agricultura-celestial

Fuente: Colaje imágenes Google

Aunque el título del post parezca un reclamo publicitario, peor aún es la traducción del original en la nota de prensa: “Los cultivos producidos en el espacio dan resultados celestiales”. ¡Guau…….!. La noticia procede de China y, como podréis leer más abajo, “lo celestial” se encuentra asociado al conocimiento agrario campesino en numerosas etnias que allí conviven. La verdad es que en un arroz mil delicias, jamás he contabilizado mil ingredientes. Cada pueblo tiene su cultura, como la madre tierra o Pachamama en Latinoamérica. Pero a lo que vamos…….

Personalmente, nunca he estado interesado por los experimentos que puedan realizarse en el espacio con vistas a la producción de alimentos. Dudo mucho que ninguno de los lectores adultos de este blog lleguemos a viajar por los espacios siderales. Del mismo modo, los experimentos que se llevan a cabo en los dominios celestiales se realizarán, supongo, en cultivos hidropónicos y dudo que utilicen sustratos. Obviamente, menos aun los suelos. Por lo tanto, me adhiero a los seguidores de Pachamama, como supongo que harían la mayoría de los interesado en la ciencia del suelo, excepto los Chinos, claro está.

Ya sea para nutrirse en el espacio ya para otros fines, investigadores chinos, “entre otros”, analizan el efecto de la radiación y micro gravedad sobre la mutagénesis de las semillas de las plantas. La nota de prensa que os muestro hoy dice que han llegado a obtener simillas “celestiales” muy productivas que podrían cultivarse aquí en la Tierra. Se trata de la denominada mutagénesis espacial. El tiempo dictará sentencia. Empero, ¿Cuánto deberemos esperar, de ser cierto?.

Francamente, este tipo de noticias siempre se me antojan sospechosas ya que se trata de demostrar que unas superpotencias han ido en sus experimentos espaciales-celestiales más lejos que otras. Como corolario, esa mezcla de propaganda y ciencia, bajo el imperio de la dichosa tecnociencia, da lugar a aseveraciones de dudosa veracidad. Visto el tema, os proporciono también, al margen de la nota de prensa traducida del suajili al español castellano, parte de los contenidos de otra página Web enlazada que, con toda seguridad, os aclarará más de tales ingrávidos asuntos que nos llegan del espacio exterior, muy alejados del suelo. Eso sí me pregunto qué ocurrirá bajo condiciones de la terrenal gravedad y sobre suelos terráqueos.

Juan José Ibáñez

(flipando desde u el espacio mental entre sus escasas neuronas)

Continúa………

Los cultivos producidos en el espacio producen resultados “celestiales”

por Staff Writers; Beijing (XNA) 16 de noviembre de 2020

Las calabazas y otros cultivares se han cultivado a partir de semillas cultivadas en el espacio. El deseo de la humanidad por cultivos de alto rendimiento es tan antiguo como la propia civilización.

En China, esto se ilustra mejor por el hecho de que 41 de los 56 grupos étnicos del país tienen sus propios mitos sobre la creación de semillas fértiles, según el Instituto de Literatura Étnica de la Academia China de Ciencias Sociales.

El grupo étnico Dong cree que las semillas fueron otorgadas por deidades que muestran compasión por los mortales, mientras que según el folclore del grupo étnico Wa, fueron escupidas por una serpiente devoradora del mundo asesinada por el Dios del Cielo.

Ahora, las tecnologías modernas han producido semillas de calidad a partir de una fuente igualmente fantástica: el espacio exterior.

Estas semillas han producido una variedad de cultivos, desde enredaderas de tomate que pueden extenderse a lo largo de 150 metros cuadrados de tierra y dar 10,000 frutos, hasta brotes gigantes de guisantes de ojos negros que miden casi un metro de largo, según China Aerospace Science and Technology Corp, o CASTC.

Este progreso se ha logrado mediante la reproducción por mutaciones inducidas por el espacio, también conocida como mutagénesis espacial.

En China, se han plantado cientos de variedades de cultivos espaciales en todo el país. Son un pilar clave que respalda la seguridad alimentaria, así como un enfoque innovador para mejorar los rendimientos de los agricultores y combatir la pobreza rural.

Información adicional

Cría espacial La capacidad de las plantas para desarrollarse y prosperar depende de condiciones como la microgravedad y la radiación cósmica en el espacio. China ha estado experimentando con esta teoría enviando semillas al espacio, probando para ver si los vuelos espaciales causarán mutaciones genéticas. Desde 1987, China ha cultivado 66 variedades mutantes del espacio a través de su programa de reproducción espacial. Las aberraciones cromosómicas aumentaron enormemente cuando las semillas se enviaron al espacio aeroespacial en comparación con sus contrapartes terrestres. El efecto de los vuelos espaciales sobre las semillas depende de su especie y variedad. Por ejemplo, el trigo criado en el espacio experimentó un gran crecimiento en la germinación de semillas en comparación con su control en la Tierra, pero el arroz criado en el espacio no tuvo una ventaja visible en comparación con su control. Para las variedades que fueron mutadas positivamente por los vuelos espaciales, su potencial de crecimiento excedió no solo al de sus contrapartes cultivadas en la Tierra, sino también al de sus contrapartes irradiadas en la Tierra. En comparación con las técnicas mutagénicas tradicionales, las mutaciones obtenidas en el espacio tienen mayor eficacia porque experimentan efectos positivos en su primera generación de mutación, mientras que los cultivos irradiados a menudo no ven mutaciones ventajosas en sus primeras generaciones. Aunque múltiples experimentos han demostrado los efectos positivos de los vuelos espaciales sobre la mutación de semillas, no existe una conexión clara sobre qué aspecto de la industria aeroespacial ha producido mutaciones tan ventajosas. Existe mucha especulación acerca de que la radiación cósmica sea la fuente de aberraciones cromosómicas, pero hasta ahora, no ha habido evidencia concreta de tal conexión. Aunque se ha demostrado que el programa de reproducción espacial de China tiene mucho éxito, el programa requiere un gran presupuesto y apoyo tecnológico que muchos otros países no están dispuestos o no pueden proporcionar, lo que significa que este programa es inviable fuera de China. Debido a tales restricciones, los científicos han estado tratando de replicar la condición espacial en la Tierra para promover las mismas mutaciones nacidas del espacio en la Tierra. Una de esas réplicas es un espacio libre de campo magnético (MF), que produce un área con un campo magnético más débil que el de la Tierra. El tratamiento con MF produjo resultados mutagénicos y se ha utilizado para cultivar nuevas variedades mutantes de arroz y alfalfa. Otras réplicas de las condiciones espaciales incluyen la irradiación de semillas mediante un haz pesado de iones de litio o partículas mixtas de alta energía. Estas variedades espaciales ya se están presentando al público. En 2011, durante la Exposición Nacional de Flores de Loto en China, un loto mutante, llamado “Sol del Espacio Exterior”, se mostró en la exhibición de flores. Mejoramiento por mutación – https://es.qaz.wiki/wiki/Mutation_breeding

 

Crops bred in space produce heavenly results

By Staff Writers; Beijing (XNA) Nov 16, 2020

Gourds and other crops have been grown from seeds cultivated in space.

Humanity’s desire for high-yielding crops is as old as civilization itself.

In China, this is best illustrated by the fact that 41 of the nation’s 56 ethnic groups have their own myths about the creation of fertile seeds, according to the Chinese Academy of Social Sciences’ Institute of Ethnic Literature.

The Dong ethnic group believes that seeds were bestowed by deities showing compassion to mortals, while according to the folklore of the Wa ethnic group, they were spat out by a world-devouring snake slain by the Heaven God.

Now, modern technologies have produced quality seeds from an equally fantastic source-outer space.

These seeds have produced a range of crops, from tomato vines that can sprawl across 150 square meters of land and bear 10,000 fruits, to giant black-eyed pea sprouts measuring nearly a meter long, according to the China Aerospace Science and Technology Corp, or CASTC.

This progress has been achieved through space-induced mutation breeding, also known as space mutagenesis.

In China, hundreds of varieties of space crops have been planted nationwide. They are a key pillar supporting food security, as well as an innovative approach to improving farmers’ yields and combating rural poverty.

Compartir:

Deja un comentario