apocalipsis-de-los-insctos

Apocalipsis de los Insectos. Fuente Colaje imágenes Google.

Ya hemos ido editando, poco a poco, post de esta guisa, los cuales constatan como diversas formas de vida van desapareciendo paulatinamente, aunque la tasa de extinción ha ido creciendo con el tiempo, al menos desde que comenzó la era industrial. Anfibios, mamíferos, aves, etc., y hoy os mostraremos el caso de los insectos, una  de las clases taxonómicas más abundante en la Tierra. No hablamos de extinción de especies (diversidad, la cual es bien conocida), sino de su cantidad/abunsancia y biomasa, como ocurrió en casos anteriores. Las tasas de su declive parecen crecer exponencialmente s.l., al menos hasta la fecha. ¿Razones?. Siempre son las mismas, perdida de hábitats, contaminación causada por los agroquímicos/pesticidas, actividades industriales, etc.

La novedad de este estudio estriba en que se trata de un trabajo llevado a cabo por aficionados y parataxónomos, al menos en su mayoría, durante decenios, usando los mismos protocolos, de los cuales a menudo me fío más que los de los científicos, ya que no se ven sometidos a la presión competitiva que afecta intensamente a los investigadores, lo cual tiene como resultado que  publiquen sus resultados con premura y a veces…. No voy a abundar en un tema del cual tenéis sobrada información. No obstante os adelanto unos párrafos traducidos de la noticia redactada en inglés que os reproducimos también en español castellano. Estas hablan por si solas: “Los insectos, que comprenden dos tercios de todas las especies terrestres, han estado muriendo a tasas alarmantes, con impactos desastrosos en las cadenas alimentarias y los hábitats” (…) “el resultado aterroriza: en el período de prueba, la biomasa total de insectos voladores aquí se ha reducido en un 76 por ciento.” (….) “Para demostrar el rápido declive, un técnico de laboratorio sostiene dos botellas: una de 1994 contiene 1,400 gramos de insectos atrapados, la más reciente tan solo 300 gramos”.

¿Para qué alargar la entradilla, verdad?. Sobran las palabras.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

Insect apocalypse: German bug watchers sound alarm
By Daphne ROUSSEAU; Krefeld, Germany (AFP) July 1, 2019

Durante casi treinta años los entomólogos alemanes pasaron casi 30 años como excéntricos extravagantes, estableciendo diligentemente sus trampas para insectos en el campo del Rin con vistas a recoger decenas de millones de insectos y rastreadores espeluznantes. Ahora el grupo de entusiastas de entomología alemanes puede presumir de un tesoro científico de clase mundial: evidencia de lo que se describe como una de las peores fases de extinción de la Tierra desde que desaparecieron los dinosaurios. Insectos…

For almost 30 years they passed as quirky eccentrics, diligently setting up their insect traps in the Rhine countryside to collect tens of millions of bugs and creepy crawlers.

Now the group of German entomology enthusiasts can boast a world-class scientific treasure: evidence of what is described as one of Earth’s worst extinction phases since the dinosaurs vanished.

Insects, which comprise two thirds of all terrestrial species, have been dying off at alarming rates, with disastrous impacts on food chains and habitats, researchers say.

The home of the Amateur Entomology Society of Krefeld on the Dutch border is a former school building where thick curtains block out the sunlight.

Inside in glass cabinets are stored thousands of butterflies, their wings bleached by time, along with exotic fist-sized beetles and dragonflies, brought back from around the world by amateur collectors.

– Treasure trove –

Traditionally “entomology was mainly about drying and collecting rare specimens,” says the society’s president Martin Sorg, wearing John Lennon-style glasses, a multi-pocket jacket and sandals.

He and an army of volunteers have over the years gathered as many as 80 million insects that are now floating in countless ethanol bottles.

Each bottle contains the amount caught by a single insect trap over a set period, and each box represents a collection of such catches over nearly three decades.

“Since 1982, the traps we manufacture ourselves have been standardised and controlled, all of the same size and the same material, and they are collected at the same rate in 63 locations that are still identical,” explains Sorg.

The result is a treasure trove of quantitative data that dwarfs that of any funded university project, he says.

But if he is visibly proud of the society’s research, the outcome terrifies him: in the test period, the total biomass of flying insects here has plummeted by 76 percent.

Ahora el grupo de entusiastas de entomología alemanes puede presumir de un tesoro científico de clase mundial: evidencia de lo que se describe como una de las peores fases de extinción de la Tierra desde que desaparecieron los dinosaurios.
Los insectos, que comprenden dos tercios de todas las especies terrestres, han estado muriendo a tasas alarmantes, con impactos desastrosos en las cadenas alimentarias y los hábitats, dicen los investigadores.
El hogar de la Sociedad de Entomología Amateur de Krefeld en la frontera holandesa es un antiguo edificio escolar donde gruesas cortinas bloquean la luz del sol.
Dentro de los gabinetes de vidrio se almacenan miles de mariposas, sus alas blanqueadas por el tiempo, junto con exóticos escarabajos y libélulas del tamaño de un puño, traídos de todo el mundo por coleccionistas aficionados.

– Tesoro –
Tradicionalmente, “la entomología consistía principalmente en secar y recolectar especímenes raros”, dice el presidente de la sociedad, Martin Sorg, que lleva gafas estilo John Lennon y una chaqueta con múltiples bolsillos y sandalias.
Él y un ejército de voluntarios han reunido a lo largo de los años hasta 80 millones de insectos que ahora flotan en innumerables botellas de etanol.
Cada botella contiene la cantidad capturada por una sola trampa para insectos durante un período determinado, y cada caja representa una colección de dichas capturas durante casi tres décadas.
“Desde 1982, las trampas que fabricamos nosotros mismos han sido estandarizadas y controladas, todas del mismo tamaño y el mismo material, y se recolectan al mismo ritmo en 63 ubicaciones que aún son idénticas”, explica Sorg.
El resultado es un tesoro de datos cuantitativos que empequeñecen el de cualquier proyecto universitario financiado, dice.
Pero si está visiblemente orgulloso de la investigación de la sociedad, el resultado lo aterroriza: en el período de prueba, la biomasa total de insectos voladores aquí se ha reducido en un 76 por ciento
.

– Quaint Sunday hobby

To demonstrate the rapid decline, a lab technician holds up two bottles: one from 1994 contains 1,400 grammes of trapped insects, the newest one just 300 grammes.

“We only became aware of the seriousness of this decline in 2011, and every year since then we have seen it get worse,” says Sorg, the man who sounded the alarm.

At the time, the news didn’t make major waves outside ecological circles.

Concern about biodiversity loss focused mostly on large charismatic mammal species, and environmental monitoring such as that in Krefeld was considered a quaint Sunday hobby, largely ignored by the scientific community.

Also in 2011, just across the Dutch border, ecology professor Hans de Kroon was working on the decline of birds in the region.

He hypothesised that the birds suffered from a shortage of food, especially insects, but had no data to prove it.

“Then our German colleagues from Krefeld got in touch and said, ‘we have the data, we’ve witnessed a strong decline, we are very concerned, could you analyse the data?’.

“That’s how it all started.”

– ‘Point of no return’ –

In the search for the cause, the landscape around Krefeld provides some clues.

In the distance, industrial chimneys billow smoke.

On one side of the road lies a protected nature reserve. On the other, a sugar beet field is being sprayed with pesticides by an agricultural machine.

“You see, protected reserves are not so protected,” says Sorg.

Across the border, Kroon says, “we must realise that here in western Europe our nature is getting smaller, the agriculture fields are very hostile to insects. There is no food, they get poisoned.

“And nature areas are also more and more isolated. Insects can’t move from one place to another, it’s too far away.”

Although the exact cause for the die-off is not yet clear, he says, “the cause is anthropogenic, there’s no doubt about it.

“It is our greatest fear that a point of no return will be reached, which will lead to a permanent loss of diversity.”

Para demostrar el rápido declive, un técnico de laboratorio sostiene dos botellas: una de 1994 contiene 1,400 gramos de insectos atrapados, la más nueva solo 300 gramos.

“Solo nos dimos cuenta de la gravedad de esta disminución en 2011, y cada año desde entonces lo hemos visto empeorar”, dice Sorg, el hombre que hizo sonar la alarma.

En ese momento, las noticias no hicieron grandes olas fuera de los círculos ecológicos.

La preocupación por la pérdida de biodiversidad se centró principalmente en las grandes especies de mamíferos carismáticos, y el monitoreo ambiental como el de Krefeld se consideró un pasatiempo dominical singular, ignorado en gran parte por la comunidad científica.

También en 2011, justo al otro lado de la frontera holandesa, el profesor de ecología Hans de Kroon estaba trabajando en el declive de las aves en la región.

Él planteó la hipótesis de que las aves sufrían de una escasez de alimentos, especialmente de insectos, pero no tenían datos para demostrarlo.

“Entonces nuestros colegas alemanes de Krefeld se pusieron en contacto y dijeron: ‘tenemos los datos, hemos sido testigos de una fuerte disminución, estamos muy preocupados, ¿podrían analizar los datos?’.

“Así es como empezó todo”.

– ‘Punto sin retorno’ –

En la búsqueda de la causa, el paisaje alrededor de Krefeld proporciona algunas pistas.

A lo lejos, chimeneas industriales se hinchan de humo.

A un lado del camino se encuentra una reserva natural protegida. Por otro lado, un campo agrícola de remolacha azucarera está siendo rociado con pesticidas.

Usted ve, las reservas protegidas no están tan protegidas“, dice Sorg.

Al otro lado de la frontera, dice Kroon, “debemos darnos cuenta de que aquí en Europa occidental nuestra naturaleza se está haciendo más pequeña, los campos agrícolas son muy hostiles a los insectos. No hay comida, se envenenan.

Y las áreas naturales también están cada vez más aisladas. Los insectos no pueden moverse de un lugar a otro, están muy lejos”.

Aunque la causa exacta de la muerte aún no está clara, dice, “la causa es antropogénica, no hay duda al respecto.

“Es nuestro mayor temor que se alcance un punto de no retorno, lo que llevará a una pérdida permanente de la diversidad”.

– ‘Path of extinction’ –

The Krefeld research played a central role in a meta-study published by Francisco Sanchez-Bayo and Kris Wyckhuys from the Australian universities of Sydney and Queensland.

In February, they published the first synthesis of 73 studies on entomological fauna around the world over the past 40 years, listing places from Costa Rica to southern France.

They calculated that over 40 percent of insect species are threatened with extinction, and each year about one percent is added to the list.

This is equivalent, they noted, to “the most massive extinction episode” since the dinosaurs disappeared.

The main drivers appeared to be habitat loss and land conversion to intensive agriculture and urbanisation, followed by pollution, mainly from pesticides and fertilisers, invasive species and climate change.

“The conclusion is clear,” they wrote. “Unless we change our ways of producing food, insects as a whole will go down the path of extinction in a few decades.”

‘Camino de la extinción’ –
La investigación de Krefeld jugó un papel central en un meta-estudio publicado por Francisco Sanchez-Bayo y Kris Wyckhuys de las universidades australianas de Sydney y Queensland.
En febrero, publicaron la primera síntesis de 73 estudios sobre la fauna entomológica en todo el mundo en los últimos 40 años, con una lista de lugares desde Costa Rica hasta el sur de Francia.
Calcularon que más del 40 por ciento de las especies de insectos están en peligro de extinción, y cada año se agrega a la lista aproximadamente el uno por ciento.
Esto es equivalente, señalaron, al “episodio de extinción más masivo” desde que los dinosaurios desaparecieron.
Los principales impulsores parecieron ser la pérdida de hábitat y la conversión de tierras a la agricultura intensiva y la urbanización, seguidas de la contaminación, principalmente de pesticidas y fertilizantes, especies invasoras y cambio climático.
“La conclusión es clara”, escribieron.
A menos que cambiemos nuestras formas de producir alimentos, los insectos en su conjunto irán por el camino de la extinción en unas pocas décadas“.

Compartir:

Deja un comentario