Ciencia y Ética: La Ética de los Científicos y la Ética de la Ciencia

Cuando hablamos acerca de la  Ética de la Ciencia y la Ética de los Científicos suelen incluirse cuestiones muy dispares en el mismo saco. Más aun, en cada uno de ambos términos ocurre lo mismo. Por tanto no pretendo en este post aclarar todos los temas implicados, sino poner un poco de orden, al menos a la hora de plantearse tales cuestiones.

 

  

Ética Científica y maletines. Fuente: Ética Profesional

 

Veamos que nos dice primero Wikipedia sobre la Ética:

 

La palabra ética proviene del griego ethos cuyo significado es “costumbre“. Tiene como objeto de estudio la moral y la acción humana. Su estudio se remonta a los orígenes de la filosofía moral en Grecia y su desarrollo histórico ha sido diverso. Una doctrina ética elabora y verifica afirmaciones o juicios determinados. Esta sentencia ética, juicio moral o declaración normativa es una afirmación que contendrá términos tales como ‘malo’, ‘bueno’, ‘correcto’, ‘incorrecto’, ‘obligatorio’, ‘permitido’, etc, referido a una acción o decisión. Cuando se emplean sentencias éticas se está valorando moralmente a personas, situaciones, cosas o acciones. De este modo, se están estableciendo juicios morales cuando, por ejemplo, se dice: “Ese político es corrupto”, “Ese hombre es impresentable”, “Su presencia es loable”, etc. En estas declaraciones aparecen los términos ‘corrupto’, ‘impresentable’ y ‘loable’ que implican valoraciones de tipo moral.

 

La ética estudia la moral y determina qué es lo bueno y, desde este punto de vista, cómo se debe actuar. Es decir, es la teoría o la ciencia del comportamiento moral. (….). La ética es una de las principales ramas de la Filosofía, en este campo ésta es el conjunto de valoraciones generales de los seres humanos que viven en sociedad

 

La Ética de la Ciencia   

Si nos atenemos a los valores éticos de la ciencia, personalmente ya comienzo a entristecerme. Y no se trata de aquellos valores que afectan a la indagación científica contemporánea, sino que si uno se remonta muchos siglos atrás, como es el caso de las relaciones e investigaciones armamentísticas que conciernen a Maquiavelo y Leonardo Da Vinci)…………. Por mucho que se insista en mentar que la ciencia se concentra en el progreso de las sociedades humanas nadie puede soslayar, por ejemplo, el imponente papel que desempeña la investigación destinada a generar la maquinaria armamentística (como en el caso aludido de Maquiavelo y Da Vinci).  Como muchos de vosotros sabéis los principales consumidores de los fondos destinados a I + D + i, al menos en el caso de los países más poderosos, son sus ejércitos, la cual debería ser una materia de profunda reflexión. En estos casos, nos viene a la memoria el manido tema de la bomba atómica con la que termino la segunda guerra mundial. Sin embargo, nada ha cambiado desde entonces. Ya hablemos de biotecnología, nanotecnología, física experimental o inteligencia artificial, entre otras ramas del conocimiento científico, aterra la influencia de los denominados eufemísticamente gastos de defensa.

 

 

 

Ética científica. Fuente: Flickr

 

 

La también manida replica a este posicionamiento suele consistir en alegar que gracias a los gestos de I +`D +i en materia de defensa, la humanidad puede ahora disponer de un bienestar y desarrollos tecnológicos que, de otro modo estarían fuera de nuestro alcance. Pero mi respuesta es ¿Por qué? Todos y cada uno de tales avances podría haberse realizado sin tener que recurrir a los dudosos objetivos iniciales que  los ciudadanos subvencionaron con parte de sus impuestos. Sinceramente no me vale, por cuanto se aceptaría tácitamente que la investigación militar es un mal necesario. Puede ser pero, ¿no existen modelos de negocio alternativos?. Por supuesto que sí. Al margen de la guerra biológica, la idea de la bomba de neutrones, los escudos antimisiles etc., uno atiende horripilado como se intentan emular los soldados-robot basados en la inteligencia artificial. Más aun, he llegado a leer que en esta disciplina tales iniciativas, junto a los videojuegos, desempeñan un rol fundamental en la actualidad. Y mientras tanto, ya vimos en otro post como parece interesar mucho menos la mortalidad y morbilidad de millones de personas por infecciones derivadas del consumo de agua potabilizada en grandes extensiones del planeta. Hablamos del misterio de la “Caja Negra”. Se trata de un mero ejemplo del abandono de los ciudadanos de mundo por la ciencia.

 

Pero salgámonos de tales objetivos y asistamos ahora a los deseos de nuestros políticos para apostar por la inversión en I + D + i. Bajo los vocablos “desarrollo sostenible”, “sociedad de la información” y lo que es peor “sociedad del conocimiento” se esconde, esta vez sí, alcanzar “nuevos modelos de negocio” que empujen a posicionarnos en una “economía global”. Lógicamente, el ciudadano suele salir beneficiado, pero también bobalizado. La economía es ese ente casi autómata que busca sin cesar como acumular ingentes cantidades de dinero en unas pocas manos. Si el ciudadano sale beneficiado mejor, pero sino también. Nos venden la macroeconomía, de la que la microeconomía deviene sierva. La actual crisis económica ha despertado recelos en muchos, empero siempre ha sido así. Lo que ocurre es que la desregularización del mercado ha propiciado que algunos amasadores de dinero perdieran el rumbo y los escasos escrúpulos que les quedaban. Los resultados aquí están. Y mientras tanto, millones de personas más han sobrepasado el umbral de la pobreza. Son mucho más los necesitados que los que disfrutan de tales beneficios. Se dice que la “ciencia es universal” ¿Si?. Probablemente, pero para bien y especialmente para mal. Pongamos dos ejemplos.

 

La Farmaindustria (casi toda) y la agroindustria (la conocida Montsanto y otras muchas multinacionales con el mismo pelaje) jamás salen bien paradas de cualquier análisis que no proceda de sus procelosas mentes. Corrupción, falsificación de resultados y todo tipo de malas prácticas parecen ser sus señas de identidad. Recordemos que la primera debería preocuparse por nuestra salud, mientras la segunda del abastecimiento de alimentos “sanos”. Sin embargo, las primeras deniegan medicamentos a donde más se necesitan, a la par que soslayan investigar otros sumamente necesarios debido a que no son rentables. Y aquí el fraude y la mala praxis de los científicos afloran a la luz una y otra vez. Lo mismo ocurre con la agroindustria que secuestra la soberanía alimentaria de los países con menos recursos. Ya nos vendieron en la década de los años 60 del siglo pasado la “Revolución verde” que terminaría con el hambre en el mundo. Cincuenta años después ya vemos los resultados. Por un lado, cada día que pasa hay más hambre en el planeta, por otro, la degradación ambiental generada (como la pavorosa contaminación de suelos y aguas, deforestación, perdida de biodiversidad, etc.) por ella enferma y mata a millones y millones de personas.

 

El desarrollo industrial y nuestro modo de ver la “prosperidad” nos ha sumergido en un problema tan terrible como el cambio climático, aumentando y diversificando otros tipos de degradación de la biosfera. La ONU. UNESCO, FAO, etc., nos alertan que los efectos del calentamiento de la atmósfera afectarán más a los países pobres que a los ricos. ¡Lógico!. No entraremos aquí a describir lo obvio. Resumiendo, hoy en día, el desarrollo tecnológico ha generado un mayor porcentaje de pobres, desnutridos y enfermos que cualquier periodo precedente de la historia humana. Debe ser por eso que hablamos de la “sociedad del conocimiento”. Obviamente, poco se conoce de los trasfondos, logros, despilfarros y fraudes de las instituciones militares, por cuanto son materia reservada para el reto de los mortales. Sin embargo cuando algo surge a la luz es para echarse a temblar. 

 

 

 

Fraude Científico. Fuente: Scientific Misconduct Blog

 

Resumiendo, uno debe salir del seno maternal de los “Estados del Bienestar” para entender que la magnitud de los problemas que padecemos  y que desafortunadamente afectan, negativamente a una buena parte de la población mundial, mientras que solo salen beneficiados una minoría, e inmensamente ricos unos pocos (insignificantes desde un punto de vista estadístico). ¿Ciencia Universal? ¿Progreso Social? Duele por tanto que políticos y prensa confundan al ciudadano haciéndole creer que el mayor reto de la ética científica es lo que se denomina “bioética”. No veo a ningún movimiento social bramando contra tal  visión depredadora de la “sociedad de la información y del conocimiento”. ¿Pero y nosotros, los Científicos?

 

La Ética de los Científicos          

En este ambiente, los investigadores se enfrentan al menos a tres tipos de cuestiones éticas, aunque posiblemente sean muchos más.

 

Por un lado, nos encontramos con la ética del trabajo, entendiéndose como tal sus relaciones con otros colegas, y excluyendo los temas relacionados con el fraude y mala praxis científica. Mobbing (acosos laborales de todo tipo), difamaciones, etc., vienen siendo denunciadas y afectan a muchos de los considerados “científicos de excelencia, incluidos Premios Nobeles”. Os recomiendo una vez más la lectura del interesante libro “La Anatomía del Fraude Científico”, escrito por H. Freeland (Editorial Crítica), por cuanto sobre este tema y el ya comentado del fraude y la mala praxis ofrece numerosísimos y recientes ejemplos que suelen ocultarse, tanto por la prensa general, como por la especializada.  Por otro lado, están los consabidos temas que mentamos en el último lugar y que son conocidos como “conductas inapropiadas”. De ellos hablaremos en último lugar. Por último, habría que mencionar otra cuestión cuya preocupación parece no afectar a nadie. Como profesionales y como ciudadanos, deberíamos sopesar los posibles usos de nuestros estudios y como estos afectan a los ciudadanos. Cuando uno trabaja para la empresa privada los salarios se los proporcionan las compañías (que a menudo también son financiadas con fondos públicos). Los Estados fomentan su ingreso apelando al “desarrollo y sociedad del conocimiento”. No cuestionaré este tema ya que en parte lo he hecho en el apartado anterior. Allí podrán comportarse honestamente o delinquir, falsificando resultados e informes, alabando las bondades de productos que, de hecho dañan la salud humana, o son una mera estafa, etc. Eso sí, a quien antepone su ética ciudadana todos mis respetos. Ahora bien, los que se “alían” con sus jefes, son tan responsables como los ejeutivos, por cuanto, no son autómatas, sino que generan saberes que serán empleados contra inocentes congéneres. No es lo mismo, en mi modesta opinión, un soldado que fusila a un inocente por mandato de un superior, que otro que investiga le ofrece ideas. ¿O no? Sin embargo, más cuestionable e irritante resulta el caso de los investigadores que trabajan para el Estado, ya que viven, desde todos los puntos de vista, de los ciudadanos.

 

Son muchos los colegas que colaboran acríticamente con las instituciones a las que se encuentran sujetos. En condiciones normales, nada que objetar, faltaría más. Sin embargo, cuando nuestras autoridades se descarrían o tomas decisiones afortunadas que afectan a los ciudadanos el tema cambia diametralmente. Quien paga realmente a los que trabajamos para las “Instituciones Gubernamentales”, son la personas de a pié mediante sus impuestos. Por tanto, es a ellos a los que deberíamos servir en primer lugar. Un colega no puede escudarse en que ha hecho esto o aquello porque lo manda quien manda. Y si este argumento debería ser valido para todos los humanos, más lo es aún para quienes cobramos del pueblo. No se trata de fomentar la insumisión ni la subversión, sino de denunciar lo éticamente incorrecto, cuando no deplorable. De nuevo os muestro mi opinión sobre un tema que no requiere mucha erudición, aunque hay casos más sangrantes, si bien es cierto que afectan a un menor número de individuos. Dicho de otro modo se trata de un ejemplo ilustrativo que suele pasarse por alto.

 

 

 

¿Hay mucho Lobo con piel de Cordero?: Fuente:  Wunder Blog

 

Si la Docencia en la Universidad Española dista mucho de ofrecer los frutos de otros países de nuestro entorno, se debe tanto a las decisiones políticas como a la pasividad de los profesionales que la imparten. Por tanto, si los gobiernos toman decisiones que los docentes consideran perjudiciales para la formación de nuestros jóvenes ciudadanos, es su responsabilidad con “quienes les pagan el sueldo” protestar,  denunciar y hacerse escuchar hasta que el poder reconozca su error. En caso contrario (muy acomodaticio) se convierte en cómplice, por que “quien calla otorga”. Considero que esta misma argumentación es válida para cualquier colectivo de científicos (universitarios o no) que reconociendo que ciertas decisiones no son apropiadas, no exige su rechazo. Y es aquí en donde los practicantes de la ciencia actual fracasamos estrepitosamente. Se nos socava la libertad de cátedra y expresión, sin que nos alcemos en armas. De este modo, la ciudadanía pierde un pilar y los poderes un enemigo equilibrante. ¿Es eso la sociedad de la información y el conocimiento? ¿Quién sufre las consecuencias? ¿dónde está la búsqueda del talento? ¿A que talento nos referimos? Necesitamos tanto talante como talento. No lo duden. Pero nadie se preocupa por este último. La ética siempre pasa a la cola del tren.

 

Sobre el tema de la corrupción y mala praxis científica ya hemos hablado en varias ocasiones   y ayer justamente os alertamos sobre la magnitud del problema, que deviene ya en escandaloso. Me decía hace unas horas un lector que pocos comentarán el post, por las mismas razones que he aludido en el párrafo anterior. Soy de la misma opinión. Más aun en el artículo original, que dio pie a esa entrega, tras varias semanas de ser publicado “nadie ha dejado ningún comentario ya fuera de desaprobación a los colegas o a las propias conclusiones de los autores. Frente a un tema tan preocupante, la postura del avestruz resulta más que decepcionante. De nuevo quien calla otorga, Una vez más quien calla es cómplice. Somos los propios científicos los que deberíamos reclamar urgentemente comisiones de ética científica, códigos deontológicos, etc.  Pero, al parecer, en lugar de ser parte de la solución nos conformamos con ser parte del problema. ¡Lamentable!.  Luego lloramos como plañideras al observar el creciente desinterés de la ciudadanía y muchos otros estamentos por la actividad científica. Comenzamos pues a comportarnos como algunos a los que intentamos suplantar en su rol social. Hablo de las religiones. No se puede proclamar el perdón, la compasión, la justicia, etc., y luego ocultarse o hacerse el sordo ante los propios abusos. Los sacerdotes de la ciencia no desmerecen en nada a aquellos a los que denostan, con independencia de su histeria anticreacionista (razones hay pero también…..). Como decía el afamado filósofo de la ciencia, Paul Feyerabend, este edificio es una casa de putas.

 

Cuando buscaba por ofreceros material adicional sobre ciencia, ética y ética científica, he topado con un artículo de uno de los investigadores españoles que más respeto me merecen. Se trata de Jordi Wagensberg. Este lleva el título de ética científica y podéis bajárnoslo de Internet pinchando aquí. En este post he mezclado intencionalmente tres temas, aunque creo que el contexto disipa cualquier confusión. Una cuestión es la ética científica y otra bien distinta las relaciones entre la ética y la actividad investigadora. Él tampoco lo hace. Sin embargo, para mi pesar, vuelve a caer en la trampa de pensar en el asunto teniendo in mente la bioética y el problema del uso de los embriones con fines terapéuticos. Los temas aquí tratados transcienden a un conflicto concreto entre ciertos científicos y las autoridades religiosas.  Pero parece que todo se contagia menos la belleza. Eso si os dejo algunas de sus frases como materia de reflexión, ya que siempre ofrece algo de interés.  

 

Juan José Ibáñez

 

Frase seleccionadas del texto de Wagensberg.

 

1. Los intereses cambian más rápidamente que los valores.

 

2. En otras palabras, la lógica de lo verdadero y lo falso ha dejado de ser independiente de la lógica de lo bueno y lo malo.

 

3. La ética científica existe, pues, antes de combinar asuntos de la ciencia con asuntos de la  ética, antes de combinar lo verdadero y lo falso con lo bueno y lo malo. Lo bueno y lo malo se entrometen en el proceso mismo de decidir la verdad o la falsedad. Esta situación puede llegar a darse: decidir que algo  que es verdad es malo.

 

4. Las fronteras de lo verdadero y lo falso se mueven mucho más rápidamente que las de lo bueno y lo malo.

 

Juan José Ibáñez   

 

Sumario de los post editados en “Curso Básico sobre Filosofía y Sociología de la Ciencia hasta este post (pinchar en los números para desplegar los post)

 ¿Qué es esa cosa llamada Ciencia?

El Método Científico

Curso Básico sobre Filosofía y Sociología de la Ciencia

Reduccionismo Epistemológico

Ciencia e Inducción [1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13]

El Círculo de Viena y el Positivismo Lógico [41]

Filosofía de Karl Poper: El Falsacionismo [14, 15, 16, 19, 20, 21, 23, 24, 25, 26]

Filosofía de la Teoría de la Evolución y Sociedad   [17, 18],

Naturaleza y enseñanza de la Ciencia [22]

Las Teorías Científicas Como Estructuras Complejas

La Filosofía de Imre Lakatos  [28, 29, 30, 31, 32]

La Filosofía de Thomás Kuhn [33, 34, 35, 36, 37, 71]

Filosofías Radicales de la Ciencia: Feyerabend y más  [38]

Filosofía de la Ciencia versus filosofías científicas [39]

¿Es la mente fractal? [40]

¿Filosofía Cuántica? [42]

Seredipidad o Serendipia y la Lógica de los Descubrimientos Científicos [43]

El Dudoso Estatus de los Ciencia Modelos de Simulación Predicativos [44]

Filosofía de la Tecnología y Ortega y Gasset [45]

Los Conceptos y Sus Limitaciones: Vivir en la Incertidumbre [46]

Nominalismo, Realismo y Conceptualismo: Sobre el significado de concepto [47]

Pensamiento Analógico y Pensamiento Digital: Acerca de lo Continuo y lo Discreto [48]

El Discurso Científico, Conceptos Contrarios y Jean-Marc Lévy-Leblond [49]

Sobre Ciencia, Filosofía de la ciencia y religión: [50]

Clasificaciones, la Percepción del Mundo y el Progreso Acumulativo de la Ciencia [51]

El Concepto de Especie, Tipos de Suelo y la Filosofía de la Ciencia: Realismo Promiscuo [52]

Números mágicos [53]

Bruno Latour y los Estudios Sociales de la Ciencia [54, 55, 58, 59, 60]

Reduccionismo epistemológico y ontológico (las teorías del todo) [56]

Sobre lo continuo y lo contiguo  [57]

Tipos de Conceptos Científicos: [61, 62, 63]

Leyes, teorías, conjeturas e hipótesis en Ciencia [64]

Concepto y tipos de Modelos Científicos [65]

La Crisis de las Ciencias Taxonómicas  [66]

Las Incertidumbres de la Ciencia: Ajustes a los Modelos de Regresión Estadística  [67]

Los Fracasos Experimentales y Su Valor en Ciencia  [68]

Relaciones Causa-Efecto en la Práctica Científica  [69]

La Mente Humana Como Reflejo del Mundo Natural (y Viceversa)  [70]

Clasificación de las ciencias (el caótico árbol del conocimiento)  [72]

Sociología de la Ciencia: Verdades y Falsas Verdades en Ciencia: Los Tópicos Impregnantes  [74]

Pensamiento Cualitativo y Pensamiento Cuantitativo en la Práctica Científica  [75]

Concepto de clasificación para los más jóvenes [73]

Ciencia Básica versus Ciencia Aplicada  [76]

El Nacimiento de una Ciencia: Generalidades y Análisis de un Caso Concreto  [77]

La Creatividad de los Científicos y el Origen de Sus Teorías  [78]

Ciencia y Ética: La: Ética de los Científicos y la Ética de la Ciencia  [79]

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aquí os dejo abrir un e-libro muy útil para que lo miréis, se llama El Gran Juego, de C. Martín Pérez.

http://www.personal.able.es/cm.perez/comentarioslibros.html

http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_GRAN_JUEGO.pdf

Se trata de un libro de estrategia, ya sea política, militar o de marketing, pues inclusive en la actualidad se dice que emplea en las carreras de empresariales o derecho.

Con lo que veas se puede practicar mucho sobre estrategias, autocontrol, PNL, lenguaje verbal y corporal, liderazgo, seducción, manipulación, persuasión y lucha por el poder.

Saludos.

Bueno, solo quiero felicitarlos por este espacio dedicado a debatir estos temas tan importantes y con tanta claridad….me parece muy buena sintesis…me sirvio mucho para una tarea, gracias!

holA!!!! YO TENGO UNA DUDA ACERCA DE ALGUNAS LETRAS QUE SE ESCRIBIERON Y ME GUSTARIA SABER QUE SIGNIFICAN:

principales consumidores de los fondos destinados a I + D + i, ME GUSTARIA QUE ME RTESPONDIRAN PRONTO YA QUE TOMARE ESTO PARA UNA TAREA

hola!!! pues su informacion me parecio bastante interesante sin embargo no logro entender q significa I +D +i espero q alguien me pueda conterstarlo mas pronto posible

Sandra, para saberlo solo hace falta teckearlo en un buscador entre comillas "I+D+i".

I = Investigación científica

D = Desarrollo tecnológico

i = Innovación tecnológica

Saludos

Juanjo Ibáñez

es una imformacion clara q de verdad vale la pena muy interezante su contenido

Felicidades era justo lo que oi queria

estaba viendo una imagen y vi todo este datazo

azu me sirvio de mucho sigan asi ps

ah en serio he seguido revisando y me gusta este espacio

jeje

=)

ME PARECE QUE TIENE MUCHA RAZÓN MUCHAS VECES EL DINERO JUEGA CON LA ÉTICA DEL CIENTÍFICO CON ESTO NO QUIERO DECIR QUE NO HAYA CIENTÍFICOS BUENOS PERO EN ESTA ÉPOCA LOS INTERESES ECONÓMICOS ESTÁN POR ENCIMA DE LOS VALORES Y LA ÉTICA

Hola, quería decir que me parecio muy util tu reflexion. Yo vivo en Argentina, donde el gobierno actual (Cristina Fernandez de Kirchner) fomenta absolutamente tanto la agro-industria como la megaminería y se compra al pueblo a travez de estrtegías donde la tecnología es esencial. “Miren, estamos mejor porque tenemos más tecnología, más alimento, más trabajo y más dinero” es lo que dice en sus dicursos (entre lineas claro)
Simplemente no se como el 54% de mis con-patriotas que votaron este gobierno, no se dan cuenta cual es el verdadero precio de esta “Tecnocracia Positivista” en la que nos tienen sumergidos. Ahora los científicos volvieron al pais y todo el mundo esta feliz con eso… yo no, por mi se hubieran quedado e el exterior. En fin, un saludo!

No comparto la idea de asignar a la ciencia propiedades éticas y morales.

La ética y la moral son cosas de las personas.

Armas se inventaron antes y después del descubrimiento científico.

Por otra parte asignarle a las armas una carga moral tampoco parece correcto. ¿Acaso esta a la misma altura moral quien mata para defenderse que quien mata atacando?

Un libio que el año pasado defendía su nación del ataque de la OTAN era moral. Un técnico de la OTAN hacendo su trabajo en Europa fue inmoral aunque no haya empuñado un arma.

Lamento escuchar estas cosas. La ciencia en una sociedad sin ética (o los propios investigadores sin ética) puede llegar a ser un arma de destrucción masiva. Se puede marear la perdiz usando todo tipo de demagogias. Pero nuestra ética marca nuestra conducta. Cada uno es su trabajo debe tener un cófigo ético que demarque lo que está bien o mal hacia sus conciudadanos.

En la sociedad que vivimos, rodeados de corrupción que empobrece a los ciudadanos, este tipo de retórica cada vez tiene menos fundamento. Este echar la moral hacia fuera es lo que convierte a muchos individuos en sociópatas. Por favor lee en el diccionario que es ser un sociópata.
Juan José Ibáñez

estaa muuy bn graxias por la imf

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*