Regularidades Geográficas en la Distribución de Suelos y Especies: Los Patrones “Rango de Distribución-Abundancia”

Como todos sabemos, existe una enorme variación en los tamaños y áreas de distribución que ocupan cada edafotaxa y biotaxa a lo largo y ancho del planeta. Sin embargo, otra cosa que está resultando más difícil comprender es el porqué los taxa más abundantes tienden a distribuirse geográficamente en amplias extensiones al contrario que los más raros. En principio no se han encontrado razones con vistas a la comprensión de tal patrón espacial. Como ocurre en el caso de las SPARs o relaciones taxa-área, una ley potencial describe bien la relación entre la abundancia y el rango o amplitud de dispersión geográfica (“R”) de los taxa. Mostraremos que, posiblemente, tal regularidad pueda ser considerada como un fractal o un multifractal. Veamos que nos aporta esta estructura estadística, no detectada hasta la década de los ochenta.

 

 

 

El patrón Mentado puede

Tener una Estructura fractal

Fuente: aquí: Mtr’s Fractal Page

Los mapas convencionales basados en polígonos nos informan acerca de que en uno de ellos puede aparecer un determinado taxa, pero no nos dice exactamente en donde (en que lugares concretos). Con tal propósito son preferibles las cartografías por cuadrículas para cada tipo de suelo o especie biológica. De hecho, se pueden transformar unos en otros  mediante la utilización de los sistemas de información geográfica, pero con sumo cuidado, tema que publicamos en el año 2005, justamente cuando mostramos por primera vez la existencia de esta regularidad en el ámbito de la geografía de suelos. En cualquier caso, cabe mentar que también estos mapas de ocurrencia de especies, cuando se observan y analizan a distintas escalas, parecen autosimilares. En otras palabras el patrón estudiado en esta apartado también muestra una estructura fractal o invariante a los cambios de escala. En el por de los casos sería conforme a una estructura multifractal. Un análisis bastante exhaustivo de los trabajos publicados sobre el tema y las diversas conjeturas propuestas con vistas a dar cuenta de el puede encontrase en la monografía de Gaston y Blackburn (2000) que lleva por título: Macroecology.

 

Ibáñez et al. (2005), mostraron que tal patrón también aparece tanto en los tipos de suelos en las islas del Egeo, como en el conjunto del continente europeo (datos que aun no hemos publicado). Recordemos que en una gráfico de rango-abundancia las estructuras potenciales y modelos estadísticos afines dan lugar a la Curva de Willis, que en la práctica es una forma sencilla, aunque no concluyente, de visualizar rápidamente si nos encontramos ante posibles leyes potenciales y estructuras fractales. Resumiendo, una vez más nos topamos con el mismo patrón en geografía de suelos y biogeografía.

 

Para el caso del archipiélago del Egeo, la ley potencial que obtuvimos fue la siguiente:

 

R = 2.27×A11.18

 

En donde R es el rango geográfico del número de islas en las cuales un edafotaxa concreto está presente y A la extensión superficial relativa que ocupa el mismo respecto a los restantes encontrados en la zona de estudio. No hemos detectado en la literatura discusiones acerca de los exponentes, por lo que asumimos que los valores de estas dos constantes podrían variar, al contrario que en las SPARs. Muy pocos taxa se encuentran ampliamente distribuidos mientras que abundan los restringidos a regiones geográficas concretas, como e muestra en la siguiente figura (una mejor calidad de la imágen en “Galería Diversidad”).

 

 

 

Ajusta a una ley potencial del Patrón

Rango de Distribución Abundancia de los

Edafotaxa de las Islas del Egeo

(Después de Ibáñez et al. 2005b)

 

Así pues, como ya hemos mostrado con numerosos ejemplos en los post incluidos en la Categoría “Diversidad”, la distribución especial y las estructuras de los ensamblajes de suelos siguen patrones asombrosamente similares. Tal hecho tiene importantes consecuencias, tanto desde el punto de vista de la investigación básica como aplicada:

 

  • ¿Obedecen las estructuras espaciales a leyes físicas (ciencias de la complejidad, o de los sistemas no-lineales) que trascienden y se imponen a las meramente edafológicas y biológicas?

 

  • ¿Se pueden y deben estudiar aplicar los inventarios de suelos como indicadores de la biodiversidad de un territorio, cuando no disponemos de esta última información?

 

Juan José Ibáñez

Compartir:

Deja un comentario