Diversidad y Escalas en Biota y Suelos

Aunque actualmente los especialistas distinguen varios tipos de diversidad biológica, el enfoque más común suele asociarse al estudio del número de especies biológicas presentes en un determinado ecosistema, bioma, etc. Sin embargo, cada vez se habla más de otras perspectivas, como lo es, por ejemplo, la diversidad funcional y la diversidad de los recursos genéticos, posiblemente por la incorporación al debate de los biólogos moleculares, y, como corolario, por el interés económico que despierta la explotación de tales bienes de la naturaleza. Se trata en lo que se ha convenido en denominar “bioprospección”. Otras aproximaciones profundizan en diversos aspectos estructurales de los ecosistemas, dentro de la más estricta perspectiva ecológica. Debe entenderse que la diversidad es considerada como un atributo de las biocenosis, relacionado con importantes procesos ecológicos (sucesión, madurez, estabilidad, etc.). Lo mismo cabría decir en edafología, con especial énfasis en la evolución divergente y en el análisis de los patrones espaciales de suelos, como mostramos Jonatan Phillips y este impresentable administrador en varias publicaciones. Tradicionalmente, la diversidad ha sido utilizada como un descriptor de la estructura de los ecosistemas, por cuanto se piensa que es el resultado de la interacción entre sus especies.  Así, por ejemplo, para algunos autores, la diversidad parece aumentar en muchos casos conforme transcurre la sucesión ecológica. En este post, abundaremos sobre el tema de la relación entre estimas de diversidad y las escalas desde las que se contemplan.

 

 

Estructura del paisaje

Jerarquía de unidades cartográficas de suelos

Escala

Diversidad de escalas

b diversidad

Micro-hábitat

polipedón

(10-4-101 ha)

Diversidad puntual

Diversidad entre pedones

Hábitat

unidades de mapeo menores

(102-103 ha)

Diversidad

Diversidad entre unidades de mapeo

Paisaje

unidades de mapeo mayores

(104-105 ha)

Diversidad

Diversidad ínter paisajística

Región

región de suelos

(106 ha-10)

Diversidad

Diversidad interregional

Megaregión

Edafoma

(³ 107)

Sin denominación

Diversidad de Edafomas

Global

Edafosfera

 

Diversidad de Inventario

Diversidad Planetaria

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ejemplo de aplicación de las diversidades de escala y diversidades b en el ámbito

de la cartografía de suelos, a escala 1:250.000 (Ibáñez et al. 1997)

 

Antes de comenzar quisiéramos reincidir en los siguientes aspectos:

 

·         La cuantificación de la diversidad se encuentra sesgada por los cifras de taxa de la clasificación utilizada.

·          La cuantificación de la diversidad se encuentra sesgada por la calidad, intensidad y adecuación del muestreo.

·         La cuantificación de la diversidad se encuentra sesgada, en muchos casos, por el periodo de observación durante el que se realizaron las estimas

·          La cuantificación de la diversidad se encuentra sesgada por la escala a la que se realizan las observaciones.

 

Del mismo modo, toda jerarquía consiste en una fragmentación del continuo en entes discretas. Por ejemplo, las aquí señaladas, no corresponden exactamente con la previamente aludida en otros post, como este y este. En otras palabras, no se trata de jerarquías neutras” sino que se encuentran también sesgadas por la ideología del investigador, así como por los propósitos que se persiguen operacionalmente.

 

El lector debe ser consciente que los estudios de diversidad preceden en varias décadas al auge de los movimientos conservacionistas, así como a la percepción social acerca de la importancia por preservar los recursos biológicos. Convenios y convenciones internacionales con vistas a alcanzar tales legítimos objetivos han desviado la atención, y quizás dado la falsa impresión al ciudadano, de que las herramientas desarrolladas para la cuantificación de la diversidad  obedecen exclusivamente a razones conservacionistas o pragmáticas. Tal perspectiva dista mucho de la realidad, con la salvedad de algunos instrumentos matemáticos elaborados para el diseño riguroso de reservas naturales, y poco más.  

 

DIVERSIDAD

GENÉTICA

DIVERSIDAD

TAXONÓMICA

DIVERSIDAD

ECOLÓGICA

DIVERSIDAD

EDAFOLÓGICA

 

 

 

 

Megagenoma global

Biota

Biosfera

Edafosfera

¯

¯

¯

¯

Megacomunidad

Reino (División)

Bioma

Edafoma

¯

¯

¯

¯

Comunidad

Phylum

Bioregión

Edaforegión

¯

¯

¯

¯

Población

Clase

Macropaisaje

Macropaisaje

¯

¯

¯

¯

Organismo

Orden

Paisaje

Paisaje

¯

¯

¯

¯

Célula

Familia

Ecosistema

Asociación de Suelos

¯

¯

¯

¯

Orgánulos

Género

Mosaico

Edafotaxa

¯

¯

¯

¯

Cromosomas

Especie

Hábitat-Nicho

Propiedades del suelo

 

Patrones jerárquicos y escalas de diversidad genética, taxonómica y ecológica

(modificado de di Castri & Younès 1996, por Ibáñez et al. 2003)

 

Los desarrollos matemáticos con vistas a analizar la diversidad, como ya mencionamos en numerosos post incluidos en la Categoría diversidad, tan solo dependen de que el recurso a estudiar sea dividido en categorías, así como, que en la mayoría de los casos se pueda cuantificar la abundancia relativa de cada una de ellas. Por tanto, tales instrumentos matemáticos pueden aplicarse por igual a todo los objetos detallados en las tablas incluidas en este post, así como a otros muchos tipos de recursos e inventarios, ya sean artefactos tecnológicos, entes sociales, económicos, cognitivos, etc.

 

 Juan José Ibáñez

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Juanjo tus comentarios sobre la edafodiversidad me hicieron recordar, el comentario de un funcionario de la Comisión del Papaloapan. Un organismo descentralizado del gobierno federal, que pretendía ser una copia de homologa en el Misisipi. Se refería a las unidades cartográficas que yo estaba levantando como "esas manchas" Mis jefazos de entonces buscando quizá la economía cavaban algunas calicatas, muy espaciadas y elaboraban sus planos de suelos. cuyas unidades supuestamente eran series y ocasionalmente fases, pero a escalas de 1:10 o a 20,000. Me temo que estos temas, les hubieran parecido ciencia ficción y quizá a algunos todavía. Debo confesarte que nunca se me había ocurrido que tal cosa aconteciese y su importancia, aunque la logica dicte lo contrario. Bien puede ser una de las causas por la que los Programas de Productividad -Como los de maiz- , sobre todo en zonas tropicales hayan sido tremendos fracasos.

Hola Régulo,

Tras casi diez años para elaborar EUSIS, si tu supieras lka cantidad de errores que tiene te asustarías. Como soy coautor (pero no responsable, ya que poco podámis hacer pocas personas sin dinero) cuando lo utilizo hago los cambios oportunos y se el valor de los resultados y sus sesgos. Ya comentamos en la UE este tema pero nada se pueda hacer si no se hace el 1:250.000 y harmonmizando desde el principio. A posteriori………. UFFFFF.

Ahora bien otros colegas que lo hicieron saben lo que ocurre pero les importa un comino y por eso extraen conclusiones en mi opinión demenciales.

Saludos

Juanjo

Dr. me parece muy interesante su trabajo. Me gustaría tener comunicación con Ud. Yo trabajo con comunidades de micoorganismos de suelos en bosques tropicales secos caducifolios y en bosques templados. Es impresionante la diversidad de ecología microbiana que existen en ambos ecosistemas. ojala existiera la posibilidad de intercambiar ideas sobre la ecología de suelos para la su recuperación.
Le envío saludos cordiales.
Teresa

Estimada Teresa,
Gracias por tus comentarios. De Momento tengo un problema de salud que me impide trabajar mucho con la vista. Tampoco soy (más bien fui hace muchos años) estudioso en el tema.
Cuando me recupere y veas que en este blog salen más de dos post a la semana puedes volver a ponerte en contacto con nosotros.
Lamento el problema pero tengo ahora una visión muy limitada.
Un saludo Cordial
Juanjo Ibáñez

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..