Los Suelos y la Retención de Elementos Radioactivos: Efectos sobre la Salud Humana

Hola nuevamente, aunque esta semana ya había cumplido con las obligaciones que me tiene impuestas nuestro Administrador, he querido sumarme a las intervenciones que sobre los elementos radiactivos se han generados en nuestra weblog con motivo del triste aniversario del accidente de Chernóbyl. En esta ocasión no lo hago de forma individual sino en compañía de mi colega y amigo el Profesor Juan Hernando Costa a quien he pedido el esfuerzo, en el poco tiempo que hemos tenido, de que analicemos algunos aspectos de la relación del suelo con los elementos radiactivos.

Los efectos nocivos para la salud humana provocados por los residuos procedentes de las precipitaciones nucleares han dado lugar a muchas controversias. Desde los que aseguran que la energía nuclear es la alternativa a los combustibles fósiles, siempre con matices en lo que se refiere a la seguridad, hasta los que piensan que no es viable bajo ninguna condición. En cualquier caso, la evidente acción acumulativa que tiene sobre los materiales orgánicos e inorgánicos se pone de manifiesto, por ejemplo, en los efectos mutágenos y cancerigenos que se describen en el ser humano, o por la acumulación que se produce en elementos como agua o suelo

 

Centrándonos en los suelos, hay trabajos que describen el alto poder de retención que este tienen sobre algunos elementos radiactivos, es el caso del estroncio 90 y del cesio 137.

 

Profundizando un poco en estos elementos se sabe que los suelos ácidos fijan y retienen cantidades importantes de Sr90. El problema se acentúa cuando los suelos presentan un complejo arcillo-húmico con alto grado de evolución, capaz, como ya sabemos, de retener cantidades importantes de elementos, entre ellos los radiactivos. Por ejemplo, la fracción mineral de estos complejos llega a fijar el Cs137 en un grado tal que puede ser peligroso para la salud, aunque se trate de retenciones en cantidades traza. El Sr90 es más móvil en los suelos, por lo que en zonas lluviosas con suelos permeables, recordad, suelos con texturas gruesas, puede llegar a contaminar las aguas freáticas. Por otra parte, los elementos radiactivos pueden quedar retenidos, como ya dijimos, en los complejos y pasar a las plantas, lo que implica su acceso a la cadena trófica. El paso de Sr90 a los vegetales cultivados es más intenso en los suelos pobres en materia orgánica, de tal manera que la contaminación de remolacha es seis veces mayor en un suelo con 2,1% de materia orgánica que en otro con el10%.

 

Otro de los elementos que se está estudiando es el Radón y su relación con la salud humana. El radón es un gas radiactivo que pasa al estado sólido como 218Po, 214Po, 214Pb y 214Bi. Estudios epidemiológicos sugieren que al inhalar radón y transformarse este en los pulmones, interviene o contribuye al cáncer de pulmón, y parece ser que interviene en otros tipos de cánceres. Se estima que de 5.000 a 7.000 fallecimientos por cáncer de pulmón en Estados Unidos se deben al Rn, cifras elevadas si las comparamos con el número total de fallecimientos por otros tipos de cáncer (500.000).

 

Este elemento gaseoso se forma en las rocas y en los suelos que contienen uranio o thorio. La vida media del Rn es de 3,83 días, de aquí que se crea que el detectado en las casas provenga del suelo, dado el tiempo que necesitaría para desplazarse por las rocas subyacentes. Hay autores que afirman que el Rn proviene del uranio diseminado en el suelo y del uranio atrapado en minerales tales como zircón o apatito.

 

La concentración de Rn en las casas depende de varios factores y entre ellos, del suelo: permeabilidad, contenido en dióxido de carbono, que actúa como transportador, y humedad, que reduce el transporte, son los más característicos. En general, se puede afirmar que la concentración de radón en el suelo es mayor cuando la roca madre es granito, aunque no se puede despreciar su presencia en suelos sobre rocas calizas.

 

Con esto terminamos, no hemos pretendido más que aportar algunos conocimientos, que están en la bibliografía, sobre la relación del suelo con los materiales radiactivos. Finalmente, y a modo de conclusión, nos gustaría terminar con un recuerdo a todos aquellos que perdieron su vida por un mal entendido progreso, que se permite potenciar tecnologías de altos riesgos sin la suficiente protección de aquel a quien va dirigida, que no es otro, que el hombre.  

 

Juan Hernando Costa

Antonio López Lafuente

 

Facultad de Farmacia (Universidad Complutense de Madrid)

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Estoy interesado en conocer el proceso de contaminacion de las aguas superficiales y subterraneas por el radon procedente del decaimiento del uranio

tarea

esta página te combiene leer.

Es bueno me ha hecho saber un poco mas sobre este tema y seguire entrando a esta pagina para encontrar mas informacion y otras.

quiero saber los elementos de inorganica

me gusta estudiar

HOLA VALE LA PENA LEER ESTO

[...] Los Suelos y la Retención de Elementos Radioactivos: Efectos sobre la Salud Humana [...]

hola soy de argentina sago del estero tengo 18 años y estoy haciendo un proyectos juntos con mis compañeros de cole sobre la problematica de contaminación electromagneticaa, nesesito mas imformacion por favor si alguien le interesa contacte al colegio san jorge

(requerido)

(requerido)


*