Posts etiquetados con ‘materia orgánica del suelo’

Restauración del suelo en áreas quemadas efectos del fuego sobre la calidad, estabilidad y diversidad del humus

 humus-gonzalo-nota-de-prensa

Foto: Gonzalo Almendros

Hoy os vamos a exponer una noticia sobre la bioquímica del humus en áreas que han sido pasto de los incendios forestales. El entrevistado resulta ser mi más que entrañable amigo y compañero Gonzalo Almendros. Gonzalo entro unos meses antes que yo al CSIC, aunque si recuerdo bien, el mismo año. Pronto nos presentaron, hablamos y nos pusimos a llevar a cabo investigaciones conjuntas durante varios años, pronto en compañía de la también entrañable amiga María del Carmen Lobo Bedmar (actualmente investigadora de la Comunidad de Madrid). Los tres trabajabamos en los laboratorios que comendaban Eloy Dorado y Alfredo Polo. Empero el Dr. humus (como le suelo llamar), Carmen y yo indagábamos libremente, publicando bastante para aquella época. Una de las líneas de investigación concernía al efecto del fuego sobre la materia orgánica del suelo. Eloy había discutido con personal del proyecto de investigación en el que participaba. Habló con nosotros, ofreció una ínfima financiación  sobrante de otros menesteres para que demostraramos a los antiguos “socios de la aventura truncada” de lo que éramos capaces. Y así comenzaron a salir artículos de investigación que fueron pioneros en su época y que aun hoy son de los más leídos en mi Researchgate). Luego yo cambié de línea de investigación y Carmen aprobó una oposición en la CAM. Mi vida ha dado muchas vueltas. Sin embargo cuando me incorporé de nuevo al CSIC en Madrid, lo hice al MNCN. Años atrás estábamos ubicados en el CCMA (y aun antes en el extinto Instituto Nacional de Edafología y Agrobiología), empero este Centro fue abducido por el MNCN junto a su edificio. En resumen,  me dieron un despacho, justo enfrente de aquel joven investigador con el que comencé a jugar en ciencia hace más de cuarenta años. Más aun, el espacio correspondía a un antiguo laboratorio en el que realizé gran parte de mi tesis doctoral. Esto si que es un  círculo vicioso o virtuoso, según se mire. Y allí nos encontramos de nuevo, tan amigos y parlanchines como antes y en el mismo lugar medido por GPS.

Gonzalo Almendros ha publicado una enorme cantidad de valiosas publicaciones sobre la bioquímica del humus, entre las cuales la mentada hoy es una más. El Dr. Humus es una persona humilde, tímida, trabajadora hasta la extenuación (a mí me agotaba) y es reconocido por la calidad de sus publicaciones mundialmente (ver el researchgate enlazado a su nombre y observar el número de citaciones recibidas). Empero eso de salir en los medios de comunicación, ostentar cargos, e incluso ir a congresos, no es lo suyo; le quita tiempo. Le pagan para investigar y a ello se dedica casi las 24 horas al día, ni más ni menos. Con mi/su edad más o menos y cansado de publicar, gran parte del tiempo lo dedica ahora a colaborar y adiestrar a jóvenes investigadores, sin más. Es decir a formar a jóvenes investigadores, sin pedir nada a cambio. Ojalá todos fueran como él. Y hoy nos habla del humus. Como siempre, desde la humildad,  sin aspavientos, sin autobombos. Lo bueno, claro y breve tres veces bueno. Por lo que os dejo la noticia tal cual, sin más, y que lleva por título:  Los procesos de restauración del suelo quemado no logran recuperar a corto plazo su composición original. Como podréis observar, el efecto del fuego transforma la materia orgánica y aumenta su diversidad de sustancias húmicas, lo cual no es tan negativo como alguno piensan, por cuanto el humus resistente a la degradación microbiana durante largo tiempo, secuestra carbono más establemente (acordaros del biochar, biocarbones, etc.). Pero seguir leyendo la nota de prensa……

 Gonzalo  ya regresa al CSIC mientras yo siguo confinado por el COVID debudi a mis reacciones a muchísimos medicamentos, pero hablamos por teléfono y nos enviamos mails gastándonos bromas y opiniones, cuando no pidiéndonos favores (sobre todo yo, que soy un inútil). ¡Va por ti maestro!. Te dedicas a aquello por lo que te pagamos los ciudadanos y dejas para otras mentes más codiciosas y arrogantes, aunque menos lúcidas, lo de salir en la foto y exclamar bochornosamente ¡soy el mejor!. Un científico con mayúsculas que ha creado escuela en España y allende de nuestras fronteras.

Juan José Ibáñez

Continúa……….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Los biocarbones o carbones pirogenéticos en los suelos del mundo. Una sorpresa inesperada

 biocarbones-del-mundo-en-los-suelos

Biocarbones  como práctica campesina: Fuente: Mother Earth News

La noticia que os vamos a comentar hoy (Taking stock of charcoal in the world’s soil) me ha causado una gran sorpresa, aunque tras meditar los contenidos parece lógica. En mi modesta opinión, esta es la mayor virtud del estudio. Los autores nos informan que, conforme a sus cálculos (aun con grandes incertidumbres), el 16% del carbono de los suelos del mundo posee origen pirogenético (PyC), lo cual resulta ser una cantidad ingente. Este tipo de materia orgánica del suelo (MOS) se puede generar por incendios naturales, la quema de rastrojos o la producción del ya mentado biochar (en sus diversas modalidades para mejorar las propiedades del suelo, o secuestrar carbono de la atmósfera), de los cuales hemos hablado con profusión en numerosos post de la bitácora. Por tanto, una mirada retrospectiva al papel de la MOS en los suelos y la biosfera adquiere una nueva dimensión, en la cual el fuego se alza como un protagonista de primer orden.

 Los incendios naturales se han producido siempre y ellos dan lugar al carbono pirogenético, como también la quema de residuos agrícolas desde tiempos inmemoriales. Ya hemos comentado estos carbones pirogenéticos se descomponen muy lentamente, actuando como secuestradores de carbono atmosférico.  Más aun, en algunas regiones “el PyC representa hasta el 60% de la materia orgánica edáfica”. ¡Tremendo!. Su mayor abundancia acaece en las regiones tropicales y decrece hacia los Polos. Lo mismo ocurre en los paisajes agrarios respecto a los que atesoran vida salvaje, lo que denuncia el importantísimo papel del ser humano en el secuestro de carbono que atesoran los suelos desde hace miles de años. Eso sí, los autores no nos informan, de lo que ya conocemos sobradamente, es decir que existen PyC capaces de retener agua y nutrientes mientras otros no. Esperemos que su iniciativa nos aclare en los próximos años que porcentaje almacenan los suelos de cada una de restas formas.

 Los investigadores que han publicado el artículo también comentan que: “Los pH elevados, y los suelos ricos en arcilla parecían retener el carbono orgánico pirógeno mejor que cualquier otro tipo de suelo”. Este resultado era de esperar, para todos aquellos que hayan trabajado mínimamente sobre el tema.  De aquí que debamos inferir que la actividad humana ya ha secuestrado de la atmósfera ingentes cantidades de CO2, miles de años antes de que este tema se pusiera de moda, algo así como si estuviéramos descubriendo la dinamita. Como siempre, nos creemos innovadores, cuando en realidad imitamos a nuestros ancestros y su conocimiento campesino (ver los numerosos post al respecto que alberga nuestra categoría: etnoedafología y conocimiento campesino), y con mucha dificultad.

 El estudio ha sido llevado a cabo haciendo uso de minería de datos de investigaciones precedentes publicadas en la literatura, lo cual conlleva ineludiblemente incertidumbres. Ahora bien, como veréis en la noticia original que os muestro abajo (como también en el artículo científico que se encuentra en acceso abierto), se ha liberado una base de datos en acceso abierto que permite obtener tal información, pero también enriquecerla con nuevas contribuciones. Es decir hablamos de una investigación participativa de gran interés. He traducido todo el texto del suajili al español-castellano,  por lo que os dejo sin más con sus contenidos. Buen trabajo. ¡si señor!.

Juan José Ibáñez

veamos pues la noticia……..

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,