Neocatastrofismo Ecológico y Evidencias Científicas (Las Grandes Extinciones de la Megafauna Durante el Paleolítico)

estapa-mamunts

Estepa de los Mamuts. Fuente: GeoCurrents

Lo peor de una persona estúpida estriba en sus denodados intentos sus más altas y alardear de ello.  Empero tal “cualidad” suele venir acompañada de una supina ignorancia. Pues imagínense el problema cuando afecta al conjunto de la humanidad. Y el mundo de la ciencia no es ajeno a tal estulticia. Más aun, cuando a los investigadores  que han alcanzado cierta notoriedad y comienzan a escasearles las ideas, una estrategia que crece exponencialmente deviene de acuñar nuevos palabros, como venimos insistiendo en esta bitácora. En el caso que nos concierne hoy, tras el denominado El Antropoceno y su inseparable compañera, la denominada sexta extinción, que causó furor por permitir alardeamos de nuestro poder devastador sobre la biosfera, sin hacer nada con vistas a paliar tal fatídico desatino (destruir el hermoso hogar en el que habitamos), siguen surgiendo nuevos palabros al respecto carentes de interés y repletos de problemas conceptuales, así como evidencias que los desmienten. Veamos hoy la joya de la corona a fecha de julio/agosto de 2014. Hablamos de la  defaunación. En este caso no se trata de  vender vino viejo en nuevas botellas, sino de soslayar las evidencias científicas de que disponemos para gritar con fuerza y orgullo que “machotes somos”.  La prensa escrita, al hablar de la biodiversidad suele poner un especial énfasis en la megafauna, es decir en los animales de gran tamaño.  Pues bien, la noticia de prensa que tratamos hoy lleva el archiconocido título de “El ser humano desencadena la sexta extinción masiva del planeta” (de la que existen mil versiones retorciendo un poco el lenguaje) basándose en los argumentos  vertidos en una colección de ensayos en la revista Science, y terminando con la consabida buena nueva, es decir el vocablo defaunación (yo prefiero el sustituirla por descerebración).

Hace más de veinte años que leyendo una excelente monografía sobre la extinción de la megafauna, llegaba a la conclusión de que los humanos paleolíticos, en sentido amplio, causaron por oleadas una pérdida de grandes animales  de dimensiones tan descomunales como para poder defender de que actualmente tan solo diezmamos “los restos de aquél naufragio”. Sin embargo no encontraba aquél fantástico libro, por lo que no he hablado mucho del tema en el blog. Un sábado del caliente verano de 2014, ojeando un libro de divulgación muy reciente escrito por Tim Flannery, y que lleva por título: “Aquí en la Tierra: Argumentos para la esperanza”, me topé con las mismas evidencias. Desde que el hombre es hombre parece haber tomado la Tierra como el paraíso de la esquilmación. Ya redactaré en las próximas semanas algunos post sobre temas semejantes, pero Tim Flannery, en contra de la costumbre habitual de abducir los suelos de la historia del hombre y la Tierra, los saca a relucir acertadamente, sin que sean las estrellas de la película. Por ejemplo, como la estepa de los mamuts devino en una tundra repleta de turberas tras desaparecer por nuestra causa aquellos venerables Proboscideos.

En muchas ocasiones, a la hora de estudiar procesos pasados y presentes resulta más apropiado analizar que acaeció en los sistemas insulares que ofuscarse en los continentes, por cuanto son laboratorios cerrados, paisajes bien delimitados en los que el tránsito de fauna y flora se encontraban más acotados en el paleolítico. Pues bien, aunque no hablaremos aquí de las conspicuas diferencias de megafauna entre las denominadas islas continentales (cerna de tales masas de tierra) y las genuinamente oceánicas, si cabe señalar que estos animales grandotes desaparecían súbitamente y para siempre con la llegada de los primitivos humanos. Aquellos ensamblajes, ya fueran grandes mamíferos (archipiélagos continentales), ya enormes aves que habían perdido sus alas (archipiélagos oceánicos), no se encontraban adaptados a la “animalidad humana”, por lo que no temían a tales bestias o armas de destrucción masiva. Y así, como corderitos, eran diezmados hasta el último de sus ejemplares. Como corolario, miles, o quizás decenas de especies se extinguieron sin que aun hallamos sido capaces de contabilizar tal masacre. Eso sí, cada isla estudiada deviene en una nueva corroboración. Existen numerosas evidencias científicas que atestiguan estos hechos, es decir que los humanos de los tiempos paleolíticos devastaron en gran parte del planeta los animales de mayor tamaño. En consecuencia, resulta difícil entender por qué posponemos el Antropoceno hasta hace unos siglos y ahora acuñamos  orgullosos  el vocablo defaunación. Lo único que deja patente tal hecho es que (i) el Homo tecnológicus tiene que ser la madre de las bestias por decreto ley, o peor, un dogma que nadie debe desafiar; (ii) que no hemos aprendido nada de nada y (iii) que las ventas y el marketing distorsionan las evidencias científicas actuales hasta afectar a las revistas más prestigiosas, que en mi opinión dejan de serlo cuando son fuente y eco de tanto dislate.

Os recomiendo pues la amena lectura que nos ofrece   Tim Flannery en su libro  “Aquí en la Tierra: Argumentos para la esperanza”, ya que además, repito que, por llevar la contraria a la mayoría de los textos de esta guisa, tiene en cuenta discretamente el papel y el impacto sufrido por los suelos desde los albores de la humanidad. Tal novedad se encuentra en las antípodas de lo que podemos leer generalmente en España, y no me extraña, ya que el autor vive en nuestras antípodas, es decir en Australia.  Os dejo pues con esta noticia basura, ya que no encuentro otro calificativo mejor/peor.

 Juan José Ibáñez

 Algunos post previos sobre el Antropoleches

El Antropoceno y la Sexta Extinción

El Antropoceno: ¿Un Nuevo Periodo Geológico?

El ser humano desencadena la sexta extinción masiva del planeta

La extinción masiva de la fauna no es ninguna novedad: ha habido cinco en los 600 millones de años en que los animales hemos poblado la Tierra, causadas por varios tipos de catástrofes planetarias como el volcanismo, los impactos de meteoritos y otras todavía no aclaradas. La novedad de la sexta extinción de la historia del planeta, la que vivimos ahora mismo, es que la causa somos los seres humanos. En cierto sentido, somos peores que un meteorito.

FUENTE | El País Digital 5/07/2014

 Los últimos datos, presentados en una colección de ensayos en la revista Science, resultan abrumadores, con 322 especies de vertebrados terrestres extintas desde el año 1500, y con el resto sufriendo una reducción media del 25% en el número de individuos, lo que en realidad es peor que las extinciones por su efecto en los ecosistemas. El cuadro es aún más oscuro entre los invertebrados, con declives del 45% en la población de dos tercios de las especies examinadas. Los científicos han acuñado el término defaunación (a semejanza de deforestación) para referirse a este grave fenómeno.

La extinción es tan connatural a la evolución biológica como la muerte lo es a la vida: las especies nacen y mueren, justo como los individuos. Pero ha habido cinco extinciones en los 600 millones de años de historia animal que han destacado por su poder devastador. La peor de todas no fue la más popular -la de los dinosaurios-, sino otra que ya había ocurrido 200 millones de años antes: la extinción pérmica, que barrió del mapa la mitad no ya de las especies, sino de las familias que las abarcan por millares. Los braquiópodos y los corales se salvaron en los penaltis, pero el 70% de nuestros ancestros vertebrados no tuvieron tanta suerte.

Sobre sus causas no acaban de coincidir los geólogos: pudo deberse a una crisis de temperatura, con la superficie marina superando los 28 grados y arruinando el estilo de vida de los animales que vivían ahí, y después destrozando todo lo demás en una cascada autoalimentada y catastrófica. Pero también está documentado un cambio brusco en el ciclo global del carbono en que se basa toda la biología. También entraron en erupción los volcanes de Siberia y, sobre todo, en la época se ensambló el supercontinente Pangea, que abarcaba a todos los actuales en una sola masa de tierra. En geología, cuando las cosas se tuercen no se quedan a medias.

Claramente, la defaunación es tanto un componente ubicuo de la sexta extinción masiva del planeta como uno de los principales ejes impulsores de cambio ecológico global”, afirma Rodolfo Dirzo, de la Universidad de Stanford en California, y primer autor de una de las revisiones presentadas en Science, titulada escuetamente ‘Defaunación en el antropoceno’. El antropoceno no es un periodo geológico convencional, peroexpertos en química atmosférica como el premio Nobel Paul Crutzen lo han adoptado para denominar la época en que la actividad humana ha empezado a generar efectos globales. Dirzo y sus colegas consideran que el antropoceno empezó hace unos 500 años, aunque hay otras opiniones.

En los últimos 500 años“, dicen los científicos de California, Río Claro (Brasil), México, Oxfordshire y Londres, “los humanos han desencadenado una ola de extinción, amenaza y declive de las poblaciones locales de animales que puede ser comparable, tanto en velocidad como en magnitud, con las cinco previas extinciones masivas de la historia de la Tierra“. En las escalas de los geólogos, 500 años es ciertamente un pestañeo: ni siquiera los efectos del impacto de un meteorito tienen una duración tan corta, no hablemos ya del ensamblaje del supercontinente Pangea.

La extinción masiva que acabó con los dinosaurios -salvo con sus descendientes voladores, las aves- es la que más ha captado la imaginación popular, con dos Steves (Jay Gould y Spielberg) entre los principales coadyuvantes. Su nombre técnico es ‘extinción K-T’, o límite entre el cretácico (K, por kreide, tiza o caliza en alemán) y el terciario (T). Lo que poca gente recuerda es que no solo exterminó a los dinosaurios, sino también al 80% de las especies animales existentes en aquel momento, hace casi exactamente 66 millones de años. Adiós a los amonoides, a los belemnoides y a la mayoría de los corales. De los inocerámidos ya nadie se acuerda. La razón de esta destrucción masiva, tercera en importancia en la historia del planeta, fue probablemente un enorme meteorito que cayó cerca de México en esa época, en un impacto que eclipsó al sol por eones. Pero también hubo un horrible volcanismo, en un nuevo ejemplo del carácter gafe de los eventos geológicos.

El término defaunación quiere enfatizar también que el problema no se limita a la extinción de especies enteras, sino que abarca también la desaparición de poblaciones locales y la reducción del número de individuos en cada población. “Aunque las extinciones tienen una gran importancia evolutiva”, explica Dirzo, “el declive del número de individuos en las poblaciones locales, y los cambios en la composición de especies de una comunidad, suelen causar un mayor impacto inmediato en la función de los ecosistemas”. Los autores reconocen que las extinciones tienen más impacto en los medios de comunicación, pero resaltan que “solo son una pequeña parte de la pérdida real de biodiversidad“.

Según distintas estimaciones, entre el 16% y el 33% de todas las especies vivas de vertebrados están amenazadas o “en peligro” de forma global, y solo en los últimos 500 años se han extinguido 322. Peor aún, el número de individuos se ha reducido en un promedio del 28%,bcon casos extremos como los elefantes, cuyas poblaciones decaen a tal ritmo que hacen casi segura su extinción en breve. El elefante, por cierto, es uno de los poquísimos animales con autoconciencia -se reconocen en el espejo- que nos acompañan en este valle de lágrimas evolutivo, junto al delfín y los grandes monos.

El declive de estas especies animales afectará en cascada al funcionamiento de los ecosistemas“, aseguran Dirzo y sus colegas, “y finalmente en el bienestar humano”. Aunque solo sea por eso, la defaunación deberá pasar al primer plano en los próximos años.

PESCANDO HUMANOS

Los problemas de sobreexplotación de los bancos pesqueros no son unan invención de cuatro conservacionistas chalados, vegetarianos y alérgicos al anisakis. “El tráfico humano directamente asociado al agotamiento de las pesquerías está en incremento en todo el planeta“, documentan en Science Justin Brashares y sus colegas de la Universidad de California en Berkeley y Santa Barbara, revelando las conexiones entre el declive de la pesca, la pobreza y la explotación humana“. Los clientes de las pescaderías occidentales pueden lamentar la escasez de sus cocochas favoritas, pero el contratiempo es mucho más relevante en las costas de origen. Allí los pescadores tienen que viajar más kilómetros, soportar condiciones más duras, penetrar a mayores profundidades de los océanos y faenar durante más horas solo para mantener sus ingresos.

En Talilandia, por ejemplo”, dice Brashares, “se venden cada vez más hombres camboyanos y tailandeses a los barcos pesqueros; estos chicos permanecen en el mar durante varios años sin ninguna remuneración, y están forzados a trabajar 18 o 20 horas diarias“. El problema, por supuesto, no se limita a las pesquerías. Los declives de las poblaciones de muchos animales en África han conducido a la explotación del trabajo infantil. “Las comunidades que durante miles de años han cubierto sus necesidades cazando en su vecindad tienen ahora que viajar durante días para obtener su alimento”, señalan Brashares y sus colegas. La desnutrición, el abuso y el asesinato son moneda común en esas situaciones. No hay que recordar el mercado del marfil y de los afrodisiacos basados en el cuerno de rinoceronte para hacerse una idea de esas prácticas.

Autor:   Javier Sampedro

Noticias relacionadas mi+d

Modelos matemáticos predicen la supervivencia o extinción de especies

El ser humano fuerza una tasa de extinción 1.000 veces superior a la normal, más de lo que se creía hasta ahora

La extinción de especies en las urbes es fruto de su falta de adaptación

Etiquetas: , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] ya os comentamos en un post anterior, hace aproximadamente 45.000 años, la llegada de ciertas culturas paleolíticas al continente [...]

(requerido)

(requerido)


*