en la composición de un mismo material parental dan lugar a otros, igual de dramáticos, en los suelos y comunidades vegetales que en primera instancia resultaban difíciles de explicar. En mi tesis doctoral, llevé a cabo de análisis de los elementos químicos de las rocas implicadas, detectando variaciones más o menos importantes en su composición. Dicho de otro modo, debemos tener mucho cuidado cuando hacemos sinónimos litologías y materiales parentales, por cuanto una misma clase de roca “aparentemente” puede/debería dividirse en un mayor número de materiales parentales. Como explican unos investigadores de la zona crítica terrestre, autores del presente estudio, con vistas a averiguar las relaciones entre litología, suelos y vegetación uno debe acudir a discernir entre distintos tipos de materiales parentales para una misma tipología litológica, a la par que llevar a cabo análisis de la variabilidad espacial de las mismas. Y así se puede constatar que diferencias moderadas en la composición de una roca pueden dar lugar a patrones aéreos notablemente dispares, como por ejemplo, enclaves densamente forestados y con suelos profundos, junto a otros colindantes en donde la vegetación resulta ser dispersa y los suelos someros, cuando existen. A largo plazo, todo ello redundará en la configuración y evolución del paisaje, de tal modo que para litologías con más cantidad de nutrientes y velocidad de meteorización, la erosión es mucho mayor que sobre estos cuasi-afloramientos rocosos, mucho más resistentes. Finalmente los autores llegan a la conclusión que tales efectos pueden llegar a ser tan importantes como los condicionamientos y variaciones climáticas. Estos estudios también nos informan de distintas productividades forestales, lo cual debería ser tenido en cuenta en materia de reforestación y obtención de productos maderables.

A título personal yo matizaría aún más esta información. Si bien seguramente los investigadores implicados aciertan en sus conclusiones, tampoco debieran descartar la velocidad de fracturación, cantidad de grietas de las rocas y especialmente a la facilidad de disgregación física por disolución de los agentes cementantes entre sus partículas componentes. Es bien sabido que lar raíces de las plantas aprovechan tales fisuras para enclavarse y aprovechar más cantidad de  agua y nutrientes. Posiblemente, composición química y propiedades de las rocas ante su fracturación y fisuramiento se encuentren vinculadas, al menos en ciertos casos, por lo que la formación del suelo y la vegetación que se instale sobre las mismas podrían depender de uno y/o de otro factor. Abajo os he traducido rápidamente (es decir, sin matizar demasiado) aquellos párrafos que me parecen más interesantes. En mi modesta opinión el estudio resulta ser relevante a pesar de que no me sorprenden los resultados.

Juan José Ibáñez                

(más…)

Etiquetas: , , ,

Biochar natural a baja temperatura de las culturas del Nepal (Etnoedafología)

Seguimos con nuestra nueva tanda de post que intenta entender y analizar críticamente es nuevo furor (¿Científica o empresarial?) por demostrar las bondades del Biochar o Biocarbón, respecto a otros productos ya existentes en el mercado. Sin embargo, no lo consiguen. Al buscar información para una entrega anterior sobre este asunto, me topé con una página Web de la denominada “International Biochar Initiative” (ya vemos por dónde van los tiros) que nos informa de que las culturas rurales del Nepal también llevan a cabo una combustión lenta de la materia orgánica, cuyas propiedades dicen asemejarse a las del biocarbón de las culturas indígenas del Amazonas. De ahí infieren sus bondades, cuando para mí se constata lo que he venido defendiendo hasta ahora, a saber que existen empresas que nos quieren vender gato por liebre, es decir estafarnos, en cierto sentido, ya que de no ser así cabría hablar de torpeza y miopía. Eso si, la información resulta ser de lo más interesante, demostrando que: (i) la combustión lenta del carbón, como enmienda/estructurador/corrector fue descubierta por varias culturas en los países de diversos y distantes continentes (como fue también el caso de la propia agricultura); (ii) que su obtención no se realizó por la simple transformación de una biomasa simple (de una sola especie vegetal), sino que demanda un proceso relativamente más complejo, en la que intervienen otros factores y una variedad de materias primas y procedimientos que concatenan, uno tras otro, con vistas a conseguir los fines perseguidos; (iii) que no haría falta comercializar ningún producto para el lucro de determinadas compañías, por cuanto su producción podría llevarse a cabo por los propios agricultores, en fundición de las materias primas disponibles, tipos de suelos locales, climas, medios de subsistencia, etc., y como corolario (iv) que andamos muy descarriados o forzados por esos intereses velados de diversas multinacionales. He ido traduciendo algunas sentencias (que no todas, sino las que me parecieron más interesantes) de la nota de prensa en inglés, con bastante dificultad (desconozco si no tenía un día fino, o si el contenido fue redactado deficientemente). No obstante, como la versión extendida se encuentra escrita en japonés, no doy más de sí (¡vaya por Dios!, el único idioma que no domino ¿¿??). Ahora bien, a pesar de todo, el mensaje resulta ser lo suficientemente ilustrativo como para desmontar el montaje de las mentadas empresas que se esfuerzan denodadamente en aumentar su lucro, que no solucionar un problema de primera magnitud: buscar métodos sostenibles y no contaminantes que incrementen la fertilidad del suelo y que no dependan de las veleidades del mercado y las susodichas multinacionales.

nepal-biochar

Camesina Nepalí fabricando biochar o biocarbón. Fuente: International Biochar Initiative

La noticia de prensa nos informa que en el mundo rural del Nepal la mano de obra masculina escasea, las mujeres cultivan el agro, siendo la obtención de cosechas difíciles, dado los condicionantes de clima, relieve, y suelo locales. Como podréis leer abajo, una campesina explica como obtiene el biochar nepalí, paso a paso, haciendo uso de diferentes fuentes de materia orgánica (incluido el estiércol), formando capas en el suelo y con la inclusión de los propios materiales edáficos en la fabricación casera del producto. De hecho, según la narradora étnica, sin tal proceso las cosechas en aquellas tierras serían mucho más pobres e incluso imposibles. Se me ocurren otros ejemplos, incluidos algunos que he observado en la Península Ibérica que habría que revisar a la luz de como la combustión lenta de cierta biomasa (variada), bajo determinadas condiciones, y sometida a varios procesos, puede incrementar el potencial del suelo para la producción agraria. Lo que les falta a las empresas actuales y los colegas que investigan para ellas, es ampliar su cortedad de miras y/o entender que se comercializa algo que bien pudiera ser  llevado a cabo por los propios campesinos, sin pagar un dólar a las devoradoras multinacionales, como defendía Antonio Bello en su propuesta denominada desinfección de suelos, que no biofumigación (ver entre otros el siguiente post “Desinfección de Suelos (Biofumigación): Abono y Alternativa Ecológica al Uso de Plaguicidas y Fertilizantes Sintéticos”. Os ruego que leáis los contenidos y los comparáis con mis críticas contra la nueva moda del biochar o biocarbón (en post precedentes), mal planteados desde sus inicios, hace algo más de una década. (..). Finalmente digamos que ya se han publicado más de mil o dos mil artículos en pocos años (papers en revistas indexadas, sino las cifras serían aun más desorbitantes) y los investigadores no aciertan a conseguir un producto digno.  Vamos a ver como se las arregla en pueblo nepalí (…)

Juan José Ibáñez      

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

El Microcosmos del Suelo: La revolución de las Imágenes

Existen diversas disciplinas en las que las nuevas tecnologías para captar imágenes de alta resolución de los microcosmos  de cualquier tipo se encuentran revolucionando la forma de investigar respecto a las décadas precedentes. Tal hecho afecta tanto al universo biótico como al abiótico, desde los virus a las nanopartículas. Una buena parte de los secretos que ocultan los suelos obedecen a estructuras y procesos microscópicos. También sabemos que la extracción de los microorganismos y microfauna del suelo tan solo ofrecen una imagen distorsionada y pobre de la realidad, ya que buena parte de ellos pasan inadvertidos al no crecer (y como corolario ser imposibles de identificar) en los medios de cultivo usados en los laboratorio, tras los procesos de extracción de las muestras del suelo. No debemos olvidar que aunque actualmente puedan secuenciarse masivamente los ADN (código de barras genéticos) de la vida telúrica, seguimos obteniendo una información de caja negra, es decir no podemos observar a los propios bichitos en acción cuando interaccionan con otros, o el entorno físico en los que habitan. Más aun, recientemente, se ha descubierto que la acción de muchos minerales y sustancias en el suelo depende de sus tamaños, formas y rugosidades. Así por ejemplo, su potencial papel catalítico, u otro cualquier,a puede acaecer o no en función de tales parámetros para en un objeto de la misma composición. En consecuencia los importantes progreso realizados en la “escanería/ imaginería de los microcosmos abren nuevas puertas para progresar en la comprensión del sistema/ecosistema suelo en direcciones hasta ahora imposibles de recorrer. Más o menos, aunque siempre con retraso, esta autopista sigue los pasos de la imaginería del cuerpo humano en el ámbito de las ciencias biomédicas.

No obstante, permanece por resolver otro obstáculo, si bien, están dando los primeros pasos con vistas a romper tal barrera para la indagación científica. Se trata de visualizar en la medida de lo posible, los procesos tal cual ocurren in situ, que no en condiciones controladas de laboratorio”. Eso sí, cabe precisar que comienzan a estudiarse muestras grandes (por ejemplo un metro cúbico del suelo), lo más inalteradas posibles en los mentados laboratorios, de tal modo que los investigadores tienen la oportunidad de analizar muchos procesos e interrelaciones “en vivo y en directo”. Personalmente, investigadores norteamericanos me han mostrado, por ejemplo, películas en donde se observaba el transporte y/o retención de ciertos contaminantes a escala microscópica en donde se visionaban procesos sorprendentes y sumamente interesantes. Más tarde o más temprano, esta información básica tornará en aplicada, apta para resolver numerosos problemas que afectan al ambiente y salud humana.

Desde otro punto de vista, comienza a experimentarse la utilidad de diversos trazadores que ayudarán a conocer el destino de muchas sustancias y microrganismos en sus viajes desde los suelos a las aguas freáticas y su surgencia de nuevo hasta aflorar en manantiales.

nanoparticulas-daninas-para-los-suelos

El riesgo de las natotecnología y sus noparticulas para la fertilidad de los suelos y la seguridad alimentaria. Fuente: eNews Park Forest

(más…)

Etiquetas: , , , ,

La Preservación de las Culturas Aborígenes y Sus Prácticas de Manejos de Suelos en Agricultura: Investigación en Ciencias del Suelo y Agricultura para el desarrollo (GSP)

culturas-aborigenes-e-investigacion-del-suelo

Culturas aborígenes e investigación del suelo para el desarrollo. Fuente: thecanadianencyclopedia.com

En un post precedente os comentaba  como en estos momentos me encuentro colaborando en un grupo de trabajo  de la FAO (Alianza Global por el Suelo: Global Soil Partnership). Su objetivo es elaborar un primer documento en el que se presenten las prioridades de investigación en ciencias del suelo para las próximas décadas. Tal información se remitirá, junto con la de los otros IV pilares (ver relación abajo) al Grupo Técnico Intergubernamental de Suelos. El documento debe identificar las directrices a seguir en una agenda global sobre el tema, si bien haciendo un especial énfasis en las que necesitan imperiosamente los países en vías de desarrollo, por cuanto la FAO tiene la obligación de paliar el hambre, salud, medioambiente y desarrollo de los territorios más empobrecidos del Planeta. Y como ya os anuncié en aquel post desearía ir mostrando mis dudas y tribulaciones. Hoy hablaremos de los pueblos indígenas que desean mantener sus culturas y modos de vida en una sociedad que, de un modo u otro, les agrede inmisericordemente. En el mentado post que precedió a este os hablaba de varios problemas con vistas a regionalizar el planeta en zonas de actuación que, por sus características ambientales y edafológicas, pudieran considerarse adecuadas para ser incluidas en un mismo bloque, es decir cuyas prioridades en materia de investigación edafológica sean semejantes. A la hora de regionalizar nos encontramos con un problema del que ya hablamos, y que resultaba ser el que existen demasiadas regiones que sufren conflictos bélicos como para poder garantizar el éxito de cualquier ayuda de esta índole. Los  Derechos de los indígenas están siendo reconocidos sobre el papel, aunque todas estas declaraciones distan mucho de haberse llevado a la práctica, sino que más bien ocurre todo lo contrario. Existe una Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, como una plétora de Organizaciones de derechos indígenas que pretenden ayudar a salvaguardarlos. Ahora bien, ¿qué se puede hacer nuestro grupo de trabajo en este caso concreto? Adelantemos que en este post expondremos algunos de los problemas para la supervivencia de estas etnias, dejando para otro las iniciativas en materia de investigación de suelos que se me antojan más interesantes. 

Obviamente la FAO debe seguir los mandatos de la ONU al respecto. Cualquier cultura ancestral debiera poder decidir su modo de vida sin ser agredida por los Estados modernos. Muy a menudo el problema se complica por estar en territorios azotados por conflictos bélicos, habiéndose disgregado sus desdichados habitantes entre diversos países colindantes debido que los Estados modernos, al descolonizarse, crearon unas  fronteras que les son ajenas, etc. El problema se complica esperpénticamente cuando se tiene noticia que una de las principales razones por las que son expulsados de sus tierras proviene de que estas últimas comenzaron a ser protegidas por algún tipo de legislación conservacionista/ecológica que demanda espacios geográficos más o menos prístinos o intenta paliar la caza furtiva de ciertos animales emblemáticos. Entendiendo las razones de estas últimas iniciativas, lo cierto es que sus buenas intenciones terminan anteponiendo el derecho de la vida de animales a la de los humanos, lo cual debiera ser materia de un intenso debate. Unos buenos planes de protección de la vida salvaje necesitan conciliar ambos aspectos elaborando planes de reubicación de los pueblos afectados o dándoles las herramientas para que se desarrollen sin afectar al medio ambiente y la vida salvaje. Dado este panorama, ¿qué se puede hacer en materia de investigación de suelos y agricultura?.

Pero aquí no queda todo. El problema resulta ser aún más complejo, independientemente de todo lo ya expuesto. Si a cada pueblo indígena, en una región o lugar, se le destina cierto espacio geográfico “adecuado a su cultura y modos de hacer” (no se les puede reubicar, por ejemplo en una zona árida cuando sus costumbres y hábitos ha evolucionado en una selva tropical húmeda), surge un problema que a continuación expondremos. Todas las prácticas ancestrales sustentables que atesoren estos pueblos, en la inmensa mayoría de los casos, lo son bajo unos ciertos parámetros demográficos. Analizando este último aserto desde otra perspectiva: cada territorio tiene una capacidad de carga humana (nº de habitantes) bajo un  sistema de gestión de agricultura/suelos concreto. Si se excede de tal capacidad, los habitantes necesitarían sobreexplotar sus territorios, con la consiguiente degradación medioambiental de sus hábitats y a menudo llegando a surgir conflictos con los pueblos vecinos, ya sean también indígenas con las mismas intenciones, o poblaciones rurales más aclimatadas a los vaivenes de una economía de mercado.

Como el Homo tecnológicus, siempre “aparentemente cargado de buenas intenciones” no deja de meter la pata (herrar en sus propósitos) y ya ha exterminado varias etnias, cabría recordar ciertas circunstancias. Os narramos, por ejemplo el caso de la Tragedia del Pueblo kawésqar en los Campos de Hielo de la Patagonia Chilena.

La única forma en la que pueden sobrevivir tales culturas ancestrales, bajo sus modos de vida y en un espacio geográfico concreto estribaría en (…)

(más…)

Etiquetas: , , , ,