La Inteligencia Tecnológica (Un debate Muy Poco Inteligente)

Peter Norvig: La tecnología nos vuelve más inteligentes ¿Así? por eso que un estudio asegura que los usuarios de Chrome y Firefox son más inteligentes que los que usan Internet Explorer. ¡Ya basta! Francamente creo que las redes sociales atesoran más pros que contras. Ahora bien todos los fanatismos son detestables, a la par que estúpidos. Y la entrevista a Peter Norvig constata como el director de Investigación de Google o es tonto de remate o pretende fomentar un nefasto fanatismo en los usuarios de las redes sociales. Una cosa es animar el uso y otro bien distinto inducir a la adicción. Que utilizar un buscador en lugar de otro sea un signo de inteligencia aun va más lejos. Y toda esta sarta de sandeces nos las desea hacer tragar, maquilladas de cientifismo. Como decía Miguel de Unamuno: “El ajedrez es un juego que desarrolla la inteligencia… para jugar ajedrez.”. Y si no vean otras frases de ajedrecistas famosos que aparecen en Wikiquote;  Viktor Korchnoi (ajedrecista ruso): Ningún Gran Maestro es normal, lo único que difiere es el tipo de locura.”; Garry Kasparov: “El ajedrez es una tortura mental.” Y como era masoquista….. A pesar de todo, personalmente, me quedo con la de Unamuno. En el mejor de los casos, cuando una persona practica mucho una actividad, fomenta sus habilidades para desarrollarla y punto. Si el ínclito “vendemotos” Norvig tuviera razón, todos aquellos ciudadanos que no se encuentran interesados por las tecnologías informáticas sufrirían de una inteligencia rayana con la imbecilidad. No es infrecuente leer que tal o cual deportista es inteligente. Eso si, cuando muchos de ellos abren la boca, en el mejor de los casos, se podría defender que son analfabetos. Nadie duda de sus habilidades en la cancha porque en otros aspectos de la vida (…). Como mínimo, al Sr. Peter Norvig parace olvidársele que el aprendizaje de la informática depende del nivel social, ambiente socioeconómico, disponibilidad de fondos, etc. etc. Por tanto una de dos, o es tonto de remate o fomenta veladamente la adicción  a sus productos (…..). Imaginémonos que la sociedad sufre una hecatombe y nos quedamos sin Internet. ¿Serían aquellos ciudadanos tecnológicamente inteligentes, de acuerdo a los criterios de este jerifalte de Google, los líderes que necesitaría el resto del descerebrado populacho?. Más aun, imagínense que por una catástrofe de esas que abundan en los filmes de ciencia ficción, toda la sociedad tecnológica se viniera abajo, con el consiguiente caos, desordenes sociales y bla, bla, bla, (…). Algunos ciudadanos desearíamos encontrar un lugar alejado de tal mundanal ambiente. ¿Quien elegirían ustedes con vistas a alcanzar su nuevo Shangri-La. ¿Confiaría en un superdotado, según Norvig, lo encontrara, o depositaría su confianza en una persona que por vivir en medio de la naturaleza hubiera desarrollado un gran destreza para leer los múltiples signos que la biosfera proporciona? Más aun, imagínense de nuevo (ya se que hace falta atesorar una mente calenturienta…pero…) que tal Shangri-La existe. Un mundo feliz en donde las redes sociales “cyberespaciales” no resultaran ser necesarias, por cuanto sus miembros vivieran en una completa armonía social. ¿Para que le servirían a sus ciudadanos la inteligentia tecnológica”?. Probablemente, “los inteligentes de Norvig”, serían contemplados en aquel paraíso como imbéciles de remate.  Sin embargo, la nota de prensa que habla sobre el “sesudo” estudio llevado a cabo por AptiQuant Psychometric Consulting da mucho y peor que pensar. Una vez más, o son idiotas o sus intenciones se me antojan mucho más perversas e inconfesables.

 robot-inteligencia-artificial

Inteligencia y Tecnología. Fuente: Wikiblog

Sin embargo, me encuentro muy preocupado, ya que una vez más soy inclasificable. ¿Razón? Según el día o la hora utilizo varios buscadores distintos. Más aún, no me ha dado la gana cambiar la versión de Explorer, justamente porque es el que menos me agrada. Por lo tanto, mi inteligencia sube y baja según el día, la hora y el lugar. Más aun, también me preocupa la subnormalidad de mis asesores informáticos. Casi todos ellos me aconsejan que nunca adquiera nuevos software y otras “lindas” novedades, “en sus primeras versiones”, por cuanto suelen fallar más que “una escopeta de feria” y para mayor INRI se venden a un precio desorbitado, que suele bajar justamente cuando mejoran, algún tiempo después ¡Vamos! que según mis descerebrados amigos los subnormales son los que nos llaman estúpidos a los demás.

 estupidez-es-nuestro-mejor-producto

La estupidez es Nuestro Mejor Producto. Fuente: Periódico Libertario

Del mismo modo, otros “expertos” del bando opuesto, dicen haber demostrado que el uso intensivo de las redes sociales nos hace más desmemoriados y enfermizos. Mutatis mutandi, la inteligencia depende del cristal con que se mire, es decir en función de nuestras filias, fobias e intereses comerciales.   

La conclusión de ambas notas de prensa impele a pensar que todos aquellos ciudadanos a los que no les interesan mucho las nuevas tecnologías informáticas resultan ser retrasados mentales. Eso se denomina “pensamiento único”, es decir un atentado contra las libertades. No se distancian muchos de los nazis y su archiconocida obsesión a cerca de la superioridad de la raza Aria. No hay más idiota que el que se cree en posesión de la verdad. Si se fijan en las últimas líneas de la segunda nota de prensa, lo que defiende AptiQuant Psychometric Consulting rezaría más o menos sí: ¡Quién no se compre los últimos ingenios informáticos posee un coeficiente intelectual -CI- bajo! De lo que no nos informan es del tes que utilizaron para llegar a tales conclusiones, que no son ni más ni menos que si no consumes y estas  “a la última”, eres estúpido y un estorbo. ¿Para quién?. Obviamente la respuesta es obvia: a los ojos de los defensores del capital y promotores de un consumismo vacuo y desaforado. Por lo tanto, con vistas a aumentar nuestro CI, uno debe estar penitentemente comprando y tirando, comprando y tirando. O pasas por el aro de las miserias del capitalismo globalizante y bobalizante o eres tonto de remate.  Y hablo de esos mismos poderes fácticos cuyas  ideologías nos han conducido a la crisis económica actual de las sociedades cuyos ciudadanos fuimos adiestrados a comprar y tirar, comprar y tirar (y si no pudiera ser, hipotéquese, que ya le arrancaremos nosotros la pasta). Usted decide. Dios o el destino me hicieron tonto, y francamente no tengo ganas de cambiar a estas alturas. ¿Y usted?.

Y bajo un juego cruzado entre los que argumentan científicamente que Internet te deja tarado y los que defienden que si no estás a la última moda eres un descerebrado, “colorín colorado este cuento se ha acabado”.

Juan José Ibáñez 

Miguel de Unamuno: “El ajedrez es un juego que desarrolla la inteligencia… para jugar ajedrez.”

Peter Norvig La tecnología nos vuelve más inteligentes

Entrevista a Peter Norvig, director de Investigación de Google. A demás de trabajar en la que define como «la mejor empresa del mundo», el gigante Google, este doctor en Ciencias Informáticas estadounidense presume en su currículum de ser campeón de Frisbee (disco volador). También ha desarrollado parte de su carrera en el departamento de investigación de la NASA. Apasionado de la inteligencia artificial, busca sacarle el máximo partido a la tecnología.

FUENTE | La Razón digit@l 01/08/2011

Pregunta. ¿Cómo ha cambiado nuestras vidas el buscador Google?

Respuesta. Ha ayudado a la gente de todo el planeta a comprender e interactuar con el mundo que les rodea. Si hemos conseguido eso, habremos hecho un buen trabajo, pero la tecnología para encontrar información relevante está aún viviendo su infancia.

P. ¿Cuál es la clave para que un buscador se anticipe incluso a la información que estamos tecleando?

R. El motor de búsqueda tiene que ser inteligente, personal e interactivo. Respecto a lo primero, estamos trabajando para comprender el lenguaje humano y saber qué estás buscando, qué sutiles diferencias en el contexto den la clave. Por ejemplo, si pones GM (General Motors, fabricante de coches) no confunda con GM (genéticamente modificado, referido a la comida). Segundo, si queremos hacerlo personal tiene que encontrar lo que buscas, cuando lo buscas y donde lo buscas. Es decir, un restaurante en los alrededores. Esto es muy útil en los móviles. El tercer paso es que sea interactivo, que responda a una orden de voz, busque información para una imagen que cuelgas o incluso que surja espontáneamente, como por arte de magia.

P. Pero toda la información sobre nosotros que Google obtiene a partir de nuestras búsquedas, ¿no puede ser usada con fines comerciales o para controlarnos?

R. Está en tu mano buscar indicando tu localización o basándote en búsquedas previas, depende de tus necesidades y te dará mejores resultados, pero todo bajo tu control.

P. ¿No le recuerda a «Gran Hermano» o «Blade Runner» cuando vas por la calle y dice «hay un amigo tuyo en un radio de 50 metros»? Hay quien recela de los teléfonos inteligentes porque le da miedo que esos servicios se vuelvan en su contra.

R. El uso de la geolocalización aporta grandes beneficios a los usuarios; es la experiencia de búsqueda elevada a un nivel superior. Por ejemplo, si tengo un vale descuento para comprar un artículo en una tienda y paso cerca de un establecimiento que tiene disponible ese artículo, el teléfono te avisa. Muchas personas están emocionadas ante la perspectiva de cómo este motor de búsqueda puede ayudarles y guiarles en su vida diaria.

P. ¿Cuál es su definición personal de Google?

R. Google es la forma de conectar a millones de personas en todo el mundo, que han creado información –palabras, imágenes y vídeos– en los que tú puedes estar interesado.

P. ¿Concebía hace 20 años la influencia que tiene hoy internet? El siglo pasado se imaginaba un futuro en el que íbamos a trabajar en coches voladores, pero ¿se dejó de lado que la mayor revolución sería en el ámbito de la información?

R. Estoy emocionado con la web y con su potencial para crear inteligencia artificial y cómo gana utilidad en la vida diaria de las personas. Conforme se han abaratado los dispositivos y se han desarrollado las redes inalámbricas, las aplicaciones han salido del laboratorio. Ahora están en las manos –o en los bolsillos– de cualquier consumidor. Así que, conforme los ordenadores aumentan sus capacidades, encontraremos nuevas formas de relacionarnos con ellos: herramientas, consejos, trabajos, mascotas u otros roles.

P. ¿Será un teléfono más inteligente que algunas personas?

R. El concepto clásico de la inteligencia artificial, de los años 60, perseguía el objetivo de construir una computadora más lista dentro de una caja o en el cuerpo de un robot, un nuevo amigo robótico. Pero ahora nos estamos dando cuenta de que, en lugar de hacer inteligente a una máquina, toda esta avanzada tecnología –transcripción de voz, reconocimiento de imágenes, traductores…– nos mejoran como especie. Queremos ser más inteligentes, tener un «súper-cerebro» apoyado en estas nuevas tecnologías. Queremos inteligencia aumentada. Eso es lo que Google está intentando conseguir.

P. Con la fiebre de los «smartphones» hay personas que están teniendo dificultades para no engancharse, para no controlar cada cinco minutos si les ha llegado un email o una actualización en Facebook, ¿puede ser peligroso?
R. Es buena idea moderar las horas pegado a la pantalla, hay que buscar un equilibrio, como en todo en la vida. Hay 5.000 millones de móviles y, usados con moderación, son algo positivo para la Humanidad.

Autor:   David Ruipérez

Un estudio asegura que los usuarios de Chrome y Firefox son más inteligentes que los que usan Internet Explorer

¿Qué tienen que ver Internet Explorer, Firefox o Chrome con la inteligencia? Para la compañía canadiense AptiQuant Psychometric Consulting, el navegador Internet es un indicador de la habilidad cognitiva del usuario. O mejor dicho, de su resistencia al cambio tecnológico.

FUENTE | La Vanguardia Digital 01/08/2011

La firma, que ha realizado una serie de tests online con 100.000 personas de Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda durante cuatro semanas, ha comprobado que una parte significante de los usuarios con baja puntuación estaban usando el navegador de Microsoft Internet Explorer (IE). De la versión 6.0 -que según datos de junio del 2011 sigue instalada en el ordenador del 10,7% de los usuarios de Internet a escala global y que la compañía de Bill Gates también quiere desterrar-, a la 9.0.

De ahí, la consultora especialista en tests psicométricos deduce que los usuarios con un cociente intelectual (CI) menor tienen tendencia a utilizar versiones desactualizadas de los navegadores, lo que, según dice, tiene implicaciones importantes tanto para desarrolladores como para empresas de tecnología.

Comparando los resultados obtenidos con otro estudio realizado en el 2006, AptiQuant asegura además que el CI de los internautas que usaban IE en aquella época era superior al que obtienen los que lo usan en el 2011, lo que, según dice, significa que muchos han dejado IE por otros navegadores. No importa cuál en este caso. AptiQuant apunta, en este sentido, que no hay diferencias significativas entre los usuarios de Firefox, Chrome o Safari.

De ahí, que muchas publicaciones hayan resumido el informe afirmando sin pudor que los usuarios de IE son menos inteligentes que los que usan otros navegadores, incluyendo Opera o Camino -éste último de Mac-, que son menos conocidos.

En realidad, lo que AptiQuant quiere subrayar es que “los individuos con un CI menor tienen tendencia a no querer cambiar de navegador”. “Esta hipótesis se puede extender a cualquier software en general, aunque hay que investigar más sobre el tema”, insiste.

Eso sí, la empresa no pierde la oportunidad de recalcar que las versiones 6.0 a 8.0 de Internet Explorer son “incompatibles con los estándares modernos de la Web” y que adaptar las páginas supone a los desarrolladores “un esfuerzo innecesario”.

Autor:   Anna Solana

Otras sabrosas noticias acerca de la bobalización globalizada

El desafío digital; La tecnología nos quita el sueño; Los ordenadores se rinden a la mirada y el gesto; Las aseguradoras se aprovechan de la estupidez de los usuarios de redes sociales; La OSCE reivindica el acceso a Internet como un derecho; Las personas altas tienen mayor riesgo a padecer cáncer y la peor de todas de la que deberemos hablar largo y tendido Estados Unidos respalda la patente de genes humanos

Etiquetas: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] Peter Norvig: La tecnología nos vuelve más inteligentes ¿Así? por eso que un estudio asegura que los usuarios de Chrome y Firefox son más inteligentes que los que usan Internet Explorer. ¡Ya basta! Francamente creo que las redes sociales atesoran más pros que contras. Ahora bien todos los fanatismos son detestables, a la par que estúpidos. Y la entrevista a Peter Norvig constata como el director de Investigación de Google o es tonto de remate o pretende fomentar un nefasto fanatismo en los usuarios de las redes sociales. Una cosa es animar el uso y otro bien distinto inducir a la adicción. Que utilizar un buscador en lugar de otro sea un signo de inteligencia aun va más lejos. Y toda esta sarta de sandeces nos las desea hacer tragar, maquilladas de cientifismo. Como decía Miguel de Unamuno: “El ajedrez es un juego que desarrolla la inteligencia… para … [Seguir leyendo...] Compromiso social por la ciencia Master Site Feed Posts [...]

por primera vez me cuesta trabajo leer el texto de este autor.. puff! el unico descanso son las imagenes. Aun así, en mi humilde opinion creo que leer muchas veces textos asi me permitiría no solo acostrumbrarme a leer este tipo de textos (se de uno que otro libro donde no hay parrafos en decenas de hojas), sino a manejar discursos mas complejos donde varias ideas se entretejen en un solo parrafo, no solo de este autor. de paso creo que me permitiría comprender mas las estructuras de razonamiento de quien escribe…

me permito abusivamente relacionar esto con el Ajedrez. yo soy de los que creen en que aprender ajedrez me enseña mas que jugar bien ajedrez. por lo menos, por ejemplo, tratar de pensar jugada adelante me permite estudiar mis incapacidades para pensar sistemas dinámicos básicos cerrados (si es que he entendido mínimamente el tema de los sistemas cerrados).

(requerido)

(requerido)


*